¿Cuál Es La Respuesta A La Iglesia Moderna?

Posted on

ESJ-2018 0929-004

¿Cuál Es La Respuesta A La Iglesia Moderna?

POR STEVEN LAWSON

Ahora estamos en el siglo veintiuno, casi quinientos años atrás de la época de Juan Calvino, pero nos encontramos en una hora igualmente crítica de la historia de la redención. Cuando la iglesia organizada estaba en bancarrota espiritual al comienzo del día de Calvino, así es otra vez en nuestro tiempo. Ciertamente, a juzgar por las apariencias externas, la iglesia evangélica en esta hora parece estar floreciendo. Las megaiglesias están surgiendo en todas partes. La música cristiana contemporánea y las editoriales parecen estar en auge. Los rallies masculinos están empacando coliseos grandes. Se escuchan grupos políticos cristianos hasta en la Casa Blanca. Sin embargo, la iglesia evangélica es en gran parte una tumba blanqueada. Trágicamente, su fachada exterior enmascara su verdadera condición interna.

“¡Queremos otra vez Calvinos!”

¿Qué vamos a hacer? Debemos hacer lo que Calvino y los reformadores hicieron hace mucho tiempo. No hay nuevos remedios para viejos problemas. Debemos regresar a los viejos caminos. Debemos capturar la centralidad y la acritud de la predicación bíblica una vez más. Debe haber un regreso decisivo a la predicación dirigida por la Palabra, exaltada por Dios, centrada en Cristo y con poder del Espíritu. Necesitamos desesperadamente una nueva generación de expositores, hombres cortados del mismo rollo de tela que Calvino. Los pastores marcados por la compasión, la humildad y la bondad deben, una vez más, “predicar la Palabra.” En resumen, necesitamos que los Calvinos vuelvan a estar en púlpitos y proclamen la Palabra de Dios.

Charles H. Spurgeon tendrá la última palabra aquí. Este gran hombre fue testigo de primera mano del declive de la predicación dinámica y emitió este argumento:

Queremos de nuevo Luteros, Calvinos, Bunyans, Whitefields, hombres aptos para marcar épocas, cuyos nombres siembran terror en los oídos de nuestros enemigos. Tenemos una gran necesidad de tales. ¿De dónde vendrán a nosotros? Ellos son dones de Jesucristo para la iglesia, y llegarán a su debido tiempo. Él tiene poder para devolvernos una época de oro de predicadores, y cuando la buena y antigua verdad sea predicada una vez más por hombres cuyos labios son tocados como con un carbón vivo del altar, este será el instrumento en la mano del Espíritu para lograr un gran y profundo avivamiento religioso en la tierra …

No busco ningún otro medio para convertir a los hombres más allá de la simple predicación del evangelio y de oídos abiertos de los hombres para escucharlo. En el momento en que la iglesia de Dios desprecie el púlpito, Dios la despreciará. Ha sido a través del ministerio que el Señor siempre ha tenido el placer de revivir y bendecir a Sus iglesias.

Que la oración sincera de Spurgeon sea respondida una vez más en este día. Queremos a Calvinos de nuevo. Debemos tener Calvinos nuevamente. Y, por la gracia de Dios, los veremos resucitar a esta hora. Que el Jefe de la iglesia nos dé nuevamente un ejército de expositores bíblicos, hombres de Dios vendidos para una nueva reforma.

Este extracto está adaptado de The Expository Genius of John Calvin de Steven Lawson.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s