Chismes: Cuando Alguien Dice Cosas Malas De Ti

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0514-001

Chismes: Cuando Alguien Dice Cosas Malas De Ti

Por Rick Thomas

Hay muchos lados en los chismes. A veces es un pecado. Otras veces no es un chisme en absoluto. Cómo piensas y respondes a lo que dicen los demás sobre ti hará la gran diferencia.

Un pastor amigo me dijo hace muchos años: “Rick, siempre tendrás chismes en la iglesia.” Sus palabras no me desalentaron. Era otro recordatorio de que “Adán siempre vive.” El pecado es real en nuestro mundo, y es real en mí.

El pecado debe ser más aleccionador para el cristiano que desalentador porque tenemos esperanza en el evangelio. Si no tuviéramos esperanza por causa de Cristo, deberíamos experimentar más desaliento que sobriedad.

Nuestra esperanza está en un Redentor resucitado que nos perdona nuestros pecados, nos declara inocentes y nos da Su justicia. Pero el evangelio es más profundo que eso: estaremos libres de culpa por toda la eternidad.

El cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. – 1 Corintios 1:8

Primer pensamiento

La tendencia de la mayoría de nosotros cuando pensamos en chismes es centrarnos más en aquellos que han dicho cosas sobre nosotros que en reflexionar sobre nosotros mismos. Permítame hacerla una pregunta:

Cuando escucha por primera vez la palabra chismes, ¿en qué piensa primero? ¿Piensa en usted mismo, en el Salvador u en otros?

Es una pregunta justa y la forma en que responda esa pregunta revelará mucho sobre los motivos de su corazón. Nuestro primer pensamiento debería ser sobre el Salvador, por supuesto.

Él es el único que puede resolver cualquier problema de pecado, por lo que cualquier pecaminosidad debería motivarnos a poner nuestra mirada en Su cruz primero. Es la cruz de Cristo que aniquila el pecado.

Otra razón por la que debemos pensar primero en Cristo es porque el pecado mancha su reputación. El chisme no se trata principalmente de ti o de mí; se trata de Él. Su nombre está en juego, no el nuestro.

…me guía por senderos de justicia. – Salmo 23:3

Nuestro principal objetivo en la vida es hacer que el nombre de Dios sea grandioso. Cuando ocurre el pecado, el cristiano centrado en Dios experimenta dolor debido a la destrucción de la reputación de nuestro Padre celestial.

Segundo pensamiento

Nuestro segundo pensamiento debe ser sobre nosotros mismos. El cristiano centrado en el evangelio siempre estará más consciente de su pecado que del pecado de los demás. Si no piensas que eres peor que la otra persona, debes detenerte y dirigirte a tu corazón.

Palabra fiel y digna de ser aceptada por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, entre los cuales yo soy el primero. – 1 Timoteo 1:15

¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? – Mateo 7:3

Cuando los chismes ocurren, es fácil perder la pista de quién es el pecador más grande en la sala. Guarda tu corazón, mi amigo. Aunque puede ser difícil de aceptar, lo que usted hizo a Cristo es infinitamente peor que lo que alguien dijo de usted.

Antes de abordarlos, hágase algunas preguntas reflexivas. No estoy diciendo que su pecado sea culpa de usted, o que debería olvidarlo, pero estoy diciendo que su segundo llamado a la acción no puede ser sobre la persona que habla chismes.

1. ¿Por qué están hablando de usted?

2. ¿Hizo algo malo?

3. ¿Es inaccesible, hasta el punto de que están tentados a chismear?

4. ¿Ha abordado cualquier culpabilidad de su parte? ¿Cómo sabe que la tiene?

Tercer pensamiento

Su tercer pensamiento debería estar en la persona con el “chisme,” la “mota” en su ojo. El chisme es un pecado. Y los chismes duelen. Desear amar bien a la persona que habla chismes.

El chisme es un pecado de comportamiento que proviene del corazón. Debe preguntarse por qué la persona dice estas cosas. Casi siempre sucede algo más que alguien hablando de otro individuo.

1. ¿Su objetivo principal es terminar el chisme?

2. ¿Se refiere más a cómo le duele o quiere entender el motivo que está debajo de la lengua de los chismosos?

3. ¿Cree que una persona nunca debería hablar de usted a sus espaldas? Espero que no.

¿Qué es el chisme?

El chisme es decir cosas hirientes o desagradables acerca de una persona a otra persona. Es posible que el receptor de los chismes no conozca a la persona de la que habla el chismoso. Y el destinatario de los chismes no es parte del problema o la solución.

El pecado del chisme es más sobre el motivo del corazón del chismoso que cualquier otra cosa. Chisme es también una forma de ira.

Pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal. Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios. – Santiago 3:8-9

Hagamos de cuenta que tiene hijos, y alguien dice cosas desagradables sobre uno de sus hijos. Esta idea es a lo que Santiago llega en su “capítulo de la lengua.”

El chisme es dos en uno: la persona está pecando contra su hijo, y él está pecando contra usted. Tu nombre está en la línea porque él es tu hijo.

Cuando alguien está chismeando contra uno de los hijos de Dios, el chismoso no solo está destrozando al hijo de Dios, sino que también está destrozando el nombre de Dios. Es un pecado horrible.

Cuando alguien chismee sobre usted

Antes de desviarse de lo que dijeron, pregúntese si hay algo de verdad en sus chismes, por más duro que sea. Tal vez hay algunas áreas donde necesitas cambiar.

No creo que haya habido un momento en el que alguien ha chismeado sobre mí, donde no había algo que tuviera que abordar en mi vida.

No descarte a la persona porque sus motivos y métodos eran pecaminosos. Pídale a Dios que lo ayude a ver Su corrección misericordiosa a través de su comunicación caritativa.

Recientemente, Lucía y yo estábamos caminando por un cementerio en México. Disfruto visitando cementerios, leyendo las lápidas, calculando cuánto tiempo vivió la gente y preguntándome cómo vivían.

Fue tan intrigante que hice un Facebook Live para compartir lo que estaba viendo. En cuanto a los fallecidos, no les importó lo que dije. Ellos no se conmovían (literalmente) por nuestras palabras.

Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. – Colosenses 3:3

Si tiene problemas con el chisme, tengo malas noticias para usted: todavía no está muerto. Sigue habiendo vestigios de arrogancia en su alma que le tienta a devolver el fuego o enderezar a alguien por sus chismes.

El chisme no se trata de usted principalmente. El nombre que más importa es el nombre del Salvador. ¿De quién es la aprobación que estás buscando?

Si eres cristiano, el evangelio le informa que Dios le aprueba de todo corazón. Porque ha aceptado las obras de Jesús en lugar de sus esfuerzos, en lo que respecta a su salvación, usted es recibido por Dios totalmente.

La única opinión que realmente importa es Su opinión sobre usted, y Su perspectiva indica que, en última instancia, usted es maravillosamente aceptado.

No debería importar lo que otros digan de usted. Pero si realmente le importa, usted no descansa en la justicia de Cristo por completo, sino que aun así piensa que hay algo acerca de usted que vale la pena defender, que es la justicia propia.

Cuando alguien le hace chismes

Sepárese de ellos: Es posible que tenga que separarse del chismoso hasta el punto de ya no relacionarse con él. Necesita discernir si esta persona es un chismoso serial o episódico. Un necio es un chismoso en serie, y es posible que no pueda ayudarlos.

Apelar a ellos – Tal vez debería apelar a ellos para que se dirijan hacia la persona de la que están hablando con usted. (No haga esto si la relación es abusiva).

No se defienda: si alguien comparte chismes que escucharon sobre usted, puede existir la tentación de defenderse al hablar de ellos. No haga eso. Un amigo mío me enseñó a responder de esta manera:

¿Te gustaría que dijera algunas cosas malas sobre ellos para que te sientas mejor conmigo?

Cuando alguien critique su nombre, se siente tentado de aportar su perspectiva a la historia, lo que inevitablemente pone a los chismosos en una mala luz. ¿Qué logra eso?

Compartieron algo de basura sobre usted con un amigo, y usted compartió algo de basura sobre ellos con el mismo amigo. Eso es inmadurez bíblica.

Sea como Cristo

Hay muchas otras verdades que puede aplicar a “escenarios de chismes,” pero convertirían esta pieza en un libro.

1. Si alguien está chismorreando de usted, pídales que se detengan.

2. Si está tentado a chismear, no se dirija allí.

3. Si alguien habla de usted, busque algo de verdad en su pecado que le sirva, luego entréguelo a Cristo y siga adelante.

Una de las cosas más sorprendentes acerca de Cristo fue su estilo no manipulable. La gente intentó muchas cosas para sacarlo de su curso. Si las opiniones de la gente gobernaran su corazón, Él habría fallado. Lo mismo se aplica a usted.

Misericordiosamente, el Padre permite que desafíos difíciles como los chismes entren en mi vida. El pecado es mi oportunidad, no solo de medir mi progreso al aplicar el Evangelio a mi vida, sino también de motivarme para sumergirme más profundamente en el corazón de la vida centrada en el Evangelio. Confío en que sus desafíos funcionen de manera similar en su corazón y su vida.

Fuente

2 comentarios sobre “Chismes: Cuando Alguien Dice Cosas Malas De Ti

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    14 mayo 2018 en 11:54 am

    […] a través de Chismes: Cuando Alguien Dice Cosas Malas De Ti […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s