¿Qué Significa Arrepentirse?

Posted on

ESJ-2019 0625-001

¿Qué Significa Arrepentirse?

Por NATE PICKOWICZ

Hoy en día, parece que hay una gran cantidad de confusión en torno a la doctrina del arrepentimiento. ¿Qué significa arrepentirse? ¿Cómo lo haces tú? ¿Es necesario para la salvación? ¿Es una obra? Es importante para nosotros que tengamos un entendimiento correcto del arrepentimiento, pero para hacer eso, primero necesitamos entender el problema del pecado.

El Problema de Pecado

En términos generales, la palabra pecado es un término de tiro con arco que significa “un fracaso en dar en el blanco”; “errar” el blanco es perder el blanco. Sin embargo, entendemos que es una palabra religiosa, que refleja un fracaso moral o ético. Mientras que la justicia de Dios puede ser entendida como el centro de la diana proverbial, cualquier falla en golpear el centro es pecado. En estos días, sin embargo, a menudo tratamos el pecado como si fuera un rasguño inocuo en el continuo cósmico. Tendemos a no considerar el pecado como algo muy serio. Entendemos mal su significado y subestimamos su poder. Además, lo que percibimos como un pecado menor es en realidad un ataque salvaje contra el carácter justo de Dios. Y así, Dios castiga hasta la infracción más pequeña con un juicio severo y justo, una eternidad en el infierno. La Biblia enseña que “la paga del pecado es muerte” (Ro. 6:23), y además, que “todos han pecado” (Ro. 3:23); ninguno es verdaderamente justo.

Una vez más, si el centro del blanco es la perfecta santidad de Dios, entonces errar el blanco es fallar en alcanzar Su justa norma. Pero más que simplemente fallar en dar en el blanco, el apóstol Juan nos dice que “el pecado es iniquidad” (1 Juan 3:4). Más aún, “[un pecado] consiste en hacer, decir, pensar o imaginar, cualquier cosa que no esté en perfecta conformidad con la mente y la ley de Dios”[1] Más que ser simplemente una serie de fallas, errores, pecadillos o equivocaciones, el pecado es una grave afrenta a la bondad y santidad de Dios. Es un ataque al trono del Rey. Para Dios, el pecado no es una cosa ligera; es un mal inmenso que está destinado a ser juzgado y erradicado.

Pero, si todos son culpables de pecar contra Dios, y Su único curso de acción es la condenación divina, ¿cómo puede haber esperanza?

Jesucristo

El Perdón de Pecados A Través De Cristo

El Señor Jesucristo, que es Dios mismo en carne humana (Juan 1:1-3, 14), vino a la tierra y vivió en perfecta obediencia a toda ley de Dios, cumpliendo así perfectamente la norma divina. Jesús vivió sin pecado (2 Corintios 5:21; Hebreos 4:15; 1 Pedro 2:22), y por lo tanto se entregó a sí mismo para ser muerto como un sacrificio expiatorio -una propiciación– por el pecado (1 Juan 2:2). Siendo el único sacrificio aceptable por el pecado, Jesucristo murió en lugar de los pecadores como sustituto (1 Ped. 2:24), pagando un rescate al Padre; redimiéndonos de la maldición de la ley (Gal. 3:13). Por medio de la muerte sacrificial de Jesús, podemos tener nuestros pecados perdonados por Dios (Col. 2:13), y somos justificados -declarados perdonados y justos por Dios, aunque seamos culpables e injustos (Rom. 3:28; Gal. 2:16).

Es la obra de Jesucristo en la cruz lo que hace posible el perdón de pecados para nosotros. Y no sólo el perdón, sino la reconciliación con Dios, la restauración de la relación. Pablo escribe: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Rom. 5:8-10).

¿Cómo es que recibimos Su perdón? Viene a través del arrepentimiento.

La Necesidad del Arrepentimiento

En el Antiguo Testamento, una palabra comúnmente usada para referirse al arrepentimiento es shub, que significa “cambiar un curso de acción, dar la espalda o dar la vuelta”[2] La palabra se usaba a menudo para referirse a un retorno geográfico, como en el retorno del pueblo de Dios del exilio. Sin embargo, también se usó para articular un retorno espiritual a Dios.

En el Nuevo Testamento, la palabra arrepentimiento es la palabra griega metanoia, que literalmente significa “pensamiento posterior” y tiene que ver con un cambio de opinión. Sinclair Ferguson define el arrepentimiento como “un cambio de mentalidad que conduce a un cambio de estilo de vida”[3] El puritano Thomas Watson señala que “el arrepentimiento es una gracia del Espíritu de Dios por la cual un pecador es humillado interiormente y visiblemente reformado”[4] John MacArthur ofrece una definición aún más matizada: “Es una redirección de la voluntad humana, una decisión intencionada de abandonar toda injusticia y buscar la justicia”[5].

Los Elementos del Arrepentimiento

Aunque definir el arrepentimiento es útil y necesario, será aún más valioso para nosotros si entendemos los diversos elementos del arrepentimiento. Es importante notar que simplemente sentirse mal por el pecado no es en sí mismo arrepentimiento. A menudo, la reacción arrodillada de dolor está más ligada al hecho de que una persona ha sido atrapada y tiene que sufrir un castigo; no es que uno se sienta apenado por el pecado en sí mismo. Y así, para guiarnos hacia una correcta comprensión del arrepentimiento, debemos ver que hay tres elementos principales.

El primero es intelectual. En cierto punto, uno necesita reconocer que ha pecado. El mandato de Dios ha sido transgredido y se está produciendo una rebelión. Es un reconocimiento mental; un entendimiento. Esto es lo que significa “volver en sí ” (cf. Luc 15:17). Después de todo, la palabra griega del Nuevo Testamento metanoia pertenece mayormente a la mente, ya que viene a la conciencia del pecado y experimenta un cambio en el pensamiento. El rey David, después de pecar con Betsabé, escribió: “Te manifesté mi pecado, y no encubrí mi iniquidad.” (Salmo 32:5). John MacArthur escribe: “El arrepentimiento comienza con el reconocimiento del pecado, entendiendo que somos pecadores, que nuestro pecado es una afrenta a un Dios santo y, más precisamente, que somos personalmente responsables de nuestra propia culpa.”[6] Uno de los mayores problemas que enfrentamos es la incapacidad, incluso la falta de voluntad, de reconocer y admitir nuestra propia culpa por el pecado. Sin embargo, debemos llamarlo como es y estar preparados para seguir adelante con lo que hemos propuesto en nuestra mente.

El segundo es emocional. Aquí es donde los sentimientos entran en la ecuación. Es importante notar que el remordimiento por nuestra situación actual no es necesariamente una señal de verdadero arrepentimiento, pero tiene que haber un verdadero dolor por nuestro pecado (2 Cor. 7:9-11) y por transgredir la ley de Dios. Como creyentes cristianos, debemos estar profundamente preocupados porque hemos ofendido a Dios con nuestra transgresión. Además, hemos roto la comunión con Él. De nuevo, David declara al Señor: “Porque no te deleitas en sacrificio, de lo contrario yo lo ofrecería; no te agrada el holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.” (Sal. 51:16a-17). Dios quiere que seamos quebrantados y afligidos por nuestro pecado. Esa es la marca del verdadero arrepentimiento. Pero aún hay más.

El tercero es volitivo. Esto es un acto de la voluntad. Sin duda el primer paso es la confesión del pecado; trabajar en alianza con la primera parte -el intelecto- para darse cuenta y confesar el pecado. Louis Berkhof observa que hay “un elemento volitivo, que consiste en un cambio de propósito, un alejamiento del pecado y una disposición a buscar el perdón y la limpieza”[7].

Cuando el rey Salomón se dispuso a dedicar el nuevo templo, el Señor vino a él y le afirmó la promesa del pacto de que si el pueblo obedecía, recibiría la bendición divina. El Señor le dijo: “y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra” (2 Cron. 7:14, el énfasis es mío). Un cambio definitivo debe ocurrir, de otra manera no hay evidencia visible de arrepentimiento (ver Mat. 3:8)!

Arrepentimiento y Fe

Debemos recordar que no es por el arrepentimiento que somos salvos, sino sólo por la fe en Jesucristo (Rom. 3:28; Gál. 2:16; Ef. 2:8-9). De hecho, Richard Owen Roberts escribe: “El arrepentimiento no es el billete de entrada al reino de Dios, sino que es una condición de la ciudadanía”[8]; sin embargo, el vínculo entre ambos es inquebrantable, ya que “el arrepentimiento y la fe están unidos, y nunca se divorcian. El verdadero arrepentimiento no está solo, sino que siempre está ligado a la verdadera fe. La verdadera fe no está sola, sino que está siempre unida al verdadero arrepentimiento”[9] Por la fe, un paso lejos de la rebelión del pecado es también un paso hacia la obediencia a Dios. Louis Berkhof escribe,

El verdadero arrepentimiento nunca existe excepto en conjunción con la fe, mientras que, por otro lado, dondequiera que haya fe verdadera, también hay arrepentimiento real. Los dos son aspectos diferentes del mismo giro, — un alejamiento del pecado en la dirección de Dios… los dos no pueden ser separados; son simplemente partes complementarias del mismo proceso”[10].

Por fe, reconocemos y confiamos que Dios es quien dice ser y que lo que ha revelado es bueno, correcto y verdadero. Por fe, nos arrepentimos de transgredir Su ley perfecta. Por fe, confiamos que lo que Él ha prometido a los que obedecen es más grande que la patada miope que recibimos del pecado, ya que una vida de pecado sin arrepentimiento nos condena al infierno. Por fe, nos arrepentimos; nuestro arrepentimiento es un fruto de nuestra fe. Así que no puede haber confusión, afirma Roberts, “Tanto el arrepentimiento como la fe son obligatorios para la salvación. Debes apartarte de tu pecado para volverte a Jesucristo. No puedes volverte a Cristo a menos que te hayas apartado de tu pecado. El arrepentimiento y la fe van de la mano. Cualquier intento de separarlos es un grave error.”[11]

¿Cuál es la promesa de Dios con respecto al arrepentimiento? “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9). La promesa es doble; Él perdonará nuestros pecados, quitándonos nuestras transgresiones (Salmo 103:12; Colosenses 2:14) y nos limpiará, lavándonos de adentro hacia afuera, restaurando nuestras almas (Salmo 51:7; Efesios 5:26-27; Tito 3:5). Mientras que el pecado debe ser confesado debido a su pura ofensa a Dios, Él también es misericordioso al desear perdonarnos y restaurarnos.


[1] J.C. Ryle, Holiness: Its Nature, Hindrances, Difficulties, and Roots. (1879, reprinted; Darlington: Evangelical Press, 1979), 2.

[2] Sinclair Ferguson, The Grace of Repentance. (Wheaton, IL: Crossway, 2010), 15-16.

[3] Ferguson, The Grace of Repentance, 18.

[4] Thomas Watson, The Doctrine of Repentance. (1668, reprinted; Edinburgh: Banner of Truth Trust, 1987), 18.

[5] John MacArthur, The Gospel According to Jesus. (Grand Rapids, MI: Zondervan, 1988), 178.

[6] MacArthur, The Gospel According to Jesus, 179.

[7] Louis Berkhof, Systematic Theology. (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1939), 486.

[8] Richard Owen Roberts, Repentance: The First Word of the Gospel. (Wheaton, IL: Crossway, 2002), 28.

[9] Roberts, Repentance, 68.

[10] Berkhof, Systematic Theology, 487.

[11] Roberts, Repentance, 70.

2 comentarios sobre “¿Qué Significa Arrepentirse?

    aguilarhumberto2254 escribió:
    27 junio 2019 en 12:07 pm

    ¿Y dónde está la “Conversión”? Para mí, arrepentirse es “detenerse” y “conversión” es cambiar. El “arrepentirse” es decisión humana y el “convertirse” es con ayuda divina.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    28 junio 2019 en 12:44 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s