5 Maneras En Que El Evangelio Puede Rescatar Tu Matrimonio

Posted on

ESJ-2019 0107-002

5 Maneras En Que El Evangelio Puede Rescatar Tu Matrimonio

Por William Boekestein

El matrimonio es difícil. Incluso aquellos que se casan en el Señor (1 Corintios 7:39) a veces luchan por ver al matrimonio como la fuente de felicidad que les dijeron que sería. Las personas casadas, como las personas solteras, necesitan buenas noticias para contrarrestar la frustración, la decepción y el resentimiento que pueden infiltrarse incluso en las relaciones más cercanas.

La buena noticia que realmente puede marcar la diferencia será más que los consejos útiles que ofrecen los amigos o que se encuentran en los libros sobre matrimonios que podrían recomendar. Las buenas nuevas para el matrimonio son las buenas nuevas para toda la vida: el evangelio de Jesucristo.

Entonces, ¿cómo puede ese simple mensaje, que en Cristo Dios salva a los pecadores, rescatar al matrimonio?

1. El Evangelio Nos Impide Idolatrar El Matrimonio.

Esta es una buena noticia para las personas casadas y solteras. Las personas solteras pueden estar tan enfocadas en casarse que la búsqueda se convierte en un pequeño dios. Trágicamente, los ídolos nunca entregan lo que prometen. Cuando el deseo de casarse se vuelve idólatra, deja de ser una ayuda dada por Dios para nuestra debilidad y adquiere una vida insatisfactoria por sí misma. Las personas casadas también pueden mirar al matrimonio por el tipo de satisfacción que solo se puede encontrar en Dios.

El matrimonio humano puede ser un hermoso regalo. Pero Pablo habla sobre el matrimonio en el contexto del regalo de Cristo a la iglesia para enseñarnos que los mejores matrimonios humanos no son más que sombras del matrimonio glorioso entre Cristo y los creyentes (Efesios 5:32–33). En el evangelio, Cristo se da a sí mismo como la nueva vida que necesitamos. Él puede satisfacernos como nadie más puede hacerlo. Los creyentes pueden decir de Jesús: “Su paladar, dulcísimo, y todo él, deseable. Este es mi amado y éste es mi amigo, hijas de Jerusalén.” (Cantares 5:16).

2. El Evangelio Nos Ayuda A Evitar Un Espíritu Exigente Dentro Del Matrimonio.

El matrimonio, como todas las relaciones, puede ser rápidamente estropeado por una actitud exigente. “Merezco algo mejor que esto” es una de las formas en que expresamos una justicia propia que casi seguramente evitará el cultivo de una profunda compañía. A través del evangelio, afirmamos que somos deudores de la misericordia divina. Aunque merecemos justamente el infierno, Dios nos ha prometido el cielo. Nos hemos ganado la ira, pero él nos ha mostrado la gracia. A medida que esta verdad del Evangelio impregna nuestras vidas, nuestra gratitud por los dones de Dios nos hace pasar de ser demandantes implacables a ser receptores agradecidos. A medida que la gracia de Dios se vuelve más real para nosotros, nos vemos a nosotros mismos como siervos, misioneros de la misericordia de Dios, dentro y fuera del matrimonio.

3. El Evangelio Nos Da Esperanza Para Nuestro Cónyuge.

Tenemos que tener cuidado de esperar que nuestros cónyuges cambien. Debemos amar a las personas, incluida la persona con quien nos casamos, por lo que son hoy, no por lo que esperamos poder convertirlos. Pero, todos necesitamos cambiar. Cuando nos enfrentamos a las deficiencias de nuestro cónyuge, el evangelio puede evitar que nos traume la desesperación. Pedro alienta a las esposas en matrimonios con yugo desigual para ganar a sus esposos mediante su conducta (1 Pedro 3: 1; cf. 1 Co. 7:16). Pedro sabe que la conducta piadosa no es el poder de la salvación, pero es una de las maneras en que Dios demuestra el poder del evangelio que transforma vidas. Ya sea que estén casados ​​con creyentes o no creyentes, quienes tienen un potencial significativo para crecer en la piedad práctica, los creyentes saben por experiencia que nadie está más allá del alcance salvador de Jesús.

4. A Pesar De Las Dificultades Relacionales, El Evangelio Nos Alegra.

Pedro dice que, debido al don de la salvación, a los creyentes dice: “os regocijáis grandemente” incluso “aunque ahora, por un poco de tiempo si es necesario, seáis afligidos con diversas pruebas” (1 Pedro 1: 6, 8). El gozo trasciende las circunstancias. No puede ser destruido por una palabra áspera de su esposo o frialdad persistente de su esposa. El reino que Dios amablemente da a los creyentes a través del evangelio se caracteriza por el “gozo en el Espíritu Santo” (Rom. 14:17). Esto no significa que los creyentes sean ajenos al dolor del quebrantamiento en las relaciones, sino que en nuestro quebrantamiento estamos más que convencidos de que Dios está haciendo las cosas bien. Los creyentes eligen escuchar más atentamente las buenas nuevas de Dios que las malas noticias del mundo. Jesús enseña a sus seguidores a “Alegraos en ese día y saltad de gozo, porque he aquí, vuestra recompensa es grande en el cielo” (Lucas 6:23). Los creyentes pueden elegir la alegría incluso cuando el matrimonio es difícil.

5. El Evangelio Nos Hace Capaces De Amar Sacrificialmente.

El evangelio es más que un mensaje. Es un poder que cambia la vida. En la conversión, Dios vierte su amor en nuestros corazones (Romanos 5:5), lo que nos permite amar como él ama. La conversión abre la puerta para que los esposos reflejen el amor radical de Dios: “Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.” (Ef. 4:32). Los que saben que se les ha perdonado mucho pueden amar mucho (Lucas 7:47).

El evangelio no hace que el matrimonio sea fácil, pero introduce una gracia muy necesaria en una relación cercana entre dos pecadores. Cuando la gracia de Dios está trabajando en un matrimonio, tanto la felicidad como las dificultades ayudan a preparar a los hijos de Dios para el banquete de bodas eterno en la era venidera.


William Boekestein es el pastor de la iglesia  Immanuel Fellowship Church en Kalamazoo, Michigan. Ha escrito varios libros y numerosos artículos. Él y su esposa, Amy, tienen cuatro hijos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s