Tres Tipos De Pastores Que Obstaculizan La Iglesia

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0522-002

Tres Tipos De Pastores Que Obstaculizan La Iglesia

Por Josh Buice

Durante las últimas dos semanas, he estado escribiendo una serie corta sobre diferentes tipos de personas que ayudan y obstaculizan la iglesia local. Hoy, quiero enfocarme en los líderes. Si bien la iglesia local es absolutamente necesaria para el viaje de la fe, no está diseñada exactamente para ser un club social religioso. De hecho, vemos a Pablo escribiendo a Timoteo (1 Timoteo 3:15) y discutiendo la forma en que se comportaría la familia de Dios. Si las Escrituras contienen todo lo necesario para la fe y la vida, debemos gobernar la iglesia y adorar según la Palabra de Dios, en lugar de la opinión del hombre.

Así como hay personas que ayudan e impiden a la iglesia local, el mismo principio es cierto con los pastores. Hoy, nos enfocaremos primero en lo negativo y luego nos moveremos el próximo martes a lo positivo. Aunque de ninguna manera esta pretende ser una lista exhaustiva, hoy observamos tres tipos de pastores que son un obstáculo para la santificación de la iglesia local y el crecimiento en gracia.

El ANIMADOR

El animador es realmente un pragmático de corazón. Cualquier cosa que la gente quiera, la tendrá bajo el liderazgo de un artista. Este tipo de líder a menudo sondeará a la comunidad antes de plantar una iglesia para ver qué tipo de música disfruta la comunidad mientras trabaja con su equipo para diseñar el tipo de servicio adecuado para llegar a su cultura. Demasiados hombres que se paran en el púlpito el domingo están clasificados como animadores. Se esfuerzan por utilizar las frases correctas que agraden a los oídos de las personas, a menudo dedican más tiempo a la elaboración de bromas en lugar de profundizar en la teología del texto en preparación para predicar. El animador trabaja diligentemente para hacer que las personas se sientan positivas, y tales hombres evitan la disciplina de la iglesia y el llamado a la santidad por temor a que no crezca su iglesia.

Hoy en día no es raro que los pastores se vistan con trajes para “interpretar” su sermón en lugar de predicar el texto. Este enfoque del ministerio a menudo tendrá mucho éxito, pero no es espiritualmente útil. A menudo la gente se emociona con el sermón, pero ¿realmente conocen a Dios de una mejor manera? La congregación estalla a menudo en carcajadas, pero ¿cuándo fue la última vez que lloraron? La iglesia a menudo aplaude al predicador, pero ¿cuándo fue la última vez que se regocijaron en Dios haciendo que sus corazones se hincharan de alegría basados ​​en su conocimiento de la expiación de Jesucristo que se presentó en un sermón?

Los artistas complacen al hombre, sirviéndoles exactamente lo que desean. El animador es impulsado pragmáticamente y tiene un deseo insaciable de crecimiento de la iglesia a cualquier precio. El animador puede venir en la forma de un pastor principal que bromea en el púlpito o el pastor de jóvenes que discipula a los niños en juegos en lugar de la Palabra de Dios. En la mayoría de los casos, el animador está paralizado por la necesidad de ser querido por su congregación, y lamentablemente pone más énfasis en agradar a la gente en lugar de agradar a Dios. Pablo le advirtió a Timoteo que su pueblo pronto lo dejaría por tales predicadores que harían cosquillas en los oídos de los inmaduros y los desviaría hacia los mitos (2 Timoteo 4: 3-4).

El MAESTRO DESEQUILIBRADO

El maestro desequilibrado es uno que normalmente se queda en un solo tema y parece que no puede permitir que su ministerio sea guiado por el texto. Tal maestro a menudo se consume con un tema específico como la escatología. En tales casos, el profesor desequilibrado encuentra la forma de llegar a la escatología a partir de los textos más extraños de la Biblia, o nunca deja a Daniel o Apocalipsis con el temor de que se concentre en algo que no sea la profecía de los últimos tiempos.

Sin embargo, no es solo de adictos a la escatología que la iglesia a menudo sufre, podría ser un pastor que pasa todo el tiempo evangelizando a los santos el domingo en lugar de alimentar a las ovejas. Claro, el evangelio debe ser predicado cada semana y aclarado -para los niños, los invitados incrédulos y la iglesia en general como un medio para edificar el rebaño- pero la iglesia necesita algo más que un llamado a arrepentirse y creer en el evangelio. La iglesia necesita todo el consejo de la Palabra de Dios, tanto los pasajes más fáciles como los más difíciles. Recuerde lo que Pablo dijo a sus hermanos ancianos de Éfeso cuando dijo: “pues no rehuí declarar a vosotros todo el propósito de Dios.” (Hechos 20:27). Después de esa exhortación, les advirtió sobre los lobos que entrarían a la iglesia después de su partida.

El maestro desequilibrado a menudo se concentra en la escatología, las doctrinas de la gracia, el evangelismo, o lo que sea que le apasione o sepa, mientras que hay mucho que queda en la Palabra de Dios que necesita ser expuesto. Si te mudas a una nueva ciudad, querrás estar seguro de que no unirte a una iglesia donde el pastor estará desequilibrado en su manejo de la Palabra de Dios. El pastor está llamado a enseñar y predicar las Escrituras, trazando correctamente la Palabra, para que la iglesia sea bien alimentada y cuidada espiritualmente (2 Timoteo 2:15).

EL AMANTE DEL MUNDO

El pastor que ama este mundo presente no está calificado para dirigir una iglesia local, o la Palabra de Dios para el caso. Los pastores deben amar a las personas en el mundo y señalarles su esperanza y gozo en Cristo, pero el predicador que ama al mundo demuestra que su corazón está dominado por el dinero y el materialismo en lugar de por Cristo. Demasiados líderes encajan en esta categoría. Predican un mensaje de salud, riqueza y prosperidad, exigiendo que las personas tengan suficiente fe en Dios y les proporcionará riquezas y posesiones materiales. El amante de este mundo está condenado y auto engañado. El dios de este mundo ha cegado sus mentes para que no puedan ver la luz del glorioso evangelio de Cristo (2 Corintios 4:4).El amante de este mundo pasa la mayor parte de su tiempo enfatizando cómo es posible tener tu mejor vida ahora, en lugar de enfocarte en la recompensa eterna (Hebreos 11:10).

Juan el apóstol advirtió sobre aquellos que amaron el mundo. Él dijo: “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él” (1 Juan 2:15). De la misma manera, Pablo proporcionó las calificaciones para el oficio de anciano (pastor o supervisor) cuando le escribió a Timoteo. De acuerdo con 1 Timoteo 3:3, el superintendente no debe ser atrapado por el amor al dinero. Una vez más, el dinero en sí mismo no es malo, pero como Pablo más tarde escribiría, es la raíz de todo mal (1 Timoteo 6:10).Por lo tanto, que un pastor tenga un deseo insaciable por las cosas de este mundo prueba que su corazón está fijo en las cosas temporales en lugar de las eternas. Como Jesús una vez advirtió: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). JC Ryle advirtió sobre el amor al dinero cuando escribió:

Todos estemos en guardia contra el amor al dinero. El mundo está lleno de eso en nuestros días. La plaga está en el extranjero. Miles de personas que aborrecen la idea de adorar a Juggernaut, no se avergüenzan de hacer un ídolo de oro. Todos somos responsables de la infección, de menor a mayor. Podemos amar el dinero sin tenerlo, del mismo modo que podemos tener dinero sin amarlo. Es un mal que funciona muy engañosamente. Nos lleva cautivos antes de conocer nuestras cadenas. Una vez que logremos el dominio, se endurecerá, paralizará, quemará, congelará, destruirá y marchitará nuestras almas. Derribó a un apóstol de Cristo. Prestemos atención para que no nos derroque. Una fuga puede hundir un barco. Un pecado no mortificado puede arruinar un alma. [1]


1. JC Ryle, Matthew , 26.

4 comentarios sobre “Tres Tipos De Pastores Que Obstaculizan La Iglesia

    Javiera R. escribió:
    22 mayo 2018 en 12:19 pm

    Me gustó mucho su publicación, pero hay algo que me quedó dando vueltas, y es en el maestro desequilibrado, dice: “pero la iglesia necesita algo más que un llamado a arrepentirse y creer en el evangelio”. Considero que primeramente exponer la obra de Cristo es lo primordial como el reiterar arrepentirse y creer en Cristo, un evangelio sin arrepentimiento continuo, no es bíblico. Me gustaría que me aclarase ese punto, qué quiso plantear, sin embargo, el resto lo encontré exacto. La iglesia necesita la exposición de la Palabra por completo y rectificar que las doctrinas de la gracia, también son vitales, no más importante que la Escritura, pero si en paralelo. Cristo sea exaltado.

    Armando Valdez respondido:
    22 mayo 2018 en 10:36 pm

    Entiendo y es correcto que se debe predicar el arrepentimiento, pero creo que el punto del autor es que un pastor debe predicar todo el consejo de Dios. Cristología, antropologia, soteriología, escatología, etc. todo. Una dieta consistente y equilibrada de la Palabra.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    23 mayo 2018 en 1:42 pm
    Tres Tipos De Pastores Que Ayudan A La Iglesia « escribió:
    23 mayo 2018 en 5:04 pm

    […] solo tenemos miembros que ayudan y obstaculizan la iglesia local, también tenemos líderes que ayudan y perjudican. Hoy, nos enfocamos en lo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s