Si Comparto El Evangelio, Podría Arruinar Nuestra Relación

Posted on

ESJ-2019 0821-001

Si Comparto El Evangelio, Podría Arruinar Nuestra Relación

Por Jordan Standridge

Todos conocemos a gente que no conoce a Cristo.

Tristemente, la mayoría de los cristianos conocen a gente a la que nunca le han hablado de Cristo.

Una de las principales razones por las que muchas personas no comparten el Evangelio es porque tienen miedo de que si lo hacen, arruinen su relación con esa persona.

Disfrutan de su amistad, y piensan que si les dicen la verdad, ya no tendrán el mismo tipo de relación que antes. O quizás sienten que no es el momento de abrirse y compartir el Evangelio, y no quieren quemar los puentes para más adelante, cuando esa persona esté un poco más preparada y dispuesta a escuchar.

Sé que cada situación es diferente y que se necesita mucha sabiduría, pero en general, creo que los cristianos esperan demasiado para compartir el Evangelio con sus seres queridos. Quiero animarle a que considere los siguientes puntos para ver si estas son las razones por las que no ha apretado el gatillo todavía, y si las son, le animo a que venza su miedo y obedezca a Cristo compartiendo con su amigo.

No tienes garantizado el día de mañana.

Hay una presunción al pensar que una persona está o no está lista para escuchar. Es decir, que usted, a través de su atractivo, puede guiar a una persona a través del tiempo para que esté más preparada y más dispuesta a aceptar el Evangelio. Dios está a cargo de atraer a la gente hacia Él, y no podemos saber quién está más cerca o más lejos de Dios. Tampoco podemos saber si nosotros o la otra persona estaremos vivos mañana. Por supuesto, confiamos en la soberanía de Dios en esto, pero cuando se trata de compartir el Evangelio con aquellos que Dios ha puesto soberanamente en nuestras vidas, necesitamos hacerlo hoy, no sólo porque Dios nos ha llamado a ser fieles en esta área, sino porque no tenemos garantizados el mañana.

Es orgulloso de nosotros pensar que seremos capaces de detectar cuándo es más probable que una persona acepte a Cristo, muchas veces si no estamos dispuestos a compartir el evangelio ahora, tampoco estaremos dispuestos a hacerlo más tarde. Comparta el Evangelio hoy, porque eso es lo que hemos sido llamados a hacer. Como dijo Pablo, ahora es el tiempo aceptable, ¡hoy es el día de la salvación!

Nada arruina una relación como el infierno

Algunas personas me han dicho que no quieren arruinar una relación. Temen que al compartir el Evangelio la relación nunca será la misma. Si bien es cierto que compartir el Evangelio puede terminar arruinando la amistad, no hay nada que arruine una relación más que una eternidad separado de los demás. Por supuesto, compartir el Evangelio no garantiza que el Señor abra los ojos de nuestro amigo, sino que simplemente hemos sido llamados a ser fieles en llevar el mensaje a los oídos del pueblo que Dios ha puesto soberanamente a nuestro alrededor.

En pocas palabras, estamos siendo muy cortos de vista cuando no estamos dispuestos a renunciar a una relación de 70 años con el fin de ganar una relación eterna.

No es una verdadera amistad.

Es por esta misma razón que debo decirles que no es una verdadera amistad. No sólo no estás egoístamente dispuesto a desempeñar un papel en el rescate de esta persona del infierno que están tan cerca, pero encima de eso, no estás siendo tu verdadero yo alrededor de ellos.

Primero, sabes que cada vez que los ves están a punto de encontrarse con Dios cara a cara y no dices nada. Tú sabes que Dios en Su justicia los enviará al infierno por toda la eternidad y que Él será justo cuando lo haga, ya sea que lleguen o no a escuchar acerca de cómo Cristo puede salvarlos. Y aún así, no dices nada al respecto. Esto no es verdadera amistad.

En segundo lugar, no estás siendo tú mismo alrededor de ellos. Te identificas como cristiano. Dices que no eres un ciudadano de la tierra, sino del cielo, y sin embargo, hora tras hora, día tras día y año tras año, ocultas tu verdadero yo a esta persona a la que dices que te preocupas. Negarle tu verdadera identidad a alguien significa que esa persona no te conoce verdaderamente y por lo tanto no puede ser tu verdadero amigo.

Sé que un artículo como este puede ser desalentador y puede causar dolor de cabeza. Esa no es mi intención. Simplemente quiero recordarte tu llamado como creyente. Usted debe tomar su cruz y seguir a Cristo. Esto significa que cada día declaras que todo lo que tienes en esta vida, ya sea dinero o relaciones, pertenece a Dios y que la obediencia a Él vale más para ti que cualquier otra cosa. Si amar y obedecer a Cristo significa que tendrás que elegirlo por encima de padre, madre o amigo, entonces que así sea porque Dios merece toda nuestra adoración por toda la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s