¿Exigió Jesús Que Matemos A Sus Enemigos?

Posted on

ESJ-2018 0525-002

¿Exigió Jesús Que Matemos A Sus Enemigos?

Por Alan Shlemon

En el evangelio de Lucas, Jesús dice: “Pero a estos mis enemigos, que no querían que reinara sobre ellos, traedlos acá y matadlos delante de mí.” Wow, eso no suena al manso y humilde Jesús que conocemos. ¿Se despertó en el lado equivocado de la cama? ¿Que está pasando?

Cuando enseño sobre “Nunca leo un versículo bíblico”, suelo citar este pasaje porque es un gran ejemplo de cómo alguien que lee (u oye) solo un versículo bíblico fuera de contexto puede confundir fácilmente su significado.

Este versículo, sin embargo, no es un mandato de Cristo. Cuando lo lees en contexto, te das cuenta rápidamente de que Jesús está contando una parábola (una historia ficticia) sobre un rey cuyos súbditos lo odian. Es el rey en la historia, no Jesús, quien emite la orden de matar a sus enemigos.

Aunque esto resuelve la preocupación contextual, plantea otra pregunta: ¿Quién es el rey en la parábola que se supone que representa? La historia de Jesús se encuentra en Lucas 19:11-27. Es la “Parábola de las Minas”. En ella, un noble viaja a un país distante para ser nombrado rey. Antes de irse, le da a diez de sus sirvientes minas (una mina equivale a un mes de salario) para que inviertan hasta que regrese. Sin embargo, muchos de sus súbditos lo odian y no quieren que él los domine. Entonces, envían una delegación para protestar por su nombramiento. A pesar de su protesta, él todavía se convierte en rey y regresa. Él llama a sus sirvientes para dar cuenta de sus inversiones y también dispensa algunas recompensas y castigos. Finalmente, emite el mandato para matar a los que protestaron por su nombramiento.

La preocupación es que Jesús parece identificarse a sí mismo como el noble (o el rey) en la historia. ¿Eso significa que estaba ordenando a sus seguidores que acorralen a los que se negaron a estar bajo su dominio y los ejecuten? No, por al menos dos razones.

Primero, Jesús está diciendo una parábola a Sus oyentes. Esto es algo que a menudo hizo para comunicar una idea o ilustrar un punto. Una de las pautas interpretativas para este género de literatura es recordar que no todos los elementos de una parábola están destinados ser traspasados al mundo real. Más bien, se supone que debemos descubrir el propósito de la historia. Se supone que el oyente (o el lector en nuestro caso) debe preguntar: ¿para qué sirve la parábola? ¿Cuál es el mensaje que Jesús quiere que comprendamos?

En el caso de esta parábola, hay dos razones por las que Jesús lo dijo. Lucas nos dice la primera razón en el versículo 11. Jesús “dijo una parábola, porque El estaba cerca de Jerusalén y ellos pensaban que el reino de Dios iba a aparecer de un momento a otro” (énfasis mío). Los seguidores de Jesús esperaban que su reino comenzara de inmediato, y él trató de corregirlos. Un segundo punto que Jesús hace es enfatizar la importancia de ser un buen mayordomo con lo que Dios nos ha dado hasta que regrese. Él ilustra este punto con las minas.

Segundo, Jesús incluye la orden de ejecución del rey en la parábola porque era una referencia a un evento histórico. Después de la muerte del rey Herodes, su hijo Arquelao fue a Roma para reclamar el reinado de Judea. Los judíos enviaron un enviado para pedir su nombramiento porque se oponían a su gobierno. Arquelao fue coronado rey, sin embargo, regresó, y luego emitió el mandato de matar a los que estaban en su contra.

Jesús se refiere a este evento histórico en su parábola. Aunque eso no es habitual, Jesús no está ordenando a sus seguidores que rodeen a sus enemigos y los maten. Más bien, está haciendo referencia a un evento reciente que sus oyentes conocían: el regreso de Arquelao y su orden de ejecutar a sus enemigos.

Recuerde, en las parábolas usted quiere preguntar, ¿cuál es el punto? En este caso, Jesús está diciendo a sus seguidores que se irá y eventualmente regresará. Cuando lo haga, juzgará a sus enemigos (Apocalipsis 19:11-16). Su juicio, sin embargo, será justo y lo llevará a cabo él mismo.

Jesús, entonces, se identifica a sí mismo como el noble en la historia. A pesar de que no nos está ordenando arrestar y matar a sus enemigos, todavía hay un mensaje serio para llevar a casa. Mientras Jesús está fuera, somos responsables de invertir nuestros recursos para su reino. Cuando regrese, nos hará responsables de lo que hicimos con lo que se nos dio y juzgará a aquellos que no confiaron en Él como su Rey.

Un comentario sobre “¿Exigió Jesús Que Matemos A Sus Enemigos?

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    25 mayo 2018 en 2:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s