Contando El Costo

Posted on

ESJ-2018 1118-001

Contando El Costo

Por Steven J. Lawson

Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla? No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él, diciendo: “Este hombre comenzó a edificar y no pudo terminar. (Lucas 14: 28-30).

Cualquier cosa que valga la pena en la vida tiene un costo involucrado. Siempre hay un sacrificio personal que se requiere con poseer algo valioso. Esto es cierto ya sea tener éxito en el trabajo, disfrutar del matrimonio, avanzar en los deportes o sobresalir con un instrumento musical. Donde no hay dolor, no hay ganancia.

En ninguna parte es esto más cierto que en el asunto de seguir a Jesús. La salvación se nos ofrece como un regalo gratuito de Dios. Pero recibirlo siempre tiene un precio alto. No hay excepciones a esta verdad. Por supuesto, el precio a pagar por ser cristiano es más alto para unos que para otros. Nacemos en diferentes familias, en diferentes lugares y en diferentes momentos de la historia. El precio por nuestra fe en Cristo diferirá de una persona a otra, pero siempre habrá un precio que pagar por todos los que vienen en pos de Jesús.

Por lo tanto, los que están en la multitud deben contar el costo de seguir a Jesús antes de hacer el compromiso. De no ser así, podrían tomar una decisión superficial que resultaría ser falsa. Esto es tan importante, de hecho, que Jesús dice que requiere un cálculo sobrio. Nadie decide esto por capricho. Hay mucho en juego. Requiere demasiado de ti. Jesús nos llama a cada uno de nosotros a hacer un cálculo sobrio en nuestras mentes y corazones.

Parábolas Consecutivas

Para establecer este punto, Jesús dijo a la multitud dos parábolas en orden consecutivo. Una parábola es una historia terrenal con un significado celestial. Estas dos historias fueron dadas una tras otra para comunicar el mismo punto básico. La multitud necesita saber el costo antes de seguirlo. Estas dos parábolas encajan perfectamente – son las cabezas y las colas de una misma moneda.

En la primera parábola, Jesús explicó que si alguien en la multitud decide seguirlo, primero debe calcular el costo. La segunda parábola da la otra cara de la moneda. Si deciden no seguir a Cristo, el resultado será, sin embargo, el mismo. Aún así les costará todo. El no entregar su vida a Él les costará sufrir la destrucción eterna de su alma. Ya sea que le entreguen su vida a Él o que decidan rechazarlo, les costará todo.

Desde que estas palabras fueron emitidas por primera vez, este precio nunca ha sido reducido. Estos exigentes términos establecidos por nuestro Señor siguen siendo los mismos para cada persona hoy en día que desea seguirle. Esto te incluye a ti. Esta elección afectará tu vida mientras vivas. Incluso determinará tu destino eterno. Tenga cuidado al contar el costo.

Una Pregunta De Sondeo

La primera parábola que Jesús dijo comenzó haciendo esa misma pregunta: Porque, ¿quién de vosotros, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla? (v. 28). Cuando Jesús planteó esta pregunta, estaba mirando directamente a los ojos de esta vasta multitud con la intención de provocar su pensamiento. Él trató de desafiarlos a que evaluaran honestamente su relación con Él.

Con esta pregunta de sondeo, Jesús les estaba provocando a que se sometieran a un serio examen de conciencia en lo que respecta a su estado espiritual. ¿Dónde están con Él? Cristo tenía la intención de responder positivamente al llamado que hizo. Pero primero deben contar el costo del discipulado. Quería captar la atención de aquellos que simplemente tenían curiosidad sobre Su notoriedad. Deseaba asegurar el compromiso de aquellos que simplemente estaban atrapados en la emoción de este movimiento. Esta fue una súplica evangelística que Él estaba dando.

Calculando el Costo

Esta ilustración se basó en una experiencia de vida común de un constructor y una obra en construcción. Cualquier buen constructor contaría primero el costo de la construcción antes de entrar en un proyecto de construcción. Un constructor sabio nunca sería tan tonto como para empezar a construir sin calcular primero el costo total. Sería una falta de visión e imprudencia precipitarse en cualquier proyecto de construcción sin saber, en primer lugar, cuál sería su costo total. La razón era bastante simple. Si no conoce los gastos, descubriría demasiado tarde y posiblemente no podría completar esta tarea, podría verse forzado a abandonar el proyecto después de perder tiempo, dinero y esfuerzos valiosos, por no hablar de su reputación.

En esta parábola, Jesús continuó: “No sea que cuando haya echado los cimientos y no pueda terminar, todos los que lo vean comiencen a burlarse de él,” (v. 29). Lo que este constructor empezó, no lo puede terminar. ¿Por qué? Porque no contó el costo primeramente. Todo empezó bien. El terreno ha sido preparado para la construcción. Se limpiaron los árboles, se construyeron los cimientos y se colocó la puerta principal. Todo iba bien, es decir, hasta que el proyecto se detuvo inesperadamente. No se produjo más construcción. No se levantaron más muros, no se enmarcaron más habitaciones y no se colocó ningún techo sobre la estructura.

Mientras la gente del pueblo pasaba junto a este proyecto inacabado, se burlaban de él. Se rieron de él. Pero esta risa no era de humor, sino de burla. Se ha convertido en un espectáculo público que sufre vergüenza ante todo el pueblo.

El Constructor Tonto

Los observadores de este proyecto inacabado habrían concluido: “Este tonto constructor debe haber fallado en hacer una estimación de costos”. Supusieron con razón que todo lo gastado en este proyecto se desperdició. Lamentablemente, todos en la ciudad lo sabían. Este constructor imprudente estaría demasiado avergonzado para mostrar su cara. Sería objeto de desprecio por parte de todos, como el hombre irresponsable que inició este proyecto de construcción, pero no pudo terminar porque no había contado el costo.

Qué imprudente sería para este constructor darse cuenta demasiado tarde de que el costo era demasiado alto. Lo mismo sería para un hombre imprudente que descubriría dolorosamente que no pudo completar lo que comenzó. Lamentablemente, perdería todo lo que había invertido en el proyecto. Qué humillante y vergonzoso sería alejarse del proyecto de construcción después de haberlo iniciado. Su único recurso sería retirarse de los trabajos de construcción. Todo se perdería.

Una Decisión Superficial

Esta parábola simboliza a aquellos en la multitud que eran seguidores superficiales de Cristo. Tales personas nunca habían contado el costo de lo que esto realmente requeriría de ellos. Fueron atraídos por la emoción de la multitud y la energía del movimiento. Estaban interesados ​​en lo que Jesús enseñó acerca de ciertos temas, pero nunca consideraron el costo y el sacrificio final. En consecuencia, no hubo un compromiso real con él. Qué fácil fue saltar a la multitud y comenzar el viaje. Pero qué difícil sería terminar. Qué tan fácil fue lanzarse en este proyecto, pero cuán costoso sería completarlo.

Innumerables personas son así hoy en día. Parecen comenzar bien en seguir a Jesús. Tal vez empiezan a ir a la iglesia. Quizás estén inspirados en involucrarse. Posiblemente conmovido por la hospitalidad que se les muestra. Todo esto los hace sentir bien. Como resultado, toman una decisión apresurada de repetir una oración con un pastor. Se unen a la iglesia. Participan en algunas actividades espirituales y pasan por varias formalidades religiosas. Pero, trágicamente, todo es externo y nunca verdaderamente llegan a conocer a Jesús.

Proyectos De Construcción Abandonados

Como el constructor de la parábola, esta persona impetuosa parece empezar tan bien. Pero los viejos amigos pronto vuelven a aparecer. Las viejas tentaciones vuelven. Los viejos hábitos resurgen. Es perseguido por su asociación religiosa. Vuelve a caer en su antigua forma de vida. Lamentablemente, nunca regresa a la iglesia. Esta persona es como este hombre de la parábola que comenzó a construir, pero no pudo terminar debido al alto costo.

Esta parábola representa a un gran número de personas hoy en día. Escuchan la verdad del mensaje salvífico de Jesucristo. Quieren los beneficios de la salvación. Desean la tranquilidad de saber que sus pecados han sido perdonados. Anhelan un hogar en el cielo. Pero no piensan en hacer un compromiso profundo con Cristo. No están dispuestos a renunciar al control de su vida. Nunca consideraron una vida así. Así que, cuando se trata de hacer un compromiso, se alejan de la multitud que estaba siguiendo a Cristo.

Nunca Contó El Costo

Lamentablemente, esta persona nunca fue un verdadero discípulo. No perdieron su salvación, nunca la tuvieron realmente. Aunque parecían ser seguidores de Cristo, nunca habían contado el verdadero costo de ser su discípulo. Nunca fue un auténtico discípulo. La eventual alejamiento de Cristo reveló que nunca habían ejercido una verdadera fe salvadora desde el principio.

Cualquier compromiso genuino con Cristo requiere contar el costo antes de venir a Él. ¿Cuánto te costará seguir a Cristo? Te costará una vida en la que elijas tu propio camino. Te costará la libertad de hacer lo tuyo. Te costará una vida fácil. Requerirá que usted viva para Dios ahora y lo que Él quiere para usted. Debes quemar tus puentes detrás de ti. No hay vuelta atrás.

Te Costará

¿Cuánto cuesta ser discípulo de Cristo? Nos costará nuestra arrogancia. Ya no podemos considerarnos una buena persona, sino más bien un pecador que ha quebrantado las leyes de Dios. Estamos bajo la sentencia de la ira y condenación divina. ¿Estamos dispuestos a pagar ese precio? Debemos contar el costo de abandonar los pecados que ahora apreciamos. Debemos abandonarlos por las cosas del Señor que realmente dan vida.

Debemos contar el costo de renunciar a nuestros propios puntos de vista sobre lo que es la vida. Debemos contar el costo de abandonar la amistad con el mundo y reconocer que aunque estamos en el mundo, no somos del mundo. Debemos contar el costo de renunciar a nuestros propios planes para nuestras vidas a fin de seguir la voluntad de Dios. Tenemos que contar el costo de dejar ir nuestra propia voluntad por nuestras vidas.

Seguir a Cristo puede costarle popularidad entre sus viejos amigos. Puede costarle el éxito de su negocio. Puede costarte los aplausos de este mundo. Nada en tu vida está fuera de este compromiso con Jesucristo. Usted debe pensar cuidadosamente sobre lo que este compromiso requiere. De otra manera, una decisión precipitada de seguir a Cristo puede fracasar antes del final. Debe contar este costo.

Tengan la seguridad de que una religión que no cuesta nada no vale nada, y no logra nada. La religión que no te cuesta tiempo ni pensamiento, ni abnegación, ni sacrificio, ni oración, ni sufrimiento, ni oposición, ni persecución, ni conflicto, será una religión que nunca salvará tu alma. Es una religión que no te dará consuelo en el día de la adversidad. Es una religión que no te dará paz en el día de tu muerte.

Más Ganancias Que Pérdidas

Habiendo emitido esta advertencia, permítame recordarle que lo que gana al seguir a Cristo supera con creces las pérdidas. No sabes a dónde te llevará Jesús. Tampoco conoces los detalles de lo que se te pedirá. Pero usted sabe a quién está siguiendo y puede confiar en Él en cualquier circunstancia. Puedes estar completamente seguro de seguir al Señor, sin importar dónde, sin importar qué, sin importar con quién.

Si comprometes tu vida a Cristo, ganarás mucho más de lo que abandonas. Perderás tu vida anterior, pero ganarás una vida nueva y abundante. Perderás este mundo, pero ganarás un mundo mucho mejor por venir. Perderás los placeres pasajeros del pecado, pero obtendrás gozos mucho mejores en Cristo. Los aspectos positivos superan con creces los aspectos negativos.

Esta invitación abierta a seguir a Cristo se extiende a ustedes. Pero antes de contestar esta invitación, cuente el costo.

2 comentarios sobre “Contando El Costo

    Alejandro Rivas escribió:
    18 noviembre 2018 en 6:01 pm

    Amen, concuerdo contigo, el mayor costo es nuestro ego y orgullo, quebrar nuestra autosuficiencia disfrazada de muchas cosas. Es interesante que en cuanto el ser humano se rinde a Jesús, en el mismo instante que el ser humano muere a si mismo…damos fruto, pues hasta en ese momento descubrimos que nunca seremos nosotros los que logremos algo, sino siempre será Él en nosotros…literalmente.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    18 noviembre 2018 en 9:12 pm

    Reblogueó esto en Luz para las Naciones Internacional 🤗 ©® 2000-2018y comentado:
    Estás listo para tomar el reto de seguir a Cristo sin condiciones tuyas y a obedecer al Padre en todo lo que te pida, donde te ponga, ha entregarlo todo a cambio de una salvación tan grande!!!! Yo… Ya dije que sí y no hay vuelta atrás, aunque el costo sea altisimo, al final valdrá la pena tener una eternidad con el Padre. Jesucristo y el Espíritu Santo!!!!

    Cecilia Eugenia Peraza Salazar
    luz para las naciones.WordPress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s