La Cura Para La Amnesia Espiritual

Posted on

ESJ-2018 0424-005

La Cura Para La Amnesia Espiritual

Por Reagan Rose

¿Conoces a alguien que cuenta la misma historia una y otra vez? Ya sea un abuelo, un conocido o un amigo cercano, todos hemos tenido la misma experiencia molesta. Ponemos los ojos en blanco y pensamos: “He escuchado esta historia un millón de veces”. Tenemos Facebook para verificar, noticias para leer y lugares para estar.

Con tanto nuevo, ¿quién tiene tiempo para la repetición?

Esta misma impaciencia por la repetición puede surgir en cómo nos acercamos a la Palabra de Dios. Encontramos un pasaje familiar y lo pasamos por alto. “He leído esto antes”. Nuestro pastor comienza una nueva serie de sermones sobre una sección familiar de las Escrituras y creemos “He escuchado sermones sobre esto antes”.

Se ha dicho que siempre hay más que podemos aprender de la Palabra viva, incluso de pasajes que hemos estudiado durante años. Es verdad. Y ciertamente deberíamos acercarnos a los pasajes familiares con un corazón ansioso por aprender más. Pero hay otra postura que también deberíamos cultivar cuando nos acerquemos a textos conocidos: una disposición a recordar.

Una Búsqueda De Más Que Simple Novedad

La verdad es que las buenas historias tienen que ser repetidas, no porque no las conozcamos, sino porque incluso al conocerlas todavía necesitamos que se nos recuerden las lecciones internas. Esto es aún más cierto de las Escrituras. Nunca debemos alejarnos de un servicio dominical, un estudio bíblico o un tiempo de lectura de la Biblia, y con decepción decir: “No aprendí nada nuevo.” Puede ser cierto que no aprendiste nada nuevo, pero no debería ser una decepción.

Si bien siempre debemos esforzarnos por aprender más de nuestro estudio de la Palabra de Dios, aprender nuevas cosas no es el único objetivo cuando abrimos nuestras Biblias. ¿Ha considerado que usted necesita recordatorios de lo que ya sabe tanto como lo necesita de aprender cosas nuevas?

Una de las consecuencias de ser humanos caídos en un mundo roto es que lo olvidamos. Olvidamos la fidelidad de Dios, Sus promesas y Sus mandamientos. Los problemas de este mundo, la seducción de la novedad y el engaño del pecado nos alejan cada vez más de las verdades a las que, en nuestros mejores momentos, lo aceptamos de todo corazón.

La Palabra viviente tiene el poder de enseñarnos cosas nuevas, pero también tiene el poder de recordarnos las verdades que tan desesperadamente necesitamos tener ante nuestros ojos. Es por eso que sentarse a través de un sermón en un texto que es muy familiar no es una pérdida de tiempo, incluso si no aprende nada nuevo. Necesitamos que se nos recuerde. De hecho, se nos ordena recordar.

Instruidos a Recordar

La próxima vez que lea Deuteronomio, preste atención a cuántas veces Dios le ordena al pueblo de Israel que recuerde las cosas que Él hizo por ellos (Deut 5:15; 7:18; 8:2, 18; 9:7; 15:15; etc.). Nuestro olvido es algo que Dios conoce muy bien. Incluso les dio a los israelitas recordatorios de sus órdenes y obras pasadas ​​con festividades y fiestas prescritas.

Nuestro olvido parece ser más que solo cognitivo. Debido a nuestra naturaleza caída, estamos plagados de una especie de amnesia espiritual. Es un tipo de situación que es menos que un “yo soy malo con los nombres” y más un “soy malo con la obediencia.”

Observe cómo la ESV presenta a Judas 5. “Ahora quiero recordarte, aunque una vez lo supiste completamente, que Jesús, que salvó a un pueblo de la tierra de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.” Está advirtiendo a las personas acerca de las consecuencias de ir en pos de doctrina errónea, ¡incluso reconociendo que es algo que ya sabían! Pero el entretenimiento de los falsos maestros le demostró a Judas que debieron haberlo olvidado. El continúa exponiendo las consecuencias para los maestros falsos, los ángeles caídos, y todos los engañadores y aquellos que los siguen. Es por eso que los creyentes están obligados a recordar y luchar por la sana doctrina que les habían enseñado (Judas 17).

Sé que soy culpable de amnesia espiritual. Hace poco estuve leyendo algunas de las entradas de mi diario anterior y me sorprendió la cantidad de veces que escribí sobre aprender la misma lección, cada vez que escribía como si fuera una gran epifanía. Pero la verdad es que simplemente había olvidado lo que aprendí y necesitaba que me lo recordaran.

Se nos ordena que recordemos, pero ¿qué clase de cosas deberíamos ver en las Escrituras para recordarnos?

Recuerde Los Mandamientos Y Sea Convencido

Apuesto a que los profetas del Antiguo Testamento realmente se habrían beneficiado de la tecnología de grabación de audio. Esos fieles santos casi se volvían roncos repitiendo las mismas cosas una y otra vez a los israelitas. “¡Recuerda lo que el Señor ha ordenado!”. Imagínense si hubieran podido repetir ese mensaje y tomar una siesta.

Y el llamado a recordar los mandamientos de Dios sigue siendo cierto para los creyentes del Nuevo Testamento. Pedro escribe:

“Amados, esta es ya la segunda carta que os escribo, en las cuales, como recordatorio, despierto en vosotros vuestro sincero entendimiento, para que recordéis las palabras dichas de antemano por los santos profetas, y el mandamiento del Señor y Salvador declarado por vuestros apóstoles.” (2 Pedro 3:1-2)

Aguarda. ¿Acabas de saltar o echar un vistazo al versículo de la Biblia? ¡Esto es exactamente de lo que estoy hablando! Regresa y léelo lentamente.

Pedro quería recordar a la gente los mandamientos que habían sido repetidos y repetidos por los profetas del Antiguo Testamento, Jesús mismo, y finalmente por Pedro y sus contemporáneos, los autores del Nuevo Testamento. Lo más importante es: “¡No olvides lo que el Señor requiere de ti!”

No se endurezca contra la convicción del Espíritu Santo mediante estos recordatorios. La actitud, de “ya sé esto” establece una resistencia en tu corazón; una suposición a priori de que la Palabra viviente de Dios no tiene nada más para traerte convicción, ya que has escuchado ese pasaje predicado anteriormente. Permita que la Palabra le recuerde los mandamientos de Dios, y sea nuevamente convencido por las lecciones que ya haya aprendido pero que haya olvidado.

Recuerde Las Obras De Dios Y Sea Alentado

Del mismo modo, debemos tener cuidado de recordar aquellas cosas que el Señor nos ha prometido. Es muy fácil perder el enfoque en la verdad; dejar que los ojos se desvíen de Cristo hacia las circunstancias. De nuevo, vemos este mandato en el Antiguo Testamento. A través de Moisés, Dios les recordó repetidamente a los israelitas: “¿Recuerdas cómo Dios te sacó de la esclavitud en Egipto, usando directamente milagros, y te ha provisto de gran poder una y otra vez?” (Por ej., Véase Éx 13:3).

Recordar lo que el Señor ha hecho y prometido nos da fortaleza para la lucha.

“Cuando vi su temor, me levanté y dije a los nobles, a los oficiales y al resto del pueblo: No les tengáis miedo; acordaos del Señor, que es grande y temible, y luchad por vuestros hermanos, vuestros hijos, vuestras hijas, vuestras mujeres y vuestras casas.” (Nehemías 4:14).

Traemos a la mente las veces que el Señor ha sido fiel a nosotros en el pasado .

“Cuando en mi lecho me acuerdo de ti, en ti medito durante las vigilias de la noche. Porque tú has sido mi socorro, y a la sombra de tus alas canto gozoso. A ti se aferra mi alma; tu diestra me sostiene.” (Salmos 63:6-8)

Cuando pensamos en la fidelidad pasada de Dios, se nos recuerda que el Dios que nos ha librado una y otra vez es lo suficientemente poderoso y fiel como para hacerlo una vez más.

Como cristianos, también recordamos que estuvimos separados de Cristo y de la trayectoria condenada en la que estábamos (Efesios 2:11-12). Por eso, de todas las cosas que oyes repetidas en las Escrituras o en tu iglesia, nunca debes hartarte de escuchar esa vieja historia de Jesús que vivió, murió y resucitó para redimir a un pueblo por Sí mismo. Y en ese recordatorio, anímate. Nunca te aburras de escuchar pasajes familiares, porque la repetición es la cura para tu amnesia espiritual.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s