¿Hay Un Templo En El Cielo?

Posted on

ESJ-2018 0727-001

¿Hay Un Templo En El Cielo?

Por John F. Macarthur

En el mundo antiguo, los dos edificios más importantes de cualquier capital nacional eran el palacio y el templo. Ellos representaban la autoridad civil y espiritual. En el cielo, la centralidad del trono de Dios enfatiza tanto su soberanía como su dignidad para ser adorado. Todo el cielo es su palacio, y todo el cielo es su templo.

En Apocalipsis 3:12, Cristo dice: “‘Al vencedor le haré una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo.” En los escritos Joanianos, “al vencedor” es cada verdadero creyente. Entonces cada persona redimida se representa aquí como un pilar del templo inscrito ceremonialmente con tres nombres. En Apocalipsis 7:15 uno de los veinticuatro ancianos, hablando de santos que han salido de la gran tribulación, le dice al apóstol: “Por eso están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado en el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.”

En otras palabras, esos versículos enseñan que los cristianos servirán a Dios para siempre en un templo celestial. Otros pasajes también hablan de un templo en el cielo. Por ejemplo, Apocalipsis 11:19 habla de “El templo de Dios que está en el cielo” y “el arca de su pacto. . . en su templo.” Más tarde Juan describe “el templo del tabernáculo del testimonio en el cielo” (Apocalipsis 15:5). Esos pasajes dejan en claro que hay un templo en el cielo.

Sin embargo, en Apocalipsis 21:22, al describir a la Nueva Jerusalén, Juan escribe: “No vi templo en ella.” Intentando reconciliar Apocalipsis 21:22 con el resto de Apocalipsis, algunos intérpretes argumentan que actualmente hay un templo en el cielo, pero cuando Dios construye los nuevos cielos y la tierra, no lo habrá. Eso no parece capturar el significado más obvio de la descripción de Juan. El templo en el cielo no es un edificio; es el Señor Dios Todopoderoso. Apocalipsis 7:15 implica esto cuando dice: “el que está sentado en el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos.” Y Apocalipsis 21:22-23, continuando con el pensamiento de “no vi en ella templo alguno,” agrega: “porque su templo es el Señor, el Dios Todopoderoso, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.”

La gloria de Dios ilumina el cielo y define los límites de su templo. Uno podría decir que todo el cielo es el templo, y la gloria y la presencia del Señor lo impregna.

Una mala interpretación de estos versículos, desafortunadamente, ha contribuido a la noción de que el cielo es un lugar aburrido y monótono. Después de todo, ¿quién quiere ser un pilar en un templo del que nunca podemos irnos (véase Apocalipsis 3:12)? Pero no se pierda la importancia de lo que Juan está diciendo aquí. El punto no es que nos convirtamos en puntos de apoyo inamovibles en un edificio, sino que entramos en la misma presencia del Señor y nunca más lo dejaremos. Recuerde, Él es el templo del cual somos pilares. La imagen es tremendamente rica, haciéndose eco de la promesa de Jesús: “vendré otra vez y os tomaré conmigo; para que donde yo estoy, allí estéis también vosotros” (Juan 14:3) -y la gran esperanza del apóstol Pablo: “y así estaremos con el Señor siempre” (1 Tesalonicenses 4:17). Nuestro lugar siempre estará en la presencia de Dios.

Más Allá De Las Palabras

Tenga en cuenta que los escritores bíblicos están luchando por describir lo indescriptible, y usted y yo no somos capaces de desatornillar lo inescrutable. Incluso si Dios hubiera revelado todos los detalles sobre el cielo, no podríamos conocerlos ni entenderlos. No se parece a nada que conozcamos. Pero en Efesios 2, Pablo da una idea del cielo desde una perspectiva ligeramente diferente. Aquí Pablo está describiendo nuestra total dependencia de Dios para la salvación, diciendo que antes de ser redimidos estábamos muertos en nuestros delitos y pecados (v.1), por naturaleza hijos de ira (v. 3). Luego describe la misericordia y el amor de Dios hacia nosotros al salvarnos de nuestros pecados. La idea de que la gracia de Dios se extendiera para salvarnos cuando merecíamos lo contrario debería abrumarnos con gratitud y humildad.

Ahora fíjense en lo que Pablo dice en Efesios 2:7: Dios nos salvó “a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” Ese versículo no satisfará a la gente curiosa por comprender cómo se ve el cielo, pero tenga en cuenta la vívida descripción de cómo será el cielo: es un lugar donde las riquezas de la gracia de Dios resplandecen aún más brillantes de lo que lo hacen aquí en la tierra. Eso es lo que hace que anhele más el cielo.

Deténgase y piense en eso. Todo lo bueno que conocemos aquí en la tierra es un producto de la gracia de Dios (véase Santiago 1:17). Y nosotros que conocemos a Cristo vamos al cielo para este propósito expreso: para que Dios pueda manifestar las riquezas infinitas de Su gracia al derramar Su bondad sobre nosotros sin fin. ¿Eso no hace que su corazón prefiera la gloria del cielo a los exiguos placeres de la tierra?

(Adaptado de La Gloria del Cielo )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180727
COPYRIGHT © 2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s