Milagros: Ayer y Hoy (3ª. Parte)

Posted on

ESJ-2019 0205-001

Milagros: Ayer y Hoy (3ª. Parte)

Por Rolland McCune

Los Milagros De Jesucristo

Juan el Bautista (que no hizo ningún milagro) fue la nueva voz de Dios a Israel después de los cuatro siglos estériles entre los testamentos. Su mensaje se refería al Reino de Dios y la necesidad de arrepentirse y hacer una preparación espiritual para él (Mateo 3: 2). Fue seguido poco después por Jesús de Nazaret con el mismo mensaje (Marcos 1: 14-15). Pero, a diferencia de Juan, Cristo estuvo acompañado por una comitiva de milagros de la cual Juan mismo finalmente necesitó un recordatorio (Lucas 7: 18-23).

Los milagros de Jesús lo autentificaron como el Hijo de Dios con autoridad para perdonar pecados y dar vida eterna. El apóstol Juan declaró expresamente esto como su propósito al escribir (Juan 20: 30-31). Aparentemente hubo ocho milagros de este tipo: uno en cada uno de los capítulos 1, 4, 5, 9, 11, 21 y dos en el capítulo 6. A estos se puede agregar Su resurrección de entre los muertos, capítulo 20.

Junto con las afirmaciones de Jesús de perdonar pecados estaba el factor del contenido agregado a la fe salvadora que Él trajo. Jesús mismo, el Dios-hombre, fue hecho el único objeto de la fe salvadora (Juan 3:16; 11:25-28). También afirmó ser el camino exclusivo al Padre (Juan 14:6). Todos estos nuevas afirmaciones y demandas fueron acreditados por Sus milagros (Juan 10:22-39).

Juan tuvo claro que la venida de Jesucristo trajo una transformación, especialmente en el manejo de Dios de su voluntad sobre el cosmos. La Ley de Moisés cedía o se fusionaba con una era de gracia y verdad cuyas dimensiones eran extremadamente extensas (Juan 1:17). La gracia y la verdad como tales no eran nuevas, habiendo estado en el mundo desde la creación, pero en Jesús sus dimensiones no tenían precedentes.

Los milagros de Jesús también acreditaron su afirmación anunciada de ser el Rey mesiánico de Israel con autoridad para sentarse en el trono de David (Mateo 11:2-6). El reino de Dios estaba “en medio de ellos” en Su persona como el Rey (Lucas 17:20-21). De igual manera, el reino de Dios había “venido sobre” aquellos que vieron el milagro de Cristo del exorcismo de demonios (Lucas 11:14-23). En verdad, el reinado mesiánico era inminente. Su rechazo blasfemo de esta señal, al atribuirlo a Beelzebu y al demandar otra señal (vv. 15-16), selló su propia perdición eterna. También llevó a Israel más allá de la redención nacional hasta los tiempos finales (vv. 24-26; Mateo 12:22-32; 21:33-46).

Los Milagros De Los Representantes De Cristo

Lucas 10:1-20 relata cómo el Rey mesiánico pre-autenticó a los Setenta que eran Sus heraldos delanteros en las ciudades que Él mismo visitaría. Sus milagros de sanar y exorcizar demonios fueron un anuncio de que “que el reino de Dios se ha acercado” (vv. 9, 11). Sus milagros acreditativos fueron la afirmación visible de Dios de que su mensaje era inviolable.

Jesús también eligió a los Doce para que lo acompañaran en el cumplimiento de su misión (Mateo 10:1-42). Su comisión a ellos se restringió “a las ovejas perdidas de la casa de Israel”; los gentiles y los samaritanos fueron excluidos específicamente (vv. 5-6). Su mensaje de anunciar el reino inminente (v. 7) fue autenticado por milagros (vv. 1, 8) que trajo con su rechazo un destino peor que Sodoma y Gomorra (v. 15).

Cuando el rechazo de Israel del mensaje fue seguro en el incidente del pecado imperdonable (Mateo 12:22-45), Jesús recurrió a un método diferente de comunicar la nueva verdad, a saber, las parábolas (Mateo 13:10-17). El cambio de método correspondía a la modificación del mensaje. Para los judíos este nuevo mensaje era una causa de ceguera y dureza. Ya no era inminente el reino anunciado, sino un nuevo conjunto de condiciones históricas para Israel y las naciones que prevalecerían durante un período de tiempo desconocido. Unos meses más tarde, en Cesarea de Filipo, Jesús anunció tres nuevos temas relacionados con este período intermedio: (1) Un anuncio abierto de su muerte venidera en Jerusalén (Marcos 8:32; Mateo 16:21), (2) el primer anuncio de la iglesia venidera y parte de su gobierno (Mateo 16:18-20) y (3) la primera mención de Su segunda venida (Mateo 16:27).

A estos factores se añade también la parábola de las minas (Luc. 19:11-27), cuya enseñanza principal era contrarrestar la idea de que “el reino de Dios iba a aparecer de un momento a otro” (v. 11). Esta corrección se debió al retraso en el programa profético de Israel causado por el liderazgo apóstata de la nación que había despreciado la persona y el mensaje de su Mesías.

Los Milagros De Los Hechos Y Las Epístolas

La autenticación milagrosa original de Jesús y los apóstoles se llevó con ellos a través de la transición a la inauguración de una nueva institución: la iglesia del Nuevo Testamento. Los milagros dieron testimonio divino de este nuevo organismo y de la nueva revelación que contiene (Marcos 16: 19-20; Heb 2: 1-4). Esta revelación incluyó el nuevo mensaje de la finalidad de la redención a través de la obra terminada de la expiación de Cristo, el “camino nuevo y vivo”, el único camino a Dios (Heb 10:20). Para este fin, el apóstol Pablo, por ejemplo, revelaría sus credenciales apostólicas cuando fuera necesario, es decir, sus “señales” de ser un verdadero apóstol (2 Corintios 12:12). Estas credenciales se demostraron perfectamente al comienzo de esta nueva era con el incidente del hombre lisiado y los apóstoles en la puerta del templo. Hechos 3:1-11 es la señal / milagro que acredita a los apóstoles Pedro y Juan, y vv. 12-26 dando el mensaje divino apostólico asociado con respecto a Jesús y la resurrección (Hechos 4:4; 17:18).

Ver parte uno y parte dos


Rolland McCune fue profesor de teología sistemática en el Seminario Teológico Bautista de Detroit de 1981 a 2009, durante el cual también fue presidente del seminario durante diez años y decano de la facultad durante seis años.

Un comentario sobre “Milagros: Ayer y Hoy (3ª. Parte)

    Milagros: Ayer Y Hoy (4ª. Parte) « escribió:
    8 febrero 2019 en 10:33 am

    […] [Esta es la última publicación de la serie. Ver parte uno , parte dos y parte tres] […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s