¿Que Es El Divorcio?

Posted on

ESJ-2018 0910-005

¿Que Es El Divorcio?

Por Jim Newheiser

El divorcio es la disolución de un pacto matrimonial. Por lo general, implica tanto la suspensión de los derechos y responsabilidades del cónyuge como la libertad de casarse con otra persona.

PÓNGALO POR ESCRITO

Bajo el pacto de Moisés, el esposo que inició el divorcio le daría a su esposa un certificado que la liberara de su obligación hacia él y por lo tanto la pondría a disposición de otro hombre. Este procedimiento se describe en el Pentateuco: “Cuando alguno toma una mujer y se casa con ella, si sucede que no le es agradable porque ha encontrado algo reprochable en ella, y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa, y ella sale de su casa y llega a ser mujer de otro hombre” (Deuteronomio 24:1-2). Esto es de lo que se habla cuando el Señor, a través de Jeremías, describe su divorcio del Israel adúltero, diciendo que le dio un “carta de divorcio” (Jeremías 3: 8, ver también Isaías 50:1).

SE ESPERABA QUE SE VOLVIERA A CASAR DESPUÉS DEL DIVORCIO

En el caso de Deuteronomio 24, se supone que la mujer divorciada se volvía a casar. Gordon Wenham nos dice: “Todos los judíos en el primer siglo permitieron el divorcio en ciertos casos, y un divorcio judío siempre conllevaba el derecho a volver a casarse.” [1] Las escrituras judías del primer siglo y antes incluyen los documentos de divorcio que contienen la declaración: “Eres libre de csarte con cualquier hombre (judío).” [2]. Cuando Jesús discute el divorcio, asume que la esposa divorciada se volverá a casar: “También se dijo: “Cualquiera que repudie a su mujer, que le de carta de divorcio.” Pero yo os digo que todo el que se divorcia de su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada[b], comete adulterio” (Mateo 5: 31-32). El Nuevo Testamento, sin embargo, contiene un claro ejemplo de una situación en la que se suspenden los derechos y las obligaciones matrimoniales, muy probablemente a través del divorcio, sin la libertad de volver a casarse. Pablo escribe: “A los casados instruyo, no yo, sino el Señor: que la mujer no debe dejar al marido (pero si lo deja, quédese sin casar, o de lo contrario que se reconcilie con su marido), y que el marido no abandone a su mujer” (1 Corintios 7:10-11).

¿EL DIVORCIO SIEMPRE ES INICIADO POR EL HOMBRE?

Si bien la mayoría de los ejemplos en la Biblia hablan desde la perspectiva de que el hombre se haya divorciado de su esposa y le haya dado una carta de divorcio (Deuteronomio 24:1-4; Jeremías 3:8; Mateo 5:31-32; 19:3, 7-9; Marcos 10:2; Lucas 16:18), también hay casos en que el divorcio es iniciado por la mujer. Según la ley mosaica, una mujer es libre de abandonar el matrimonio si su esposo, después de tomar otra esposa, no cumple con sus obligaciones básicas conyugales: “Si toma para sí otra mujer, no disminuirá a la primera su alimento, ni su ropa, ni sus derechos conyugales. Y si no hace por ella estas tres cosas, entonces ella saldrá libre sin pagar dinero.” (Éxodo 21:10-11). Jesús también se dirige a la esposa que se divorcia de su esposo: “Y El les dijo*: Cualquiera que se divorcie de[a] su mujer y se case con otra, comete adulterio contra ella; y si ella se divorcia de[b] su marido y se casa con otro, comete adulterio” (Marcos 10:11-12). Finalmente, Pablo se refiere a la posibilidad de que una esposa rompa el vínculo matrimonial: “Y la mujer cuyo marido no es creyente, y él consiente en vivir con ella, no abandone a su marido.” (1 Cor. 7:13, ver también 1 Corintios 7:10).

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE EL DIVORCIO Y UNA SEPARACIÓN LEGAL?

Algunas parejas que están en conflicto eligen separarse legalmente en lugar de divorciarse. Muchos solicitan la separación legal para proteger sus derechos (por ejemplo, no estar obligados a pagar deudas futuras con su cónyuge, manutención del cónyuge e hijos, derechos de visita) porque estos problemas no se pueden resolver sin una intervención legal. Algunos solicitan la separación legal, en lugar del divorcio, porque tienen la esperanza de que con el tiempo el matrimonio pueda ser restaurado. Otros tienen pocas esperanzas de que se renueve la relación matrimonial, pero optan por solicitar la separación legal porque no quieren el estigma que conlleva divorciarse o porque no tienen interés en volverse a casar.

La Biblia no aborda explícitamente el tema de la separación legal, que parece ser en efecto como un divorcio parcial en la medida en que suspende la mayoría de los derechos y obligaciones del matrimonio, sin liberar a ninguna de las partes para que se vuelva a casar. Además del problema obvio de separar lo que Dios se ha unido (Mateo 19:6), es probable que también haya una violación de la prohibición de que los creyentes vayan a juicio el uno contra el otro (1 Corintios 6:1-8) cuando los cristianos profesantes se separan legalmente.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE DIVORCIO Y ANULACIÓN?

Como es el caso con la separación legal, el concepto de anulación no se enseña explícitamente en la Biblia, pero hay principios que se aplicarían. Mientras que un divorcio termina un matrimonio, una anulación declara que el matrimonio nunca existió. Si bien no conozco un ejemplo bíblico de anulación, hay varias situaciones a lo largo de la historia en las que algunas jurisdicciones civiles o eclesiásticas han otorgado anulaciones. Estas circunstancias incluirían un matrimonio bígamo (porque una de las partes ya estaba casada, el segundo matrimonio no era legal o válido); un matrimonio incestuoso; un matrimonio en el cual una parte no consintió libremente (por ejemplo, incompetencia mental, forzada contra la voluntad de la persona a través de amenazas); matrimonio de menores de edad; tergiversación (por ejemplo, la otra persona afirmó ser una mujer, pero era un hombre); o falta deliberada para consumar el matrimonio. Hay otros motivos de nulidad cuestionados, incluidos los pecados sexuales o enfermedades antes del matrimonio que fueron encubiertamente engañosas y la falta de voluntad de tener hijos.

La Iglesia Católica Romana considera que el matrimonio es un sacramento de la iglesia y sostiene que un matrimonio sacramental no puede terminar en divorcio. Aquellos que se divorciarían y volverían a casarse serían considerados culpables de un pecado mortal. Sin embargo, los católicos romanos otorgan anulaciones por varias razones, incluida la afirmación de una o ambas partes de que no comprendieron completamente el compromiso que estaban asumiendo cuando ingresaron en la unión matrimonial.[3] Cuando se anula un matrimonio, se considera a la pareja por la iglesia que nunca han estado verdaderamente casados, incluso si han estado juntos como esposo y esposa durante muchos años y tuvieron varios hijos juntos.[4] La experiencia muestra que los motivos para la anulación, como los motivos que algunas personas usan para el divorcio, pueden ampliarse para hacer frente a diversas situaciones.[5] Tales anulaciones, como muchas separaciones legales, son en efecto divorcios, incluso si la palabra no se utiliza. Esto a pesar de las afirmaciones de la Iglesia Católica Romana de que el matrimonio es indisoluble y que los matrimonios anulados nunca fueron verdaderamente válidos.

RESUMEN

El divorcio es contrario al diseño original de Dios para el matrimonio y ha venido al mundo debido al pecado humano. El divorcio generalmente involucra tanto la suspensión de los derechos y deberes maritales como el derecho legal de contraer matrimonio con otra persona.[6] Otros arreglos, incluida la separación legal y la anulación, tienen efectos similares. [7]

– PREGUNTAS PARA REFLEXIÓN –

1. ¿Cuál es la referencia bíblica más antigua al divorcio?

2. ¿Qué derechos en las Escrituras tienen las mujeres con respecto al divorcio?

3. ¿Cuál es la diferencia entre la separación legal y el divorcio?

4. ¿Qué es una anulación?

5. ¿Hay alguna situación en la que la anulación sea preferible al divorcio?


1. Gordon J. Wenham, “No Remarriage after Divorce,” in Remarriage after Divorce in Today’s Church: 3 Views, ed. Mark L. Strauss (Grand Rapids: Zondervan, 2006), 33.

2. Andreas J. Köstenberger with David Jones, God, Marriage, and Family: Rebuilding the Biblical Foundation, 2nd ed. (Wheaton, IL: Crossway, 2010), 287.

3. Se podría argumentar que ninguno de nosotros entiende completamente en qué nos estamos metiendo el día de nuestra boda.

4. http://www.catholicbible101.com/annulments.htm; http://www.vatican.va/archive/ccc_css/archive/catechism/p2s2c3a7.htm.

5. En 2012, 90 por ciento de las peticiones de anulación fueron otorgadas por la Iglesia Católica Romana. http://www.washingtontimes.com/news/2014/oct/15/annulments -plummet-among-us-catholics-amid-fewer-m/.

6. Como veremos en las siguientes preguntas, sin embargo, muchos divorcios y segundas nupcias son pecaminosos.

7. Por lo general, la separación legal implicaría la suspensión de los derechos y obligaciones matrimoniales, pero no el derecho legal de volver a casarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s