Vigilando Nuestras Palabras En La Era De La Indignación

Posted on

ESJ-2018 0613-005

Vigilando Nuestras Palabras En La Era De La Indignación

Por Scott Slayton

Cuando Santiago escribió “ningún hombre puede domar la lengua,” dudo que supiera cómo se vería el paisaje de los medios en 2018, pero sus palabras inspiradas en el Espíritu describen con precisión la era en la que nos encontramos. Que él haya escrito estas palabras hace casi dos mil años nos dice algo sobre la naturaleza humana. Twitter, Facebook, mensajes de texto y televisión no produjeron nuestra sobreabundancia de lenguaje cruel, pero sí crearon los medios a través de los cuales nuestras palabras pudieron ser transmitidas más allá de lo que el medio hermano del Señor podría haber imaginado.

Parece que todos los días trae una nueva controversia o una nueva historia sobre la que indignarse. Debido a que podemos conocer información de todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos, historias que nunca antes hubiéramos escuchado se convirtieron en noticias mundiales. Muchas de las cosas de las que escuchamos son genuinamente injustas, incorrectas, pecaminosas e indignantes. Los reclamos de justicia a menudo se merecen, pero enfrentamos la tentación constante de decir palabras duras y sin amor basadas en información unilateral e incompleta.

Quiero ser claro acerca de algo a medida que avanzamos hacia una evaluación de las palabras que hablamos. No escribo esto en respuesta a cualquier controversia o, a la luz de una cosa en particular que alguien dijo. Esta publicación proviene de años de observar cómo nos relacionamos entre sí en medio de un profundo desacuerdo. Esta no es una cuestión de conservadores o liberales, republicanos o demócratas, o cualquiera de las otras divisiones que enfrentamos. Cada ser humano en este lado de Génesis 3 enfrenta la tentación de hablar de una manera dura, cruel, falsa y poco amable.

Aquí hay tres preguntas que deberíamos hacernos acerca de las palabras que hablamos durante períodos de controversia y desacuerdo.

¿Son Verdaderas Mis Palabras?

¿Alguna vez te has enojado con algo solo para descubrir más tarde que tenías los hechos equivocados? Esto nos sucede más a menudo de lo que queremos admitir. Vivimos en una cultura que nos anima a formar opiniones fuertes basadas en información incompleta o inexacta. Para el cristiano, esto es inaceptable.

El noveno mandamiento no deja de ser cierto porque una noticia te hizo enojar. Hemos visto suficientes historias que resultan ser falsas, que la mejor parte de la sabiduría exige que tengamos la mayor cantidad posible de información antes de abrir la boca o usar los dedos para hablar.

Si bien debemos preocuparnos por decir la verdad a todas las personas y sobre cada persona, los escritores del Nuevo Testamento enfatizan especialmente el hecho de decir la verdad a otros creyentes. En Colosenses 3:9, Pablo dice: “No mintáis los unos a los otros.” Entonces, como suele hacer Pablo, él basa su exhortación en la obra que Dios ha hecho por nosotros a través del Evangelio. Él dice que decimos la verdad, “puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos.” Luego continúa recordándoles que se han revestido del nuevo yo, que se renueva constantemente a la imagen de Cristo. Debido a que aquellos que siguen a Jesús son hombres y mujeres que han sido hechos nuevos, decimos la verdad acerca de nuestros hermanos y hermanas que también han sido renovados.

¿Son Mis Palabras Necesarias?

La presión para hablar, especialmente sobre cuestiones controvertidas, puede ser abrumadora. Si te apartas y esperas para obtener información, es probable que te acusen de guardar silencio, lo que significa que serás acusado de complicidad con cualquier atrocidad que haya tenido lugar. Esta presión lleva a una prisa por hablar y hacer una declaración fuerte.

Lo que no solemos detenernos y preguntarnos es: “¿Debería incluso hablar sobre esto?” Esto sigue de cerca a la primera pregunta porque si no tienes tus datos correctos, tus palabras no son necesarias. No son palabras que iluminarán; ellos solo inflamarán.

Antes de hablar sobre un problema, deténgase y piense cuál es su relación con la situación. ¿Estás en una posición en la que tienes influencia real? Si es así, ¿sería mejor involucrarse directamente en lugar de disparar sobre las redes sociales? Si es así, ¿hay personas que le están buscando para orientación y comprensión sobre el problema? Si es así, ¿podría dar un mejor ejemplo al esperar para hablar? O, si se encuentras en una situación en la que es necesario hablar, ore para que el Señor le dé sabiduría y hágalo.

¿Son Mis Palabras De Gracia Y Útiles?

Al igual que con el 9º mandamiento, las palabras de la Biblia sobre nuestras palabras no dejan de ser ciertas porque hay una controversia. Si bien el mandato de Pablo de “decir la verdad con amor” se ha utilizado para suavizar la verdad, esa no es la tentación que enfrentamos en nuestro clima cultural actual.

Hablar la verdad con amor no significa que evitemos decir cosas duras, difíciles o controvertidas, pero sí significa que hablamos con la intención de ayudar a las personas que nos escuchan. Este es el razonamiento detrás del mandato de Pablo en Efesios 4:29 “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.” La preocupación de Pablo por las habladurías corruptas se extiende más allá de una lista de palabras ofensivas. Él nos dice que evitemos las palabras que tienen un efecto corrosivo. En cambio, hablamos palabras que dan gracia a aquellos que nos oyen. Esto significa que hablamos con la meta de edificar a otros y ver la gracia de Dios reinar en sus vidas.

Aquí es donde debemos sopesar cuidadosamente nuestras palabras. Cuando hablo, ¿hablo para ayudar a otros a ver el error de sus caminos o simplemente hablo para expresar mis frustraciones? ¿Me preocupo por la persona de la que estoy hablando o desearía que el mal viniese sobre ellos? Entonces, ¿quiero que las personas que escuchan mis palabras sean edificadas, iluminadas, atraídas a Cristo, o quiero impresionarlas con mi virtud?

Tus Palabras Importan

Estas preguntas son importantes. Daremos cuenta a Dios por cada palabra que hablamos. Dios usa nuestras palabras para cambiar vidas. Por el poder del Espíritu, las palabras llevan a las personas al arrepentimiento, las llevan a creer en el Evangelio y las llaman a buscar el perdón de las personas a quienes han perjudicado. Al mismo tiempo, nuestras palabras pueden herir a otros creyentes, provocar a los hermanos y hermanas a la ira, y menospreciar a otro por quien Cristo murió.

No evitamos decir cosas difíciles. No evitamos decir verdades incómodas. Sin embargo, cuando abrimos la boca para hablar, debemos evaluar la veracidad de nuestras palabras, verificar las intenciones de nuestros corazones y orar para que el Espíritu de Dios use nuestras palabras para llevar la gracia a aquellos que escuchan.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s