Haga Lo Que La Biblia Dice

Posted on

ESJ-2018 0929-003

Haga Lo Que La Biblia Dice

Por Christopher Ash

Keith, en general, es bastante feliz como es. Él encuentra el cristianismo interesante. Se siente bienvenido y generalmente afirmado en la iglesia. Incluso disfruta de la “paliza” de un buen predicador acerca del pecado. Le hace sentir bien lamentarse de lo horrible que es el mundo y de lo terrible que es el comportamiento de otras personas. Él quiere que la persona que está sentada a su lado obedezca la Biblia, así como a las personas que lee en las noticias. Pero no se le ocurre la mayoría de las semanas que él mismo necesita ser cambiado por la gracia de Dios.

Lakshmi está profundamente consciente de que necesita cambiar. Cada semana es convencida de alguna manera en que no es como Jesús. Puede ser una palabra cortante que se deslizó, o el pensamiento celoso que albergaba, o el dinero egoísta que ella gastó. Pero sea lo que sea, ella llega al sermón sabiendo que no puede arriesgarse a permanecer igual. Entonces, cuando entiende la enseñanza directa de la Biblia, anhela ponerla en práctica. Ella ora semana tras semana por un corazón que responde a la Palabra de Dios con una obediencia práctica y amorosa.

“Sed hacedores de la palabra y no solamente oidores que se engañan a sí mismos” (Santiago 1 v 22). El propósito de los sermones es cambiarnos a personas como Cristo. Debemos ser aquellos que: “han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia.” (Lucas 8 v.15), donde la “fruto” se refiere a la productividad de un carácter semejante al de Cristo. Cuando Pablo anima a Timoteo a perseverar en la predicación (2 Timoteo 4 v 1-5), le recuerda que el propósito y el beneficio de las Escrituras es “enseñar” (lo que debemos creer), “reprende” (lo que no debemos creer), para “corregir” (cómo no debemos comportarnos) y para “entrenar en rectitude” (cómo debemos comportarnos). La predicación tiene un resumen completo de que creer y el comportamiento (2 Timoteo 3 v 16).

No debemos esperar que los sermones nos entretengan. Vivimos en una cultura de entretenimiento; en general, podemos encontrar diversión con solo presionar un botón del control remoto. Una de las razones por las que las personas han dejado de venir a escuchar sermones es que, si vienen para entretenerse, pueden encontrar un mejor entretenimiento en otro lugar. Es raro que un sermón sea capaz de competir con los efectos especiales de un Batman o un Bond, o el brillante guión de The West Wing. La mayoría de los predicadores están destinados a fallar, y se equivocan al intentarlo.

Sin embargo, de vez en cuando las personas acuden a algunos predicadores para entretenerse. Herodes disfrutó escuchando la predicación de Juan el Bautista, a pesar de que Juan condenó el matrimonio equivocado de Herodes. Paradójicamente, Herodes logró eliminar la convicción de pecado y simplemente disfrutar el estilo y la manera de hablar de Juan (Marcos 6 v 14-29).

Hubo un momento en que a la gente le encantaba venir a escuchar a Ezequiel predicar; de alguna manera fue tan entretenido como escuchar una popular canción de amor: “Y he aquí, tú eres para ellos como la canción de amor de uno que tiene una voz hermosa y toca bien un instrumento; oyen tus palabras, pero no las ponen en práctica.” (Ezequiel 33 v 32).

Vemos esto hoy en las subculturas cristianas de los predicadores famosos. Hay algunos predicadores cuyo estilo y manera es tan bueno que podemos escucharlos durante horas. Los gustos difieren, en cuanto a la música, y algunos dirán, “somos de X”; otros, “somos de Y” (inserte sus favoritos) (vea 1 Corintios 3 v. 4). Podríamos comprar alrededor de las iglesias hasta que encontremos un estilo de predicación que se adapte a nuestro gusto, porque nuestro objetivo es ser entretenidos, en lugar de ser enseñados, reprendidos, corregidos y entrenados en justicia.

Sin embargo, es un gran error pensar que tenemos que obedecer en nosotros. Por nuestra cuenta no podemos obedecer. Somos esclavos del pecado, incapaces de ayudarnos a nosotros mismos. Ni siquiera podemos arrepentirnos sin que Dios obre el arrepentimiento en nosotros (por ejemplo: 2 Timoteo 2 v 25). Es Dios quien abre nuestros corazones para responder a su mensaje, y no solo al comienzo de la vida cristiana (Hechos 16 v 14). Necesitamos orar para que Dios abra nuestros corazones semana a semana a su verdad.

Pasos Prácticos A Seguir.

  1. Después del sermón de esta semana, escriba todas las formas en que desea que otras personas obedezcan esa enseñanza. No se detenga. Cuando lo haya escrito todo, rómpalo.
  2. Ahora vamos a hacer negocios. Escriba de la manera más precisa y definitiva posible las acciones que debe tomar para obedecer este pasaje de la Biblia. Puede ser un cambio de actitud, una alteración en la forma de hablar o alguna acción que deba dejar de hacer o comenzar a hacer. Sea lo que sea, escríbalo.
  3. Dentro de una semana, y luego de un mes, mire lo que ha escrito y pregúntese si ese pasaje de la Biblia le hizo alguna diferencia.
  4. Ore, ore y ore otra vez para que Dios obre en su obediencia a Su palabra

Un comentario sobre “Haga Lo Que La Biblia Dice

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    29 septiembre 2018 en 6:43 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s