Milagros: Ayer y Hoy (2ª Parte)

Posted on Actualizado enn

ESJ-2019 0122-004

Milagros: Ayer y Hoy (2ª Parte)

Por Rolland McCune

LOS MILAGROS DEL NUEVO TESTAMENTO

En las décadas de los evangelios del Nuevo Testamento hubo un gran estallido de milagros (por ejemplo, Mateo 4: 23-24; 8:16; 9:35; 12:15; 15:30). (Interesantemente, Juan el Bautista no realizó milagros, Juan 10:41). Estos rodearon principalmente a la persona de Jesucristo y sus afirmaciones de ser Dios encarnado y el Mesías prometido de Israel. Los milagros genuinos disminuyeron en el período de transición cubierto por el Libro de los Hechos, y desaparecieron en el siglo II de nuestra era. Así, las preguntas: ¿Son necesarios los milagros y están ocurriendo hoy? Si son, o deberían ser, ¿por qué? Y si no lo son, ¿por qué no?

La era de los evangelios comenzó con el milagro gigantesco de la concepción virginal y el nacimiento de Jesús de Nazaret, la entrada de Dios encarnado al orden temporal.

Esta era se cerró con el milagro más colosal de toda la historia humana: la resurrección corporal de Jesús de entre los muertos. Este evento suplantó incluso la piedra angular del Antiguo Testamento del poder de Dios hacia su pueblo, a saber, los milagros multiplicados asociados con el éxodo de Egipto. Por ejemplo, compare Filipenses 3:10 (“el poder de su resurrección”) con “la redención / redimido de la casa de la esclavitud”, el indicador del poder divino de los milagros del Antiguo Testamento (Deut. 7:8; 9:26; 13:5).

Los Ingredientes De Un Milagro Bíblico

El Poder Directo De Dios

Un milagro es una imposición directa del poder omnipotente de Dios en el orden físico. Esto se distingue de Su obra indirecta a través de una causa secundaria (p. Ej., Salmo 148: 8, “El fuego y el granizo, la nieve y el vapor, El viento de tempestad que ejecuta su palabra”). La relación total de Dios con su universo se puede entender bajo cuatro encabezados: Él lo planeó exhaustivamente, conocido como el decreto de Dios; Él lo hizo, conocido como su creación; Lo sostiene con todas sus leyes, propiedades, poderes y procesos, conocido como Su preservación; y Él lo controla absolutamente y lo lleva a Su objetivo pre-planeado, conocido como Su providencia. Dios no podría estar más involucrado personalmente y conscientemente en su universo. El punto aquí es enfatizar la diferencia entre Su causación directa (por ejemplo, el milagro de la Creación) y la causación secundaria indirecta (por ejemplo, usar las leyes de la ciencia física). La sanidad directa de Dios de un hombre congénitamente inválido es un milagro (Hechos 3:6-8); la sanidad de Dios a través de la medicina o las habilidades de un médico es una obra de providencia. Además, Dios ha dotado a nuestro cuerpo físico con increíbles poderes curativos propios.

En nuestra cultura, incluso entre los cristianos, la palabra “milagro” se usa en exceso. Eventos altamente inusuales o incluso productos manufacturados son llamados milagros. ¡Esto va desde un largo camino de escape de cierta calamidad o muerte, a una ganancia financiera inesperada, a medicamentos milagrosos, a un champú milagroso, una mayonesa milagrosa! Pero si todo es un milagro, nada es verdaderamente un milagro.

Innegable

Los milagros fueron públicos, espectaculares, verificables e innegables. No se hicieron de forma aislada o secreta, siendo la mayoría de naturaleza de sanidad física. Un buen ejemplo es la sanidad del hombre lisiado en la puerta del templo la Hermosa (Hechos 3:1-8). En total consternación, los gobernantes y los ancianos de los judíos confesaron como un hecho que “Porque de cierto, señal manifiesta ha sido hecha por ellos [Pedro y Juan], notoria a todos los que moran en Jerusalén, y no lo podemos negar.” (énfasis agregado) (Hechos 4:16; ver también vv. 13-14; Juan 3: 2; 11: 47-48).

Un Interprete

Un milagro requería un intérprete o explicador designado por Dios de lo que sucedió, sin el cual no se entendía su significado y propósito. Este comentarista solía ser un profeta, apóstol o alguien con una revelación especial autoritativa de Dios. Note el milagro de Dios testificándose a sí mismo hablando desde una nube. Algunos pensaron que tronaba o que un ángel había hablado; todos estaban equivocados. Tenemos el milagro explicado para nosotros por el apóstol Juan a través de la revelación e inspiración de las Escrituras (Juan 12:27-30). (En el Antiguo Testamento, este era el papel principal de los profetas, es decir, decir lo que Dios estaba haciendo o hará — Amós 3:7-8, “Ciertamente el Señor Dios no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas. Ha rugido un león, ¿quién no temerá? Ha hablado el Señor Dios, ¿quién no profetizará?”)

El Propósito De Los Milagros Bíblicos: La Autenticación

El ingenio de los milagros bíblicos fue la acreditación divina. Fueron diseñados para forzar el reconocimiento de que Dios estaba trabajando para atestiguar a una persona, mensaje o evento. No forzaron la fe ni la aceptación de Dios. En el mejor de los casos, eran una especia de muletas que ayudaban a la fe; podrían fomentar la fe pero no obligarla. La intención de Dios en un milagro también podría ser rechazada e incluso blasfemada. Y los resultados podrían ser desastrosos, como sucedió con Moisés y Faraón en el Éxodo de Egipto (Éxodo 5: 1-2; 7:4-5; 9:16; 10:2; 11:3, 7; 14:4, 14-18). Esto también ocurrió en el incidente del pecado imperdonable (Mateo 12: 22-32), entre otros.

Los milagros no estaban destinados simplemente a hacer que los enfermos y afligidos volvieran a estar bien, ni a alimentar a personas hambrientas y sedientas. Tampoco fueron herramientas pre-evangelísticas para atraer a una multitud y una audiencia más amplia para el mensaje. Estos fueron beneficios secundarios muy agradables, sin duda. Pero debido a su forma bastante singular y su estrecha intención de enseñaanza (es decir, la autenticación divina), Dios mantuvo los milagros en un número relativamente pequeño. En la imagen general, hay una sensación real de que Dios fue algo mezquino con Sus milagros para que las personas no se sintieran complacientes con ellos, los dieran por sentado o los consideraran utilidades útiles para sus propios fines personales (por ejemplo, Simón Mago, Hechos 8:9-13, 18-21).


Fuente

Rolland McCune fue profesor de teología sistemática en el Seminario Teológico Bautista de Detroit desde 1981 hasta 2009, durante el cual también fue presidente del seminario durante diez años y decano de la facultad durante seis años.

2 comentarios sobre “Milagros: Ayer y Hoy (2ª Parte)

    Milagros: Ayer y Hoy (3ª. Parte) « escribió:
    5 febrero 2019 en 9:18 am

    […] Ver parte uno y parte dos […]

    Milagros: Ayer Y Hoy (4ª. Parte) « escribió:
    8 febrero 2019 en 10:33 am

    […] es la última publicación de la serie. Ver parte uno , parte dos y parte […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s