En Defensa De La Pena De Muerte

Posted on

ESJ-2018 0327-001

En Defensa De La Pena De Muerte

Por Steven Ingino

La semana pasada escribí un post argumentando que es bueno orar para que Dios termine con el terrorismo al quitarle la vida justamente a aquellos que buscan matar a los inocentes. Esa publicación planteó una serie de preguntas que ilustran las tensiones en la cosmovisión cristiana.

Por ejemplo, ¿el modelo del sufrimiento y amor de Cristo significa que los cristianos nunca deberían usar la fuerza ni participar en la guerra? ¿La muerte de Cristo en la cruz por nuestros pecados y nuestra salvación significa que a los cristianos se les prohíbe tomar la vida humana, dado que el sacrificio de Cristo prueba su amor por la humanidad? ¿Y cómo reconciliamos a Dios ordenando la guerra y destruyendo activamente a personas en el Antiguo Testamento con lo que vemos en la vida de Cristo en el Nuevo Testamento?

Hoy, permítame abordar dos de ellas: 1). ¿No es totalmente malo matar? Y 2). ¿No deberían los cristianos poner la otra mejilla frente al mal?

¿No es totalmente malo matar?

Algunos dicen que es incorrecto que las naciones persigan y ejecuten a terroristas, o simplemente que los cristianos no deberían orar para que esa búsqueda tenga éxito, porque la guerra y el asesinato están prohibidos por el sexto mandamiento: “No matarás” (Éxodo 20:13).

El problema con este razonamiento es que la palabra hebrea traducida como asesinato aquí nunca se usa en contextos militares ni para el castigo judicial de crímenes (a excepción de Números 35: 30, haga clic aquí para obtener un pdf sobre esa excepción ). El idioma hebreo tiene ocho palabras diferentes para matar, y la palabra usada en Éxodo 20 nunca se usa en relación con la guerra, el sistema penal, ni a la caza ni a matar animales. Por lo general, se refiere a la muerte ilícita de una persona hecha a la imagen de Dios. Es una palabra específica que se refiere a la “asesinato privado de enemigos personales” (generalmente premeditada, con malicia, o en algunos casos se usa de una muerte accidental como en Números 35:6).

En el siguiente capítulo, Éxodo 21, Dios instala la pena capital en Israel, por lo que el sexto mandamiento no puede descartar toda muerte. La Ley de Moisés prescribe la pena capital para al menos diez delitos diferentes, y en Éxodo 22 Dios permite que alguien mate en el caso de defensa propia o para defender su casa. Entonces, la orden de no asesinar obviamente no es una prohibición absoluta de todas las formas de asesinato. Ciertamente no prohibió a los israelitas ir a la guerra, que Dios mismo les ordenó que hicieran. Esta es la razón por la cual es mejor ver que el sexto mandamiento solo prohíbe el matar ilegal. Por lo tanto, “No asesinarás”, en lugar de “No matarás”.

CS Lewis señaló: “Todo asesinato no es asesinato, como tampoco todas las relaciones sexuales son adulterio” (Mere Christianity, 118). Esta distinción obviamente se desarrolla a través del resto de la Biblia. Dios llama a Israel a la batalla, a David matar a Goliat, y Jehú para quitar a los adoradores de Baal de Israel. Incluso en el Nuevo Testamento, Jesús les ordena a los discípulos que tomen una espada (Lucas 22:36), y escuchamos a los mártires orando que su sangre sea vengada, y Dios mismo contestando esa oración (Apocalipsis 6:10).

O podríamos mirar hacia atrás desde el sexto mandamiento a Noé. Mucho antes de Éxodo 20, Dios hizo un pacto con Noé por el cual sancionó la pena capital. “El que derrame sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada, porque a imagen de Dios hizo El al hombre.” ( Gen 9:6 ). Observe que Génesis 9 no dice que Noé (o su progenie) debe esperar a que Dios juzgue y ejecute la justicia. Más bien, Dios habla de una nueva era en la que el hombre a través de las leyes y el gobierno tendría la tarea de quitarle la vida a los asesinos. Ciertamente, esto es lo que Jesús tenía en mente cuando reforzó la necesidad de la pena de muerte: “todos los que tomen la espada, a espada perecerán.” (Mateo 26:52).

Entonces, sí, el asesinato es un pecado. Pero este mandamiento de Éxodo 20 no niega la pena capital como vemos en Génesis 9, o la defensa propia en Éxodo 22, y ciertamente no contradice lo que Romanos 13 dice acerca de que el estado tiene el derecho de llevar la espada, trayendo ira sobre el que practica el mal. De hecho, la dignidad de la vida humana se destaca por el mandato de ejecutar a quienes la violan.

¿No Deberían Los Cristianos Poner La Otra Mejilla?

Jesús dijo en Mateo 5:38:

“Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.” Pero yo os digo: no resistáis al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.”

Algunos han objetado el uso de la fuerza y ​​la guerra a la luz del mandamiento de Jesús de poner la otra mejilla. Aquí debemos tener cuidado acerca de qué es exactamente lo que Jesús está corrigiendo. En el Sermón del Monte, no critica al gobierno judío ni al sistema legal de justicia civil. En cambio, está desmantelando la autojustificación de sus oyentes. Él va tras el malentendido de que lo que se aplica a los tribunales también debe aplicarse a la persona. Parte de la gracia común es que los tribunales deben imponer justicia retributiva. Tienen derecho a mirar por ojo. Pero las personas no tienen derecho a tomar la ley en nuestras manos. Incluso en el Antiguo Testamento, la víctima nunca tomó ojo por cojo. Iban a la corte y la corte dictaminaba y aplicaba una pena justa. Lex talionis es para jueces, no para ciudadanos comunes. Jesús nunca deshizo lo que la ley decía acerca de la justicia civil; simplemente estaba diciendo a sus seguidores que la aplicación de eso por los fariseos en asuntos personales era incorrecta.

Entonces, ¿el cristiano debería poner la otra mejilla? Sí. Pero no hay contradicción entre el santo que da la otra mejilla y el estado que ejecuta a un asesino. Una tiene que ver con la espiritualidad personal, la otra tiene que ver con la responsabilidad del gobierno. Esta es la distinción importante que siempre debemos tener en cuenta. Existen diferencias entre la ética personal y la ética nacional. No son lo mismo. Un oficial de policía cristiano no debe poner la otra mejilla cuando está uniformado y frente a un criminal. Debería empuñar la espada que Dios le dio y castigar al criminal (Romanos 13:4).¡De hecho, cambiar la otra mejía como un oficial de policía sería extremadamente falto de amor por la sociedad! Pero cuando el uniforme no se está puesto, ese mismo oficial debe poner la otra mejilla y simplemente vivir su fe cristiana como individuo.

Esta distinción es obvia en otras áreas de la vida también. No afirmamos que porque los gobiernos recaudan impuestos, los individuos también pueden cobrar. El cristiano está llamado a mostrar misericordia y gracia, y el estado está llamado a castigar a los criminales y ejercer justicia; dos dominios, funciones y responsabilidades totalmente diferentes.

La próxima semana veremos más específicamente cómo estos dos roles diferentes del estado y el individuo deberían desempeñarse de manera práctica en la vida de un cristiano.

4 comentarios sobre “En Defensa De La Pena De Muerte

    Onamerh escribió:
    29 marzo 2018 en 10:21 am

    Esta el primer mandamiento y esto subordina a el todo sobre el todo creado en universo infinito de Dios. Y si hay un mandamiento que nos prohíbe matar. Debemos de entender y comprender que Si Dios a creado a todo ser viviente en su universo infinito Solo el tiene la potestad de quitarla y dársela y eso incluye a todo viviente en la tierra. No solo al ser humano. Por lo tanto los seres creados no tienen ninguna potestad para privar de su vida a toda creación de Padre Jehová. Porque acumula en ese hecho mayor gravedad para si mismo y por lo tanto su juicio es más severo. Y debemos recordar que esta ley la reafirma Hoy su Doctrina. Y también nos recuerda que vivimos en un mundo de pruebas. donde todos estamos siendo puestos a prueba cada instante de nuestras vidas hoy.

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    29 marzo 2018 en 7:23 pm

    Buenas noches, Dios les bendiga.
    A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar. Frase sublime de Jesucristo, que muchos grupos extremistas religiosos, gobernantes e intituciones estatales no comprenden, hasta el punto de abusar del poder que obstentan. En nombre de Dios y de la justicia cometen injusticias, oprimen y abusan de los gobernados u opositores. Ellos serán reprendidos por Dios en su momento. Lo irónico es que condenados a muerte desidan matar a otros en nombre de la justicia terrenal aprovada por ellos y desobedecen intencionalmente las leyes aprovadas por Dios. Pero, para Dios no hay sorpresa con esta acción humana por lo nos advierte no temer al que mata el cuerpo, sino, que hay que temer al que puede matar al alma.

    Amando A Los Terroristas: Un Equilibrio Práctico « escribió:
    3 abril 2018 en 3:54 pm

    […] los últimos dos mensajes ( Orando Por la Muerte de Terroristas y En defensa de la pena de muerte ) hemos visto cómo Dios odia el pecado y castiga con rectitud a los que pecan contra él. También […]

    […] los últimos dos mensajes ( Orando Por la Muerte de Terroristas y En defensa de la pena de muerte ) hemos visto cómo Dios odia el pecado y castiga con rectitud a los que pecan contra él. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s