La Fe Es Un Don

Posted on

ESJ-2019 0110-002

La Fe Es Un Don

(Efesios 2:8–9)

Por John F. Macarthur

Quia isto articulo stante stat Ecclesia, ruente ruit Ecclesia.

Martin Lutero escribió esas palabras latinas para magnificar la importancia de la sola fide (la doctrina de la justificación solo por la fe). En términos generales, Lutero está diciendo: “Si este artículo [de la justificación] se mantiene, la iglesia permanece; si este artículo se derrumba, la iglesia colapsa ”. Lutero tenía buenas razones para darle tanta importancia a esta preciosa verdad. La salvación solo por la fe, sin las obras, es la verdad bíblica que separa al cristianismo y a cualquier otra religión.”

La fe salvadora es distinta de todo sistema de obras justas porque no es el resultado del esfuerzo humano. De la misma manera que el arrepentimiento es otorgado por Dios (Hechos 11:18; 2 Tim. 2:25), la fe también es un don sobrenatural de Dios. Efesios 2:8–9 afirma esto: “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; 9 no por[a] obras, para que nadie se gloríe.”

Nuestra respuesta en la salvación es la fe, pero aun eso “no es de[nosotros mismos], es don de Dios.” La fe no es nada que hagamos en nuestro propio poder o con nuestros propios recursos. En primer lugar, no tenemos el poder ni los recursos adecuados. Además, Dios no querría que confiáramos en ellos aunque los tuviéramos. De otra manera, la salvación sería en parte por nuestras propias obras, y tendríamos algún motivo para jactarnos en nosotros mismos. El énfasis de Pablo en Efesios 2:8 es que ni siquiera la fe viene de nosotros aparte de que Dios la da. El esfuerzo humano no tiene nada que ver con esto (cf. Romanos 3:20; Gálatas 2:16), y por lo tanto nadie debe jactarse, como si contribuyera en algo.

Muertos espiritualmente, estábamos indefensos hasta que Dios intervino para darnos vida: “aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, [Dios] nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados),” (Efesios 2:5). La fe es una parte integral del don que su gracia nos ha concedido.

Las Escrituras enseñan constantemente que la fe no es evocada por la voluntad humana sino que es un don de Dios otorgado soberanamente. Jesús dijo: “Nadie puede venir a mí si no lo trae el Padre que me envió, y yo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6:44). Y “nadie puede venir a mí si no se lo ha concedido el Padre” (Juan 6:65).Hechos 3:16 habla de “la fe que viene a través de él”. Filipenses 1:29 dice: ” Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo. . . que creáis en Él.” Y Pedro escribió a los creyentes como “a los que han recibido una fe como la nuestra,” (2 Pedro 1:1).

¿Cómo sabemos que la fe es un don de Dios? Dejados a nosotros mismos, nadie jamás creería: “no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios” (Romanos 3:11). “Así que no depende del que quiere ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia” (Romanos 9:16). Dios acerca al pecador a Cristo y le da la capacidad de creer. Sin esa fe divinamente generada, uno no puede entender y acercarse al Salvador. “Un hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque son una locura para él; y él no puede entenderlos, porque son apreciados espiritualmente ” (1 Corintios 2:14). Por eso precisamente cuando Pedro afirmó su fe en Cristo como el Hijo de Dios, Jesús le dijo: “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mateo 16:17). La fe es dada amablemente a los creyentes por Dios mismo.

Como un don divino, la fe no es transitoria ni impotente. Tiene una calidad permanente que garantiza que perdurará hasta el final. Las palabras familiares de Habacuc 2:4, “Los justos vivirán por su fe” (cf. Romanos 1:17; Gálatas 3:11; Hebreos 10:38), no hablan de un acto momentáneo de creer, sino de una confianza viva y duradera en Dios. Hebreos 3:14 enfatiza la permanencia de la fe genuina. Su misma durabilidad es una prueba de su realidad: “Porque somos hechos partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad.” La fe que Dios da nunca puede evaporarse. Y la obra de la salvación no se puede frustrar en última instancia (véase Juan 10:27–29). En Filipenses 1:6, Pablo escribió: “estando convencido precisamente de esto: que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús.” (cf. 1 Corintios 1: 8; Colosenses 1:22– 23).

Por esas razones, la fe salvadora no se parece en nada a la inestabilidad de la creencia humana vacilante. Es tan duradera e inmutable como el Dios que la otorga.

(Adaptado del Evangelio Según Jesucristo y el Comentario del Nuevo Testamento MacArthur: Efesios )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B190109
COPYRIGHT © 2019 Grace to You

Un comentario sobre “La Fe Es Un Don

    La Fe Es Un Don — | O LADO ESCURO DA LUA escribió:
    10 enero 2019 en 11:46 am

    […] via La Fe Es Un Don — […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s