Homosexualismo: Mitos Acerca del Cambio

Posted on

ESJ-2018 1228-002

Homosexualismo: Mitos Acerca del Cambio

Por Heath Lambert / Denny Burk

Cuando llegamos al tema del cambio, llegamos a algo muy controvertido. La sabiduría secular de nuestra cultura es que el cambio con respecto a la homosexualidad no sólo es imposible, sino también dañino. Constantemente se nos advierte que la búsqueda del cambio es una reliquia y debe ser ignorada por el bien de aquellos que tienen atracción por el mismo sexo.

Como cristianos bíblicos, debemos hacer una fuerte excepción a esto. Debemos confesar que el cambio es posible para cualquier problema. Debemos tener claro que si Dios da mandamientos claros, con el tiempo y por su gracia, dará la fuerza para obedecer esos mandamientos. A medida que vayamos reflexionando sobre el tema de la posibilidad de cambio, lo discutiremos en dos partes.

En el próximo capítulo hablaremos acerca de lo que es realmente el cambio bíblico y cómo llevarlo a cabo. En este capítulo discutiremos lo que no es el cambio bíblico. Debido a que el tema del cambio con respecto a la atracción hacia el mismo sexo es tan controversial, debemos tener muy claro de qué no estamos hablando. Para desempacar lo que el cambio bíblico no es, exploraremos cinco mitos populares sobre el cambio con respecto a la atracción hacia el mismo sexo.

Mito #1: Una Comprensión De La Ética Bíblica Conduce Al Cambio Bíblico.

Hasta ahora en este libro hemos estado hablando de ética. Hemos estado tratando de argumentar que es el comportamiento homosexual así como los deseos homosexuales -a veces entendidos como orientación- que son pecaminosos.

Como dijimos al principio de este libro, la comprensión de la ética es crucial. Tiene que ver con la cuestión de qué comportamientos son correctos e incorrectos. Sin una comprensión de la ética bíblica, sería imposible saber qué deseos y acciones son aceptables o inaceptables. Sin embargo, por muy importante que sea la ética, no cambia a las personas. Saber que un comportamiento en particular es incorrecto no le da a alguien los recursos y la capacidad para hacer lo que es correcto. Esto significa que, por muy importante que sea tener una discusión sobre la ética, esto sólo comprende el comienzo de la responsabilidad cristiana en este asunto. Como cristianos, no podemos hablar sólo de ética. También debemos discutir el ministerio.

El ministerio es inseparable de la ética. El ministerio tiene que ver con estar al lado de personas que sufren y que tienen problemas y usar los recursos bíblicos para ayudarles a conformar sus vidas a las normas bíblicas. El ministerio es un trabajo duro porque, además de entender los principios éticos, hay que entender a la gente. Comprender a las personas requiere un oído atento, un corazón sensible y humilde, y una firme decisión de caminar codo con codo con los demás, ofreciendo ayuda a largo plazo.

Es crucial para nosotros hacer la transición de la ética al ministerio en el tema de la atracción hacia el mismo sexo. La verdad es que los cristianos bien intencionados han aumentado la carga que muchas personas atraídas por el mismo sexo cargan. Hacemos esto cada vez que somos claros como el cristal sobre la pecaminosidad de la homosexualidad sin ser claros sobre cómo cambiar. [1] Si usted o alguien que usted conoce ha luchado con los deseos homosexuales, es probable que haya sentido esta frustración. Quiere cambiar. Ha intentado cambiar. Usted está de acuerdo con los cristianos en que necesita cambiar. Sin embargo, usted ha descubierto lo difícil que puede ser cambiar.

Casi todos los que luchan con la atracción hacia el mismo sexo experimentan lo difícil que es caminar el viaje del cambio. La tentación es constante. El fracaso abunda. La frustración nubla la mente. Los cristianos que experimentan atracción hacia el mismo sexo quieren saber por qué es tan difícil cambiar cuando la Palabra de Dios es tan clara. Quieren saber cómo el cambio puede ser tan evasivo cuando son fervientes en su deseo de honrar a Cristo. Una de las razones por las que es tan difícil lograr el cambio es que los cristianos han sobresalido en la ética y han pasado por alto el ministerio. En este libro, queremos suplicar a los cristianos fieles que añadan una sólida comprensión del ministerio a su profunda articulación de la ética sexual. Si hacemos bien la ética sin crecer en nuestra capacidad de hacer ministerio, le fallaremos a las muchas personas que están luchando y que están desesperadas por la transformación.

Mito #2: El Cambio Es Imposible

Muchos hoy en día argumentan que los deseos homosexuales no pueden ser cambiados. Este argumento es la premisa del libro de Matthew Vines que hemos mencionado anteriormente. Vines dice:

Durante años, muchos cristianos conservadores apoyaron los esfuerzos para cambiar la orientación sexual de los homosexuales. Algunos todavía adoptan ese enfoque, pero en 2013, la principal organización “ex-gay” cerró sus puertas después de reconocer que es inútil -y a menudo perjudicial- intentar cambiar la orientación sexual de las personas. El fracaso de ese movimiento ha dejado a los evangélicos lidiando con la forma de responder a la realidad de la orientación sexual sin comprometer sus creencias. [2]

Vines cree que es “inútil” intentar cambiar los deseos sexuales de uno. Basa su argumento a favor de esta futilidad en el cierre de una organización paraguas que unía a varios ministerios ex-gay diferentes. También se basa en historias personales que relata a lo largo de sus libros de historias de personas que no tuvieron éxito en sus esfuerzos de cambio.

Vines está haciendo un punto importante que no debe pasarse por alto. Se concentra en la dificultad del cambio y en el profundo sentido de dolor que acompaña a esa dificultad. Viñes, aquellos que él conoce, y muchos que buscaron ayuda del ministerio Exodus International tienen una experiencia que reportar que necesitamos escuchar. La experiencia es de tremenda dificultad de tratar de cambiar su orientación sexual. Estas personas han experimentado una profunda angustia al hacer todo lo que saben hacer para liberarse de un problema que no querían y no saben cómo cambiar.

Tan esencial como es entender las experiencias de la gente en tal confusión, es importante notar que el argumento de Vines llega a una conclusión prematura. Él toma el colapso del Éxodo y las historias de cambios fallidos como la evidencia de que la atracción hacia el mismo sexo no puede ser cambiada. Esta conclusión es ilegítima. En términos estrictamente lógicos es una posibilidad, pero es sólo una posibilidad. Exodus International ciertamente estuvo cerca, y hay muchas personas a quienes Vines (¡y el resto de nosotros!) podría señalar que han experimentado un camino difícil de cambiar. Pero esos hechos no significan necesariamente que el cambio sea imposible.

Nadie discute que el cambio es difícil. Sin embargo, hay todo tipo de razones por las que una persona que lucha contra la atracción hacia el mismo sexo podría tener dificultades para cambiar. Tal vez sea imposible cambiar. Sin embargo, hay otras explicaciones disponibles. El cambio puede ser difícil de lograr porque la creciente aceptación cultural de la homosexualidad lo desalienta. Tal vez algunos de los que han tratado de cambiar no se han comprometido realmente con el proceso. Puede ser que el cambio sea un camino largo y duro que lleva mucho tiempo. También puede ser el caso que algunos aún no hayan descubierto la manera correcta de ayudar a la gente a cambiar. Cualquiera de estas explicaciones, así como algunas combinaciones de ellas, podrían explicar la dificultad que muchas personas experimentan.

Es interesante, sin embargo, que de todas estas opciones, Vines asume la única que es demostrablemente falsa. El primer lugar al que tenemos que ir para ver que es falso está en las enseñanzas de las Escrituras, que son atemporalmente autoritativas.

Las Escrituras

La Biblia es clara sobre la homosexualidad. Cada referencia al comportamiento homosexual en la Biblia es una referencia negativa. El único comportamiento sexual respaldado por las Escrituras es el que ocurre entre un hombre y una mujer en el contexto del matrimonio. No hay excepción a esta ética bíblica. La Biblia, sin embargo, no sólo habla de ética. La Biblia también habla sobre el ministerio. En particular, cada página del Nuevo Testamento habla de cómo Jesucristo nos cambia y nos purifica por su gracia.

Un lugar donde la Biblia enseña esto es Romanos 8:9-11.

Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia. Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.

Pablo provee una demostración asombrosa de la gracia de Dios en Cristo. Siga con nosotros a través de tres observaciones sobre este texto.

La primera observación es que Jesucristo estaba muerto. No tenía pulso. Sus huesos estaban congelados con rigor mortis. Sus órganos estaban fríos y quietos. Como pastores, hemos estado en la sala con muchas personas enfermas y las hemos visto respirar por última vez mientras perdían una pelea con un diagnóstico terminal. Hemos oficiado decenas de funerales. Hemos visto a muchas personas llorar sobre los cuerpos de sus seres queridos muertos, rogando que regresen. En esas experiencias difíciles hemos aprendido una lección muy dolorosa y fundamental: la muerte es definitiva. No hay manera humana de volver atrás. A pesar de la mejor habilidad y tecnología médica, la humanidad no tiene forma de restaurar un espíritu arrancado de su cuerpo. En términos humanos, la muerte es realmente el final de la línea.

Jesús estaba tan muerto como cualquier otra persona sobre la que hayamos estado predicando un sermón funerario. Su vida estaba acabada. La situación parecía desesperada.

Esto nos lleva a la segunda observación. Jesucristo fue restaurado a la vida, a pesar de la aparente desesperanza de su situación. Dios hizo, en el cuerpo físico de Jesús, lo que es imposible para los demás. Él devolvió a la vida a una persona que había estado muerta durante tres días. Debemos tener cuidado con esta verdad. ¡Si no somos cautelosos, nos familiarizaremos demasiado con esta realidad alucinante! Nunca debemos dejar que nuestro conocimiento cause que nuestras mandíbulas no se caigan. ¿Cómo pudo Dios hacer algo tan aparentemente imposible? ¿Qué poder estaba disponible para Dios que le permitiera realizar tal milagro? En Romanos 8:11 Pablo nos da la respuesta. Él nos dice que Jesús fue resucitado por el poder del Espíritu Santo.

Esta realidad nos lleva a la tercera observación. Pablo nos dice que el mismo Espíritu que resucitó a Jesús es el que mora en los creyentes. Es el mismo Espíritu poderoso que da vida a los cuerpos mortales de los cristianos al dejar el pecado y revestirse de justicia. Esta verdad es realmente abrumadora. El mismo poder que Jesús tuvo para ser restaurado a la vida es el mismo poder que los cristianos tienen para el cambio moral. Si usted es un creyente en Jesucristo, usted tiene el Espíritu de Cristo morando en usted para fortalecer su cambio en cualquier categoría moral. Esto es tan cierto para la atracción hacia el mismo sexo como lo es para cualquier otro pecado.

Al discutir la necesidad y el poder para el cambio, muchos cristianos señalan 1 Corintios 6:9-11. Ese pasaje enumera la homosexualidad como uno de los pecados que bloquean a la gente del reino de Dios. Confirma además que los cristianos ya no están definidos por ese pecado, sino que han sido lavados, santificados y justificados por el Espíritu. Nos encanta ese pasaje, creemos que es crucial para este tema, e incluso lo hemos desempacado en otros escritos. [3]

El punto al enfocarnos en un pasaje diferente en este espacio es para resaltar el hecho de que 1 Corintios 6 no es el único pasaje en el Nuevo Testamento que trata este asunto. La Biblia está llena de enseñanzas sobre los recursos disponibles para que los cristianos provean poder para el cambio. De hecho, esta es una manera de describir el tema de toda la Biblia. Está escrito para mostrarnos cómo vencer el pecado por el poder de Jesucristo.

La enseñanza de Pablo en Romanos 8 es particularmente relevante a la luz de su enseñanza en Romanos 1. En ese capítulo de vital importancia, Pablo deja claro que la ira de Dios se revela en su entrega de personas al pecado homosexual. Es una imagen verdaderamente devastadora de la carnicería del pecado en un mundo pecaminoso. Necesitamos recordar, sin embargo, que Pablo está simplemente comenzando un argumento en el capítulo introductorio de Romanos. No debemos dejar de leer en Romanos 1, y tampoco debemos olvidar ese capítulo cuando lleguemos al contenido lleno de esperanza de Romanos 8. Pablo pretende que la poderosa enseñanza de Romanos 8 disipe el desaliento de Romanos 1. El mismo Espíritu que abrumó el cadáver de Jesús con vida es capaz de cambiar poderosamente a aquellos con deseos sexuales como los descritos en Romanos 1. Si nunca se hubiera escrito 1 Corintios, Romanos 1-8 sería suficiente para convencernos de que un cambio profundo es tan posible para el pecado homosexual como para cualquier otro.

Historias

Hay otro lugar al que podemos ir para demostrar que el cambio es posible. Son las muchas historias de personas que han experimentado cambios en sus deseos sexuales. Puede que hayas oído hablar del músico cristiano Dennis Jernigan. Es el compositor de muchas canciones populares como “Adoraremos al Cordero de la Gloria” y “Tú Eres Mi Todo En Todo”. Lo que quizá no sepas es que Jernigan creció con una atracción homosexual. Cuenta su historia en el poderoso documental Sing Over Me... [4]

Jernigan relata el profundo dolor que experimentó al vivir con la atracción del mismo sexo. También describe la carnicería de vivir un estilo de vida promiscuamente gay. Lo que hace que el documental sea tan alentador, sin embargo, es el poderoso testimonio de cambio que acompañó su conversión a la fe en el Señor Jesús. Jernigan fue atraído exclusivamente por personas del mismo sexo, pero desde que se hizo cristiano, todo eso ha cambiado. Jernigan ha estado casado con la misma mujer durante más de treinta años y es padre de nueve hijos.

Esto es sólo una historia. Podríamos compartir muchos más. Estamos personalmente familiarizados con muchos hombres que una vez fueron definidos por la lujuria homosexual, pero que ya no lo son. Hay muchos hombres y mujeres con más perfiles públicos que reportan cambios, como Anne Paulk, Christopher Yuan, Sam Allberry, Nick Roen y más. No todas estas personas tienen las mismas historias de cambio que contar. Algunos han seguido diferentes métodos de cambio que otros. Algunos están casados, otros son solteros. Todos ellos, sin embargo, están buscando honrar a Jesús con su sexualidad. Todos ellos son diferentes de lo que eran cuando creyeron por primera vez.

Estas historias son importantes. Muchas personas cuentan las historias de aquellos que han tratado de cambiar y han fracasado. Nosotros creemos en esas historias y admitimos que el cambio es difícil. Sin embargo, suchar es una vía de doble sentido. Es tan cruel y poco amoroso ignorar las historias de aquellos a quienes les ha sido imposible cambiar como ignorar las historias de aquellos a quienes les ha sido posible cambiar. Y esas historias están ahí fuera para aquellos que están dispuestos a escucharlas. [5] Necesitamos escuchar a todos. Usted no tiene que descartar el testimonio de otra persona para que el suyo sea valioso.

Cuando escuchas a todos, te darás cuenta de que el cambio es difícil. Es tan difícil que, para muchos, se siente imposible. Lo que las Escrituras y las historias de muchos nos dicen, sin embargo, es que el cambio es posible. Esto no quiere decir que alguien experimentará perfección moral en esta vida. El cambio es un proceso que implica un progreso en el tiempo, y no necesariamente ocurre al mismo ritmo o en la misma medida en cada persona. Sin embargo, se puede hacer porque se ha hecho, y la Biblia promete que se puede hacer. La explicación más común de la dificultad del cambio en nuestra cultura es que el cambio es imposible. Sin embargo, demasiada gente ha cambiado para que esto sea cierto. Aún más que eso, la Palabra inspirada de Dios refuta la afirmación. Por lo tanto, es un mito que el cambio es imposible.

Mito #3: El Cambio es Dañino

Otro mito que se repite muy a menudo es que el cambio es perjudicial para quienes luchan contra la homosexualidad, incluso hasta el punto de ser mortal. En 2012, el estado de California aprobó una ley que prohíbe un tipo de terapia conocida como terapia de conversión o reparadora. El proyecto de ley fue patrocinado por el senador estatal Ted Lieu, quien explicó la razón de ser de la ley en términos francos: “Una casa entera de medicina ha rechazado la terapia de conversión gay. No sólo no funciona, sino que es perjudicial. Los pacientes que pasan por esto han pasado por la culpa y la vergüenza, y algunos se han suicidado.” [6]

El Senador Lieu articula un sentimiento que se repite con frecuencia: los esfuerzos para cambiar los deseos homosexuales son personalmente dañinos hasta el punto de suicidarse. Hay tanto apoyo para esta creencia que un proyecto de ley fue aprobado como ley, una ley cuyo único propósito era proteger a la gente de los supuestos peligros de los intentos de cambio. Desde entonces, el estado de Nueva Jersey ha aprobado su propia ley, y otros estados están considerando medidas similares. Incluso la Casa Blanca ha emitido una declaración denunciando “cualquier práctica de los proveedores de salud mental que busquen cambiar la orientación sexual o identidad de género de un individuo.” [7]

La terapia reparadora propone problemas significativos para los cristianos que quieren ministrar a personas que luchan contra la atracción del mismo sexo. A continuación interactuaremos con algunos de estos problemas. [8] Una cosa es decir que hay problemas con la terapia reparadora; otra cosa es decir que es mortal tratar de ayudar a las personas que luchan contra la homosexualidad para cambiar. Muchos hombres y mujeres homosexuales hacen muchos esfuerzos trágicos para acabar con sus vidas. Sin embargo, es una suposición injustificada que las personas recurren a la autolesión y al suicidio debido a los esfuerzos por ayudarles a cambiar. Esta suposición pasa por alto el hecho obvio de que la homosexualidad es peligrosa por sí misma mucho antes de que alguien diga que está mal o intervenga en la vida de alguien para ayudar a lograr el cambio.

La homosexualidad es peligrosa. El Journal of the American Medical Association informa que los homosexuales masculinos tienen un riesgo 4,000 por ciento más alto de cáncer anal que el resto de la población. [9] Los hombres homosexuales con una pareja a largo plazo viven, en promedio, treinta años menos que los hombres heterosexuales. [10] Estos y otros factores son la razón por la cual los hombres homosexuales están en tan alto riesgo de tener problemas emocionales y espirituales. Esta fue la conclusión de J. Michael Bailey con respecto a varios estudios sobre la homosexualidad:

Estos estudios contienen posiblemente los mejores datos publicados sobre la asociación entre homosexualidad y psicopatología, y ambos convergen en la misma conclusión infeliz: las personas homosexuales corren un riesgo sustancialmente mayor de padecer algunas formas de problemas emocionales, incluyendo suicidio, depresión mayor y trastorno de ansiedad,[y] trastorno de conducta. [11]

Cuando alguien entra en el trabajo de ayudar a un homosexual a cambiar, se está llevando a cabo una tarea peligrosa. Sin embargo, el peligro es intrínseco no al trabajo de cambio, sino a las personas profundamente preocupadas que luchan contra un problema grave. Cuando un paciente muere en una sala de trauma del hospital, no culpamos al intento de atención, sino que entendemos la dificultad inherente del trabajo, y buscamos avances hacia un mejor tratamiento. Deberíamos pensar de la misma manera sobre las personas que luchan contra la homosexualidad. Las dificultades experimentadas por aquellos que luchan subrayan la demanda que existe para todos nosotros -pero especialmente para los cristianos- de crecer en nuestra capacidad de administrar un cuidado pastoral efectivo.

Mito #4: El Cambio Requiere Deseo Heterosexual

Uno de los mitos más dolorosos y persistentes sobre este tema tiene que ver con el objetivo del cambio. Muchos están confundidos, creyendo que la meta del cambio es la heterosexualidad. La confusión es bien capturada por Justin Lee en su libro Estropeado: Rescatando el Evangelio del Debate Gay-Vs.-Cristiano. Relata un relato desgarrador de su lucha por cambiar su orientación homosexual. Uno de esos intentos lo llevó a reunirse con un grupo de hombres de su iglesia que también lucharon contra la atracción hacia las personas del mismo sexo. En su relato, él comparte un evento que fue particularmente desalentador para él.

En un momento de la reunión, un hombre de aspecto cansado con un anillo de bodas en el dedo dijo que tenía algunas noticias interesantes que compartir. Todos se inclinaron hacia adelante.

“Este fin de semana,” dijo, “mi esposa, mis hijos y yo hicimos un viaje a la playa. Mientras estábamos allí, una mujer pasó con un bikini pequeño. Y me fijé en ella.”

Se sentó con una sonrisa de satisfacción. El pequeño grupo estalló en aplausos y felicitaciones. Claramente, para él esto fue un hito: ver a una mujer en la playa.

Me quedé pasmado y horrorizado. ¿Este iba a ser mi destino? ¿Qué clase de vida sería esa? . . . Quería más que eso para mi vida. . . . Quería tener que luchar para no desear a las mujeres. . . Este no era el tipo de futuro que yo quería. Quería cambiar mis sentimientos, no sólo casarme a pesar de ellos. No iba a ser como esos tipos. Iba a ser completamente heterosexual. [12]

Observe cómo Lee y los hombres que describe equiparan el cambio con ser “completamente heterosexuales.” Incluso expresa un irónico deseo de cambiar la lujuria homosexual por la lujuria heterosexual. Lee y los que él describe habían decidido que la meta del cambio era la heterosexualidad. Sintieron un dolor y una rotura comprensibles cuando ese objetivo resultó ser repetidamente difícil de alcanzar.

El problema es que aprendieron sobre esta meta no de la Biblia sino de la terapia reparadora secular. Aunque gran parte de la terapia reparadora está construida sobre una base no bíblica, sus enseñanzas han sido desafortunadamente aceptadas por muchos cristianos que están ansiosos por ayudar a la gente a cambiar. Además, muchos no cristianos piensan erróneamente que las enseñanzas de la terapia reparadora representan el enfoque cristiano del cambio. Los terapeutas reparadores creen que la meta del cambio es la heterosexualidad. El principal proponente de la terapia reparadora, Joseph Nicolosi, lo deja claro. “A medida que la vergüenza disminuye lentamente en la terapia y el hombre atraído por el mismo sexo crece en autoconciencia y autoafirmación, debería empezar a encontrar dentro de sí mismo una respuesta heterosexual natural.” [13] Basados en enseñanzas como ésta, muchos cristianos han sido conducidos a una frustración y desesperación indebidas. La Biblia, por otro lado, provee una meta mucho más útil.

En las Escrituras, la atracción y el comportamiento del mismo sexo son repetida y consistentemente condenados. Debido a esa realidad, es posible asumir erróneamente que la atracción y el comportamiento del sexo opuesto son repetidamente respaldados. De hecho, este no es el caso. La Biblia nunca retrata la heterosexualidad en general como algo bueno. No hay un solo lugar en toda la Biblia donde a los hombres y a las mujeres se les ordene tener deseo sexual para el sexo opuesto indiscriminadamente. La norma bíblica para nuestra vida sexual es la castidad fuera del matrimonio y la fidelidad dentro del matrimonio. Por lo tanto, el pacto matrimonial proporciona la norma para nuestra vida sexual, no la heterosexualidad como categoría de identidad.

Lo que la Biblia ordena es el deseo sexual para nuestro cónyuge. Un lugar donde esto está claro es en Proverbios 5:18-19:

Sea bendita tu fuente,
y regocíjate con la mujer de tu juventud,
amante cierva y graciosa gacela;
que sus senos te satisfagan en todo tiempo,
su amor te embriague para siempre.

Este pasaje es claro como el cristal -incluso explícito- sobre el deseo sexual que debe acompañar la relación de un hombre con su esposa. El deseo sexual que se ordena en este pasaje -como en todo ejemplo bíblico- no se dirige a las mujeres en general sino a la esposa en particular. En la Biblia, los hombres y las mujeres deben tener deseo sexual para su cónyuge, no para el sexo opuesto en general.

Lo que la Biblia ordena, por lo tanto, no es la heterosexualidad sino la santidad. Los cristianos están llamados a buscar la pureza. En términos bíblicos esto significa que los cristianos están llamados a mortificar todo deseo sexual que no esté dirigido a su cónyuge en el matrimonio bíblico. Esto crea una maravillosa cantidad de libertad para aquellos que luchan contra la atracción homosexual. Ya no tienen que seguir siendo “heterosexuales” como único objetivo. Pueden, en cambio, buscar la meta bíblica de la pureza. Tienen dos opciones para hacerlo.

Muchos que luchan con el deseo homosexual tendrán un deseo bueno y apropiado para el tipo de cuidado y compañía que acompaña al matrimonio. Serán conscientes de los deseos por el tipo de cuidado relacional, familia, responsabilidad y, sí, expresión sexual que viene exclusivamente en el matrimonio cristiano. Como hemos señalado anteriormente, hay muchas personas que han perseguido con éxito este objetivo. Sus historias son verdaderas y poderosas, aunque a menudo es políticamente incorrecto compartirlas.

Otros no experimentarán este deseo. Estarán conscientes de una falta total de deseo por el tipo de compañía del sexo opuesto que es parte integral del matrimonio. Pueden estar conscientes de una falta total de deseo físico para cumplir con las obligaciones sexuales requeridas en el matrimonio (1 Cor. 7:1–5). Estas personas tienen la opción bíblica de seguir el gran llamado de la soltería cristiana y el celibato (Mat. 19:10–12; 1 Cor. 7:25–38).

El objetivo bíblico de la pureza, en sus manifestaciones de matrimonio para algunos y el celibato para otros, reemplaza el objetivo no bíblico del deseo heterosexual para todas las personas. A medida que se busca esta pureza, hay dos cosas a tener en cuenta. Primero, solo las metas enseñadas en las Escrituras recibirán el poder del Espíritu Santo para lograrlas. Una de las razones por las que algunas personas han experimentado frustración y fracaso en sus intentos de cambio es que han estado buscando una meta para la cual el Espíritu Santo de Dios no ha suministrado la gracia. El Espíritu Santo no proporcionará gracia para buscar una meta que no ha ordenado. El Espíritu no está interesado en potenciar la lujuria heterosexual más que en la variedad homosexual.

Segundo, como el Espíritu nos da poder para buscar estas metas, no debemos esperar que nuestra búsqueda de ellas sea perfecta. No es más escandaloso para una persona que busca el celibato o el matrimonio luchar contra la lujuria homosexual que para una persona que lucha contra la lujuria heterosexual. Todos nosotros estamos creciendo en nuestra habilidad para tomar a Cristo y mortificar los deseos pecaminosos y sexuales. Aquellos de nosotros que luchamos contra la lujuria heterosexual necesitamos la gracia de Jesús tanto como nuestros amigos y hermanos que luchan contra la atracción hacia el mismo sexo. No diríamos que una persona que está luchando contra la tentación continua de mirar pornografía no ha cambiado o nunca puede cambiar debido a la presencia de una lucha actual. Damos gracias por todas las maneras en que tal persona ha cambiado y le ayudamos a crecer en su habilidad para luchar eficazmente. Lo mismo es cierto para aquellos que luchan contra la atracción hacia el mismo sexo. Esto significa que no sólo es un mito afirmar que el cambio requiere heterosexualidad. También es un mito afirmar que el cambio requiere una purificación perfecta de nuestros deseos de este lado del cielo.

Mito #5: El Cambio Tiene Lugar Sin Arrepentimiento

Al concluir este capítulo sobre los mitos acerca del cambio, hemos establecido muchas realidades útiles. Hemos establecido que el cambio requiere más que una comprensión de la ética, que es posible, que no es dañino y que no requiere que la heterosexualidad sea completa. Sin embargo, hay una realidad crucial que aún no se ha abordado. Esa realidad tiene que ver con la forma en que la gente busca el cambio. Si el cambio es una realidad que es buena para la gente que lucha, entonces, ¿cómo lo buscan? Muchos pasos importantes en el camino hacia el cambio serán discutidos en el próximo capítulo. Al concluir este capítulo, no es tan importante que nos centremos en los pasos como en el camino en sí. En la Biblia, el camino del cambio es el camino del arrepentimiento.

Esta comprensión es crucial porque muchos enfoques del cambio intentan usar un camino diferente al arrepentimiento. Con respecto a la homosexualidad, el camino alternativo más popular que los cristianos han abrazado ha sido la terapia reparadora.

La terapia reparadora margina el arrepentimiento al abrazar una comprensión errónea de lo que causa la homosexualidad y al buscar un proceso de cambio erróneo. Los terapeutas reparadores creen que la homosexualidad es causada por la ruptura de las relaciones entre los padres y sus hijos “pre-homosexuales.” Cuando los niños, especialmente los varones, experimentan una ruptura en la relación con sus padres del mismo sexo, no logran desarrollar relaciones de apego apropiadas entre ellos. Esta pérdida de apego conduce a un deseo, más tarde en la vida, de reparar este apego a través del sexo homosexual. [14]

El problema aquí es que la Biblia, obviamente, ubica el problema de la homosexualidad en el pecado, no en los apegos paternales rotos. Un número significativo de hombres homosexuales reportan relaciones difíciles con sus padres. Sin embargo, hay muchos hombres homosexuales que tienen grandes relaciones con sus padres. También hay un gran número de hombres que tienen relaciones terribles con sus padres pero que no son gays. La explicación de la homosexualidad a partir de la terapia reparadora no funciona porque ignora todos estos otros datos. Y lo que es más importante, no llama a la homosexualidad un pecado ante el Dios viviente. Los terapeutas reparadores creen que la homosexualidad es peligrosa y está en contradicción con la prosperidad humana. Es cierto, pero no es suficiente. También debemos decir que la homosexualidad es más que una inadaptación. Es un pecado contra el Dios vivo. El no afirmar esta verdad central debilita el arrepentimiento porque no hay necesidad de arrepentimiento donde no hay pecado.

La terapia reparadora también margina el arrepentimiento al buscar un proceso de cambio defectuoso. El objetivo de la terapia reparadora es reparar la pérdida del apego de los padres a través de la relación terapéutica. El terapeuta reparativo se involucra en una relación amorosa, afirmativa y no sexual con su cliente para desarrollar el tipo de confianza y asertividad que no se creó en la infancia. [15] Esto plantea un problema masivo desde una perspectiva bíblica. La Biblia no enseña que el pecado se cambia a través de algún tipo de re-paternidad terapéutica. La Biblia enseña que el cambio sucede cuando los creyentes se aferran a la gracia del Señor Jesucristo a través del arrepentimiento, y cuando confiesan su pecado, suplicando a Dios por su gracia para cambiarlos.

El principal problema de la terapia reparadora no es que quienes la practican no tengan historias de éxito, y menos aún que sea cruel de alguna manera. El problema es que oscurece la gloria de Jesucristo al negarse a etiquetar la homosexualidad como pecado. Este trágico fracaso desanima a la gente a llamar al Salvador que, sólo por su gracia expiatoria, puede liberarlos de una lucha tan poderosa.

Hay otra cosa que debemos abordar en relación con este mito. No sólo el arrepentimiento es el único camino para cambiar, sino que el arrepentimiento profundo es el único camino para cambiar. Es decir, que el cambio requiere más que arrepentimiento a nivel de comportamiento. También requiere arrepentimiento a nivel de los deseos que producen esos comportamientos.

Una de las enseñanzas más revolucionarias de la Biblia sobre nuestro comportamiento es que nuestras acciones siempre surgen de los deseos de nuestro corazón. Salomón refleja esta creencia cuando instruye que debemos guardar nuestros corazones porque todo lo demás en nuestras vidas fluye de ellos (Proverbios 4:23). Jesús enseña esto cuando explica que todos nuestros comportamientos, como la inmoralidad sexual, vienen de dentro, del corazón (Marcos 7:14-23).

Esta realidad es la razón por la que es tan importante que pensemos bíblicamente sobre la atracción hacia el mismo sexo en la forma en que estamos describiendo en este libro. Para que se produzca un cambio real, no basta con que nos arrepintamos del comportamiento homosexual. Debemos arrepentirnos de los deseos que conducen al comportamiento. La medida en que desconectamos los deseos homosexuales de la conducta homosexual es la misma medida en que nos comprometemos en la mera modificación de la conducta. Hasta ese punto, tampoco sabríamos el tipo de cambio real y duradero prometido en las Escrituras. Si queremos ayudar a aquellos que están luchando con la atracción hacia el mismo sexo, debemos afirmar la pecaminosidad del comportamiento y el deseo homosexual. Si no lo hacemos, podemos esperar más, no menos, de los tipos de frustración que llevaron al colapso de Exodus International.

Una razón central por la que tantos han intentado y fracasado en sus esfuerzos por cambiar es que han tratado de hacerlo sin arrepentimiento. Es decir, han seguido un camino de cambio diferente al que Dios traza en su Palabra, que está prometido a ser atendido con poder por el Espíritu Santo, y que exalta a Jesucristo como el único Salvador del pecado que es.

El Arrepentimiento Es El Único Camino Para Cambiar

La única manera en que una persona puede cambiar cualquier pecado, ya sea la homosexualidad o cualquier otra cosa, es por medio del arrepentimiento. En este capítulo hemos hablado de mitos sobre el cambio. En el próximo capítulo hablaremos de los pasos muy específicos que los cristianos deben tomar al caminar por el camino del arrepentimiento de la homosexualidad a la santidad.

Preguntas Para Reflexión

1. ¿De qué manera el ministerio a la gente complementa una comprensión bíblica de la ética relacionada con la atracción hacia personas del mismo sexo?

2. Piense en su propia vida. ¿Qué ejemplos específicos puedes enumerar en los que experimentó el poder resucitador del Espíritu Santo para liberarle del pecado personal?

3. ¿De qué manera insistir en la conformidad heterosexual en lugar de la conformidad con la santidad es dañino para aquellos que están luchando con la atracción hacia el mismo sexo?

4. ¿Cómo es que las diferentes prioridades centrales de la terapia reparativa no llegan a producir un cambio bíblico dentro de una persona?


1 . Un ejemplo de esto es el ministerio de W. A. Criswell, un predicador de gran influencia en el siglo pasado. En un sermón, “Por Qué Dios Aborrece A Los Homosexuales”, predicado en mayo de 1986, Criswell expuso varias Escrituras que condenan claramente la homosexualidad. Pasó una buena parte de su sermón expresando asombro y asombro por la tendencia cultural de abrazar la homosexualidad. Concluyó su sermón con un llamado a abrazar una sexualidad bíblica enamorándose de alguien del sexo opuesto y desarrollando un buen hogar cristiano. Estamos agradecidos por el ministerio ejemplar de Criswell, y compartimos su posición sobre la pecaminosidad de la homosexualidad. Este es un ejemplo común, sin embargo, de la desafortunada ausencia de cualquier enseñanza sobre cómo cambiar. Ver W. A. Criswell, “Why God Abhors the Homosexual” (sermon, May 28, 1986), disponible en linea en http://www.wacriswell.com/transcript/?thisid=F192DD3C-6FF4-4A8D-B9CF6B0A08E15537.

2 . Matthew Vines, God and the Gay Christian: The Biblical Case in Support of Same-Sex Relationships (New York: Convergent, 2014), 2.

3 . Heath Lambert, “Is a ‘Gay Christian’ Consistent with the Gospel of Christ?,” in God and the Gay Christian?: A Response to Matthew Vines , ed. R. Albert Mohler Jr. (Louisville, KY: SBTS Press, 2014), 88–89; Denny Burk, What Is the Meaning of Sex?(Wheaton, IL: Crossway, 2013), 198–200.

4 . Sing Over Me , dirigido porJacob Kindberg (Worcester, PA: Vision Video, 2014), DVD.

5 . A lo largo de los años se han realizado varios estudios que intentan documentar si la orientación sexual puede cambiar. Ver resumen en Mark A. Yarhouse, Homosexuality and the Christian: A Guide for Parents, Pastors, and Friends (Minneapolis, MN: Bethany House, 2010), 83–90. En 2007, Mark Yarhouse y Stanton Jones completaron un estudio de 98 personas que intentaban cambiar su orientación sexual. Así es como Yarhouse resume sus hallazgos: “Los participantes fueron categorizados por la información que compartieron sobre sus esfuerzos de cambio. El quince por ciento cayó en la categoría de Éxito: Conversión (a la heterosexualidad); 23 por ciento cayó en la categoría de Éxito: La castidad (o la “libertad de vivir castamente”, que fue ayudada por una reducción en la atracción hacia el mismo sexo); y el 2 por ciento de los participantes fueron categorizados como Esfuerzo de cambio continuo, lo que significó que hubo alguna reducción en la atracción, pero no lo suficiente como para describirse a sí mismos como que habían experimentado el éxito. Además, el 15 por ciento de los participantes fueron designados como Sin Respuesta para el esfuerzo de cambio; el 4 por ciento como Fracaso: Confundido; y 8 por ciento como Fracaso: Identidad Gay. Las designaciones de “fracaso” se referían únicamente a los objetivos de los propios participantes, en términos de ser parte del Éxodo para experimentar un cambio en las atracciones o en la orientación”. (ibid., 88).

6. “California Becomes First State in Nation to Ban ‘Gay Cure’ Therapy for Children,” NBC News , September 30, 2012, http://usnews.nbcnews.com/_news/2012/09/30/14159337-california-becomes-first-state-in-nation-to-ban-gay-cure-therapy-for-children.

7. Valerie Jarrett, “Response to Your Petition on Conversion Therapy,” The White House President Barack Obama , April 8, 2015, https://petitions.whitehouse.gov/response/response-your-petition-conversion-therapy.

8 . Para más información sobre los problemas de la Terapia Reparadora, ver Heath Lambert, “What’s Wrong with Reparative Therapy,”Association of Certified Biblical Counselors , November 17, 2014, http://www.biblicalcounseling.com/blog/what-wrong-with-reparative-therapy.

9 . J. R. Daling et al., “Correlates of Homosexual Behavior and Increased Anal Cancer,” The Journal of the American Medical Association 247, no. 14 (April 1982): 1988–90.

10 . Jeffrey Satinover, Homosexuality and the Politics of Truth (Grand Rapids: Baker, 1996), 69.

11 . J. M. Bailey, “Homosexuality and Mental Illness,” Archives of General Psychiatry 56, no. 10 (October 1999): 883–84.

12 . Justin Lee, Torn: Rescuing the Gospel from the Gays-Vs.-Christians Debate (New York: Jericho, 2012), 38–39.

13 . Joseph J. Nicolosi, Shame and Attachment Loss: The Practical Work of Reparative Therapy (Downers Grove, IL: InterVarsity, 2009), 324.

14 . Ibid., 69.

15 . Ibid., 150.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s