Cantando y Haciendo Melodía

Posted on

ESJ-2019 0613-002

Cantando y Haciendo Melodía

Por Scott Aniol

Tanto en Efesios 5:19 como en Colosenses 3:16, Pablo ordena a los creyentes que canten salmos, himnos y cánticos espirituales, “cantando y alabando al Señor con el corazón” (Efesios 5:19) y “enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría” (Colosenses 3:16).

Los estudiosos no están de acuerdo en cuanto al significado exacto de los tres términos salmos, himnos y cantos espirituales. Tradicionalmente, “salmo” se refería a los salmos judíos del AT, “himno” era un término común en la cultura que denotaba una expresión poética de alabanza a la deidad, y “oda” era un término genérico para cantar. El término “espiritual” puede haber sido usado para modificar las “canciones” para designarlas como específicamente espirituales en contraste con las canciones seculares, o el término podría modificar las tres palabras. Notablemente, los tres términos griegos se usan indistintamente en los títulos de los salmos en la traducción griega del AT (LXX). Además, los términos se usan indistintamente incluso dentro del resto del Nuevo Testamento. Por ejemplo, mientras que Pablo usa típicamente el término “salmo” para referirse a los salmos del AT, en varios lugares usa el término para referirse a los himnos cristianos (1 Corintios 14:26, Santiago 5:13). De la misma manera, la referencia a un “himno” en Mateo 26:30 y Marcos 14:26 era muy probablemente un salmo, y Juan llama a los “nuevos” cantos de Apocalipsis 5 y 15 “odas”.

Por lo tanto, puesto que los salmos, los himnos y los cantos espirituales se usan como traducciones de los títulos de los salmos en la LXX y se emplean indistintamente en el NT, el peso de la evidencia parece sugerir que Pablo no tenía la intención de que los términos designaran un género claramente identificable de las canciones corporativas. Por lo menos estos pasajes incluyen un mandato para cantar salmos del AT inspirados en el Espíritu; no importa cuán estrecha o ampliamente se interpreten los términos, está claro que Pablo ordena a los creyentes que canten salmos. Por el contrario, no se puede hacer un argumento claro a partir de estos pasajes solamente con respecto a la orden para cantar canciones más allá de los salmos del AT; debido a que estos términos podrían referirse sólo a diferentes tipos de salmos, uno no puede argumentar con certeza que Pablo tenía la intención de ampliar el canto de la iglesia más allá de los salmos inspirados en estos pasajes. Por otra parte, estos pasajes tampoco restringen claramente los cantos cristianos a los salmos del AT; como en el punto anterior, la ambigüedad de estos términos presenta suficiente incertidumbre para evitar cualquier argumento dogmático a favor o en contra de una posición de sólo salmodia.

La única aplicación segura a las iglesias cristianas de esta frase es que Dios espera que su pueblo cante una variedad de canciones, por lo menos salmos inspirados. Además, es probable que estos pasajes garanticen tanto el canto vocal con letras como la música instrumental, ya que el término psallontes, traducido “alabando” [“hacer melodía”] (“entonando” BTX) en Efesios 5:19, significa literalmente “tocar un instrumento de cuerda.”

Otros pasajes del Nuevo Testamento, sin embargo, pueden implicar la concesión de otros cantos además de los salmos en la adoración cristiana (Hechos 16:25, 1 Corintios 14:26). También es relevante notar que varios pasajes de las epístolas del Nuevo Testamento están escritos en una forma poética que puede indicar que eran himnos cristianos tempranos añadidos a los salmos ya en uso, como este poema cristológico de 1 Timoteo 3:16 (otros incluyen Efesios 1:1-11, Fil. 2:5-11, Col. 1:15-20, Heb. 1:1-3, y 1 Pedro 2:21-25):

El fue manifestado en la carne,
vindicado en el Espíritu,
contemplado por ángeles,
proclamado entre las naciones,
creído en el mundo,
recibido arriba en gloria.

Otros pasajes poéticos del Nuevo Testamento se convirtieron rápidamente en los primeros himnos cristianos, especialmente los llamados “Cánticos de Lucán”:

“El Benedictus”[3] – El canto profético de Zacarías (1:68–79)

Bendito el Señor Dios de Israel,

Que ha visitado y redimido a su pueblo,

Y nos levantó un poderoso Salvador

En la casa de David su siervo,

Como habló por boca de sus santos profetas que fueron desde el principio;

Salvación de nuestros enemigos, y de la mano de todos los que nos aborrecieron;

Para hacer misericordia con nuestros padres,

Y acordarse de su santo pacto;

Del juramento que hizo a Abraham nuestro padre,

Que nos había de conceder

Que, librados de nuestros enemigos,

Sin temor le serviríamos

En santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días.

Y tú, niño, profeta del Altísimo serás llamado;

Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos;

Para dar conocimiento de salvación a su pueblo,

Para perdón de sus pecados,

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

Con que nos visitó desde lo alto la aurora,

Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte;

Para encaminar nuestros pies por camino de paz.

“El Magnificat” –Canto de alabanza de María (1:46–55)

Entonces María dijo:

Engrandece mi alma al Señor;

Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.

Porque ha mirado la bajeza de su sierva;

Pues he aquí, desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.

Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso;

Santo es su nombre,

Y su misericordia es de generación en generación

A los que le temen.

Hizo proezas con su brazo;

Esparció a los soberbios en el pensamiento de sus corazones.

Quitó de los tronos a los poderosos,

Y exaltó a los humildes.

A los hambrientos colmó de bienes,

Y a los ricos envió vacíos.

Socorrió a Israel su siervo,

Acordándose de la misericordia

De la cual habló a nuestros padres,

Para con Abraham y su descendencia para siempre.

“La Gloria” – el cántico del angel (2:14)

!!Gloria a Dios en las alturas,

Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!

“El Nunc Dimittis” – Cántico de simeon (2:29–32)

Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz,

Conforme a tu palabra;

Porque han visto mis ojos tu salvación,

La cual has preparado en presencia de todos los pueblos;

Luz para revelación a los gentiles,

Y gloria de tu pueblo Israel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s