Unos Pocos Buenos Hombres

Posted on

ESJ-2018 1123-004

Unos Pocos Buenos Hombres

Por Matthew Postiff

A menudo se nos recuerda que “no hay nadie bueno, ni uno.” Y eso es cierto debido a la perfecta norma de bien de Dios. Sin embargo, Dios quiere que seamos buenos, y está ocupado en transformar a su pueblo en gente buena.

Hace años, el ex pastor de nuestra iglesia, conocido por algunos de ustedes que leían esto, rutinariamente le preguntaba a la gente cómo les estaba yendo. Usted no pensaría nada de ello, porque parecía ser el comienzo de una conversación de rutina. “Estoy bien”, responderías. “¡Espera un minuto!” El pastor respondía con una voz fuerte. “La Biblia dice que no hay nadie bueno, ni uno.” Fue un verdadero “¡te pillé!” que funcionó debido al giro de la palabra ‘bueno’ en el que se está usando en dos sentidos diferentes: uno en su respuesta y otro en Romanos 3:12.

Pero de hecho hay personas a quienes Dios ha considerado llamar buenas porque Su salvación las ha hecho buenas. Su Palabra registra una serie de ejemplos:

· Está Bernabé, que “porque era un hombre bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor” (Hech. 11:24).

· “Y había un hombre llamado José, miembro del concilio, varón bueno y justo” (Lucas 23:50).

· Había otro José, prometido e María, que era un hombre justo (Mateo 1:19).

· Hay una clase de hombres buenos de los que Jesús habló: “El hombre bueno de su buen tesoro saca cosas buenas” (Mat. 12:35).

· Es como el pasaje que dice: “El bueno alcanzará el favor del Señor” (Prov. 12:2) y “El hombre bueno deja herencia a los hijos de sus hijos” (Prov. 13,22; véase también 14,14).

· Está Job, que “era aquel hombre intachable, recto, temeroso de Dios y apartado del mal.” (Job 1:1 y repetido varias veces).

· Otro era Cornelio. Otros informaron de él que “un hombre justo y temeroso de Dios, y que es muy estimado por toda la nación de los judíos,” (Hch 10:22). Su fe en el Antiguo Testamento se completó al creer en el Mesías judío.

· Otro era “Ananías, hombre piadoso según las normas de la ley, y de quien daban buen testimonio todos los judíos que vivían allí” (Hch 22:12).

· Abraham fue llamado “amigo de Dios” (Santiago 2:23). No podemos imaginarnos a Dios teniendo un “amigo” que es malo!

· David era un hombre según el corazón de Dios (Hechos 13:22).

· Zacarías e Isabel “Ambos eran justos delante de Dios, y se conducían intachablemente en todos los mandamientos y preceptos del Señor” (Lucas 1:6).

· Febe era un siervo de la iglesia en Cencrea que era un ayudante de muchos (Romanos 16:1-2).

· Estan Priscila y Aquila, y muchos otros mencionados en Romanos 16.

Es asunto de Dios convertir a las personas que no son buenas en personas que lo son. La justificación nos declara justos basados en la justicia de otro, así que somos “buenos” en la estimación de Dios como Él nos ve en Cristo. Más que eso, el don inicial de la regeneración nos convierte en personas nuevas. Esto nos da el equipo básico que necesitamos para ser realmente buenos en la práctica. A través del proceso continuo de santificación, Dios nos transforma gradualmente para que lleguemos a ser algo diferente de lo que éramos. Dios está trabajando para transformar nuestro comportamiento, nuestras mentes, nuestro carácter, nuestras actitudes y todo lo que nos rodea para que lleguemos a ser buenos, como su Hijo. Sí, Dios está trabajando para cambiar nuestras personalidades, no para eliminar la hermosa diversidad que nos distingue unos de otros, sino para erradicar progresivamente esas partes pecaminosas de nuestras personalidades hasta que alcancemos la gloria.

La bondad es un don de Dios. Es una comunicación de Su bondad infinita a las criaturas finitas. No es algo en lo que trabajemos, arreglándonos con nuestros propios recursos. Estoy muy agradecido por eso.

¿Pero qué hacer cuando dejamos de ser buenos? A menudo nos quedamos cortos. Alguna tentación nos agarra. Surgen algunas emociones o palabras que son contrarias a la influencia del Espíritu. Nos comportamos de manera inapropiada.

En nuestros fracasos, el antiguo sabio Job es un gran ejemplo. Dios nos dice que era un buen hombre. Pero incluso Job se desvió cuando habló fuera de lugar contra Dios. En Job 40: 3-5 y 42: 1-6, Job admitió que estaba equivocado. Se arrepintió en polvo y ceniza. Entonces Dios declaró que Job habló lo que era correcto y lo aceptó (42: 7-9). Gracias a Dios que es misericordioso con los que tienen un corazón contrito y un espíritu quebrantado.

La verdad un tanto paradójica de la situación es ésta: para que una persona sea piadosa, debe arrepentirse cuando peca. Dicho de otra manera, una buena persona responde al pecado en su vida cambiando su mente acerca de ese pecado, confesándolo al Señor y pidiendo ayuda para evitarlo en el futuro. Los justos se arrepienten. Los injustos no se arrepienten. El arrepentimiento es una marca de los justos. Por supuesto, una persona que nunca pecó nunca necesitaría arrepentimiento. Pero ese no es nuestro destino, no hasta después del rapto. Y así, para que seamos como Cristo, tenemos que hacer algo que Cristo nunca tuvo que hacer, y eso es arrepentirse.

¡Ánimo, queridos amigos! Cuando tropieces, expresa a Dios esa contrición que sabes que Él ama. Sé quebrantado por el pecado, y Dios recibirá tu oración penitente con apertura, misericordia y gracia.

Los discípulos preguntaron al Señor si eran pocos los que se salvarían. La respuesta fue, en pocas palabras, sí. La puerta es estrecha y el camino difícil. El Señor quiere algunos hombres buenos. Usted probablemente conoce esta frase por el eslogan publicitario de los Marines de los Estados Unidos. La frase se conoce desde 1799 (1779 según algunos relatos), cuando el Capitán William Jones anunció “unos pocos hombres buenos” para servir en el barco llamado Providence. Ese mensaje se ha mantenido durante más de 200 años. Hay algo especial en ser uno de los “pocos,” especialmente cuando esos pocos son buenos.

No hay gente buena en un sentido. Pero, hay algunas personas buenas en otro sentido. Que Dios multiplique a esa tribu. Que todos ustedes sean “buen[os] ministro[s] de Cristo Jesús” (1 Timoteo 4:6) y “buenos administradores de la multiforme gracia de Dios” (1 Pedro 4:10).

Que el Señor los bendiga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s