Excelso Sobre Los Cielos: La Ascención

Posted on

ESJ-2018 0507-003

Excelso Sobre Los Cielos: La Ascención

Por H.B. Charles Jr.

EFESIOS 1:15-23

Fue cuarenta días después de la resurrección del Señor Jesucristo, ya aún los discípulos se quedaron sin idea de la magnitud de lo que había sucedido y lo que significaba para el futuro. “Señor, ¿restaurarás el reino en este tiempo a Israel?,” Preguntaron (Hechos 1:6). Estaban preocupados con las potencias ocupantes de Roma y las fortunas políticas de Israel, más que con las necesidades espirituales que cumplía la obra terminada de Cristo. Todavía estaban mirando en la dirección incorrecta. Jesús respondió: “No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad; pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” (vv. 7-8).

Esta fue la última instrucción de Jesús a sus discípulos, antes de su ascensión a la diestra del Padre en el cielo. Entonces la conversación terminó abruptamente. Apareció el Uber del Señor. Jesús fue arrebatado en una nube, y luego Él desapareció de su vista. Mientras Cristo ascendía al cielo ante sus ojos, los ángeles anunciaron: “Hombres de Galilea, ¿por qué están parados mirando al cielo? Este Jesús, que fue llevado de ti al cielo, vendrá de la misma manera en que lo viste ir al cielo “(v. 11). Después de este evento glorioso, solo tenemos atisbos del Cristo exaltado, mientras los discípulos extendían las buenas noticias del Salvador resucitado hasta los confines de la tierra.

Mientras Esteban era apedreado hasta la muerte, miró hacia los cielos y vio la gloria de Dios y de Jesús de pie a su diestra (7:54-60). Cuando Saulo de Tarso viajó por el camino de Damasco para encontrar y arrestar a los seguidores de Cristo, las luces celestiales del estadio lo cegaron y lo derribaron de su bestia. Y una voz le preguntó: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?” (9:4). Cuando Saulo pidió a la voz que se identificara a sí mismo, el Señor respondió: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues” (9:5).

Fuera de estos destellos del Cristo resucitado, glorificado y exaltado, el enfoque de los escritos de Lucas en Hechos está en el ministerio terrenal de la iglesia. Fortalecidos por Dios el Espíritu Santo, los discípulos dieron la vuelta al mundo con el evangelio de Cristo. No es sino hasta Efesios 1 que obtenemos un seguimiento directo de los eventos que tuvieron lugar en Hechos 1. Efesios 1:15-23 registra la oración de intercesión de Pablo por los santos en Efeso. En esta oración, se asume la ascensión de Cristo cuando Pablo se enfoca en la resurrección, la exaltación y la entronización de Cristo. Pero es aquí donde vemos el significado, la importancia y los beneficios de la ascensión de Cristo.

Después de las salutaciones iniciales de Pablo (1:1-2), este primer capítulo de Efesios registra el Himno de la Gracia, una canción de alabanza a la gracia soberana del Dios trino, que es el único que salva a los pecadores (vv 3-14). En el versículo 3, Pablo se regocija, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien nos bendijo en Cristo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales.” Después de este llamado a adorar, Pablo canta alabanza a Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo, que gentilmente salva a los pecadores por la obra consumada de Cristo en la cruz. Luego, la alabanza de Pablo a Dios se desborda en oración por los santos en 1:15-23. Este es el primero de dos informes de oración en esta carta. Efesios 1:15-23 es una oración para la iluminación espiritual, una oración para conocer mejor a Dios, y 3:14-21 es una oración por poder espiritual, una oración para fortalecerse.

Esta primera oración, por la iluminación divina, comienza con la ocasión de la oración en los versículos 15-16: “Por esta razón también yo, habiendo oído de la fe en el Señor Jesús que hay entre vosotros, y de vuestro amor por todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo mención de vosotros en mis oraciones.” Las noticias que Pablo recibió sobre la iglesia en Éfeso lo convencieron de que eran verdaderos creyentes, auténticos convertidos a Cristo que tenían fe salvadora en Él. También tuvieron amor genuino el uno por el otro, como hermanos y hermanas en Cristo. Esto mueve el corazón de Pablo para dar continuamente gracias a Dios por estos santos y recordarlos en sus oraciones.

En los versículos 17-18, encontramos la principal petición de esta oración por los santos: “pidiendo que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en un mejor conocimiento de El. Mi oración es que los ojos de vuestro corazón sean iluminados…” Este elevado lenguaje representa una simple petición de oración. Pablo ora por la iluminación espiritual, para que puedan conocer mejor a Dios y saber lo que Dios ha hecho por nosotros en Cristo. Ora para que los ojos de sus corazones se abran y se iluminen, para que puedan conocer las grandes bendiciones que Dios ha otorgado mediante la cruz sangrienta y la tumba vacía de Jesús. Por supuesto, esta carta no fue escrita a nosotros. Pero fue escrita para nosotros. Y necesitamos esta oración tanto como lo hicieron los destinatarios originales. Necesitamos conocer mejor a Dios, comprender mejor la verdad, la obra y el poder de la gracia asombrosa de Dios. Esto es lo que más necesitan las personas a quienes servimos en la iglesia. ¡Para ese asunto, esto es lo que nosotros, como líderes sirvientes, necesitamos más!

En los versículos 18-19, Pablo declara los resultados esperados de esta gran petición: “para que sepáis cuál es la esperanza de su llamamiento, cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál es la extraordinaria grandeza de su poder.” Tres beneficios espirituales resultan de la respuesta divina a esta gran oración que Pablo ofreció en nombre de los santos. Cada uno es digno de su propio estudio extendido. Pero en este capítulo, quiero enfocarme en el tercer beneficio espiritual, que se encuentra en el versículo 19: “la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder.”

Pablo oró para que los santos experimenten personalmente el gran poder inconmensurable de Dios en sus vidas. El poder omnipotente de Dios todopoderoso desafía la descripción. De hecho, hay cuatro palabras griegas diferentes usadas en los versículos 19-20 para describir el poder de Dios. El poder de Dios es tan grande que está más allá de nuestra comprensión. Pero este inmenso poder de Dios que está más allá de nuestro entendimiento está obrando en nuestro beneficio. Pablo lo presenta como la grandeza inconmensurable de su poder para con nosotros que creemos. El enorme poder de Dios actúa en nombre de aquellos que creyeron en Su Hijo, el Señor Jesucristo.

D. A. Carson comenta: “Pablo no puede estar satisfecho con un tipo de cristianismo que es ortodoxo pero muerto, rico en la teoría de la justificación pero impotente cuando se trata de transformar las vidas de las personas.” [1] Tampoco deberíamos hacerlo. Las personas a quienes ministramos necesitan conocer la verdad de la gracia soberana de Dios. También necesitan experimentar el poder de la gracia soberana de Dios. Que eso sea verdad de nosotros también. Nuestra gente necesita conocer la verdad de la gracia soberana de Dios. También necesitan experimentar el poder de la gracia soberana de Dios. Esto de ninguna manera pretende disminuir la prioridad de la predicación de Cristo (ver Col. 1:28). Sin embargo, nos recuerda que nuestro llamado pastoral requiere devoción a la oración y al ministerio de la Palabra.

En una ocasión, un pastor joven me preguntó qué es más importante: la oración o el ministerio de la Palabra. Respondí, si estás en un avión que está a 30,000 pies en el cielo, ¿qué es más importante, el ala izquierda o el ala derecha? Si cualquiera de las alas funciona mal, caerás. De manera similar, Warren Wiersbe escribió: “Entonces, como dos alas que llevan un pájaro en pleno vuelo o dos remos que impulsan un barco a través del agua, la Palabra de Dios y la oración nos mantienen en equilibrio y avanzamos.” [2].

Sí, Pablo ora para que los santos conozcan mejor a Dios y tengan una mayor comprensión de la gracia soberana de Dios que nos ha salvado mediante la sangre redentora del Señor Jesucristo. Pero su preocupación no es simplemente conocer a Dios en Cristo por el bien del conocimiento. Es que podamos experimentar el poder transformador de vida de Dios que Pablo describe como “mucho más abundantemente que todo lo que pedimos o pensamos, de acuerdo con el poder que actúa dentro de nosotros” (3:20). Por el Señor Jesucristo, el poder de Dios está obrando por nosotros para que podamos resistir la tentación, vencer el pecado, vivir obedientemente, amar desinteresadamente, servir fielmente, testificar valientemente, e incluso sufrir gozosamente. Puede que no lo sientas. Sin embargo, el poder de Dios en Cristo está presente y perpetuamente trabajando en su nombre. John Phillips escribió: “Es tan suave como la formación de una gota de rocío, tan imperceptible como el crecimiento de un árbol, y duradero como el trono de Dios.” [3] Así que no te preocupes si no te sientes fuerte. Así es como Dios trabaja para mantenernos en una postura de dependencia. Cuanto más débil te sientes, más te apoyas en Dios. Puede que no lo sientas, pero Dios te dará la fuerza que se necesita.

¿Cómo sabemos que este inmenso poder está obrandopor nosotros? El versículo 20 dice que el poder de Dios para con nosotros que creemos es el poder “el cual obró en Cristo.” No podemos experimentar el poder de Dios al enfocarnos en nosotros mismos, en nuestras circunstancias o en el mundo que nos rodea. Hebreos 12:2 dice que terminamos la carrera de la fe “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.” Somos propensos a saltear desde la crucifixión y la resurrección de Jesús hasta el Pentecostés, pasando por alto la ascensión. Tendemos a tratar la ascensión como una ocurrencia tardía, si lo pensamos en absoluto. Pero en Efesios 1:20-23, el Cristo ascendido se presenta como la prueba definitiva del poder de Dios que obra en nosotros, a través de nosotros y entre nosotros. Los versículos 20-23 destacan cuatro formas en que el poder de Dios estaba manifestado en el Cristo ascendido.

Dios Resucitó A Jesucristo De Entre Los Muertos

Hay muchas verdades bíblicas que distinguen el cristianismo de otras religiones. Una de las distinciones más significativas y evidentes es la resurrección de Jesús. Los cristianos creen que Jesús resucitó de entre los muertos después de que fue crucificado y sepultado. Y después de Su resurrección, muchos testigos vieron a Jesús. Este es el epicentro del cristianismo histórico. El cristianismo es la única religión cuyos seguidores van al sitio de entierro de su líder solo para confirmar que su cuerpo no está allí. El incrédulo más hostil y de corazón duro no puede refutar estos hechos: la tumba está vacía y el cuerpo de Jesús no fue hallado. Varias teorías y filosofías rivales intentan explicar -o explicar- estos hechos. Pero no hay mejor explicación que la bíblica: ¡Jesús vive! No hay esqueletos en el armario de Dios. Jesús está vivo hoy.

El cristianismo se sostiene en el hecho histórico de la resurrección de Jesús. También se encuentra en el poder dinámico de Su resurrección. En Efesios 1:19, Pablo ora para que los creyentes conozcan el inmenso poder de Dios que obra en nuestro nombre. La medida del poder de Dios que obra por nosotros está más allá de nuestro entendimiento. Pero este inconmensurable poder de Dios se manifestó en Cristo. El versículo 20 establece la primera forma en que se mostró el poder de Dios en Cristo: “el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos.”

Crecí en una tradición de la iglesia donde el predicador no había hecho su trabajo si no llegaba a la cruz. No importa qué texto esté predicando, mas le valía contar la historia del Calvario. Pero es mejor para el predicador no dejar a Jesús en la cruz. La iglesia esperó para escuchar que Jesús murió un viernes, fue sepultado en la nueva tumba de José, y se levantó de entre los muertos el domingo por la mañana temprano. De hecho, Jesús se levantó de entre los muertos en el tercer día. Pero no es así como la Biblia lo describe. El Nuevo Testamento consistentemente habla de la resurrección en términos pasivos, como lo hace Pablo aquí. Jesús no se resucitó solo. ¡Dios lo resucitó! Dios lo resucitó para probar que Jesús es el único Hijo engendrado de Dios. Dios lo resucitó para declarar Su aprobación de la muerte expiatoria y sustitutiva de Jesús en la cruz. Dios lo resucitó para lograr y completar la exaltación de Jesucristo como Señor de todo.

Efesios 1:19-20 nos dice que Dios también resucitó a Jesús de la muerte para probarnos a nosotros que creemos que Él tiene el poder de cambiar nuestras vidas. La crucifixión de Jesús fue el amor de Dios manifestado. Pero la resurrección de Jesús fue el poder de Jesús manifestado. Pablo llamó a los santos a Roma a vivir vidas santificadas al explicar el significado del bautismo: “¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.” (Romanos 6:3-4). El glorioso poder de Dios que levantó a Jesús de la muerte nos autoriza a caminar en la novedad de vida.

Más tarde en Romanos, Pablo escribe: “Pero si el Espíritu de aquel que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el mismo que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos, también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que habita en vosotros.” (8:11). Esta es la prueba de tensión del poder de Dios hacia los creyentes. Si no requiere más poder del que le costó a Dios resucitar a Jesús de entre los muertos, tienes la seguridad de que Dios puede manejarlo. En 1 Corintios 15:58, Pablo nos dice cómo vivir, confiar y servir a Dios a la luz de la resurrección de Cristo: “Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes, constantes, abundando siempre en la obra del Señor, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.”

Dios Se Sentó A Jesucristo A Su Diestra

El versículo 20 dice que los creyentes tienen acceso al poder de Dios “el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales.” El poder de Dios que levantó a Cristo también hizo a Cristo sentarse. La grandeza inconmensurable del poder de Dios hacia los creyentes se ve en donde Dios sentó a Cristo: “a su diestra en los lugares celestiales.” Hebreos 1:3 dice: “Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.”

El Señor Jesucristo está sentado a la diestra de Dios en los lugares celestiales. Él no está parado a la diestra de Dios como un siervo o arrodillado a la diestra de Dios como un esclavo. Él está sentado a la diestra de Dios como un Hijo. La mano derecha de Dios es un idioma bíblico para la fuerza divina, el favor y la majestad. Aquí es donde Cristo está sentado, entronizado en la soberanía de igual a igual con Dios todopoderoso. En Juan 17:5, Jesús oró: “Y ahora, glorifícame tú, Padre, junto a ti, con la gloria que tenía contigo antes que el mundo existiera.” Dios el Padre respondió esta oración levantando a Jesús de entre los muertos y sentándolo a Su diestra En el versículo 21, Pablo describe además la entronización de Cristo por su relación con la creación. Está “muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo sino también en el venidero.” Este versículo da dos hechos acerca de la autoridad soberana del Cristo exaltado.

Primero, la autoridad de Cristo es universal. El versículo 21 dice que la autoridad soberana de Cristo está “muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio.” Estos cuatro términos describen el reino invisible de los seres espirituales. Efesios 6:12 dice: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.” Los seres enumerados en Efesios 1:21 muy probablemente se refieren a Satanás y su ejército de ángeles caídos. Pero no necesitamos tratar de resolver la distinción entre estos términos. El término clave es la palabra “todo.” Dios sentó a Cristo “muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra” (énfasis añadido). En caso de que no mencionara algún ser espiritual o fuerza, Pablo declara que si se puede nombrar, Cristo tiene autoridad sobre él.

No debemos temer, no podemos estar atados y no ser derrotados por Satanás y sus fuerzas malvadas. Cristo está sentado muy por encima de todos los poderes de esta oscuridad presente. No hay lugar donde el Señor Jesucristo no reine. No aprendí esto primero estudiando teología. Aprendí esto cuando era un niño pequeño en el coro de niños de la iglesia, donde me enseñaron a cantar: “¡Tiene todo el mundo en sus manos! ¡Tiene al pequeño bebé en sus manos! ¡Él nos tiene a ti y a mí, hermano, en sus manos!” La autoridad de Cristo es universal. ¡Él solo reina sobre cada nombre que se pueda nombrar!

Segundo, la autoridad de Cristo es interminable. El versículo 21 dice que la autoridad de Cristo está “muy por encima de todo principado, autoridad, poder, dominio y de todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo sino también en el venidero” (énfasis añadido). La autoridad de Cristo es universal e interminable. Está sobre todas las cosas todo el tiempo. Donde quiera que estés y donde sea, Cristo está a cargo allí y entonces. No importa la era, la época, el período, la estación o el tiempo, la autoridad soberana de Cristo nunca cambia. Hebreos 13: 8 dice: “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y siempre.” La autoridad soberana de Cristo es interminable. Isaac Watts escribió: “Jesús reinará, donde sea que el sol haga sus viajes sucesivos. Su reino se extendió desde una orilla a la otra, hasta que la luna ya no más pase por cuartos crecientes y menguantes” [4].

La autoridad de Cristo es universal e interminable. Esto se debe a que el poder de Dios lo ha resucitado y lo ha sentado a Su diestra. En otra parte de Efesios, Pablo escribe:

Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó, aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados), y con El nos resucitó, y con El nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús, a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. (2:4–7).

Si estás en Cristo por fe, lo que Dios ha hecho por Cristo, también lo ha hecho por ti. Estabas muerto en delitos y pecados. Pero Dios te ha resucitado con Cristo. Estabas sin Dios y sin esperanza en el mundo. Pero Dios te ha sentado con Cristo en los lugares celestiales. Esta es una de las afirmaciones más elevadas que hace el Nuevo Testamento acerca de los redimidos. Hemos sido sentados con Cristo, lo que significa que, en Cristo, tenemos autoridad espiritual, una perspectiva trascendente y seguridad eterna.

Dios Puso Todas Las Cosas Bajo Los Pies De Jesús

El versículo 22 dice: “Y él puso todas las cosas debajo de sus pies.” A primera vista, esta afirmación parece ser una reafirmación del versículo 20. Pero aquí se hace una observación diferente. El versículo 20 es una declaración acerca de Cristo. Dios lo ha sentado a Su diestra. El versículo 22 es una declaración sobre la creación. Dios ha puesto todo lo que existe en el mundo creado bajo los pies de Cristo. En Gran Bretaña, la reina Isabel II ocupa el trono, pero el primer ministro dirige el gobierno. La autoridad de la reina es solo ceremonial. Ese no es el caso con el Señor Jesucristo. Dios ha sentado a Cristo a su diestra y colocado todo en la creación bajo la autoridad directa de Jesucristo. El Salmo 2:7-9 dice: “Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: “Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. “Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra. “Tú los quebrantarás con vara de hierro; los desmenuzarás como vaso de alfarero.”

Cristo reina y gobierna sobre todo en la creación. Filipenses 2: 9-11 dice: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.” Este pasaje no significa que toda persona será salva. Los pecadores que no se arrepienten de su pecado y confían en la sangre y la justicia de Cristo para salvación morirán en sus pecados y sufrirán el castigo eterno en el infierno. Pero habrá una sumisión universal al Señorío de Cristo.

Esta es la autoridad soberana, el señorío exhaustivo y el reinado impecable del Señor Jesucristo. Incluso en el infierno, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará que Jesús es el Señor. Además, 1 Corintios 15:25-28 dice:

Pues Cristo debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el último enemigo que será abolido es la muerte. Porque Dios ha puesto todo en sujecion bajo sus pies. Pero cuando dice que todas las cosas le están sujetas, es evidente que se exceptúa a aquel que ha sometido a El todas las cosas. Y cuando todo haya sido sometido a El, entonces también el Hijo mismo se sujetará a aquel que sujetó a El todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

Dios Dio A Jesucristo Como Cabeza De Todas Las Cosas a La Iglesia

Los versículos 22-23 dicen: “Y todo sometió bajo sus pies, y a El lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que lo llena todo en todo.” El Señor Jesucristo es la cabeza de la iglesia. Jesús declaró: “Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hadesno prevalecerán contra ella” (Mateo 16:18). Él no dijo: “Edificaré tu iglesia” o “Edificarás mi iglesia.” La iglesia pertenece a Cristo y Él la está edificando. Colosenses 1:18 dice: “El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía”. De hecho, Cristo es el jefe supremo y soberano de la iglesia. Pero el lenguaje de Pablo aquí parece hacer una afirmación más elevada. El versículo 22 dice que Dios hizo a Cristo “cabeza sobre todas las cosas.” El Señor Jesucristo es el soberano que gobierna sobre todas las cosas. Y Dios “lo dio como cabeza sobre todas las cosas a la iglesia.”

¿Lo entiende? Mi cabeza reina sobre mi cuerpo. Pero no controla lo que me sucede a mí, a mí o más allá de mí. Si Jesús solo es la cabeza de la iglesia, solo El tiene el derecho de decir lo que sucede en la iglesia. Dios hizo a Cristo la cabeza de todas las cosas para la iglesia. Esta es la unión íntima entre el Cristo resucitado, ascendido y entronizado y Su pueblo redimido. Un comentarista de la Biblia señaló: “Una de las extrañas paradojas entre los cristianos es que las personas parecen estar fascinados por Jesucristo pero que al mismo tiempo rechazan a la iglesia. O no saben nada sobre el Cristo real, o no saben nada sobre la verdadera iglesia, o ambas cosas.” [5].

Muchas personas han tenido malas experiencias con la iglesia. Pero no puedes abrazar a Cristo y rechazar a la iglesia. Cristo es la cabeza. La iglesia es su cuerpo, Cristo es el novio. La iglesia es su novia Cristo es el pastor. La iglesia es su oveja. Efesios 1-3 enseña una gran vista de la iglesia. Pero no hay una declaración más alta acerca de la iglesia que Efesios 3:21: “a él sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos.” Todas las doxologías en el Nuevo Testamento están dirigidas a la iglesia. Esta es la única doxología que incluye a la iglesia. Hay quienes dicen que la iglesia se interpone en el camino de la gloria de Dios. Pero Pablo declara que la iglesia es esencial para la gloria de Dios. No se puede tener una vista elevada de Cristo y una pobre visión de la iglesia al mismo tiempo. Dios ha puesto todas las cosas bajo los pies de Cristo y lo ha dado como cabeza sobre todas las cosas a la iglesia.

El versículo 23 dice que la iglesia es “su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todos.” Esta declaración es una afirmación notable de la unión íntima de Cristo y Su iglesia. La iglesia es el cuerpo de Cristo. La iglesia no es una organización muerta. Es un organismo vivo. Como el cuerpo de Cristo, la iglesia es “la plenitud de aquel que lo llena todo.” Esta es una frase difícil de interpretar, y es muy debatida. Estoy de acuerdo con Juan Calvino, quien comenta: “Este es el más elevado honor de la iglesia que hasta que El este unidos a nosotros, el Hijo de Dios se considera en cierta medida incompleto.” [6].

¡Este es el amor de Cristo por nosotros! ¡Esta es nuestra unión al Señor Jesucristo! ¡Esta es la gracia del poder que Dios nos ha dado en Cristo! Cristo está tan íntimamente ligado a la iglesia que la comunión de los santos de alguna manera lo hace completo. Esto no significa que la presencia, el poder y el propósito de Cristo dependen de los caprichos de la iglesia. El versículo 23 dice que la iglesia es “la plenitud de aquel que lo llena todo en todos”. La iglesia es la plenitud de Cristo. Pero Cristo llena todo en todos. Que podamos servir, predicar, testificar, sufrir y ministrar con los ojos firmemente fijados en este Cristo exaltado. Que lo hagamos confiando en que el poder de Dios en Cristo está obrando en nuestro beneficio para que podamos vivir el mensaje del evangelio para la gloria de Dios

Un autor una vez reflexionó sobre su juventud, cuando vivía en una pensión. Un maestro de música jubilado también vivió allí. Con el tiempo, el joven autor y el viejo músico entablaron una amistad. Cada mañana, tocaban la misma rutina. El joven irrumpió por la puerta del anciano y le preguntó: “¡Oye, viejo! ¿Cuál es la noticia hoy?” El anciano sacaba su diapasón y lo golpeaba contra su silla de ruedas. Luego, alegremente anunciaría: “Joven, la buena noticia de hoy es que la nota que acabas de escuchar es Do Medio. Ayer fue Do Medio. Hoy es Do Medio. Y dentro de mil años, seguirá siendo Do Medio. El tenor del piso de arriba canta la nota. Y el piano al otro lado del pasillo es plano. Pero esto es Do Medio.” Lo mismo pasa con el Señor Jesucristo, ayer, hoy y siempre. ¡El Cristo exaltado es siempre nuestra esperanza, fortaleza y gozo!

_______________

[1] D. A. Carson, A Call to Spiritual Reformation: Priorities from Paul and His Prayers (Grand Rapids: Baker, 1992), 117.

[2] Warren W. and David W. Wiersbe, 10 Power Principles for Christian Service (Grand Rapids: Baker Books, 2010), 83.

[3] John Phillips, Exploring Ephesians and Philippians 2nd ed. (Grand Rapids: Kregel Academic & Professional, 2002), 102.

[4] Isaac Watts, “Jesus Shall Reign Were’er the Sun” (1719), https://hymnary.org/text/Jesus_shall_reign_whereer_the_sun .

[5] Tom Julien, Inherited Wealth: Studies in Ephesians (Winona Lake, IN: BHM Books, 1987), 29.

[6] Citado en John MacArthur, Ephesians (John MacArthur New Testament Commentary) (Chicago: Moody Publishers, 1986), 49.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s