La Gracia Como Fundamento En La Lucha Contra La Pornografía

Posted on

ESJ-2019 0107-003

La Gracia Como Fundamento En La Lucha Contra La Pornografía

Por Heath Lambert

Matt es un estudiante universitario de diecinueve años que descubrió la pornografía a la edad de ocho años cuando su tío le mostró un video y le dijo que no se lo contara a nadie. Taylor tiene treinta años y nunca pensó en la pornografía hasta que sucumbió a la tentación de un anuncio en una habitación de hotel en un viaje fuera de la ciudad. Ethan ha estado casado durante diez años y una noche vio un reportaje en las noticias sobre la industria de la pornografía. Su curiosidad se despertó y buscó en Internet “sólo para ver por qué tanto alboroto”. Sarah es una soltera de treinta y cinco años que comenzó a ver pornografía como una forma de fantasear y olvidar su soledad.

Conozco a docenas de personas (hombres y mujeres) que luchan con la pornografía. Cada uno fue introducido a la pornografía de una manera diferente. Algunas personas lo buscaron, mientras que otras fueron introducidas por gente pecadora. A pesar de todo, la pornografía los ha masticado y escupido. Al principio del viaje, ver a la gente cometer actos de inmoralidad sexual parecía divertido, intrigante, reconfortante y estimulante. Ahora, el pecado ha mordido con fuerza. Sus corazones están cargados de culpa, sus relaciones están tensas, su visión del sexo está corrompida, y su testimonio cristiano está desfigurado.

Conozco a esta gente. Ellos son mis hermanos y hermanas en Cristo. Me he sentado con ellos, he llorado con ellos y he hablado con ellos durante horas. He visto de primera mano la carnicería que la pornografía ha infligido a sus vidas. Tal vez usted o alguien que Dios le ha dado para que le ayude puede identificarse con sus historias.

Tal vez usted, como ellos, comenzó a mirar la pornografía con racionalizaciones que tenían un cierto sentido retorcido en ese momento. ¿Qué tan malo puede ser? Es sólo esta vez, y nunca más. Mi esposa no parece estar muy interesada en mí. De hecho, podría ayudar a nuestro matrimonio que yo tuviera otra salida sexual. Estoy harto de sentirme solo. Me lo merezco. Ahora, los cimientos arenosos que sostienen esas mentiras se han erosionado, y usted está en la confusión. Usted desea desesperadamente ayuda para salir del lío, pero no sabe cómo, ni siquiera por dónde empezar. De hecho, tienes mucho miedo de estar tan atrapado que no haya forma de escapar.

Si esto te describe, entonces tengo buenas noticias que ofrecerte: Jesucristo murió para liberarte de todo pecado que se pueda cometer. Eso incluye la pornografía.

21 Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas; 22 es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen; porque no hay distinción; 23 por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, 24 siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús,25 a quien Dios exhibió públicamente como propiciación[c] por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente[.

Romans 3:21–25

Es posible estar libre de pornografía. Debido a su gracia, Dios envió a su Hijo para pagar la pena justa por los pecados que todos cometemos. Cuando crees en la gracia de Dios hacia ti, obtienes la justicia de Dios. Puedes ser perdonado y libre cuando confías en Cristo y en lo que Él ha hecho por ti, no importa cuántas veces hayas visto pornografía y cuán desesperada se sienta la lucha. Cuando esto parece que no es verdad, es porque estás pensando más en ti mismo y en tu pornografía que en Jesús y su gracia. Puedes ser libre, pero la libertad requiere gracia.

Es una bendición maravillosa vivir en un tiempo y lugar en el que un gran número de líderes cristianos y laicos se están enfocando en el evangelio de Jesús de maneras nuevas, frescas y poderosas. Múltiples libros, sermones y blogs describen los ricos recursos de gracia que desbordan de las buenas nuevas sobre Jesús. Aunque este énfasis actual es admirable, existe el peligro de que la gracia se convierta en un tema que discutamos en lugar de un poder que experimentemos. Nunca podemos estar saturados con demasiada gracia. El peligro en nuestros días es dar por sentada la gracia y no considerar cómo hacerla práctica.

Quiero escuchar mi propia advertencia. No quiero hablar sólo de la gracia en este libro; quiero mostrarte cómo puedes hacer uso de la gracia de Jesús en tu lucha contra la pornografía. En Romanos 1,5, Pablo escribe: “por medio de quien [Jesucristo] hemos recibido la gracia y el apostolado para promover la obediencia a la fe entre todos los gentiles, por amor a su nombre.” Aquí Pablo está enseñando que Dios ha dado gracia a su pueblo para que puedan obedecer y honrar el nombre de Cristo entre las naciones. La gracia no es simplemente un “favor inmerecido” -que Dios tiene una disposición agradable hacia nosotros-; la gracia es también poder. La gracia es la fuerza divina que nos ha sido dada para que podamos vivir en formas que agraden a Dios. Dios está llamando a los cristianos a la obediencia en Romanos 1:5. También promete que tendremos el poder de cumplir esta obediencia. El don de la gracia de Dios es el poder de obedecer.

Quiero mostrarles cómo aprovechar dos aspectos importantes de la gracia de Dios en su lucha contra la pornografía.

Gracia Perdonadora

La primera cosa que usted absolutamente debe saber acerca de la poderosa gracia de Dios es que a través de la gracia Dios perdona nuestros pecados. Escuchad lo que dice la Biblia sobre esta gracia perdonadora en Colosenses 2:13-14: “ Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con El, habiéndonos perdonado todos los delitos, habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.”

Dios describe en términos chocantes cómo podemos tener estas asombrosas bendiciones. Tenemos vida y perdón; pero estas cosas no son baratas.

Pablo da una ilustración aleccionadora de esto cuando compara los pecados que hemos cometido con la factura de una tarjeta de crédito – una “el documento de deuda.” Los pecados que cometemos no se desvanecen en el aire, sino que son documentados y preservados. Así como debemos pagar las cuentas de nuestras tarjetas de crédito para evitar penalidades legales, así también el registro de nuestra deuda de pecado nos hace demandas que son legalmente obligatorias. La demanda legal de nuestra deuda de pecado es el castigo divino. El pecado debe ser pagado. Pero aquí descubrimos una verdad gloriosa: aunque tú y yo somos total y exclusivamente responsables de nuestra deuda pecaminosa, Dios mismo hace provisión para la deuda clavando esa deuda en la cruz de Cristo y satisfaciendo sus demandas. Cuando Jesús fue crucificado en la cruz, él pagó por todo nuestro pecado. Cada ejemplo de atesorar imágenes de inmoralidad sexual en nuestros corazones, cada mirada ansiosa a la pornografía, todas nuestras lujuriosas miradas -todas- son pagadas por Jesús en su muerte por los pecadores.

Gracia Transformadora

Las noticias son aún mejores. Perdonar la gracia es sólo una parte del poder que Jesús da. La poderosa gracia de Dios también nos da fuerza para vivir de nuevas maneras. Perdonar la gracia es maravilloso y esencial, pero los pecadores necesitan más que el perdón. No es suficiente que nuestro registro de deuda esté pagado; también necesitamos gracia para vivir como Jesús; necesitamos gracia que nos cambie para que podamos ser como él en su santidad y amor. En Romanos 6:4, Pablo declara: “Por tanto, hemos sido sepultados con El [Cristo] por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.”

Pablo está hablando de la muerte y resurrección de Jesús. Para todos los que confían en Jesús, su muerte y resurrección es también nuestra muerte y resurrección. La muerte y resurrección de Jesús no sólo paga nuestro registro de deuda y nos da gracia perdonadora; la muerte y resurrección de Jesús nos lleva a nuestra transformación. A través de la gracia transformadora de Dios podemos vivir una nueva vida gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros.

Mucha gente pasa mucho tiempo buscando el perdón. Suplican y piden perdón después de dedicarse a la pornografía, pero no saben qué hacer a continuación. La Biblia enseña que además de confesar el pecado y buscar el perdón de Dios, usted necesita buscar la poderosa gracia transformadora de Dios creyendo en las buenas nuevas y caminando en fe y obediencia al evangelio. La gracia de Dios te perdona y perdona tu pecado, y la gracia de Dios te da poder para vivir de manera diferente y ser obediente a él.

Oh, cómo debes atesorar la dulzura de esta gracia! Necesitas pedir perdón después de ver pornografía, ¡pero no te detengas ahí! Pide la gracia transformadora de Dios, su poder para cambiarle desde adentro hacia afuera. Debido a que Dios es fiel a su Palabra y a sus promesas, con el tiempo recibirás el poder de Dios para no volver a ver la pornografía. La poderosa gracia transformadora de Dios puede darte un corazón puro, y tú puedes someter tus deseos de pornografía. Usted puede honrar a sus hermanos y hermanas en Cristo cuando los mira en vez de deshonrarlos. Puedes tener todo esto y mucho más. No puedes conseguirlo con tu propia fuerza y esfuerzo. Necesitas la poderosa gracia transformadora de Jesús.

La poderosa gracia transformadora de Dios está disponible para usted, pero mucha gente no sabe cómo hacer uso de ella. Tener el poder de Jesús para cambiar sin saber cómo usar ese poder es casi como no tener el poder en absoluto. Es como estar varado en una isla con un avión lleno de combustible que no sabes volar. Es crucial descubrir cómo captar la gracia de Dios si se va a beneficiar de ella. Si quiere usar la gracia transformadora de Jesús, tiene que hacer algo tan fácil que a mucha gente le resulte imposible.

Tiene que creerlo.

La gracia transformadora funciona cuando cree que Jesús se la da. En el momento en que usted cree en la gracia de Jesús para cambiarle, usted está cambiando. Cuanto más siga creyéndolo, más seguirá cambiando.

Pablo escribe: “Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús” (Romanos 6:11). Pablo está diciendo que estás muerto al pecado y vivo para Dios en Cristo cuando consideras que es verdad; es decir, cuando lo crees. Si quieres cambiar y ser como Cristo, ya sea en el área de la pornografía o en cualquier otra cosa, debes creer que en Jesús tienes el poder de cambiar. Cuando crees que el poder es tuyo, es tuyo.

Arrepentimiento y Gracia

Gracia perdonadora y gracia transformadora es crucial para que los cristianos la abracen. El arrepentimiento es la manera en que captamos y unimos estos dos aspectos esenciales de la gracia de Dios. En el período posterior al pecado, debemos aprender a interactuar con Dios a través del arrepentimiento. En la Biblia, el arrepentimiento describe el proceso de pasar de una vida pecaminosa a una vida obediente. Cuando nos arrepentimos, siempre debemos dar por lo menos tres pasos claros. Puede recordar estos tres pasos esenciales utilizando el acrónimo CAR.

El primer paso en el proceso de arrepentimiento es confesar tu pecado. El apóstol Juan escribe: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:8-9). Los pecadores necesitan la gracia más que cualquier otra cosa, incluyendo la gracia de reconocer y admitir nuestro pecado. Rechazamos la gracia cuando negamos nuestro pecado, según Juan. Cuando niegas tu pecado, te niegas a ti mismo el acceso a la gracia de Dios. Cuando admites tu pecado ante Dios, accedes a su gracia. El primer paso para arrepentirse es hablar con Dios y hablarle de tu pecado. Él ya sabe esto, por supuesto, pero todavía necesitamos decirle a Dios sobre el pecado del que somos conscientes en nuestra vida. En un matrimonio, cuando un esposo tiene un arrebato de ira y habla duramente con su esposa, debe admitir su error y buscar el perdón, aunque ella lo haya experimentado y sepa que sucedió. De la misma manera, todo cristiano que lucha contra la inmoralidad sexual necesita humillarse ante Dios, diciéndole a Dios lo que ya sabe.

El segundo paso en el proceso de arrepentimiento es afirmar el perdón de Dios de tu pecado. Juan provee dos instrucciones a seguir (vea 1 Juan 1:8-9). Primero, da un mandato de obedecer: debes confesar tus pecados. Segundo, da un mensaje para creer: cuando confiesas tu pecado, Dios es fiel para perdonarte y limpiarte. Es más fácil hablar con Dios acerca de tu pecado que creer que has sido perdonado. Tal vez esta sea tu lucha.

Puede que te encuentres pensando en todas las imágenes pornográficas que has visto, en el corazón lujurioso que has alimentado, o en el número de personas quebrantadas por tu inmoralidad. Estas penas son parte de la consecuencia del pecado. Sin embargo, cuando moras desproporcionadamente en tu pecado y sus consecuencias, estás descuidando la gracia de Dios. Hay un tiempo y un lugar para ser quebrantado sobre tu pecado y para considerar sobriamente sus consecuencias (el siguiente capítulo está dedicado a este tema). Sin embargo, después de que usted haya confesado su pecado, debe luchar para afirmar lo que Dios dice acerca de usted. Para todos los que confiesan su pecado, Dios pronuncia el veredicto “perdonado” y “limpio”. Si Dios te declara perdonado y limpio, eres perdonado y limpio. Aunque pueda parecer humilde y modesto cuestionar el perdón de Dios, en realidad es orgulloso y arrogante negarse a creer lo que Dios declara verdadero acerca de usted. Arrepentimiento significa afirmar lo que Dios dice de ti.

El tercer paso en el proceso de arrepentimiento es pedir la gracia de Jesús para cambiar. Ya hemos visto el asombroso poder disponible para los cristianos en la obra de Jesús. También debemos reconocer la advertencia bíblica que con demasiada frecuencia se aplica a nosotros como seguidores de Jesús sin oración: “No tenéis, porque no pedis” (Santiago 4:2). Habiendo confesado tu pecado y confiado en el perdón de Dios, ahora necesitas pedirle a Dios la gracia específica de ser diferente.

Es importante hablar del arrepentimiento porque el arrepentimiento es el medio por el cual usted se aferra a la gracia perdonadora y transformadora de Jesús. Es posible hablar de cómo la gracia nos perdona y transforma, pero nunca experimenta realmente esas gracias. Dios no sólo quiere que conozcamos estas gracias, sino que las vivamos. La manera en que prácticamente vivimos, experimentamos y somos transformados por la gracia de Jesús es hablar con Dios sobre ello. Pedir y creer en el perdón de Dios por nuestros pecados y su poder para cambiarnos es esencial para experimentarlo.

Saber esto cambia la forma en que responderemos al fracaso en la batalla contra la pornografía. Típicamente respondemos a los fracasos morales con castigos mentales. Probablemente has experimentado esto. Pecas y miras la pornografía. Entonces empiezas a pensar, soy terrible. Soy horrible. ¿En qué estaba pensando? Si mis amigos supieran lo que estoy haciendo, nunca me volverían a hablar. Nunca podré estar en el ministerio si no dejo de hacer esto. ¿Qué pasa si mi cónyuge se entera? ¿Y si mi novia se entera? ¿Y si mis padres se enteran? ¿Qué pasa si mi pastor se entera? ¿Y si la gente de la iglesia se entera? No merezco ser cristiano. Tal vez no soy cristiano. Y sigue y sigue y sigue. Usted circula a través de estos castigos mentales que crecen de la culpa y alimentan aún más la culpa.

Nada de esto es útil, pero es lo que la mayoría de la gente hace en su lucha contra la pornografía y la lujuria. Los castigos mentales no son útiles porque tratan con el pecado de una manera egocéntrica en vez de una manera centrada en Cristo. Meditar en lo miserable y patético que eres sólo perpetúa el pecaminoso egocentrismo que te llevó a mirar la pornografía en primer lugar. Condenar el diálogo de uno mismo todavía te tiene en el centro del escenario mientras reflexionas sobre lo que piensas acerca de lo que has hecho, y mientras describes lo que crees que mereces por lo que hiciste. Todo se trata de ti. El problema es que hay demasiado de ti en todo esto. Necesitas a Cristo. Y la única manera de romper el círculo vicioso es salir de ti mismo hacia Jesús. Necesitas dejar de hablarte a ti mismo en categorías de condenación y empezar a hablarle a Dios en categorías de confesión.

Lo que acabo de compartir contigo es algo importante. Deberías prestarle atención y releerlo si no lo has captado. Cuando el Señor te libere del pecado de la pornografía, este será uno de los mayores cambios que él hará en tu vida. Aprenderás a dejar de responder a la pornografía hablando contigo mismo con palabras y pensamientos condenatorios y empezarás a responder a tu pecado hablando con Dios con oraciones de confesión. La autocomunicación y la autocondenación no hacen nada para aferrarse a la gracia perdonadora y transformadora de Dios. El arrepentimiento sí.

La marea comenzará a cambiar en tu lucha contra la pornografía cuando empieces a captar la gracia del perdón y la gracia transformadora, a medida que aprendes a arrepentirte. Para experimentar la libertad, debes arrepentirte. Necesitarás venir a Cristo en tu quebrantamiento, frustración, asco y vergüenza. Debes hablar con él al respecto. Dile lo que hiciste. Dile lo que estabas pensando y queriendo. Se honesto. Llora y pídele que te perdone. Pídele gracia para ser diferente. Al hacer esto, te estás alejando de confiar en ti mismo como la solución a tu pecado y acercándote al trono de la gracia donde Jesús está listo para responder con misericordia para ayudarte en tu tiempo de necesidad (Hebreos 4:16).

Esperanza y Gracia

La gracia de Dios hace nacer la esperanza. Es muy probable que hayas tomado este libro desesperadamente. Tal vez recientemente te ha spermitido la pornografía por millonésima vez y finalmente has tenido suficiente. Tal vez un cónyuge, padre, compañero de trabajo o autoridad policial descubrió su indulgencia secreta y ahora está en problemas en casa, en la iglesia o en el trabajo, o con la ley. Independientemente de sus circunstancias exactas, usted está desesperado porque el cambio puede ser posible.

No es que la desesperación sea irrazonable. Tiene sentido desesperarse al ver un problema devastador que ha enganchado a millones de personas antes que usted y que atrapará a millones más después de usted. Tiene sentido desesperarse al ver las consecuencias que cambian la vida: una relación rota con el Señor, una relación dañada con su cónyuge, sospechas de sus hijos, padres o amigos, y un puesto perdido en el trabajo o en el ministerio. Tiene sentido desesperarse al mirar hacia adentro y ver una incapacidad total para cambiar por medio de sus propios recursos. Hay muchas razones legítimas para desesperarse cuando se consideran estas sombrías realidades.

La lógica de la desesperación se rompe por el milagro de la gracia. El poder de Dios derrite la desesperación cuando captas su gracia perdonadora y transformadora a través del arrepentimiento. La pornografía es una plaga que ha destruido incontables vidas y también puede destruir la suya. La verdad aleccionadora es que no tienes los recursos para cambiar dentro de ti mismo.

“pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia” (Romans 5:20).

No importa cuán terrible sea la pornografía, no importa cuántos problemas tengas, no importa cuán endebles y débiles sean tus recursos, nunca estás en un pozo tan profundo que la gracia de Jesús no te pueda sacar. El gran peligro en tu lucha es que dediques toda tu energía a pensar cosas verdaderas y horribles sobre la pornografía y no pases tiempo pensando en las cosas verdaderas y maravillosas de Jesús.

No hay ningún usuario de pornografía tan esclavizado que Jesús no pueda liberarlo. No hay lucha por la pureza tan intensa que la gracia de Jesús no pueda ganar la batalla. No hay consecuencia tan grande que el poder de Jesús no pueda sobrellevar de ti. La gracia de Jesús para cambiarte es más fuerte que el poder de la pornografía para destruirte. La gracia de Jesús es más fuerte que tus propios deseos de ver el sexo. Mientras que no hay esperanza para ti al mirar pornografía, hay toda la esperanza en el universo cuando miras a Dios y su gracia.

La esperanza de una transformación duradera comienza cuando usted clama a Dios en arrepentimiento y le suplica por su gracia perdonadora y transformadora. Cuando pide estas cosas con fe, él nunca se las negará. Esta oración es el primer paso que debe dar al alejarse de la pornografía. La gracia de Dios está disponible para usted ahora mismo. No de vuelta a la página hasta que sienta que ha encontrado la gracia de Dios en el arrepentimiento. Cuando esté listo para pasar la página, comenzaré a desplegar ocho elementos prácticos de la gracia transformadora de Dios que él se deleita en conceder a sus seres amados que lo piden.

Luchando Por La Pureza Con El Poder De La Gracia

1 . Ore a Dios ahora mismo y confiese su pecado de ver pornografía. Busque la gracia perdonadora de Dios de este pecado.

2 . Al orar, pídale a Dios por su poderosa gracia transformadora para traer un cambio a su vida.

3 . No deje de orar hasta que verdaderamente crea que estas gracias son suyas en Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s