Ayude A La Iglesia A Adorar A Través Del Canto Con Excelencia

Posted on

ESJ-2018 1105-001

Ayude A La Iglesia A Adorar A Través Del Canto Con Excelencia

Por Josh Buice

Mucha gente puede no darse cuenta de este hecho, pero antes de la Reforma, la adoración estaba muerta y sin vida. Fue a través de la Reforma que el canto congregacional fue reintroducido en la vida de la iglesia local. Hoy, más de quinientos años después de la Reforma, una lucha constante entre muchas iglesias locales se centra en su adoración a través de la canción. A veces es fricción entre los miembros y los líderes en cuanto al estilo. En otros casos, es la falta de seriedad impuesta a la adoración de la iglesia por los líderes y los miembros de manera colectiva. En algunas circunstancias, ha desanimado a los miembros que desean adorar bien, pero se sienten obstaculizados por la selección del canto o por los miembros de la iglesia que están moviendo sus bocas mientras esperan que los líderes canten por ellos (lo cual típicamente lleva a una voz fuerte y a una congregación silenciosa). ¿Cómo pueden los líderes y los miembros ayudarse unos a otros a través del canto con excelencia?

Líderes: Elegir Canciones Cantables

Dentro de la vida de la iglesia, lo que separa una buena canción de una gran canción es si es o no cantable para la congregación. Puede ser una canción cargada de teología sólida, pero si fue arreglada para una banda de alabanza o solista en lugar de una congregación, es probable que fracase en el Día del Señor. Cuando leí el Antiguo Testamento recientemente, encontré este versículo en el Salmo 57:7, “Firme está mi corazón, oh Dios, mi corazón está firme; ¡cantaré y entonaré salmos!” A lo largo del Antiguo Testamento, vemos versículos centrados en cantar al Señor. En los Salmos, encontramos un gran número de canciones que comienzan con estas palabras, “Para el maestro de coro …”, que es un testimonio del hecho de que fueron escritas y dispuestas no solo para la adoración, sino para que un grupo de personas que cantan al Señor.

Con el auge de la música cristiana contemporánea, los himnos más antiguos de la fe han tomado un segundo plano en muchos contextos en el Día del Señor. Si bien no hay nada malo con las nuevas canciones, hay algo que aprender de las canciones más antiguas de la historia de la iglesia. Cuando miras el alto estilo poético y la composición musical, las canciones fueron de tal calidad y disposición que permitieron que la congregación reunida se regocijara en Dios a través de su Santa Palabra y cantara en voz alta con excelencia. Debemos recordar que, si bien los himnos más antiguos fueron muy exitosos y útiles para la iglesia, nunca fueron el producto de una lucrativa industria musical. Surgieron de pastores, teólogos y músicos que pasaron un tiempo en la Palabra de Dios y escribieron canciones para la gloria de Dios.

Cuando la iglesia se reúne para la adoración, en la mayoría de las ocasiones, hay una diferencia notable entre la calidad de la adoración de un himno bien conocido de la fe y una canción de alabanza recién arreglada. No es simplemente porque la iglesia está fija en cosas viejas , a menudo se debe a la capacidad de la congregación para cantar la canción. Los líderes deben poder notar esto y hacer ajustes cuando sea necesario. Solo porque es antiguo no lo hace bueno y solo porque la canción es nueva (y popular) no significa que sea digna para el servicio de adoración del Día del Señor.

Iglesia: Canta Y Hazlo Con Excelencia

Hagamos lo que hagamos, debemos hacerlo para la gloria de Dios. Debe haber un espíritu de excelencia en todo lo que hacemos en esta vida, especialmente en la adoración. No vamos a un partido de fútbol con un corazón que apenas está conectado y desinteresado en participar en el frenesí de los fanáticos para alentar a nuestro equipo. Vamos con la expectativa de alzar nuestras voces y aplaudir nuestras manos. Entramos en el estadio como fan. Cuando nos reunimos en el Día del Señor para adorar, debemos ingresar como un adorador que anticipa la participación de la mente, el corazón y la voz en la adoración de Dios. Nunca se sienta satisfecho con la idea de que la gran voz o el vocalista experto es el responsable de su adoración. Usted es responsable de su adoración.

Vemos que el pueblo de Dios en las Escrituras pone esfuerzo en su canto. Note las palabras de 2 Crónicas 30:21, “Y los hijos de Israel que se hallaban en Jerusalén celebraron con gran alegría la fiesta de los panes sin levadura por siete días; y los levitas y los sacerdotes alababan al Señor día tras día, cantando con instrumentos resonantes al Señor.” Ellos no solo movieron sus labios, se esforzaron en cantar. Sin embargo, para que las personas se comprometan con todas sus fuerzas, la canción debe ser arreglada para la congregación en lugar de una banda de alabanza. Además, la congregación no debe acercarse a la adoración de Dios en el día del Señor como si estuvieran buscando ser entretenidos o satisfechos con su estilo musical.

Un ex pastor mío cuando era niño, una vez hizo la siguiente declaración: “Si vienes a la iglesia para ver qué puedes obtener, te irás vacío. Si vienes a la iglesia buscando lo que puedes dar, te irás lleno.” Esta es una declaración apropiada con respecto a cómo adoramos. Si venimos como espectadores, es probable que nos vayamos insatisfechos. Si venimos con el entendimiento de que estamos involucrados en la producción y que tenemos una parte en la adoración semanal, esto nos hará salir llenos. Imagínese si usted se presentara a la iglesia la próxima semana y notara su nombre en el orden impreso de adoración. ¿Eso causaría que te pusieras nervioso? ¿Ha considerado el hecho de que aunque su nombre no aparezca en el boletín, usted es parte de la adoración cada semana?

Considere las palabras del Salmo 71: 3, “Darán voces de júbilo mis labios, cuando te cante alabanzas, y mi alma, que tú has redimido.” Cuando conectamos la mente (el conocimiento de nuestra redención) con nuestro corazón (la alegría por lo que nuestro Dios ha hecho en la obra de la redención), nuestros labios responderán con una adoración alegre. Si nos quedamos de pie buscando al coro que nos impresiona, a la banda de alabanza que nos entretiene o a los vocalistas que nos satisfacen, haremos que la adoración de la iglesia se hunda cada vez más a medida que esa mentalidad se extienda a través de la iglesia. Cada uno de los hijos de Dios está llamado a cantarle como adoradores. Cuando cada uno de nosotros procura cantar con excelencia, pronto la iglesia comenzará a acercarse a la adoración con un espíritu de excelencia en lugar de egoísmo y consumismo.

Si hay algo que necesita una muerte dura en la iglesia evangélica hoy, es el espíritu del consumismo. Que pequeño pecado egoísta, el pecado del consumismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s