La Gran Visión Escatológica De Jeremías (1ª. Pte)

Posted on

ESJ-2019 0827-001

La Gran Visión Escatológica De Jeremías (1ª. Pte)

Por Paul M. Henebury

Extracto de mi próximo libro The Words of the Covenant: A Biblical Theology  (proximo)

En cuanto al pactualismo bíblico, las profecías en Jeremías 30 al 33, apoyadas por los capítulos 34 y 35, son críticas[1] Después de que el profeta es escuchado por derecho propio, el cuadro pactual que se ha estado formando hasta ahora realmente comienza a tomar forma. Cuando se considera la situación histórica de Jeremías, el cuadro pactual se refuerza aún más[2].

La serie comienza cuando se le ordena a Jeremías “Escribe en un libro todas las palabras que te he hablado.” (Jer. 30:2). Se requiere un registro escrito de sus declaraciones. La razón que se aduce para ello es que,

“Porque, he aquí, vienen días”, —declara el Señor— “cuando restauraré el bienestar[a] de mi pueblo, Israel y Judá.” El Señor dice: “También los haré volver a la tierra que di a sus padres, y la poseerán.”– Jeremías 30:3

La frase “vienes días” a menudo está conectada con el eschaton, así como lo están las promesas de paz y seguridad. Este versículo predice un regreso del cautiverio. La mayoría de los intérpretes asumen que por esto el profeta tiene en mente el regreso de Babilonia (Esdras 1 – 2). Pero a medida que el oráculo avanza, se vislumbra algo más que esto.

En primer lugar, uno debería notar la palabra traducida “poseer” (yarash). La palabra denota la toma de posesión; algo que los retornados bajo Zorobabel y Esdras nunca hicieron. No eran siempre mejores que los vasallos del rey persa.

El pasaje se desarrolla con la predicción de un tiempo de gran trepidación (Jeremías 30:5-6). Entonces se nos dice:

“¡Ay! porque grande es aquel día,

no hay otro semejante a él;

es tiempo de angustia para Jacob,

mas de ella será librado. – Jeremías 30:7

Así que este tiempo de dificultad será de tal intensidad que no tendrá igual[3] Es un tiempo de sufrimiento para Israel, porque es “tiempo de angustia de Jacob.” (Jer. 30:7). El tiempo que es, y cuando es Jeremías, no lo dice. ¿O no lo sabe? En cuanto al “qué” no se nos dice (aunque las profecías posteriores mejorarán el cuadro). Pero en cuanto a “cuándo” el contexto, junto con los oráculos anteriores, puede darnos alguna orientación. La promesa de que Israel será liberado de este tiempo terrible está asociada, no con el año 538 a.C., sino con el regreso del rey “David” (Jer. 30:9). De Jeremías 23:5 esperamos que el hombre llamado “el renuevo” se relacione con David, pero esta afirmación es más definitiva. No se habla de un descendiente de David, sino del propio David. Y este no es un incidente aislado; el contemporáneo Ezequiel de Jeremías se refiere dos veces a David como gobernante en escenarios escatológicos (Ezequiel 34:23-24; 37:24-25).

¿Debemos, pues, esperar que un David resucitado reine de nuevo sobre el reino de Israel en su próxima era de oro? Pues bien, ningún estudiante creyente de la Biblia se niega a creer que los santos del Antiguo Testamento serán levantados (aunque puede que no reflexionen mucho sobre las implicaciones). La resurrección de David, o para el caso, de Jeremías, Ezequiel y otros santos, no es un mito piadoso. Jesús mismo dijo que como Dios es el Dios “de los vivos”, Abraham, Isaac y Jacob están vivos (Mat. 22:32). Muy bien, ¿serán para siempre espíritus sin cuerpo? Job no lo creía así (Job 19:25-27).

¿Pero qué hay de David gobernando una vez más sobre Israel? Jeremías y Ezequiel dicen que lo hará. ¿Quizás querían que entendiéramos a un descendiente de David? Tal vez sea así. Dejaré las cosas allí hasta más tarde. Pero, ¿qué pasa con el momento de la liberación de Jeremías 30:7? Las cosas comienzan a enfocarse más con los versículos 10 y 11:

10 “Así que tú no temas, siervo mío Jacob” —declara el Señor—
“ni te atemorices, Israel;
porque he aquí, te salvaré de lugar remoto,
y a tu descendencia[e] de la tierra de su cautiverio.
Y volverá Jacob, y estará tranquilo
y seguro, y nadie lo atemorizará.
11 “Porque yo estoy contigo” —declara el Señor— “para salvarte;
pues acabaré con todas las naciones entre las que te he esparcido,
pero no acabaré contigo,
sino que te castigaré con justicia;
de ninguna manera te dejaré sin castigo.”– Jeremías 30:10-11

Israel (“Jacob”) será traído de vuelta de su cautiverio (como en el versículo 3), y el Señor se asegurará de que su restauración a su tierra sea tranquila y libre de cargas (30:10). La garantía de paz y seguridad que vimos arriba se hace de nuevo. Aunque Israel será castigado por sus pecados (30:11), lo cual puede referirse al “tiempo de angustia de Jacob” en el versículo 7, ellos serán liberados. Así que tenemos un tiempo de tribulación para Israel, seguido de un tiempo de posesión serena de la tierra, cuando “David” será su rey.

No veo cómo esto podría referirse al regreso de la cautividad en Babilonia. Esto pertenece al eschaton junto con Amós 9:11-15; Oseas 2:14-23; Miqueas 4:1-8; Isaías 2:1-5; 11:1-12; 62:1-5, y Jeremías 23:1-8. El capítulo 30 repetirá el mensaje de consuelo para Israel (Jer. 30,17-22), que termina con la expresión del pacto: “Y vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.” (Jer. 30:22). La noción de pacto nunca está muy lejos. Al final del capítulo Jeremías recuerda al pueblo de Dios que “en los postreros días entenderéis esto” (30:24).

La visión continúa en el capítulo 31. Este capítulo es famoso por la introducción del término “Nuevo Pacto”. Pero eso viene más adelante en el capítulo. Lo primero que hay que notar es la expresión del amor (“Te he amado con amor eterno” (Jer. 31:3), y la manera en que Yahvé se refiere a Israel como “virgen de Israel” (Jer. 31:4, 21). No, como en otros contextos, de una manera irónica (por ejemplo, 18:13), sino en los términos de la promesa de su pacto (31:1). Por lo tanto, nos encontramos con un lenguaje de consuelo para “el remanente” (31:7), y una declaración de una salvación venidera:

10 Oíd, naciones, la palabra del Señor,
anunciad en las costas lejanas,
y decid: El que dispersó a Israel lo reunirá,
y lo guardará como un pastor a su rebaño.
11 Porque el Señor ha rescatado a Jacob,
y lo ha redimido de manos más fuertes que él.
12 Vendrán y gritarán de júbilo en lo alto de Sion,
y radiarán de gozo por la bondad del Señor:
por el grano, por el vino y por el aceite,
y por las crías de las ovejas y de las vacas.
Su alma será como huerto regado,
y nunca más languidecerán. – Jeremías 31:10-12

Cualquier desempacado honesto de este pasaje mantendrá que Dios tiene la intención de reunir a su pueblo[4] Pero este desempacar implicará redención y bendiciones sobre la tierra (cf. Os. 2:20-22; Amós 9:13-15; Isa. 35:5-10). El oráculo continúa con predicciones de regocijo entre la gente (Jeremías 31:13), y bendiciones sobre el sacerdocio (31:14). Los sacerdotes aparecerán de nuevo en contexto profético en Jeremías 33.

Fuente

—————————————————————————————-

[1] Uno también podría incluir a Jeremías 29, especialmente porque el estribillo acerca de que Yahvé devolvió a Israel de su cautiverio a una situación muy diferente a la que se obtuvo después de que los 70 años terminaron (ver Jeremías 29:14; 30:3, 18; 31:23; 32:44; 33:7, 11, 26). Estos pasajes son de naturaleza escatológica.

[2] Childs nota que estos capítulos (Jeremías 30-33) preceden a la descripción de la caída de Jerusalén. “El efecto”, dice, “de este ordenamiento de lo material vuelve a enfatizar la creencia de que la promesa fue parte del plan divino desde el principio. No surgió de un sentimiento de compasión de último momento para salvar algo de la debacle”. – Brevard S. Childs, Introduction to the Old Testament as Scripture, 351

[3] Un lenguaje muy similar con respecto a Israel se ve en Daniel 12:1 y Marcos 13:19-20.

[4] De hecho, como Allen observa, Jeremías “se refiere al perdón más que a cualquier otro libro profético”. L. C. Allen, “Jeremiah: Book of” in Dictionary of the Old Testament Prophets, editado por Mark J. Boda & J. Gordon McConville, 438

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s