Leyendo la Biblia por Diezmilésima Vez

Posted on

ESJ-2018 1126-001

Leyendo la Biblia por Diezmilésima Vez

POR RYAN HIGGINBOTTOM

Somos buenos aprendiendo nuestro entorno, ¿no? Después de vivir en un lugar durante muchos años, conocemos hasta el último detalle. Sabemos qué ruidos son normales y qué goteos y golpes requieren una llamada telefónica. Sabemos los puntos fríos de cada habitación, la cantidad de escaleras entre los pisos y qué pisos suenan más fuerte. Si es necesario, podríamos encontrar nuestra cama en la oscuridad más profunda, porque conocemos nuestro lugar. Es la casa.

Para algunas personas, esta familiaridad es reconfortante. Les gusta el calor y la seguridad que se obtienen al conocer un lugar dentro y fuera. Pero para otros, la comodidad los hace sentir incómodos. Parece aburrido y seco, como una boca llena de avena cruda. Comienzan a buscar algo nuevo.

Algunos pueden pensar que la Biblia es predecible y sofocante, especialmente aquellos que la han estado leyendo durante años. Ellos saben cada latido de cada historia. No hay más sorpresas; la emoción se ha ido.

Por instinto, sabemos que los lectores primerizos de la Biblia necesitan orientación. Pero los lectores antiguos también necesitan ayuda. En este artículo, exploraremos algunas de las formas de combatir el aburrimiento y el letargo para los lectores de la Biblia con experiencia.

Cinco Maneras De Combatir El Cansancio De La Biblia

Hay muchas maneras de protegerse contra el aburrimiento que puede venir con la edad y la familiaridad. Aquí hay cinco de las mejores.

Recuerda por qué estás leyendo . La Biblia no es aburrida porque tiene un propósito grandioso, explosivo y eterno. ¡Leemos la Biblia para conocer al Dios del universo! No lo conoceríamos o sabríamos cómo acercarnos a él si él no nos lo dijera. Y porque Dios es infinito, no podemos agotar nuestra comprensión de él. Entonces, si bien puede que conozca todas las historias de la Biblia, siempre puede conocer y adorar mejor al Dios que está detrás de esas historias. Y aquí hay un glorioso seguimiento: ¡Esto es exactamente lo que Dios quiere!

Ajuste su rutina. Hay muchas maneras diferentes de entender la Biblia . Si has estado leyendo mucho, trata de escuchar . Lee la Biblia lo más rápido que puedas . O tómese seis meses, lea un libro tantas veces como sea posible y deje que se hunda en sus huesos. Estudie la Biblia , memorícela, cántela. Una traducción diferente o una Biblia física diferente puede ofrecer la perspectiva fresca que necesita.

Enseñe la Biblia. La mayoría de los maestros de la Biblia te dirán que aprenden mucho más durante su enseñanza que cualquiera de sus alumnos. La mayoría de las iglesias y ministerios a menudo necesitan maestros de escuela dominical, líderes de estudios bíblicos y voluntarios en el asilo de ancianos local. Tampoco te alejes de los ministerios infantiles, ¡realmente debes conocer y creer en la Biblia para explicársela a los niños! Si su ingesta bíblica no es solo para usted, puede que le resulte más desafiante, reconfortante y vivificante.

Aplique la Biblia . Aunque el texto y las verdades de la Biblia no cambian, nosotros sí lo hacemos. Esto significa que la misma interpretación precisa de un pasaje a la edad de 25 años tiene implicaciones enormemente diferentes cuando tenemos 55 años. La aplicación es el paso más difícil del estudio bíblico, así que a menudo lo omitimos, pero la aplicación es precisamente donde nos vemos obligados a confiar en Dios. Nuestra fe crece más cuando damos pasos de obediencia y damos testimonio de que Dios apoya nuestros pies. Para luchar contra el desinterés en la Biblia, lleve su estudio bíblico desde la observación y la interpretación hasta la aplicación.

Comparta el evangelio. Es tentador pensar que la Biblia es polvorienta y anémica cuando nunca presenciamos el poder de Dios a través de sus palabras. Además de aplicar la Biblia a nosotros mismos, podemos ver este poder cuando les hablamos a otros acerca de Jesús. El Espíritu Santo con más frecuencia usa las palabras de la Biblia para despertar a los muertos y otorgar fe en Cristo, ¡y podemos ser parte de esto! Si quiere ver cuán poderosa es la Biblia, ore por oportunidades para hablar con otros acerca de Jesús, y luego regocíjese y obedezca cuando surjan esas oportunidades. (¡A Dios le encanta contestar esta oración!)

Pedid y se os dará

Cuando sentimos fatiga con la Biblia, el problema no está en el libro. El problema está con nosotros.

Pero recuerde: Dios es un padre compasivo que ama a sus hijos. En la parte inferior de cada estrategia dada anteriormente está este estímulo: hable honestamente con Dios acerca de sus luchas. Confiese su pecado, su apatía, su falta de amor. Pídale que sea misericordioso, que le cambie de adentro hacia afuera.

No permita que su aburrimiento con la Biblia lo aleje de Dios. Lléveselo a él; Él ya lo sabe y está dispuesto a ayudar.

Fuente

Un comentario sobre “Leyendo la Biblia por Diezmilésima Vez

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    30 noviembre 2018 en 11:14 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s