Creemos En Jesucristo, Porque Nosotros, Como Cristianos, Hemos Venido A Conocerlo

Posted on

ESJ-2018 1210-002

Creemos En Jesucristo, Porque Nosotros, Como Cristianos, Hemos Venido A Conocerlo

Por Nathan Busenitz

En Juan 10:14-15, Jesús dice esto acerca de sus seguidores: “Yo soy el buen pastor. Yo conozco lo mío y lo mío me conozco, así como el Padre me conoce y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas ”. Entonces los cristianos son aquellos que han venido a conocer a Jesucristo de una manera salvífica. Como creyentes, hemos experimentado personalmente su gracia y hemos sido transformados por su poder (cf. Hechos 26: 12–23). Nuestras vidas han cambiado irrevocablemente, la única explicación es que sabemos que Cristo resucitado y su Espíritu están obrando en nuestros corazones (Juan 14: 16–17; 2 Corintios 5:17; Filipenses 2:13). Puesto que le conocemos a Él, también conocemos a Su Padre (Juan 8:19; 17: 3; 1 Juan 5: 20-21). Aunque alguna vez fuimos los enemigos de Dios, ahora disfrutamos de una relación íntima con Él como Sus hijos (2 Corintios 5: 18–19; Gálatas 3:26; 4: 5–7).

Conocer a Cristo es la esencia de la fe cristiana. De hecho, “todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad” vienen “a través del conocimiento de él” (2 Pedro 1:3; cf. 3: 17-18). “El conocimiento de nuestro Señor Jesucristo” (2 Pedro 1: 8), siendo revelado objetivamente en las Escrituras (cf. 1: 16-21), es suficiente para satisfacer todas nuestras necesidades espirituales (cf. 1 Pedro 2:2– 3). Por supuesto, conocer a Cristo es mucho más que solo conocimiento intelectual. Es dinámico y personal e involucra la vida compartida con Cristo, ya que permanecemos en Él diariamente y de manera dependiente (Juan 15: 1–11; 17: 3; Gálatas 2:20; Filipenses 3: 8–10). Debido a que nuestros corazones han sido santificados, anhelamos servir y obedecer al Salvador que hemos llegado a conocer (1 Juan 2: 3–6; 3: 1, 6).

Como aquellos que lo conocen, tenemos una confianza interna asegurada por el Espíritu Santo de que Jesucristo es quien dice ser (cf. 1 Juan 5: 6, 10). Su Palabra ha transformado nuestros corazones (2 Corintios 5:17; cf. Lucas 24:32); Su muerte ha pagado por nuestros pecados (Romanos 5: 8–9); y Su resurrección es nuestra esperanza para el futuro (1 Corintios 15: 20–22). Hemos saciado nuestra sed con agua viva, hemos satisfecho nuestras almas con el pan del cielo y hemos experimentado la verdadera vida en Él (Juan 4:10, 13–14; 6:35; 14: 6). Creemos en Él porque nos encontró, nos amó y nos rescató (Lucas 19:10). Él ha hecho lo que ningún producto podría hacer (ver Mateo 16:18), lo que no haría un fraude (ver Juan 15:13), y lo que solo la verdad de las Escrituras puede explicar (ver Hechos 17:2–3, 11). Como cristianos, creemos en Él porque hemos experimentado personalmente los efectos transformadores de su persona y obra. Hemos llegado a conocerlo y amarlo, y ese conocimiento nos ha cambiado radicalmente en todos los aspectos. Parafraseando las palabras de Pedro: Aunque no lo hemos visto, lo amamos; y aunque no lo vemos a Él ahora, confiamos en Él y estamos llenos de un gozo inexpresable y glorioso, porque a través de Él se nos ha prometido la salvación de nuestras almas (1 Pedro 1: 8–9).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s