Discernimiento Impulsado por el Espíritu

Posted on

ESJ-2018 0702-001

Discernimiento Impulsado por el Espíritu (Juan 16:13; 2 Timoteo 2:15)

Por John F. Macarthur

El verdadero discernimiento es imposible sin el poder divino. Necesitamos que el verdadero Discernidor, el Espíritu Santo, nos guíe a toda la verdad (Juan 16:13).

No podemos entender completamente lo que Dios nos está diciendo en Su Palabra sin la obra esclarecedora del Espíritu Santo. Primera de Corintios 2:11 dice: ” nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios.” Pablo continúa escribiendo:

Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado gratuitamente, de lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, combinando pensamientos espirituales con palabras espirituales. Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque se disciernen espiritualmente. En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado por nadie. (1 Corintios 2:12-15)

El discernimiento en última instancia depende del Espíritu Santo. A medida que somos llenos y controlados por el Espíritu de Dios, Él nos hace discernir. Él nos lleva a toda la verdad concediéndonos hambre de la Palabra de Dios y la capacidad de discernir su verdadero significado, algo que el “hombre natural” es incapaz de hacer (1 Corintios 2:14).

La iluminación de las Escrituras a través del Espíritu Santo residente es la necesidad fundamental de todo discernimiento. Y el verdadero discernimiento requiere un estudio diligente de la Palabra de Dios. Cualquier otra herramienta de discernimiento depende de esta realidad. Nadie puede ser verdaderamente discernir aparte del dominio de la Palabra de Dios. Todo el deseo en el mundo no puede hacerte discernir si no estudias las Escrituras. La oración por discernimiento no es suficiente. La obediencia por si sola no será suficiente. Los buenos modelos a seguir tampoco lo harán. Si realmente quiere discernir, debe estudiar diligentemente la Palabra de Dios.

La Palabra de Dios es donde aprenderás los principios para el discernimiento. Allí aprenderás la verdad. Solo allí puedes seguir el camino de la madurez.

El discernimiento florece solo en un ambiente de fiel estudio bíblico y enseñanza. Tenga en cuenta que en Hechos 20, cuando Pablo estaba dejando a los ancianos de Efeso, les advirtió acerca de las influencias mortales que los amenazarían en su ausencia (Hechos 20:28-31). Les instó a estar en guardia y alerta. ¿Cómo? ¿Qué protección podría dejar para ayudar a protegerlos de los ataques de Satanás? Solo la Palabra de Dios: “Ahora os encomiendo a Dios y a la palabra de su gracia, que es poderosa para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados” (Hechos 20:32).

Considere también 2 Timoteo 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad.” Observe lo que implica este mandato para Timoteo. Primero, sugiere que la persona que discierne debe ser capaz de distinguir entre la Palabra de Verdad y el “balbuceo irreverente” mencionado en el versículo 16. Eso puede parecer bastante obvio, pero no puede darse por hecho. La tarea de separar la Palabra de Dios de la necedad humana en realidad plantea un desafío formidable para muchos hoy en día. Una mirada a algunas de las tonterías que proliferan en las iglesias y en los medios cristianos confirmará que esto es así. O fíjese en las pilas de libros “cristianos” que promocionan perspectivas no bíblicas. Debemos evitar tal locura y dedicarnos a la Palabra de Dios, tenemos que ser capaces de distinguir entre la verdad y el error.

¿Cómo? “procura con diligencia”. Ser diligente representa a un trabajador que hace un esfuerzo máximo en su trabajo. Describe a alguien impulsado por un compromiso con la excelencia: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado.” La frase griega literalmente habla de estar junto a Dios como un colaborador digno de identificarse con Él.

Además, Pablo dice que este obrero aprobado “no tiene de que avergonzarse.” La palabra “avergonzarse” es muy importante para el objetivo de Pablo. Cualquier trabajador descuidado debería avergonzarse del trabajo de baja calidad. Pero un siervo del Señor, manejando la Palabra de verdad sin cuidado, tiene una razón infinitamente mayor para avergonzarse.

Lo que Pablo sugiere en este pasaje es que nos avergonzaremos ante Dios mismo si no manejamos la Palabra de verdad con discernimiento. Si no podemos distinguir la verdad de la plática mundana y vacía, si no podemos identificar y refutar a los falsos maestros, o si no podemos manejar la verdad de Dios con habilidad y comprensión, debemos estar avergonzados.

Y si vamos a dividir la Palabra de Verdad correctamente, entonces debemos ser muy diligentes en estudiarla. No hay ningún atajo. Solo cuando dominamos la Palabra de Dios, siendo guiados por Su Espíritu que mora en nosotros, somos “perfecto[s], equipado[s] para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:17). Esa es la esencia del discernimiento.

(Adaptado de Fool’s Gold )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180702
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Un comentario sobre “Discernimiento Impulsado por el Espíritu

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    2 julio 2018 en 1:51 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s