Siete Asombrosas Verdades Doctrinales De 2 Tesalonicenses 2

Posted on

ESJ-2018 0604-002

Siete Asombrosas Verdades Doctrinales De 2 Tesalonicenses 2

Por Dr. Greg Harris

Como vimos en el capítulo anterior de este Manual (“¿La Palabra de Dios o la Palabra del Hombre?”), Parece basarse en el relato de Hechos 17:1-9 que Pablo tuvo un tiempo relativamente corto con la joven iglesia de Tesalónica antes de verse obligado a abandonar la ciudad. Dios en Su soberanía usó los eventos que llevaron a que Pablo tuviera que partir para inducirle a escribir la primera epístola a los Tesalonicenses, la cual juega un papel importante en la revelación divina de la nueva doctrina que Dios no había dado a conocer previamente.

Después de escribir la primera epístola, Pablo debe haber pensado que había cubierto todo lo necesario en esa carta a los Tesalonicenses. Sin embargo, una vez más en la soberanía de Dios, usó los siguientes acontecimientos para hacer que Pablo les escribiera su segunda carta. En esta epístola, Dios usa el capítulo 2 para revelar verdades increíbles de consecuencias eternas; estos incluyen ideas proféticas sobre la tribulación de siete años y la segunda venida del Señor Jesucristo. Como probablemente ya hayas adivinado, como hicimos en capítulos anteriores del Manual, no podemos comenzar nuestro estudio en 2 Tesalonicenses 2 y esperar ser remotamente precisos en nuestro estudio sin caminar primero el sendero bíblico para llegar allí.

El punto de mira escatológico de 1 Tesalonicenses

Una de las características únicas de 1 Tesalonicenses es que cada capítulo termina con un versículo o versículos acerca de la segunda venida del Señor Jesucristo.

El primer final escatológico ocurre en 1 Tesalonicenses 1:9-10: “Pues ellos mismos cuentan acerca de nosotros, de la acogida que tuvimos por parte de vosotros, y de cómo os convertisteis de los ídolos a Dios para servir al Dios vivo y verdadero, y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de entre los muertos, es decir, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”

Primera de Tesalonicenses 2:19-20 termina de esta manera: “Porque ¿quién es nuestra esperanza o gozo o corona de gloria? ¿No lo sois vosotros en la presencia de nuestro Señor Jesús en su venida? Pues vosotros sois nuestra gloria y nuestro gozo.”

Primero Tesalonicenses 3:11-13 agrega esto:

Ahora, pues, que el mismo Dios y Padre nuestro, y Jesús nuestro Señor, dirijan nuestro camino a vosotros; y que el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros, y para con todos, como también nosotros lo hacemos para con vosotros; a fin de que El afirme vuestros corazones irreprensibles en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de nuestro Señor Jesús con todos sus santos.

La iglesia de Tesalónica tenía preguntas sobre si los cristianos que habían muerto antes de que el Señor regresara carecían o se perderían algo. En 1 Tesalonicenses 4:13-18, Pablo les aseguró a ellos -y a lectores subsecuentes a lo largo de los siglos- que no perderían ninguna de las bendiciones de Dios cuando Jesús regrese:

Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá con El a los que durmieron en Jesús. Por lo cual os decimos esto por la palabra del Señor: que nosotros los que estemos vivos y que permanezcamos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. Pues el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con la trompeta de Dios, y los muertos en Cristo se levantarán primero. Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre. Por tanto, confortaos unos a otros con estas palabras.

Debido a que este pasaje revela lo que más tarde se llamaría el rapto de la iglesia, que ocurrirá en algún momento no revelado en el futuro, no solo deben “confortaos unos a otros,” sino que el Espíritu Santo ordena expresamente que lo hagan “con estas palabras.” Es decir, deben recordarse mutuamente que los muertos en Cristo serán resucitados primero al regreso del Señor (a las nubes, no a la Tierra en este regreso). Además, los cristianos restantes que aún están vivos serán llevados junto con ellos en las nubes; por lo tanto, siempre estarán con el Señor. De hecho, estas son palabras reconfortantes, como pretende la Trinidad. Tristemente, muchos no se sienten confortados por estas promesas sublimes porque no las conocen (sus pastores, maestros y / o discipuladores no les enseñaron esta sección) o simplemente no las leen o no las creen.

Después de las promesas de que la iglesia será arrebatada en una fecha futura no revelada, Dios el Espíritu Santo a través del apóstol Pablo entonces reveló las consecuencias inmediatas de aquellos que no fueron llevados al cielo:

Ahora bien, hermanos, con respecto a los tiempos y a las épocas, no tenéis necesidad de que se os escriba nada. Pues vosotros mismos sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche; que cuando estén diciendo: Paz y seguridad, entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como dolores de parto a una mujer que está encinta, y no escaparán. (1 Tes 5:1-3)

Es evidente por los versículos anteriores que la iglesia de Tesalónica sabía “perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche.” Además, y esto es importante, la destrucción repentina vendría “sobre ellos.” El hecho de que Pablo no dio información adicional con respecto al “Día del Señor” ni a quiénes fueron los “ellos” a los que se refieren estos versículos, da un sólido respaldo de que el apóstol Pablo no estaba revelando ninguna nueva doctrina en su epístola. Él esperaba que la iglesia de Tesalónica no solo supiera de tales cosas, porque él les había enseñado cuando estaba presente con ellos, sino también que conoceran estas verdades bíblicas “perfectamente.”

Un recorrido bíblico de pasajes pertinentes del “Día del Señor”

La Biblia es clara en que el Día del Señor no es solo una enseñanza del Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento contiene numerosos pasajes / profecías sobre el Día del Señor, y estos fueron los pasajes que Pablo mostró de los rollos y pergaminos a la iglesia de Tesalónica o citados de memoria. Estos pasajes muestran bíblicamente lo que el Día del Señor implica. Veremos que la frase “el Día del Señor” tiene diferentes partes componentes, y estas partes obviamente incluirán más de un período de veinticuatro horas. Veremos lo que comprende el Día del Señor cuando se trate, así como los pasajes de las Escrituras que lo respaldan:

1. El Día del Señor es un tiempo de ira divina de los juicios de Dios debido a grandes pecados en contra de él.

2. La parte del juicio del Día del Señor será seguida (en diversos grados) por un tiempo de bendiciones de Dios para los fieles.

3. Hubo otros días del Señor en el pasado, y algunas veces cuando tales profecías fueron dadas por el profeta de Dios, se consideró un día más cercano al Señor porque estaba más cerca. Una vez que esas profecías se cumplieron, se volvieron parte del juicio posterior de los pecadores que Dios ya cumplió.

4. Sin embargo, muchas de las profecías apuntan a un tiempo excesivamente más allá de la situación en ese tiempo presente y fueron dirigidas hacia el mundo entero en el (los) juicio (s) escatológico (s) de Dios que Él aún derramará. En la revelación progresiva de Dios, entendemos que este tiempo de juicio es el período de tribulación de siete años que incluirá el reinado del Anticristo. Apocalipsis 6-18 revela muchos detalles sobre la parte del juicio del Día del Señor escatológico, como veremos en los próximos capítulos de este Manual.

5. Al igual que con los usos más temporales de otros días del Señor, las bendiciones que siguen a los juicios de Dios sobre la tribulación también serán de naturaleza escatológica e incluirán el regreso del Mesías a la tierra (Apocalipsis 19, Zacarías 14) y Su reinado (Apocalipsis 20) que se extiende hasta la eternidad (Apocalipsis 21-22). Las maravillosas bendiciones asociadas con el regreso del Señor nunca terminan una vez que comienzan.

Examinaremos algunos textos bíblicos pertinentes que muestran estas verdades. Abdías, un libro descuidado para muchos lectores de la Biblia, comienza con un juicio cercano contra Edom en los primeros catorce versículos y luego, en Abdías 15-17, cambia al juicio escatológico:

Porque se acerca el día del Señor sobre todas las naciones.

Como tú has hecho, te será hecho;

tus acciones recaerán sobre tu cabeza.

Como vosotros bebisteis en mi santo monte,

así beberán continuamente todas las naciones.

Beberán y tragarán,

y serán como si no hubieran sido.

Pero en el monte Sion quedará un remanente,

y será lugar santo,

y la casa de Jacob volverá a tomar sus posesiones.

Abdías 21 muestra la parte del reino de esta bendición después del juicio de Dios:

Y subirán libertadores al monte Sion

para juzgar al monte de Esaú,

y el reino será del Señor.

Joel tiene juicios más cercanos al día del Señor, comenzando en Joel 1:14-15:

Promulgad ayuno,

convocad asamblea;

congregad a los ancianos

y a todos los habitantes de la tierra

en la casa del Señor vuestro Dios,

y clamad al Señor.

¡Ay de ese día!

Porque está cerca el día del Señor,

y vendrá como destrucción del Todopoderoso

Joel 2:1-2 continúa,

Tocad trompeta en Sion,

y sonad alarma en mi santo monte.

Tiemblen todos los habitantes de la tierra,

porque viene el día del Señor,

porque está cercano;

día de tinieblas y lobreguez,

día nublado y de densa oscuridad.

Como la aurora sobre los montes, se extiende

un pueblo grande y poderoso;

nunca ha habido nada semejante a él,

ni tampoco lo habrá después

por años de muchas generaciones.

El versículo 11 agrega:

l El Señor da su voz delante de su ejército,

porque es inmenso su campamento,

porque poderoso es el que ejecuta su palabra.

Grande y terrible es en verdad el día del Señor,

¿y quién podrá soportarlo?

Desde la situación inmediata de la época de Joel, cambió a un Día del Señor más lejano que afectará al mundo entero, como podemos ver en los versículos 31-32:

El sol se convertirá en tinieblas,

y la luna en sangre,

antes que venga el día del Señor, grande y terrible.

Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor

será salvo;

porque en el monte Sion y en Jerusalén

habrá salvación,

como ha dicho el Señor,

y entre los sobrevivientes estarán los que el Señor llame

Joel 3:1-2 continúa en este mismo contexto:

Porque he aquí que en aquellos días y en aquel tiempo,

cuando yo restaure el bienestar de Judá y Jerusalén,

reuniré a todas las naciones,

y las haré bajar al valle de Josafat.

Y allí entraré en juicio con ellas

a favor de mi pueblo y mi heredad, Israel,

a quien ellas esparcieron entre las naciones,

y repartieron mi tierra.

Los versículos 11-16 hablan de la ira de los juicios de Dios que ocurrirá entonces:

Apresuraos y venid, naciones todas de alrededor,

y reuníos allí.

Haz descender, oh Señor, a tus valientes.

Despiértense y suban las naciones

al valle de Josafat,

porque allí me sentaré a juzgar

a todas las naciones de alrededor.

Meted la hoz, que la mies está madura;

venid, pisad, que el lagar está lleno;

las tinajas rebosan, porque grande es su maldad.

Multitudes, multitudes en el valle de la decisión.

Porque cerca está el día del Señor en el valle de la decisión.

El sol y la luna se oscurecen,

y las estrellas pierden su resplandor.

El Señor ruge desde Sion

y desde Jerusalén da su voz,

y tiemblan los cielos y la tierra.

Pero el Señor es refugio para su pueblo

y fortaleza para los hijos de Israel.

El versículo 17 agrega no solo la parte de la bendición posterior del Día del Señor, sino que Joel también la usó como prueba de que Yahweh es verdaderamente Dios. Cuando Él habita en medio de ellos,

Entonces sabréis que yo soy el Señor vuestro Dios,

que habito en Sion, mi santo monte.

Y Jerusalén será santa,

y los extranjeros no pasarán más por ella.

Amós 5:18-20 predice un juicio más cercano como parte de un juicio del día del Señor:

¡Ay de los que ansían el día del Señor!

¿De qué os servirá el día del Señor?

Será tinieblas, y no luz;

como cuando uno huye de un león,

y se encuentra con un oso,

o va a casa, apoya la mano en la pared,

y lo muerde una culebra.

¿No será tinieblas el día del Señor, y no luz,

oscuridad, y no resplandor?

Una sección en Isaías da instrucciones con respecto a los juicios de Dios de las naciones (Isaías 13-23), y 13:6-8 incluye la profecía de un juicio más cercano del día del Señor para Babilonia:

Gemid, porque cerca está el día del Señor;

vendrá como destrucción del Todopoderoso.

Por tanto todas las manos se debilitarán,

el corazón de todo hombre desfallecerá,

y se aterrarán;

dolores y angustias se apoderarán de ellos,

como mujer de parto se retorcerán;

se mirarán el uno al otro con asombro,

rostros en llamas serán sus rostros.

Y luego, Isaías pasa a un juicio más profundo que afectará al mundo entero, como se ve con los eventos catastróficos que ocurrirán cuando llegue este juicio, en 13:9-13:

He aquí, el día del Señor viene,

cruel, con furia y ardiente ira,

para convertir en desolación la tierra

y exterminar de ella a sus pecadores.

Pues las estrellas del cielo y sus constelaciones

no destellarán su luz;

se oscurecerá el sol al salir,

y la luna no irradiará su luz.

Castigaré al mundo por su maldad

y a los impíos por su iniquidad;

también pondré fin a la arrogancia de los soberbios,

y abatiré la altivez de los despiadados.

Haré al mortal más escaso que el oro puro,

y a la humanidad más que el oro de Ofir.

Por tanto, haré estremecer los cielos,

y la tierra será removida de su lugar

ante la furia del Señor de los ejércitos,

en el día de su ardiente ira.

Sofonías 1:7 pronostica un juicio más cercano al día del Señor:

¡Calla delante del Señor Dios!,

porque el día del Señor está cerca,

porque el Señor ha preparado un sacrificio,

ha consagrado a sus invitados.

Pero luego los versículos 14-18 dan una descripción gráfica de lo que comprende el futuro juicio del día del Señor y el alcance global de gran alcance de este juicio de Dios:

Cercano está el gran día del Señor,

cercano y muy próximo.

El clamor del día del Señor es amargo;

allí gritará el guerrero.

Día de ira aquel día,

día de congoja y de angustia,

día de destrucción y desolación,

día de tinieblas y lobreguez,

día nublado y de densa oscuridad,

día de trompeta y grito de guerra

contra las ciudades fortificadas

y contra los torreones de las esquinas.

Traeré angustia sobre los hombres,

y andarán como ciegos,

porque han pecado contra el Señor;

su sangre será derramada como polvo,

y su carne como estiércol.

Ni su plata ni su oro

podrán librarlos

en el día de la ira del Señor,

cuando por el fuego de su celo

toda la tierra sea consumida;

porque El hará una destrucción

total y terrible

de todos los habitantes de la tierra.

Observe que a veces la Biblia se refiere al Día del Señor en una forma abreviada, como “un día” o “el día”. El contexto mostrará si esto está destinado a ser usado para “el Día del Señor”, especialmente el escatológico como se ve en Isaías 2:12-17:

Porque el día del Señor de los ejércitos vendrá

contra todo el que es soberbio y altivo,

contra todo el que se ha ensalzado,

y será abatido.

Y esto será contra todos los cedros del Líbano

altos y erguidos,

contra todas las encinas de Basán,

contra todos los montes encumbrados,

contra todos los collados elevados,

contra toda torre alta,

contra toda muralla fortificada,

contra todas las naves de Tarsis

y contra toda obra de arte preciada.

Será humillado el orgullo del hombre

y abatida la altivez de los hombres;

el Señor solo será exaltado en aquel día.

Jeremías 30:7 lo describe de esta manera:

¡Ay! porque grande es aquel día,

no hay otro semejante a él;

es tiempo de angustia para Jacob,

mas de ella será librado..

Zacarías 14:1-3 profetiza:

He aquí, viene el día del Señor cuando serán repartidos tus despojos en medio de ti. Y yo reuniré a todas las naciones en batalla contra Jerusalén; y será tomada la ciudad y serán saqueadas las casas y violadas las mujeres; la mitad de la ciudad será desterrada, pero el resto del pueblo no será cortado de la ciudad. Entonces saldrá el Señor y peleará contra aquellas naciones, como cuando El peleó el día de la batalla.

Las dos últimas apariciones de las profecías del Día del Señor se encuentran en Malaquías 4.

La primera, en los versículos 1-3, usa la forma abreviada del día:

Porque he aquí, viene el día, ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen el mal serán como paja; y el día que va a venir les prenderá fuego —dice el Señor de los ejércitos— que no les dejará ni raíz ni rama. Mas para vosotros que teméis mi nombre, se levantará el sol de justicia con la salud en sus alas; y saldréis y saltaréis como terneros del establo. 3 Y hollaréis a los impíos, pues ellos serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies el día en que yo actúe —dice el Señor de los ejércitos.

La última referencia en el Antiguo Testamento está en Malaquías 4:4-6, donde se usa la forma más larga. Desde su contexto, es evidente que el pueblo judío se menciona específicamente en esta última sección:

Acordaos de la ley de mi siervo Moisés, de los estatutos y las ordenanzas que yo le ordené en Horeb para todo Israel. He aquí, yo os envío al profeta Elías antes que venga el día del Señor, día grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.

Mientras que la Biblia hebrea termina con 2 Crónicas, para los ingleses (y muchas otras traducciones), Malaquías 4:5 no es solo la última referencia al Día del Señor en el Antiguo Testamento, sino que estos son los últimos tres versículos de la totalidad del Antiguo Testamento. El hecho de que sean los últimos versículos antes de que comience el Nuevo Testamento debería hacerlos dignos de mención.

Con este telón de fondo bíblico establecido, podemos seguir explorando su relevancia para la iglesia de Tesalónica. Se les acaba de decir que la iglesia será raptada en algún momento no revelado en el futuro y que deben alentarse unos a otros con estas palabras (1 Tes 4:13-18). Dios el Espíritu Santo, a través de Pablo, reveló cuál será la respuesta inmediata de aquellos que se encontrarán en el gran Día escatológico del Señor en la tribulación:

Ahora bien, hermanos, con respecto a los tiempos y a las épocas, no tenéis necesidad de que se os escriba nada. Pues vosotros mismos sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como un ladrón en la noche; que cuando estén diciendo: Paz y seguridad, entonces la destrucción vendrá sobre ellos repentinamente, como dolores de parto a una mujer que está encinta, y no escaparán. (1 Tes 5:1-3 CSB)

Observe el cambio a “ellos” en este pasaje. Pablo escribió que los “hermanos y hermanas” no tienen necesidad de que se les escriba nada porque, como acaba de ser revelado por Dios en 1 Tesalonicenses 4:13-18, todos los cristianos vivos en ese momento serán llevados al cielo cuando suceda el rapto. Este grupo de cristianos se diferencia específicamente del último grupo que son las personas no salvas en la parte inicial de la tribulación. Como veremos en un próximo capítulo en el Manual, la respuesta desacertada del mundo para afirmar “paz y seguridad” resultará vacía, excepto en la primera parte de la tribulación. En cambio, “la destrucción repentina vendrá sobre ellos.” Esto no se aplica a los “nosotros” que se salvan. Por el contrario, al igual que los dolores de parto repentinos de una mujer embarazada, “ellos” que no han puesto fe en Jesús y por lo tanto no son arrebatados “no escaparán.” El lenguaje griego original, usando una forma fuertemente intensificada, dice que “de ninguna manera escaparán.”

En contraste directo con aquellos que no escaparán de los horrendos juicios y eventos en la tribulación viene esta exhortación a los salvos, en 1 Tesalonicenses 5:9-10: “Porque no nos ha destinado Dios para ira, sino para obtener salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, para que ya sea que estemos despiertos o dormidos, vivamos juntamente con El.” Después de que Pablo instruyó a los cristianos de Tesalónica al final del capítulo 4 a “confortaos unos a otros con estas palabras.” (v. 18) viene la exhortación de Dios a través del apóstol: “Por tanto, alentaos los unos a los otros, y edificaos el uno al otro, tal como lo estáis haciendo” (1 Tesalonicenses 5:11). Estas son exhortaciones bastante específicas basadas en las doctrinas bíblicas que acaba de revelar que aquellos que son salvos escaparán de la tribulación, y no tienen necesidad de nada más para se les escriba acerca de ese período de tiempo porque “no nos ha destinado Dios para ira,” sino a la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. Entonces, en inexpresables y deliciosas palabras, viene la promesa de que viviremos con Él para siempre.

El final de cada capítulo contiene un versículo (s) sobre la Segunda Venida, y el capítulo 5 no es una excepción, como vemos en 1 Tesalonicenses 5:23-24: “Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. Fiel es el que os llama, el cual también lo hará.” Pablo instruyó en el versículo 27: “Os encargo solemnemente por el Señor que se lea esta carta a todos los hermanos.” No solo les instruyó, sino que él “encarga … por el Señor” que leyeran esta epístola a todos los cristianos allí. Esta carta no solo pretendía ser la instrucción de Dios / Pablo y su aliento a los miembros de la iglesia de Tesalónica; también fue escrita como una protección para que ellos leyeran y creyeran esto.

CONSIDERE: La forma en que termina cada capítulo en 1 Tesalonicenses demuestra que están equivocados los que piensan que la escatología (la doctrina de las cosas últimas) es solo para el cristiano experimentado y maduro, y que es una doctrina con la que eventualmente llegarán en sus estudios cuando tendrán que decidir a qué lado interpretativo deben alinearse. Para Pablo, mejor aún, para el Espíritu Santo, la escatología es parte de los fundamentos esenciales de la sana doctrina cristiana. Eliminar esta enseñanza de su enseñanza o predicación porque es controvertida es ignorar no solo las bellas verdades de la Palabra de Dios, sino también muchas explicaciones, advertencias y exhortaciones de Dios.

La ocasión apremiante para escribir 2 Tesalonicenses

Cuando Pablo compuso la epístola de 1 Tesalonicenses, añadió instrucciones reflexivas a lo que había enseñado previamente a la iglesia en su breve tiempo con ellos después del comienzo de la iglesia de Tesalónica. Él había puesto a estos jóvenes creyentes la verdad de Dios para que fueran capaces de mantenerse firmes; sin embargo, pronto quedó claro que no podían lograr eso. Después de recibir la carta de Pablo, la joven iglesia de Tesalónica sufrió una persecución masiva, haciéndoles creer que estaban en medio de la parte del juicio del temido Día del Señor, la tribulación. Durante ese tiempo, los tesalonicenses estuvieron prácticamente aislados de otros cristianos porque tenían medios de correspondencia extremadamente limitados ya que soportaron la persecución sin saber si otros cristianos, como los de Berea, que estaba relativamente cerca, también estaban siendo perseguidos.

Debido a que estaban bajo una persecución tan intensa, los jóvenes cristianos de Tesalónica erróneamente concluyeron que estaban en la tribulación. De lo que estudiamos en la primera epístola de Pablo, la creencia de la iglesia de Tesalónica de que estaban en la tribulación creó muchos problemas en cascada y grandes preocupaciones. Primero, si estaban en la tribulación, tal vez no eran salvos en realidad; tal vez tuvieron que hacer más para alcanzar la salvación que recibir el evangelio de la gracia del Señor Jesucristo. Segundo, si Pablo estaba equivocado en lo que claramente les había instruido sobre el rapto y la tribulación, también podría estar equivocados acerca de otras doctrinas que él les enseñó, tales como la justificación por la fe a través de la obra consumada del Señor Jesucristo. Tercero, si estuvieran en la tribulación, debilitaría en gran medida su fe en Dios y en Su Palabra. Esta fue la ocasión para que Pablo escribiera la segunda epístola a los Tesalonicenses.

CLAVE: Es evidente a través del texto y a través de la respuesta de los tesalonicenses a su persecución a la que fueron instruidos, y esperaban plenamente, que serían arrebatados antes de que comenzara la tribulación. Si les hubieran enseñado que no serían arrebatados, habrían esperado que tal persecución prometida para el juicio fuera parte del Día del Señor. Si les hubieran enseñado que tendrían que soportar la tribulación, todo lo que tendrían que hacer era sobrevivir hasta el final de la tribulación, sabiendo que cada día que sobrevivieran, llegarían a un día más cerca del final de la tribulación y el Señor Jesús regresaría. Pero claramente no habían sido instruidos repetidamente por el apóstol Pablo.

Al darse cuenta plenamente de que esta joven iglesia estaba bajo una fuerte persecución, Pablo les escribió con amor (1) para corregir sus deducciones erróneas en función de sus circunstancias, (2) instruirlos con nueva revelación divina adicional, y (3) fortalecerlos, consolarlos y alentarlos en el Señor. En 2 Tesalonicenses 1:3-5 Pablo escribió:

Siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra fe aumenta grandemente, y el amor de cada uno de vosotros hacia los demás abunda más y más; de manera que nosotros mismos hablamos con orgullo de vosotros entre las iglesias de Dios, por vuestra perseverancia y fe en medio de todas las persecuciones y aflicciones que soportáis. 5 Esta es una señal evidente del justo juicio de Dios, para que seáis considerados dignos del reino de Dios, por el cual en verdad estáis sufriendo.

Además, en 2 Tesalonicenses 1:9-10,

Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando El venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído; porque nuestro testimonio ha sido creído por vosotros.

Con este trasfondo, llegamos a 2 Tesalonicenses 2, comenzando con los primeros dos versículos:

Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado.

Una vez que Pablo identificó los problemas centrales, comenzó de la misma manera que Jesús había comenzado en Mateo 24-25, la sección que proporciona muchos detalles sobre la tribulación. En Mateo 24:4, Jesús comenzó: ” Mirad que nadie os engañe.” Pablo también comenzó su explicación sobre la creencia errónea de los tesalonicenses al dar la misma advertencia en 2 Tesalonicenses 2:3: “Que nadie os engañe en ninguna manera.”

La iglesia de Tesalónica no llegó a la conclusión de que estaban en la parte del juicio del Día del Señor por su propio razonamiento; ciertos agentes habían trabajado activamente para diseminar esta falsa doctrina y así confundir y molestar a los fieles tesalonicenses. Estas escrituras para ellos fueron hechas en el primer ministerio del apóstol Pablo. Los eruditos creyentes en la Biblia suelen decir que tanto Gálatas como 1 y 2 Tesalonicenses fueron las primeras epístolas que escribió Pablo. Aunque puede ser difícil de entender para algunos de nosotros, la iglesia primitiva obviamente tenía pocos, y en algunos casos, tal vez ninguno de los libros del Nuevo Testamento. ¿Cómo podría la iglesia crecer en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo, si no tenían una Biblia para leer en su asamblea?

La respuesta es que, para la iglesia primitiva, Dios dio lo siguiente en 1 Corintios 12:28:

Y en la iglesia, Dios ha designado: primeramente, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego, milagros; después, dones de sanidad, ayudas, administraciones, diversas clases de lenguas.

Sabemos que estos individuos en mente son profetas del Nuevo Testamento (no profetas del Antiguo Testamento) porque vinieron después de que Dios dio apóstoles a la iglesia, y no hay apóstoles en el Antiguo Testamento. Al igual que con los profetas de Dios del Antiguo Testamento, los profetas del Nuevo Testamento dirían: “Así dice el Señor.” Cuando esto se hacía de manera legítima, servía a la iglesia de Jesús maravillosamente hasta que Dios dio el canon completo y cerrado de la Escritura.

Sin embargo, había un problema: cualquiera podría haber afirmado entonces -y muchos lo hacen hoy- “así dice el Señor” sin ser un verdadero profeta de Dios. En 1 Juan 4:1, Juan advirtió a la iglesia en consecuencia: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo.” Entonces, ¿cómo fue que la iglesia primitiva probó a los espíritus? En 1 Corintios 12-14, Pablo dio la respuesta a esta pregunta en una sección que trata sobre los dones espirituales y el uso o mal uso de la iglesia primitiva. Si un profeta se levantó en la iglesia primitiva para dar una profecía, 1 Corintios 14:29 declara que la iglesia debía seguir la instrucción: “que dos o tres profetas hablen, y los demás juzguen” [es decir, evalúen las afirmaciones].

Cuando Pablo escribió a los Tesalonicenses que no deberían creer “todo espíritu,” esto no sería una referencia a algunos espíritus efímeros flotando; más bien, hace referencia a cualquiera que se ponía ante la asamblea y afirmaba ser un profeta y tener una fuente espiritual para sus profecías. En ese entorno de la iglesia, esa persona habría dicho: “Así dice el Señor.”

Vemos este mismo concepto expandido en 2 Corintios 11, en una epístola que Pablo escribió poco después de sus epístolas a los Tesalonicenses. En ella, Pablo se burla sarcásticamente de la necia iglesia corintia por su afán de recibir algo etiquetado con “Así dice el Señor.” Tanto en Mateo 24-25 como en 2 Tesalonicenses 2, advirtieron a la gente a tener cuidado y no ser engañados, el engaño para la iglesia de Corinto ya los había afectado, y esto es importante, su engaño se basó en las mismas mentiras del misma fuente encontrada en el más temprano de los engaños registrados en la Biblia:

Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo. Porque si alguien viene y predica a otro Jesús, a quien no hemos predicado, o recibís un espíritu diferente, que no habéis recibido, o aceptáis un evangelio distinto, que no habéis aceptado, bien lo toleráis (2 Cor. 11:3-4)

Esta ocasión en Corinto le dio a Dios la oportunidad, a través del apóstol Pablo, de revelar las verdades doctrinales acerca de los falsos profetas porque algunos de los que estaban en Corinto se presentaban a sí mismos como poseedores del elevado oficio de apóstol del Nuevo Testamento. Sobre esto Pablo escribió en 2 Corintios 11:13-15:

Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Estos versículos son vitales para comprender el engaño espiritual, ya sea que usted sea Eva, los fieles tesalonicenses, la iglesia corintia, cualquiera que viva ahora o, especialmente, cualquier persona en la próxima tribulación. La fuente principal de engaño que se opone a la verdad de Dios es Satanás. Debemos señalar bien los usos verbales intencionales en 2 Corintios 11:14: “Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.” Se disfrazará solo mientras Dios lo permita. Cuando leemos que Pablo escribió in 2 Tesalonicenses 2:3 “Que nadie os engañe en ninguna manera,” y menciona “por espíritu” (Alguien que dice en la asamblea “Así dice el Señor”), podemos saber que la fuente principal de ese engaño es Satanás.

Los siguientes dos medios de engaño de los que Pablo advirtió fueron “ni por palabra [sermón], ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado” (2 Tes. 2:2). Estos dos medios son reveladores. Ni un mensaje falso ni una falsa epístola pueden crearse a sí mismos; alguien hizo todo lo posible para enviar estas falsas doctrinas a la iglesia de Tesalónica.

CONSIDERE: ¿Por qué tomaría Satanás medidas tan grandiosas para confundir / desconcertar / combatir a esta congregación? Lo que Pablo ya les había enseñado en 1 Tesalonicenses y hasta este capítulo en 2 Tesalonicenses debe ser un  asunto muy importante para Satanás. Es obvio a partir de los continuos esfuerzos de Satanás por engañar que no quiere que las personas conozcan la verdadera doctrina que Pablo enseñó en estos libros, ni en el presente ni en el futuro. Veremos en nuestros dos capítulos sobre Apocalipsis en este Manual por qué esto le importaría tanto a Satanás.

CONSIDERE TAMBIÉN: Gracias a Dios que Él, en Su sabia soberanía, usó este trasfondo y contexto para revelar verdades asombrosas que no se habían revelado anteriormente en ninguna otra parte de las Escrituras cuando se escribió esta epístola.

Verdad Doctrinal Sorprendente 1: Segunda de Tesalonicenses 2:3-4 explica lo que Jesús quiso decir y lo que el Espíritu Santo enfatizó al advertir sobre “la abominación de la desolación.”

Jesús advirtió en Mateo 24:15: “Por tanto, cuando veáis la abominación de la desolación, de que se habló por medio del profeta Daniel, colocada en el lugar santo (el que lea, que entienda).” Deberíamos señalar que esto se refiere a un evento real que la gente viva verá. La abominación de la desolación no es una condición espiritual ni un evento oculto. Segunda Tesalonicenses 2:3-4 revela exactamente cuál será la abominación de la desolación:

Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.

Todo en 2 Tesalonicenses 2 es de naturaleza religiosa. Pablo advirtió que la parte del juicio del Día del Señor no puede venir “sin que primero venga la apostasía” (énfasis agregado). Tener el artículo definido la antes de apostasía lo distingue de un tipo general de apostasía y de cualquier apostasía que haya tenido lugar históricamente. Dios no revela en este versículo todo lo que la apostasía implicará, pero Él revelará algunos detalles en los siguientes versículos de este capítulo, y Él revelará los detalles completos en el libro de Apocalipsis.

La siguiente parte agrega algunos detalles y nos da la respuesta que Dios pretende: “y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición,” que es el Anticristo. Ajustándose a él, el término que se traduce sea revelado tomado de la forma del verbo de la cual viene la palabra revelación, y es de la misma forma en que se basa el título “La Revelación de Jesucristo.” Usando tanto una comparación como un contraste, sabemos que así como Jesús vivió su vida en relativa oscuridad por treinta o más años antes de ser presentado a Israel, el Anticristo habrá vivido en la oscuridad hasta que sea descubierto / revelado / manifestado. Sin embargo, esta revelación del Anticristo no estará en su nacimiento, sino que esto sucederá en su ascensión al estado mundial. Dios revelará mucho más en detalle acerca de esto en Apocalipsis 13. El papel más importante que el Anticristo asumirá es descrito por Jesús y el Espíritu Santo como la abominación de la desolación: “el cual se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios” (2 Tesalonicenses 2:4).

Apocalipsis 13 da más información sobre el Anticristo, pero no debemos perder de vista la razón original por la cual 2 Tesalonicenses 2:3-4 fue escrito: para explicar y alentar a los cristianos de Tesalónica a que sin “la apostasía” y sin que el Anticristo mismo se haya sentado en el templo de Dios, no pueden estar en la parte del juicio del Día del Señor. Dicho en la forma más simple, sin revelación del Anticristo quiere decir que no hay tribulación – punto.

El Anticristo y la tribulación van de la mano. Uno no puede existir sin el otro.

CRUCIAL: Pablo reprende levemente a la iglesia de Tesalónica en 2 Tesalonicenses 2:5: “¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?” Pablo usó el tiempo imperfecto en griego para “os decía esto,” que denota acción repetida. No solo Pablo les había enseñado a los tesalonicenses que no estarían en el juicio del Día del Señor (la tribulación), sino también que no habrá tribulación a menos que el Anticristo se revelar primeramente, que tomara asiento en el templo de Dios mostrándose a sí mismo como Dios. Del texto es evidente que Pablo también les había enseñado un rapto pretribulacional. No puedes esperar que aparezca Jesucristo y que el Anticristo aparezca al mismo tiempo. En ninguna parte se le dice a la iglesia que busquen el Anticristo, solo a Jesucristo.

Verdad Doctrinal Sorprendente 2: Segunda Tesalonicenses 2:6-7 revela la identidad y el ministerio del Bendito Retenedor: “Y vosotros sabéis lo que lo detiene por ahora, para ser revelado a su debido tiempo. Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción, sólo que aquel que por ahora lo detiene, lo hará hasta que él mismo sea quitado de en medio.”

Se han producido muchos debates a lo largo de milenios sobre la identidad del Retenedor. Estas verdades cruciales deben tenerse en cuenta: (1) No podríamos saber hasta 2 Tesalonicenses 2 que el Retenedor existió, y (2) la existencia del Retenedor debe ser vista de acuerdo con el ascenso del Anticristo al dominio mundial y todo el mal que incluirá su reinado, como Apocalipsis después revela. Vemos bíblicamente que el Retenedor (1) no puede ser humano porque ninguna persona califica como lo suficientemente fuerte para retener, y (2) no puede ser ningún ángel santo de alto rango. Judas 9, un versículo que nos da una revelación sorprendente acerca de Satanás y el cuerpo de Moisés, también muestra el presente respeto que un ángel de alto rango tiene para la autoridad actual de Satanás: “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo y disputaba acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.”

Esto solo lleva a que un miembro de la Divinidad sea lo suficientemente fuerte como para mantener a raya a las fuerzas satánicas, y este debe ser el Espíritu Santo. Bajo la cronología de Dios, debido a que Jesús ya ha ascendido al cielo, tiene que ser el Espíritu Santo quien sirve en este maravilloso ministerio, y es por eso que me refiero a Él como “el Bendito Retenedor” que retiene. Mientras él restrinja, no importa cuán horribles sean las condiciones en nuestra sociedad o en el mundo, las fuerzas satánicas que conducen al advenimiento y develación del Anticristo serán refrenadas y jamás podrá traerlo hasta el momento de la elección de Dios.

Algunas personas creen que Aquel que restringe no puede ser el Espíritu Santo porque Él es omnipresente, y decir que Él es eliminado es limitar un atributo de Dios de un miembro de Dios. Aunque estoy de acuerdo en que el Espíritu Santo es omnipresente, si llevara ese argumento a su final lógico, entonces también significa que el Espíritu Santo nunca pudo haber sido enviado por Jesús, aunque las Escrituras requieren que el Espíritu Santo sea enviado por él. En el Discurso del Aposento Alto, en algunas de las últimas enseñanzas impartidas antes de que Jesús comenzara su viaje al Getsemaní, Jesús animó a Sus Once con la siguiente promesa en Juan 15:26: “Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre, es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre, El dará testimonio de mí.” Poco después, Jesús promete nuevamente en Juan 16:7, “Pero yo os digo la verdad: os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré.”

Habiendo demostrado y concluido que el Retenedor debe ser un miembro de la Divinidad -no un ser humano o un ángel, creo que es evidente por estos textos (1) que Jesús promete enviar a Uno que tiene que ser el Espíritu Santo porque Jesús repetidamente se refiere a Él como “Él” y, (2) en consecuencia, que el Espíritu Santo no había sido enviado en ese momento por Jesús; sin embargo, (3) que el Espíritu Santo tendría un advenimiento especial en algún momento en el futuro de ninguna manera disminuye o elimina su omnipresencia, a pesar de que aún no había sido enviado. Hechos 2 claramente da testimonio del cumplimiento del ministerio de Jesús.

Cuando el Bendito Retenedor cese su restricción, no significa que va a desaparecer, ni quiere decir que no participará en el desarrollo de los eventos proféticos.

Lo que sí significa es que Él será removido para que el mal se manifieste en la mayor medida posible, y esta parte es importante, bajo el control soberano de Dios. Durante un tiempo designado en el futuro, se le permitirá al Anticristo y sus fuerzas cometer pecados increíblemente atroces que nadie jamás haya cometido ni volverá a cometer en el futuro; pero, como veremos en Apocalipsis, tales pecados serán permitidos solo porque la Deidad lo permite. Son medidos, restringidos, de naturaleza temporal, y se encontrarán con una cierta desaparición al regreso de Jesús. Antes de que Jesús regrese, lo que se permitirá que tenga lugar es un aspecto importante de lo que hace que la tribulación sea la tribulación.

Verdad Doctrinal Sorprendente 3: Segunda Tesalonicenses 2:7 revela “Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción.”

El misterio de la iniquidad no es una iniquidad genérica que comenzó después de Génesis 3 y ocurrió en diversos grados hasta el presente; este es “el misterio de la iniquidad” y, como ocurre con cualquier misterio de este tipo, Dios solo lo revela en cualquier grado de descubrimiento que desee. Además, este misterio de iniquidad “ya está en acción” lo que ayuda a explicar algunas de las situaciones mundiales actuales, así como también el ministerio actual del Retenedor.

Volvemos al versículo que vimos anteriormente en este capítulo y ahora agregamos algunos versículos de apoyo en 1 Juan 4:1-3:

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus para ver si son de Dios, porque muchos falsos profetas han salido al mundo. En esto conocéis el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo.

La última parte del versículo 3 nos da la comprensión: “y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene, y que ahora [es decir, el espíritu del anticristo] ya está en el mundo” (CSB). Estos versículos revelan importantes doctrinas que armonizan con la revelación de 2 Tesalonicenses 2. Primero, el espíritu del Anticristo, como el misterio de la iniquidad, ya está en el mundo. Esto se refiere a las fuerzas espirituales satánicas que culminarán en el reinado del Anticristo. El Anticristo no solo llega misteriosamente, sino que las fuerzas espirituales intervienen para hacer que se levante a su pináculo del mal ordenado por Dios. En segundo lugar, cuanto más nos acercamos al advenimiento del Anticristo, más podemos esperar que el mal crezca en nuestra sociedad y en todo el mundo. Tercero, y alabado sea Dios por esto, no importa cuánto intenten todas las fuerzas espirituales marcar el comienzo del dominio mundial del Anticristo, nunca podrán hacerlo hasta después de que el Retenedor sea quitado del camino. Conectado con lo que Dios ha revelado en Su Palabra, el Anticristo puede venir solo después de que haya ocurrido el rapto, y esta doctrina fue parte de la enseñanza repetida de Pablo a los creyentes de Tesalónica (2 Tesalonicenses 2:5) y es parte de las enseñanzas de Dios de Su Palabra a todos aquellos que la aceptarán. Esto también magnifica el ministerio pasado y actual del Retenedor cuya remoción permite que los eventos progresen del “espíritu del anticristo” al advenimiento real de la persona del Anticristo y toda la maldad que lo acompaña. El Espíritu Santo no comenzó su restricción en 2 Tesalonicenses 2; Él comenzó desde antes del Génesis con la caída de Satanás; Se contuvo todo el camino a través de la historia pasada; Él todavía retiene hasta hoy.

Verdad Doctrinal Sorprendente 4 : Segunda de Tesalonicenses 2:8-9 son los primeros versículos en las Escrituras que conectan a Satanás con el Anticristo:

Y entonces será revelado ese inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos . .

El libro de Apocalipsis dará detalles con respecto a qué tan cercana será esa asociación entre Satanás y el Anticristo, y estudiaremos esto con más detalle en dos próximos capítulos del Manual.

Verdad Doctrinal Sorprendente 5: Segunda de Tesalonicenses 2:9-10 armoniza con, se expande sobre y luego restringe lo que Jesús había advertido anteriormente acerca de los milagros que se realizan durante la tribulación.

En Mateo 24:24-25, al describir algo de lo que hará que la tribulación sea única, Jesús advierte en consecuencia: “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos. Ved que os lo he dicho de antemano.” En la información que Jesús revela aquí, instruye a las personas a prestar atención a esto. La palabra “Ved” debe tener un signo de exclamación después de cada vez que aparece en las Escrituras (“¡Ved!” ), debe entenderse como “¡Marquen esto!” Aunque no se usa el nombre de Satanás, es evidente que los falsos Cristos y falsos profetas mostrarán “grandes señales y maravillas” y lo harán de tal manera que, si fuera posible, incluso los elegidos serían engañados. Estos eventos deben ser de gran magnitud si pudieran engañar a los elegidos. Que tales cosas no ocurran actualmente es probablemente uno de los beneficios secundarios del Retenedor que actualmente restringe.

En 2 Tesalonicenses 2:9-10 surge esta conexión: “inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” En Mateo 24, Jesús usó el plural con falsos cristos y falsos profetas; en 2 Tesalonicenses 2:9-10a, esta obra está específicamente limitada al Anticristo-singular-y será uno de los principales medios que el Anticristo usará para tratar de demostrarle al mundo que él es Dios. Basado en las palabras de Jesús, estas “señales y falsas maravillas” serán – durante la tribulación y con el Retenedor que ya no los refrena milagros auténticos. En este lugar, se les llama “prodigios mentirosos” porque la gente tendrá la reacción equivocada en cuanto a la fuente de estos milagros y su significado. Todas las otras palabras usadas para estos milagros son exactamente las mismas palabras usadas para los milagros de Jesús y los apóstoles. De hecho, no hay palabras usadas para los milagros de Jesús y los apóstoles que no se usen también para falsos cristos y falsos profetas, y en última instancia, para el Anticristo.

Observe cuán rápido y fácilmente las personas no salvas serán engañadas por Satanás y el Anticristo, como se explica en la última parte de 2 Tesalonicenses 2:10: “porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” Desde la perspectiva de que todos los eventos de la tribulación ya han ocurrido, Pablo escribió que aquellos que fueron engañados no recibieron “el amor de la verdad para ser salvos.” Él podría haber escrito solo “no recibieron la verdad”; eso sería exacto; este relato es mucho más acorde con el amor de Dios en Juan 3:16.

Verdad Doctrinal Sorprendente 6 : Segunda de Tesalonicenses 2:11-12 revela que Dios enviará un engaño lleno de poder sobre algunos entre los perdidos en la tribulación: “Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.”

Durante la tribulación, después de que el evangelio de Dios haya salido al mundo entero, después de que Dios le haya dado a la gente muchas oportunidades para arrepentirse y recibir el amor de la verdad para que puedan ser salvos, Dios entonces trabajará activamente para proteger a las personas no salvas en la incredulidad de que ya habrán elegido por sí mismos. No habrá conversiones en el lecho de muerte en ese punto.

Verdad Doctrinal Sorprendente 7: Como vimos anteriormente, y tal vez ahora podemos apreciar más, es en este mismo capítulo en el que Dios revela tanto sobre Satanás y el Anticristo que también incluye a los redimidos que reciben porciones de Su gloria, como se ve en 2 Tesalonicenses 2:13-14:

Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Y fue para esto que El os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

En este contraste eternamente marcado con aquellos que no recibirán el amor de la verdad para ser salvos, Dios intencionalmente hace la promesa de dar porciones de Su gloria a los redimidos. Sabemos por nuestros estudios que esto comenzará cuando regrese el Señor Jesucristo a la tierra (la quinta bomba teológica de Mateo 16), como lo muestra maravillosamente 2 Tesalonicenses 1:9-10:

Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando El venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído; porque nuestro testimonio ha sido creído por vosotros.

Esto también significa que Jesús “matará [al Anticristo] con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tesalonicenses 2:8). Esto también significa que la primera parte de las promesas de Isaías 24:21-23 tendrá lugar:

Y sucederá en aquel día,

que el Señor castigará al ejército de lo alto en lo alto,

y a los reyes de la tierra en la tierra.

Y serán agrupados en montón

como prisioneros en un calabozo;

serán encerrados en la cárcel

y después de muchos días serán castigados.

Entonces la luna se abochornará y el sol se avergonzará

porque el Señor de los ejércitos reinará en el monte Sion y en Jerusalén,

y delante de sus ancianos estará su gloria.

De manera apropiada, el Espíritu Santo por medio del apóstol Pablo concluye con esta cálida e instructiva exhortación y bendición, en 2 Tesalonicenses 2:15-18, que también es adecuada para los cristianos modernos:

Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra. Y que nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones y os afirme en toda obra y palabra buena.

Resumen y Conclusión

Aprendimos muchas verdades bíblicas importantes en este capítulo. (1) Una de las características únicas de 1 Tesalonicenses es que cada capítulo termina con un versículo o versículos acerca de la segunda venida del Señor Jesucristo. (2) La Biblia es clara en que “el Día del Señor” no es solo una enseñanza del Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento contiene numerosos pasajes / profecías sobre el Día del Señor, y estos son los pasajes que Pablo mostró de los pergaminos y los pergaminos de la iglesia de Tesalónica o citados de memoria. (3) Pasajes como Joel 2-3, Isaías 13:9-13, y Zacarías 14:1-3 muestran el aspecto escatológico y mundial del futuro Día del Señor.

Con este contexto bíblico establecido, (4) vimos la relevancia del Día del Señor para la iglesia de Tesalónica. Acababan de decirles que la iglesia sería raptada en algún momento no revelado en el futuro y que debían alentarse unos a otros con estas palabras (1 Tes. 4:13-18). En los siguientes versículos, Dios el Espíritu Santo a través de Pablo reveló cuál será la respuesta inmediata de aquellos que se encontrarán en el gran Día escatológico del Señor en la tribulación. Entonces (5) notamos el cambio a “ellos” en 1 Tesalonicenses 5:1-3 después de que Pablo había escrito que los “hermanos y hermanas” no tenían necesidad de que les escribieran nada porque, como es revelado por Dios en 4:13-18, todos los cristianos vivos en ese momento serán llevados al cielo cuando tenga lugar el rapto. Este grupo anterior de cristianos se diferencia específicamente del último grupo que son los inconversos en la parte inicial de la tribulación. (6) Como veremos en un próximo capítulo en el Manual, esta respuesta mal aconsejada de “paz y seguridad” mundial que se observa en 1 Tesalonicenses 5:1-3 no será algo así, excepto en la primera parte de la tribulación. En cambio, la “destrucción repentina vendrá sobre ellos,” muy similar a los dolores de parto de una mujer embarazada. Esto no caerá sobre “nosotros” que somos salvos; en cambio, “ellos” -los que no son raptados- “no escaparán”. La forma fuertemente intensificada usada en el griego significa que “de ninguna manera escaparán”. Además notamos (7) que la forma en que cada capítulo en 1 Tesalonicenses termina demuestra que las personas están equivocadas cuando piensan que la escatología (la doctrina de las cosas últimas) es solo para el cristiano experimentado y maduro, y que es una doctrina a la que eventualmente llegarán a estudiar, cuando tendrán que decidir a qué lado interpretativo deben alinearse. Para Pablo, mejor aún, para el Espíritu Santo, la escatología es parte de los fundamentos esenciales de la sana doctrina cristiana.

Entonces, al llegar a 2 Tesalonicenses 2:1-2, vimos (8):

Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con El, os rogamos, hermanos, que no seáis sacudidos fácilmente en vuestro modo de pensar, ni os alarméis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el día del Señor ha llegado.

(9) Una vez que Pablo identificó los problemas centrales, comenzó de la misma manera que Jesús había comenzado en Mateo 24-25, la sección que da muchos detalles de la tribulación. En Mateo 24:4, Jesús comenzó: “Mirad que nadie os engañe” (CSB). Pablo también comienza su explicación sobre la creencia errónea de los tesalonicenses con la misma advertencia, en 2 Tesalonicenses 2:3: “Que nadie os engañe en ninguna manera.” Entonces, (10) la iglesia de Tesalónica no llegó a la conclusión de que estaban en la parte del juicio del Día del Señor por su propio razonamiento. Ciertos agentes han trabajado activamente para diseminar esta falsa doctrina y así “confundir” y “molestar” a los fieles tesalonicenses. (11) Dios usó a los profetas del Nuevo Testamento para darle a Su iglesia Sus palabras, y también proporcionó los medios de detección entre un verdadero profeta de Dios y uno falso. En 1 Corintios 12-14, Pablo dio la respuesta a esta pregunta en una sección que trata de los dones espirituales y el uso o mal uso de la iglesia primitiva de ellos. Si un profeta se levantaba en la iglesia primitiva para dar una profecía, 1 Corintios 14:29 declara, los creyentes debían “Y que dos o tres profetas hablen, y los demás juzguen.” Es decir, debían evaluar lo que se dijo. Cuando Pablo escribió a los Tesalonicenses en 2 Tesalonicenses 2:2 que no deberían preocuparse “ni por espíritu,” no se refirió a un espíritu efímero flotando; más bien, se refirió a una persona que se levantaba en la asamblea y afirmó ser un profeta con una fuente espiritual para sus profecías. En el entorno de una iglesia, una persona así habría dicho: “Así dice el Señor”. También,(12) esta ocasión en Corinto le dio a Dios la oportunidad, a través del apóstol Pablo, de revelar las verdades doctrinales acerca de los falsos profetas porque algunos de los que estaban en Corinto se presentaban a sí mismos como poseedores incluso de un oficio más elevado en el Nuevo Testamento de apóstol. Estos son de quienes Pablo escribió en 2 Corintios 11:13-15:

Porque los tales son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz. Por tanto, no es de sorprender que sus servidores también se disfracen como servidores de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.

Estos versículos son vitales para comprender el engaño espiritual, ya sea que usted sea Eva, los fieles tesalonicenses, la iglesia corintia, cualquiera que viva ahora o, especialmente, cualquier persona en la próxima tribulación. La principal fuente de engaño en el ámbito espiritual que va en contra de la verdad de Dios es Satanás. Deberíamos marcar bien los usos verbales intencionales en 2 Corintios 11:14: “Satanás se disfraza a sí mismo” -presente tenso- “como un ángel de luz”. Él se disfrazará solo mientras Dios lo permita. Cuando Pablo escribió en 2 Tesalonicenses 2:3: “Que nadie os engañe en ninguna manera,” hizo referencia a los que profetizaban en la asamblea y afirmaban: “Así dice el Señor.” Sabemos que la fuente principal de engaño es Satanás.

Además vimos siete asombrosas verdades doctrinales que surgen de este contexto en 2 Tesalonicenses 2. Verdad Doctrinal Sorprendente 1: Segunda de Tesalonicenses 2: 3-4 explica lo que Jesús quiso decir y lo que el Espíritu Santo enfatizó al advertir acerca de “la abominación De La desolación” en Mateo 24:15. Vimos que “se opone y se exalta sobre todo lo que se llama dios o es objeto de culto, de manera que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios” es el Antecristo. Además, Pablo suavemente reprendió a la iglesia de Tesalónica en el versículo 5: “¿No os acordáis de que cuando yo estaba todavía con vosotros os decía esto?” Pablo usó el tiempo imperfecto en griego para “os decía esto,” que denota acción repetida. No solo había enseñado Pablo a los tesalonicenses que no participarían en el juicio del Día del Señor (la tribulación), sino que también enseñó repetidamente que no habrá tribulación a menos que el Anticristo se revele primeramente; él tomará su asiento en el templo de Dios, se mostrará a sí mismo como Dios. Del texto es evidente que Pablo también les había enseñado un rapto pretribulacional. No puedes esperar que Jesucristo y el Anticristo aparezcan al mismo tiempo. En ninguna parte se le dice a la iglesia que busquen el Anticristo, solo a Jesucristo.

Verdad Doctrinal Asombrosa 2: Segunda Tesalonicenses 2:6-7 revela la identidad y el ministerio del Bendito Retenedor. De estos textos es evidente que (1) Jesús promete enviar a Aquel que tiene que ser el Espíritu Santo porque Jesús se refiere repetidamente a Él como “Él” y, (2) en consecuencia, que el Espíritu Santo no había sido en ese momento enviado por Jesús. Sin embargo, (3) que el Espíritu Santo tendría un advenimiento especial en algún momento en el futuro de ninguna manera disminuye o elimina su omnipresencia, a pesar de que aún no había sido enviado. Hechos 2 claramente da testimonio del cumplimiento del ministerio de Jesús. También vimos bíblicamente que el Retenedor (1) no puede ser humano porque ninguna persona califica como lo suficientemente fuerte para restringir, y (2) no puede ser ningún ángel santo de alto rango. Judas 9, un versículo que nos da una revelación sorprendente acerca de Satanás y el cuerpo de Moisés, también muestra el respeto actual que un ángel de alto rango de Dios tiene por la autoridad actual de Satanás: “Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo y disputaba acerca del cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.”

Cuando el Bendito Retenedor cese Su restricción, Él no desaparecerá ni tomará parte en el despliegue de los eventos proféticos. Lo que significa es que Él será removido para que el mal se manifieste al máximo, y esta parte es importante, bajo el control soberano de Dios. Durante un tiempo designado en el futuro, se le permitirá al Anticristo y sus fuerzas cometer pecados increíblemente atroces, como nunca lo ha hecho ni volverá a suceder en el futuro. Pero como veremos en Apocalipsis, tales pecados serán permitidos solo porque la Deidad lo permite, y sean medidos, restringidos, de naturaleza temporal, y cumplirán con un cierto declive al regreso de Jesús. Antes de que Jesús regrese, lo que se permitirá que tenga lugar es un aspecto importante de lo que hace que la tribulación sea la tribulación.

Verdad Doctrinal Sorprendente 3: 2 Tesalonicenses 2:7 revela “Porque el misterio de la iniquidad ya está en acción.” El misterio de la iniquidad no es una iniquidad genérica que comenzó después de Génesis 3 y ocurrió en diversos grados hasta el presente; esto es el misterio de la iniquidad. Y, como sucede con cualquier misterio de este tipo, Dios solo lo revela en cierto grado de descubrimiento que desee. Además, este misterio de iniquidad “ya está en iniquidad,” un hecho que ayuda a explicar algunas de las situaciones del mundo actual, así como también el ministerio actual del Retenedor. Además vimos que la última parte de 1 Juan 4:3 nos da esta comprensión: “y este es el espíritu del anticristo, del cual habéis oído que viene [el anticristo], y que ahora [el espíritu del anticristo] ya está en el mundo.” Estos versículos revelan importantes doctrinas que armonizan con la revelación de 2 Tesalonicenses 2. Primero, el espíritu del Anticristo, como con el misterio de la iniquidad, que ya está en el mundo. Esto consiste en las fuerzas espirituales satánicas que culminarán en el reinado del Anticristo. El Anticristo no solo llega misteriosamente, sino que las fuerzas espirituales intervienen para hacer que se eleve a su pináculo del mal ordenado por Dios. En segundo lugar, cuanto más nos acercamos al advenimiento del Anticristo, más podemos esperar que el mal crezca en nuestra sociedad y en todo el mundo. Tercero, y alabado sea Dios por esto, no importa cuánto intenten todas las fuerzas espirituales marcar el comienzo del dominio mundial del Anticristo, no podrán ser capaces de hacerlo hasta después de que el Retenedor sea quitado del camino.

También, Una Verdad Doctrinal Sorprendente 4: Segunda de Tesalonicenses 2:8-9 son los primeros versículos en las Escrituras que conectan a Satanás con el Anticristo. El libro de Apocalipsis dará detalles de cuán cerca estará esa asociación entre Satanás y el Anticristo, y estudiaremos esto con más detalle en dos próximos capítulos del Manual.

Verdad Doctrinal Asombrosa 5: Segunda de Tesalonicenses 2:9-10 armoniza con, expande y luego restringe lo que Jesús había advertido anteriormente acerca de los milagros que se realizan durante la tribulación y hace esta conexión: “inicuo cuya venida es conforme a la actividad de Satanás, con todo poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.”

En Mateo 24:24-25, al describir algunas de las cosas que harán que la tribulación sea única, Jesús advierte en consecuencia, “Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, para así engañar, de ser posible, aun a los escogidos. Ved que os lo he dicho de antemano.” En la información que Jesús revela aquí, instruye a las personas a prestar atención a esto. La palabra “Ved” debe tener un signo de exclamación después de cada vez que aparece en las Escrituras y debe interpretarse en el sentido de “¡Marquen esto!” Aunque no se usa el nombre de Satanás, es evidente que los falsos Cristos y falsos profetas mostrarán “grandes señales y prodigios” y lo harán de tal manera que, si fuera posible, incluso los elegidos serían engañados. Estos eventos deben ser de tremenda magnitud si pudieran engañar a los elegidos. Que tales cosas no ocurran actualmente es probablemente uno de los beneficios secundarios del Retenedor que actualmente restringe.

Además notamos cuán rápida y fácilmente los no creyentes serán engañados por Satanás y el Anticristo, como se explica en la última parte de 2 Tesalonicenses 2:10: “porque no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.” Escribiendo esto desde la perspectiva de que todos los eventos de la tribulación ya habrán ocurrido, Pablo dijo que los que fueron engañados no recibieron “el amor de la verdad para ser salvos.” Él podría haber escrito solo “no recibieron la verdad”; eso sería exacto; este relato es mucho más acorde con el amor de Juan 3:16 por Dios.

Verdad Doctrinal Sorprendente 6: Segunda Tesalonicenses 2:11-12 revela que Dios enviará un engaño lleno de poder sobre algunos de los perdidos en la tribulación: “Por esto Dios les enviará un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean juzgados todos los que no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la iniquidad.”

Durante la tribulación, después de que el evangelio de Dios haya salido al mundo entero, después de que Dios le ha dado a la gente muchas oportunidades para arrepentirse y recibir el amor de la verdad para ser salvos, Dios entonces trabajará activamente para asegurar a los inconversos con una incredulidad que ya han elegido por sí mismos. No habrá conversiones en el lecho de muerte en ese punto.

Verdad Doctrinal Sorprendente 7: Como vimos anteriormente, y quizás ahora podamos apreciar más, es en este mismo capítulo en el cual Dios revela tanto acerca de Satanás y el Anticristo que también incluye la mención de las porciones redimidas que recibieron de Su gloria, como se ve en 2 Tesalonicenses 2:13-14:

Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Y fue para esto que El os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

En este eternamente marcado contraste con aquellos que no reciban el amor de la verdad para ser salvos, Dios hace intencionalmente la promesa de darle porciones de Su gloria a los redimidos. Sabemos por nuestros estudios que esto comenzará cuando regrese el Señor Jesucristo a la tierra (la quinta bomba teológica de Mateo 16), como lo muestra maravillosamente 2 Tesalonicenses 1:9-10:

Estos sufrirán el castigo de eterna destrucción, excluidos de la presencia del Señor y de la gloria de su poder, cuando El venga para ser glorificado en sus santos en aquel día y para ser admirado entre todos los que han creído; porque nuestro testimonio ha sido creído por vosotros.

Esto también significa que Jesús “matará [al Anticristo] con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida” (2 Tesalonicenses 2:8), y la primera parte de las promesas de Isaías 24: 21-23 tendrá lugar también.

Apropiadamente, el Espíritu Santo por medio del apóstol Pablo, concluye con esta cálida e instructiva exhortación y bendición en 2 Tesalonicenses 2:15-18. También es adecuado para los cristianos de hoy en día:

Así que, hermanos, estad firmes y conservad las doctrinas que os fueron enseñadas, ya de palabra, ya por carta nuestra. Y que nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones y os afirme en toda obra y palabra buena.

Preguntas de estudio Para una caminata más profunda

1. ¿Qué tiene de especial la forma en que 1 Tesalonicenses finaliza cada capítulo? ¿Porque es esto importante? Haga cuatro deducciones bíblicas convincentes.

2. ¿Cuál fue la base para que Pablo escriba 1 Tesalonicenses 4:13-18? ¿Qué escribe él y por qué es esto importante? De cinco razones

3. ¿Cómo sabemos por 1 Tesalonicenses 5:1-3 que la joven iglesia de Tesalónica conocía muy bien los eventos asociados con el Día del Señor? Dé tres razones por las cuales esto es importante y sea específico.

4. Dé cinco características bíblicas del “Día del Señor”, como se muestra en este capítulo, y explique por qué son importantes.

5. De Joel 2-3, escriba ocho verdades bíblicas importantes y explique brevemente por qué son importantes.

6. Usando el término abreviado “el Día”, escriba ocho verdades bíblicas importantes de Isaías 2:12-17; Zacarías 14:1-3; y Malaquías 4:1-3.

7. Mencione cinco diferencias convincentes entre 1 Tesalonicenses 4: 13-18 y 5:1-3. Explique. ¿Qué enseña 1 Tesalonicenses 5: 8-9? Da tres razones por las cuales esto es importante.

8. ¿Cuál fue la ocasión más urgente para que Pablo escribiera 2 Tesalonicenses? De tres razones por las cuales la idea de estar en la parte del juicio del Día del Señor sería un peligro teológico para la iglesia joven.

9. ¿De qué manera 2 Tesalonicenses 2:1-2 muestra que los agentes malvados estaban trabajando en contra de esta joven iglesia? ¿Por qué importa esto? ¿Porque es esto importante? De tres razones.

10. ¿Cómo usó Dios los profetas legítimos del Nuevo Testamento para la iglesia primitiva antes de que los creyentes tuvieran la Biblia completa? ¿Cómo allanó el camino el advenimiento de falsos maestros o falsos profetas? ¿Cuál fue la respuesta de la Biblia que Dios dio para proteger a su iglesia?

11. Mencione seis profundas verdades bíblicas de 2 Corintios 11: 11-13 y, específicamente, explique por qué estas verdades bíblicas son tan importantes de conocer.

12. ¿Cuál es la primera de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuente con cuidado por qué ese significado es importante.

13. ¿Cuál fue la leve reprensión que Pablo le dio a la iglesia de Tesalónica? ¿Qué significó esto con respecto a lo que Pablo les había enseñado tanto en contenido como durante múltiples tiempos de enseñanza? ¿Por qué esto importa teológicamente? Explique dos razones y sea específico.

14. ¿Cuál es la segunda de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

15. ¿Cuál es la tercera de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

16. ¿Cuál es la cuarta de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

17. ¿Cuál es la quinta de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

18. ¿Cuál es la sexta de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

19. ¿Cuál es la séptima de las siete asombrosas verdades de 2 Tesalonicenses 2? Específicamente, ¿qué significa? Cuidadosamente diga por qué esto es importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s