Simplemente Deténgase, 3ª. Parte: Cómo Arrepentirse de la Ira

Posted on

ESJ-2018 0604-003

Simplemente Deténgase, 3ª. Parte: Cómo Arrepentirse de la Ira

Por Clint Archer

Cuando era un niño pequeño, una cursi película de terror de los 80 apareció en la gran pantalla. Fue llamada Gremlins. La historia trata sobre un niño que encuentra a una criatura pequeña, peluda y de aspecto extraño llamada mogwai que parece tan inofensiva como un hámster. Pero descubres que si esta modesta mascota se queda hasta pasada la medianoche y come algo, se transforma en un grotesco y brutalmente violento monstruo llamado Gremlin. Como dije, fueron los años 80.

Le supliqué a mis padres que me dejaran verla. Todos los niños en la escuela hablaban de eso. Mis padres sabiamente se negaron. La película fue un éxito de taquilla y pronto generó mercancía como la versión de juguete esponjoso del mogwai. Como compensación por no haberme permitido ver la película, me compraron un mogwai de peluche para agregar a la caja de osos de peluche en mi cama.

Un día estaba en la casa de un amigo para una pijamada, y sus padres dijeron que podíamos ver a Gremlins. Esa noche no pude pegar ojo, y cuando llegué a casa estaba demasiado asustado para entrar en mi habitación porque ahora sabía de lo que era capaz mi mogwai si lo alimentaban después de la medianoche. Tuve pesadillas durante meses y doné mi mogwai de juguete a algunos vecinos ingenuos para que pudiera atormentar a otros niños pequeños y dejarme en paz.

La Biblia habla de otro peligro insípido que la gente considera mayormente inofensivo pero que también se convierte en un monstruo malvado cuando se alimenta después de la medianoche. Se llama enojo. Previamente vimos las instrucciones sobre cómo arrepentirse y luego específicamente, cómo arrepentirse de la mentira. Hoy nos enfocamos en eliminar la ira.

Efesios 4:26-27 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis oportunidad al diablo.

Cómo matar al Gremlin de la ira…

1. ABSTENERSE: IDENTIFIQUE SU PECADO DE IRA

Esto significa pegar una etiqueta bíblica en ella. No lo llames malhumorado, irritable o impulsivo. A menudo hablamos en términos de ira proveniente de una fuente que no sea nosotros mismos. Usamos la terminología de la víctima. “Perdemos los estribos” porque él “nos hace enojar.” Pero la ira es un pecado que se concibe en el único lugar donde el pecado puede estar: tu corazón ( Santiago 1:14-15 ).

Pero este versículo implica que es posible estar enojado y no pecar, entonces hay dos tipos de ira.

Ira de variedad de jardín: Esto es enojarse a cuando alguien te hace mal. Te hace querer vengarte o, de alguna manera, tomar represalias para señalar tu desagrado. Esta es la razón por la que los automóviles tienen claxon… para decirle a los demás conductores lo enojados que estamos, ¿verdad?

Justa indignación: Jesús ardió de celo por el templo, hizo un látigo y expulsó a los avaros mercaderes. Entonces, sí, existe la ira justa. Pero cuando Jesús fue injuriado, perseguido y arrestado, nunca se enojó. No hay ira de Cristo que haya sido provocada por un ataque contra él, o sus enseñanzas o incluso sus discípulos.

Así que la ira justa es ira que es una reacción a un ataque a Dios u otros, no a usted. Tan pronto como esté en el grupo de los afectados, quedará descalificado para no enojarse por ello. Enfrentémoslo, si alguien irrumpe en su casa y le roba todo, ¿está sinceramente enojado porque violó el principio de Romanos 13 de obedecer al gobierno y violar los 10 mandamientos? ¿O está enojado porque su nuevo televisor de pantalla plana se ha ido y no estaba asegurada?

Es bueno para nosotros sentir ira contra el pecado contra Dios. Pero … no vuelva a etiquetar su enojo como ira justa.

2. RENOVAR: CAMBIE SU MENTE

Necesitamos usar las Escrituras para ayudar a pensar sobre la ira como Dios lo hace. No es un pecado de ligas menores.

Mateo 5:22 Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte

Para pensar correctamente sobre el pecado, debe saber que esto le da la oportunidad al diablo de causar estragos en su vida y la vida de los demás. Una de las mejores maneras de renovar su mente es recordar las consecuencias del pecado.

a) La ira le hace hacer cosas necias.

Prov 14:17 El hombre pronto a la ira obra neciamente…

Al igual que el tipo que se enoja con el tráfico, comienza a conducir imprudentemente con su familia en el automóvil.

b) La ira le hace vulnerable a la manipulación.

Prov 25:28 Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu.

Has escuchado a la gente decir ‘Ella sabe cómo presionar mis botones’. Bueno, quita el control remoto de su mano!

c) La ira engendra más ira.

Prov 29:22 El hombre airado suscita rencillas, y el hombre violento abunda en transgresiones.

La ira y el enojo son como un conejo macho y hembra. Si los dejas solos el tiempo suficiente, comenzarán a multiplicarse. Pronto tendrá conejitos de lucha y transgresión.

3. REEMPLAZAR: VESTIRSE DE DOMINIO PROPIO

Efesios 4:26 Airaos, [no deje de leer aquí] pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

Eso es porque, como un mogwai convirtiéndose en un Gremlin, la ira de la noche a la mañana se transforma en amargura. ¡Y no existe la amargura justa! La amargura es una nueva especie de monstruo.

Esto es lo que parece dejar que el sol se ponga en su enojo:
– simular que no pasa nada, pero por dentro te está comiendo como ácido en el intestino.
– tener una caída y dejar pasar los días sin reconciliación.
– dar a alguien un trato silencioso; la reconciliación solo llega cuando hablas sobre el tema y pides perdón.
– Sacarlo a relucir días después: “Bueno, ayer hiciste esto, por lo que no puedes enojarte porque lo haga hoy.”
– fantasear o planear venganza.

Entonces el comportamiento de “vestirse” es dominio propio. Este mandato de estar enojado y no pecar implica que tenemos algo que decir sobre por cuánto tiempo estamos enojados.

Si usted es un marido enojado, un adolescente malhumorado, una anciana malhumorada o una madre irritable, necesita identificar, confesar, arrepentirse, renovar su mente y adoptar el comportamiento contrario.

Solo puedes hacer eso por la gracia de Dios a causa de Jesucristo. Pero debes tratar al monstruo con urgencia. NO abandones el arrepentimiento hasta mañana. Puede ser demasiado tarde evitar la amargura. ¡Sólo deténgase!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s