El Rechazo del Verdadero Pastor

Posted on

ESJ-2018 1204-001

El Rechazo del Verdadero Pastor

(El Regreso y El Reinado de Jesucristo)

Zacarías 11:1-14

Por John F. Macarthur

INTRODUCCION

Zacarías 11 es un capítulo muy triste. Destaca en comparación con los capítulos 9 y 10. Representa al Mesías (a quien conocemos como Jesucristo) como un Pastor. Ese es un concepto familiar para nosotros porque el Antiguo Testamento habla de Dios como pastor. En el Salmo 23:1 David dice: “El Señor es mi pastor”. El profeta Isaías dijo que el Señor Dios “Como pastor apacentará su rebaño, en su brazo recogerá los corderos, y en su seno los llevará; guiará con cuidado a las recién paridas” (Isaías 40:11). En Juan 10:11 Jesús dice: “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas.” Tales pasajes en el Antiguo y Nuevo Testamento tienen una belleza entrañable para ellos. Pero cuando usted viene a Zacarías 11, es una excepción a esa regla. Zacarías presenta un cuadro feo del rechazo del Mesías, el verdadero Pastor.

A través de Zacarías, Dios ha prometido salvación a Israel, una reunión y restauración en la tierra. Pero de repente, en el capítulo 11, el profeta de la esperanza se convierte en un profeta de la perdición y juicio. Él pasa de las glorias del Mesías en Su Segunda Venida a la apostasía nacional y el rechazo que ocurrió en Su primera venida, que es el tema principal del capítulo. Nos ayuda a entender por qué las promesas de los capítulos 9 y 10 no se cumplieron cuando Jesús vino por primera vez.

LECCION

I. LA DEVASTACION DE LOS PASTORES EN LAMENTO (vv. 1-3)

“Abre tus puertas, Líbano, y consuma el fuego tus cedros. Gime, ciprés, porque ha caído el cedro, porque los árboles majestuosos han sido derribados; gemid, encinas de Basán, porque ha caído el bosque impenetrable. Voz de gemido de pastores, porque su esplendor está arruinado; voz del rugido de leoncillos, porque derribada está la gloria del Jordán.”

A. La Tierra

Esos tres versículos son de crítica. Identifican tres lugares diferentes: Líbano, Basán y Jordania. En la geografía de Israel, esa lista comienza en el norte y desciende hacia el sur. Es una imagen del juicio que se extiende como el fuego que quema la vegetación en el Líbano y en Basán hasta el follaje alrededor del Valle del Jordán, donde habitaban los leones. El Espíritu Santo usó imágenes dramáticas para describir la destrucción de toda la tierra de Israel.

Bajando desde el Líbano, que se encuentra en la frontera norte de Israel, llegamos al área de Basán, que se encuentra al este del mar de Galilea. Era conocido por sus robles. Descendiendo hacia el sur, llegamos al valle del Jordán, en el que corre el río Jordán, que se extiende desde el Mar de Galilea hasta el Mar Muerto. En algún momento parece que hubo un follaje denso y selvático a lo largo de ambos lados del río.

Creo que el juicio del que Dios está hablando aquí es una verdadera devastación. Aunque un fuego literal que quema árboles puede no estar involucrado, la devastación no se limita al juicio espiritual solamente. Incluye la muerte de personas cuando la tierra de Israel está siendo juzgada.

Hay una inevitabilidad en este juicio. En el verso 1 se le dice al Líbano que abra sus puertas, como si no tuviera sentido resistir. El abeto y el roble pueden lamentarse porque si los poderosos cedros, que son relativamente inaccesibles, arden en llamas, los otros árboles no van a ser capaces de resistir. Cuando caigan los altos y los poderosos, todos los árboles menores no podrán escapar. Algunas personas han comparado estos árboles con el liderazgo de Israel, asumiendo que esto es un juicio espiritual sobre la jerarquía de Israel, que incluye a los sacerdotes, ancianos, escribas, y que se extiende hasta el pueblo común.

B. Los Leones

El “rugido de leoncillos” implica una repetición de las condiciones después de la cautividad del Reino del Norte, cuando las bestias salvajes comenzaron a multiplicarse alrededor del río Jordán (cf. 2 Reyes 17:22-26; Jer. 49:19; 50:44). Los leones habitaban en el espeso follaje. Los feroces leoncillos, que tienen apetitos voraces, rugirán cuando vean la devastación que se avecina y que destruirá sus hogares y su comida. Más allá de eso, el rugido de los leones y los lamentos de los pastores son figuras poéticas de la miseria que ocurrirá en la tierra cuando sea devastada. La idea de destrucción se enfatiza con un verbo hebreo que significa “destruir” y que se usa tres veces en los versículos 1-3.

C. El Lamento

1. La respuesta humana

El versículo 3 dice: “Voz de gemido de pastores, porque su esplendor está arruinado.” Estos pueden ser pastores literales que están aullando porque el pasto para sus ovejas ha sido devastado. Algunos dicen que esto puede referirse a los pastores espirituales de Israel, y que ciertamente encajaría con otras referencias bíblicas a los líderes como pastores. Pero independientemente de su identidad exacta, representan la respuesta humana cuando el gran juicio de Dios llega a Israel.

2. El registro histórico

¿A qué destrucción se refiere Zacarías 11:1-3? ¿En qué momento de la historia de Israel ocurrió esto? La mejor y más antigua interpretación (sostenida por antiguos rabinos y muchos eruditos modernos) es que se refiere a la destrucción de Israel y Jerusalén en el año 70 d.C. Aproximadamente cuarenta años después de que Jesús fuera crucificado, el ejército romano destruyó Jerusalén, matando a 1.100.000 judíos según Josefo (Guerras 6.9.3). Unos sesenta años más tarde, los ejércitos del emperador romano Adriano destruyeron 985 ciudades en el proceso de someter la revuelta de Bar Kokhba. Estas dos devastaciones resultaron en la dispersión del pueblo judío por todo el mundo. Pero debido a la soberanía de Dios, los judíos han sido preservados como pueblo y es sólo en este siglo que han regresados a su tierra.

Es difícil comprender el grado de devastación que experimentó Israel. Los romanos podrían haber destruido una civilización entera si no hubiera sido preservada por Dios. El asedio de Jerusalén condujo a atrocidades tales como que algunos judíos incluso se comieran a sus propios hijos para evitar la inanición.

II. EL RECHAZO DEL VERDADERO PASTOR (vv. 4-14)

He estudiado muchos capítulos en la Biblia, pero uno de los más difíciles que he estudiado es Zacarías 11. El estilo poético del capítulo es difícil de interpretar; Sin embargo, su tema principal es claro a pesar de que no entendemos algunos de los detalles. Una clave importante para el capítulo es comprender su estilo de expresión profética. En el Antiguo Testamento, los profetas a menudo profetizaban representando una escena simbólica. Verbalizar la revelación de Dios no fue el único medio de profetizar. Por ejemplo, Dios le ordenó a Isaías “Toma para ti una tabla grande y escribe sobre ella en caracteres comunes: Veloz es el botín, rápida la presa” [que significa, ‘apresurarse a los despojos’]” (Isa 8:1). Ese era el nombre del segundo hijo de Isaías, una demostración simbólica de juicio sobre Damasco y Samaria. Dios le dijo a Ezequiel que tomara un azulejo, dibujara la ciudad de Jerusalén y la sitiara dramáticamente (Ezequiel 4:1-2). Mientras que los espectadores podían pensar que el profeta se había vuelto loco, él estaba representando un mensaje de Dios para ellos. En Zacarías 11, Dios usa al profeta como actor, interpretando el papel de un pastor para ilustrar al verdadero Pastor, Jesucristo, y el rechazo que encontró.

A. El Problema Expresado (vv. 4-6)

1. El mandato sobre el condenado (v. 4)

Así dice el Señor mi Dios: Apacienta las ovejas destinadas para la matanza.”

La palabra hebrea traducida como “apacienta” abarca las responsabilidades del pastor de dirigir y cuidar de su rebaño, en la línea de lo que describe el Salmo 23. En el caso de Zacarías, alimentar el rebaño significaría enseñar a la gente. El profeta era una imagen del verdadero Pastor, quien enseña a su pueblo la verdad de Dios.

“Las ovejas destinadas para la matanza” no es una frase muy atractiva. Dios identificó a su pueblo del pacto como un rebaño destinado a la carnicería. Es como si dijera: “Dado que Israel un día rechazará a Mi Pastor, serán designados como un rebaño para la carnicería. Pero les daré una oportunidad: los alimentaré y veré si comen.” Le ordenó a Zacarías que fuera al pueblo de Israel que, en el plan de Dios, estaba destinado a una devastación horrible. Sin embargo, Él quería extender su gracia alimentándolos una vez más. Eso es esencialmente lo que Jesús hizo. Cuarenta años antes de la gran masacre de Israel, Dios vino y trató de alimentar al rebaño, pero en su mayor parte, se negaron a aceptar al Pastor. Por lo tanto, se convirtieron en un rebaño para la matanza.

2. La condición del condenado (v. 5)

a) Oprimido desde fuera (v. 5a)

“Los que las compran las matan y salen impunes, y el que las vende dice: “¡Bendito sea el Señor, porque me he enriquecido!”

Los versículos 5 y 6 forman un breve paréntesis. Los que matan al rebaño son los opresores extranjeros. Aunque es verdad que Dios soberanamente entregó a Israel a las naciones para su juicio, también es verdad que las naciones son responsables de su crueldad. Dios puede haber diseñado a Israel para el juicio, pero eso no significa que cuando las naciones reemplazaron el castigo razonable no tenían culpa.

En Jeremías 50,17-18 el Señor dice: “Rebaño descarriado es Israel; los leones lo han ahuyentado. Primero lo devoró el rey de Asiria, y después Nabucodonosor, rey de Babilonia, quebró sus huesos. Por tanto, así dice el Señor de los ejércitos, el Dios de Israel: “He aquí, castigaré al rey de Babilonia y a su tierra, como castigué al rey de Asiria.” Dios había ordenado a los reyes de Asiria y Babilonia para que juzgaran a Israel, pero eso no los hacía menos culpables de los pecados de crueldad que cometieron. Ese puede ser un concepto difícil de entender para nuestras mentes finitas, pero tendremos que dejarlo en las manos de un Dios justo.

Zacarías dice que las naciones que matan a Israel “se considerarán inocentes.” Los asirios y los babilonios no sintieron remordimientos cuando mataron a Israel en los siglos séptimo y sexto antes de Cristo. Jeremías 50:7 dice: ” Todos los que los hallaban, los devoraban; y sus enemigos han dicho: “No somos culpables, porque ellos han pecado contra el Señor,” (Josefo escribió que Tito, el general romano que dirigió el asedio, gimió cuando vio valles llenos de cuerpos de víctimas de asedio, “y extendiendo sus manos al cielo, llamó a Dios a dar testimonio de que no era su obra” [Guerras 5.12 .4].) Esas naciones gentiles se sintieron justificadas al infligir un castigo a los pecadores de Dios. Los romanos debieron haber determinado que lo que estaban haciendo era un maravilloso juicio. Zacarías nos dice que, en tono de burla, le dieron las gracias al Señor por los beneficios obtenidos de los despojos de las personas que asesinaron. Josefo nos dice que con la caída de Jerusalén en el año 70 d. C., los romanos vendieron a decenas de miles de judíos a la esclavitud (cf. Guerras 6.9.3).

b) Ignorado desde dentro (v. 5b)

ni sus propios pastores se compadecen de ellas.”

Ya era suficientemente malo que las naciones gentiles vinieran y masacraran al pueblo, pero lo que lo empeoró fue que los líderes de Israel no hicieron nada para defender a su pueblo o para evitar su juicio. Los líderes espirituales de Israel no habían logrado enseñar al pueblo las verdades espirituales que podrían haberle llevado a reconocer a su Mesías. Muchos de los sacerdotes, ancianos y escribas eran líderes corruptos que eran culpables de liderazgo despótico e hipócrita. También eran culpables de hacerse ricos a expensas de la población.

3. Las consecuencias de los condenados (v. 6)

“Pues yo no me compadeceré más de los habitantes de esta tierra —declara el Señor— sino que he aquí, haré que los hombres caigan cada uno en manos de otro y en manos de su rey; y ellos herirán la tierra y yo no los libraré de sus manos.”

a) Una ausencia de piedad

Es triste que los extranjeros hicieran mercancías fuera de Israel. Es aún más triste que a sus propios líderes no les importara lo suficiente como para enseñarles las verdades de Dios. Pero lo más triste de todo es que Dios mismo dijo que tampoco se compadecía de ellos. Icabod fue escrito sobre la nación porque Dios se apartó de ella (cf., 1 Sam. 4:21). Debido a que su pueblo rechazaría al Mesías, Dios no se apiadaría de ellos. Más bien, Él entregaría a Su pueblo “en manos de otros,” lo que indica la lucha civil que ocurrió dentro de la ciudad sitiada.

b) Una ausencia de protección

El Señor también dijo que entregaría a su pueblo “en manos de[su] rey.” ¿Quién era el rey de Israel en el año 70 d.C.? Técnicamente hablando, Israel no tenía rey en ese entonces, lo que podría llevarte a preguntarte cómo pudo haberse cumplido esta profecía en el año 70 d.C. Podrían haber tenido un rey cuando Jesús vino, ya que como su Mesías Él era y es el Rey de reyes. Pero la gente se burlaba de Él. Poncio Pilato sacó a Jesús delante del pueblo y dijo burlonamente: “He aquí vuestro Rey. Entonces ellos gritaron: ¡Fuera! ¡Fuera! ¡Crucifícale! Pilato les dijo: ¿He de crucificar a vuestro Rey? Los principales sacerdotes respondieron: No tenemos más rey que el César.” (Juan 19:14-15). Hicieron su terrible elección y se pusieron en manos de César, cuyas legiones los devoraron sólo unas décadas después como cumplimiento de la profecía de Zacarías.

Los líderes judíos habían llegado a la conclusión de que si no se deshacían de Jesús y de la controversia que lo rodeaba, los romanos intervendrían y se harían cargo completamente (Juan 11:47-50). Es irónico que para evitar una toma de posesión romana, mataron al verdadero Rey, lo que finalmente provocó su destrucción por parte del ejército romano.

B. La Parábola Promulgada (vv. 7-14)

1. El papel del pastor (v. 7)

a) Su enseñanza (v. 7a)

“Apacenté, pues, las ovejas destinadas para la matanza, esto es, los afligidos del rebaño.”

El versículo 7 retoma el pensamiento del versículo 4. Zacarías aparentemente desempeñó su papel de pastor y comenzó a enseñar al rebaño de Israel, pero solo los pobres escucharon. Esa es una parábola profética de lo que sucedió cuando Jesús vino a alimentar el rebaño. Reconoció ese hecho cuando dijo: “Bienaventurados los pobres de espíritu” (Mat. 5:3). En 1 Corintios 1:26, Pablo dice que entre los que son salvos, “no hay muchos poderosos, ni muchos nobles.”

La palabra hebrea traducida como “afligidos” se utiliza en un sentido económico para referirse a alguien sin medios económicos. También se usa de alguien que está físicamente afligido con enfermedad o socialmente afligido con persecución debido a su identificación con el pueblo de Dios. Puede referirse a aquellos que reconocen su debilidad espiritual. Los pobres de espíritu, aquellos que reconocieron su necesidad de un Salvador, aceptaron Su enseñanza. Los líderes religiosos no lo hicieron. Marcos 12:37 nos dice que cuando Jesús enseñó, “Y la gran multitud le escuchaba con gusto.” Juan 1:11-12 dice: “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre.” Era el remanente elegido de los verdaderos creyentes que vinieron a ser alimentados por el Mesías y eligieron seguirlo. El comentarista David Baron dijo: “Él alimentó a todos; pero sólo a los pobres del rebaño, a los que despreciaban a los hombres por no seguir el orgullo de los sumos sacerdotes, escribas y fariseos, creyeron en Él” (The Visions & Prophecies of Zechariah,[Las Visiones y Profecías de Zacarías],[Grand Rapids: Kregel, 1972], p. 392).

b) Sus herramientas (v. 7b)

Y tomé para mí dos cayados: a uno lo llamé Gracia y al otro lo llamé Unión; y apacenté las ovejas.”

Zacarías continúa interpretando la parábola tomando dos cayados. Los pastores a menudo llevaban dos cayados, que se identifican en el Salmo 23:4 como una vara y un bastón. La vara era más gruesa que el bastón. Se usaba para golpear a las bestias salvajes. El bastón era para recuperar suavemente a las ovejas que eran atrapadas en lugares difíciles.

El cayado llamado “Gracia” significa “gracia” y el llamado “Ataduras” significa “unidad,” que denota una unión de algo. Cristo el Buen Pastor expresó el amor y la gracia de Dios al cuidar tiernamente de su pueblo, que era como ovejas sin pastor (Marcos 6:34). A través de su ministerio nuestro Señor demostró misericordia y perdón.

El cayado llamado “Unión” o “Unidad” habla del ministerio unificador de Jesús. Como el Mesías, Él vino a juntar a las ovejas perdidas de la casa de Israel en un redil (Mateo 15:24). Fue con ese espíritu que alimentó al rebaño de la matanza.

2. El rechazo del Pastor (v. 8)

Y destruí a los tres pastores en un mes, pues mi alma se impacientó con ellos y su alma también se cansó de mí.”

El versículo 8 es difícil de interpretar. Estoy de acuerdo con los que dicen que los tres pastores se refieren a los sacerdotes, ancianos y escribas de Israel. Creo que el Señor cumplió con el simbolismo de otorgar gracia y unidad a la población, pero cuando se trataba de los líderes religiosos se enfrentó a su hipocresía (Mateo 23). Él “los cortó” o los repudió con acusaciones mordaces. El período de tiempo de “un mes” se entiende mejor como referido a un período corto de tiempo.

“Mi alma se impacientó” literalmente significa “Mi alma se quedó corta con ellos”, refiriéndose a los límites de la paciencia de Dios para con el impenitente. Así que la frase no debe interpretarse como refiriéndose a odio. Cuando Jesús vino, trató de juntar a su pueblo en un solo sitio, pero los líderes religiosos lo rechazaron repetidamente y finalmente lograron crucificarlo.

3. La Respuesta de Pastor (vv. 9-11)

a) Abandonando a los incrédulos (v. 9)

Entonces dije: No os apacentaré más. La que ha de morir, que muera; y la que ha de ser destruida, que sea destruida; y las que queden, cómanse la carne unas a otras.”

El Señor les está diciendo a aquellos que se niegan a creer que Él los dejará de lado. El versículo recuerda a Romanos 1, que dice que Dios los abandonó para buscar su propia autodestrucción pecaminosa. ¡Así que el buen Pastor se reuniría con los pobres (v. 7) pero abandonaría a los falsos líderes religiosos y todos los demás que no escucharían a sus despiadados enemigos! Eso habla de que Dios entregó a Israel al terrible juicio de A.D. 70. Josefo informó que durante el sitio, algunos de los habitantes hambrientos recurrieron a actos de canibalismo (Guerras 6.3.4).

b) Rompiendo el pacto (v. 10)

Y tomé mi cayado Gracia y lo quebré para romper el pacto que yo había hecho con todos los pueblos.”

Dios estaba diciendo que dejaría de lado su gracia y cesaría su cuidado providencial para su pueblo. Así Dios permitió que Roma invadiera a Israel.

c) Confirmando la Palabra (v. 11)

Y fue roto aquel día; así los afligidos del rebaño que me observaban, conocieron que era la palabra del Señor.”

En el año 70 A.D. el cayado de Gracia fue destrozado y llegó el juicio. “Los afligidos del rebaño” se refiere a la iglesia, la comunidad creyente. Jesús les advirtió que Dios juzgaría a la nación judía apóstata (Lucas 21: 20-24). Ellos fueron los que esperaron en el Señor, siendo sumisos a Su voluntad. Sabían que el juicio que tenía lugar era ordenado por Dios.

d) Ser traicionado por la gente (vv. 12-13)

(1) La determinación del precio (v. 12)

Y les dije: Si os parece bien, dadme mi paga; y si no, dejadla. Y pesaron como mi salario treinta piezas de plata.”

Entonces, no piense que Dios fue demasiado severo en Su juicio de Israel, Zacarías profetiza cómo se tratará a Su Pastor. Se representa a Jesús como preguntando a aquellos a quienes vino para pastorear lo que ellos sentían que valía para ellos. Aunque Él vino y sanó a los enfermos, resucitó a los muertos, enseñó la verdad y ofreció vida eterna, los líderes religiosos lo valoraron con solo treinta piezas de plata. En lugar de ignorarlo y no darle valor, los líderes se burlaron de él al ofrecerle la compensación pagada por un esclavo que había sido corneado por un buey (Éxodo 21:32). Pensar que el ministerio de Jesús valía el precio de un esclavo aumenta la gravedad de su rechazo. Su evaluación despreciable fue digna de un juicio severo porque Él era su Rey, el Dios de Israel encarnado.

(2) La distribución al alfarero. (v. 13)

Entonces el Señor me dijo: Arrójalo al alfarero (ese magnífico precio con que me valoraron). Tomé pues, las treinta piezas de plata y las arrojé al alfarero en la casa del Señor.”

Eso es exactamente lo que sucedió con las treinta piezas de plata que el sacerdote principal le pagó a Judas por traicionar a Jesús. Judas, culpado por la culpa, regresó al Templo y tiró ese dinero de sangre al suelo. Los sacerdotes recolectaron el dinero y lo usaron para comprar un campo a un alfarero. Eso está registrado para nosotros en Mateo 27:3-10. Solo Dios podía predecir tales eventos.

e) Abandonando la nación. (v. 14)

Y quebré mi segundo cayado, Unión, para romper la hermandad entre Judá e Israel.

Al romper simbólicamente su cayado de unidad, Zacarías estaba profetizando que Dios destruiría a la nación. Cuando los romanos llegaron en el 70 dC, muchos judíos fueron asesinados. Muchos de los que no murieron directamente a manos de los romanos murieron de hambre o de sus propios compatriotas desesperados. Después de la caída de Jerusalén, los hijos de Israel fueron disueltos como una entidad nacional y fueron dispersados.

El mensaje de Zacarías es claro. Antes de la destrucción de Jerusalén, Dios mismo aparecería en la persona de Jesucristo, el verdadero pastor, e intentaría alimentar a su rebaño para la matanza. Solo los afligidos del rebaño seguirían Su Palabra y el resto, especialmente los líderes, lo rechazaría. El buen Pastor no tendría más valor para ellos que un esclavo común. Como consecuencia, las personas fueron sometidas a juicios severos, que incluían muerte, hambre, guerra, conflictos civiles y la destrucción de la nación. La nación dejó de existir y el pueblo judío se dispersó por todo el mundo porque rechazaron al verdadero Pastor.

Centrándose en los Hechos

1. ¿En qué papel representa Zacarías al Mesías en el capítulo 11?

2.Describa cómo el tono del capítulo 11 difiere del de los capítulos anteriores.

3. ¿Por qué los árboles y los pastores en Israel son representados como lamentos ((vv. 1-3)?

4.¿A qué incidente histórico se refiere la devastación de los versículos 1-3?

5.Aunque los judíos estaban dispersos por el mundo conocido, ¿cómo ha actuado la soberanía de Dios en su beneficio?

6.¿Es la verbalización de la revelación de Dios el único medio de profetizar? Explique.

7. ¿Qué le ordenó Dios a Zacarías que hiciera en el versículo 4?

8. Identifique el “rebaño para la matanza”. ¿Por qué quiso Dios alimentar el rebaño destinado a la matanza?

9.Aunque Dios usó a otras naciones para juzgar a Israel, ¿significa eso que no son culpables? Explique.

10. ¿Qué reacción tuvieron los propios líderes de Israel hacia el juicio inminente de la nación (v. 5)?

11.¿Qué dijo Dios que serían las consecuencias por el rechazo de Israel de su Mesías (v. 6)?

12. ¿Qué rey seleccionó automáticamente el pueblo de Israel cuando rechazó a Jesús (Juan 19:14-15)?

13.¿Qué hicieron los líderes judíos para evitar la intervención romana en la controversia que rodeaba a Jesús? ¿Cómo les salió el tiro por la culata?

14. Identifique la clase de personas que respondieron principalmente a las enseñanzas de Jesús. Apoye su respuesta con las Escrituras.

15. Explique el significado de las dos varas de pastoreo de Zacarías (v. 7).

16. ¿Cómo Jesús “cortó” a los líderes religiosos que le “aborrecían” (v. 8)?

17.Cuando la nación de Israel rechazó a su Mesías, ¿cómo fue apartada la gracia de Dios (v. 10)?

18. ¿Quiénes fueron “los afligidos del rebaño” que reconocieron el cumplimiento de la profecía en la caída de Jerusalén (v. 11)?

19. Explique el significado de que el Pastor de Dios es valorado en treinta piezas de plata (v. 12).

20. Explique el simbolismo de la vara de la unidad que se rompe (v. 14).

Reflexionando en los Principios

1. Zacarías 11 pinta una trágica escena de castigo. Aquellos que lo presencian y experimentan se lamentan cuando lo ven acercarse. Como un Juez justo, Dios recompensa al hombre “conforme a sus obras: a los que por la perseverancia en hacer el bien buscan gloria, honor e inmortalidad: vida eterna; pero a los que son ambiciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia: ira e indignación” (Rom. 2:6-8). Cuando usted comparte el evangelio con otros, ¿les advierte acerca del juicio de Dios sobre el pecado y las consecuencias de rechazar al Buen Pastor? Considere usar un pasaje como 2 Tesalonicenses 1:7-10. Busque tener la mentalidad del apóstol Pablo, quien, conociendo el temor del Señor, suplicó a la gente que se reconciliara con Dios (2 Cor. 5:11, 20).

2. Medite en Isaías 55. Identifique los elementos de la naturaleza de Dios expresados en ese pasaje. El versículo 6 insta al lector a buscar al Señor “mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cerca.” Ore para que adquiera esa sensación de urgencia al guiar a otros hacia nuestro Dios misericordioso.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/study-guide-chapters/2167
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s