El Aliento Divino: La Suficiencia De Las Escrituras

Posted on

ESJ-2019 0827-002

El Aliento Divino: La Suficiencia De Las Escrituras

Por Dustin Benge

En cada época de la historia de la Iglesia, los hombres y mujeres han proclamado, aparte de la Escritura, “Dios me dijo”, “Dios me reveló” y “Dios me dijo”, como si estas “revelaciones” fueran iguales a la autoridad de la Palabra revelada de Dios en la Sagrada Escritura.

¿Por qué hacemos esto? ¿Por qué buscamos una revelación adicional de Dios? ¿Por qué deseamos más de lo que ya se nos ha dado en la Biblia?

Hay un impulso insaciable, aunque pecaminoso, dentro del hombre caído para crear y divulgar nuestra propia verdad – una verdad de nuestra propia invención para afirmar nuestros propios deseos. En otras palabras, todos hemos actuado, en un momento u otro, como si la Biblia -la revelación final y completa de Dios al hombre- no fuera suficiente para guiarnos a toda la verdad. Como joven cristiano, recuerdo haber pensado que había algo más que la Biblia para ofrecer instrucción y ayuda. Leí grandes libros cristianos que me ayudaron con la doctrina, la teología y la vida cristiana, pero cuanto más leía más me daba cuenta de que, aunque estos libros eran buenos, no podían estar por encima de lo que procedía directamente de la boca de Dios.

Si creemos que la palabra de Dios es infalible, inerrante y autoritativa, entonces se deduce que también debemos considerar la Biblia como la autoridad y guía preeminente para nuestras vidas. El Apóstol Pablo describe la Escritura como el mismo aliento de Dios (2 Tim 3:16). Sinclair Ferguson ha declarado acertadamente: “No puede haber palabra más autoritativa que la que nos llega con aliento divino.”

Lo Que La Suficiencia No Es

Aunque es correcto afirmar que la Biblia es la revelación plena y completa de Dios al hombre, cuyo propósito es guiar a hombres y mujeres a toda la verdad, hay varias cosas que no estamos afirmando. Dentro de la Biblia no encontramos respuestas a todo lo que hay que saber sobre todo. Por ejemplo, las Escrituras no proveen información sobre cómo cambiar el aceite en su auto, o cómo completar fórmulas matemáticas complejas, o qué póliza de seguro es mejor para su familia. Si te encuentras al costado del camino con una llanta desinflada, la Biblia no es el primer manual que debes consultar para aprender a cambiar tu llanta. Además, la Biblia no ofrece respuestas a algunas de nuestras preguntas más indagatorias: ¿Cuál es la densidad de un agujero negro? ¿Qué es el ADN? ¿Con quién debería casarme?

Afirmar que la Escritura no tiene todas las respuestas a todo acerca de todo no revela una deficiencia dentro de lo que se revela sino que demuestra que la Biblia tiene una meta muy particular. En otras palabras, la Escritura fue dada por Dios para un propósito. Joel Beeke resumió adecuadamente este pensamiento: “La suficiencia de la Escritura se limita al propósito de la Biblia en la verdad revelada para nuestra salvación, fe y obediencia (Salmo 19:7-11; Jn 20:31). En ninguna parte pretende la Biblia ser un manual exhaustivo sobre todos los temas, sino que nos da “las palabras de los sabios” para “que tu confianza esté en el Señor” (Prob 22:17,19).

Qué Es La Suficiencia

Cuando los creyentes hablan de la suficiencia de la Escritura estamos afirmando exactamente lo que la Biblia afirma sobre sí misma. Es decir, la Biblia revela todo lo que Dios ha decretado que sepamos sobre sí mismo, cómo conocerlo a él y su voluntad, y cómo entrar en relación con él a través de Jesucristo.

Tal vez la declaración más completa acerca de la suficiencia de la Escritura se encuentra en la pluma de David en el Salmo 19:7-14. En los versículos 7-9 David hace seis afirmaciones acerca de las Escrituras como “la ley del Señor”, “el testimonio del Señor”, “los preceptos del Señor”, “los mandamientos del Señor”, “el temor del Señor” y “los juicios del Señor”. John MacArthur ha señalado que al añadir “del Señor” al final de cada descripción de la Escritura, David está afirmando con una confianza abrumadora que la Escritura no es un esquema de invención humana sino que procede directamente de Dios mismo. Además, el salmista en el Salmo 119:105, describe la Escritura como una “luz” para el camino de uno. El Nuevo Testamento también sostiene repetidamente la suficiencia de las Escrituras. Por ejemplo, el Apóstol Pablo afirma en 2 Timoteo 3:15 que la Escritura es capaz de guiar a una persona a la fe salvadora.

A través de la historia de la iglesia, la iglesia ha buscado solidificar nuestra creencia de que las Escrituras son absolutamente suficientes. El grado de suficiencia se resume precisamente en la pregunta 3 del Catecismo Menor de Westminster:

Q. 3. ¿Qué enseñan principalmente las Escrituras?

A. Las Escrituras enseñan principalmente, lo que el hombre debe creer acerca de Dios, y lo que Dios requiere del hombre.

El Catecismo Menor es claro respecto a que la Escritura es suficiente para una tarea específica: revelar quién es Dios, quién es el hombre en relación con él, qué es lo que el hombre debe creer acerca de Dios, y cómo esa relación funciona en una vida de obediencia, santidad y obediencia.

La Biblia es la autoridad suficiente para toda la vida cristiana. Pablo escribe en 2 Timoteo 3:16, la Palabra de Dios es “útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” Una investigación más detallada de cada una de estas declaraciones valida claramente que la Escritura es totalmente suficiente para equipar a un creyente a vivir fielmente la vida cristiana.

La primera declaración que Pablo hace con respecto a las Escrituras es su suficiencia en la “enseñanza”. La palabra que Pablo usa para “enseñar” significa literalmente instrucción y está estrechamente relacionada con el concepto de doctrina y contenido. Utiliza la misma palabra en Tito 2:1: “Pero en cuanto a ti, enseña lo que está de acuerdo con la sana doctrina.” Pablo tiene en mente aquí la suficiencia de la Escritura para dirigir al creyente en cómo vivir cada faceta de la vida cristiana, en qué doctrina creer, y en lo que Dios espera de él o ella.

La segunda declaración hecha por Pablo con respecto a la suficiencia de la Escritura es la “reprensión”, que establece la calidad de la amonestación inherente a la Escritura. Pablo tenía en mente confrontar aquí a aquellos que han caído en el error y se han apartado de lo que Dios requiere. La Escritura es útil para juzgar el corazón hasta el punto de señalar áreas de desviación de la fe una vez entregada a todos los santos. Cuando los creyentes se apartan de la fe en la práctica o en la doctrina, la Escritura reprende a ese individuo y señala el camino a casa. En 2 Timoteo 3:16, actuar como compañero de la “reprensión” es el término “corrección”. Aquellos que se pierden en errores doctrinales o en patrones de estilo de vida pecaminosos no sólo son reprendidos y confrontados por las Escrituras en el error de sus caminos, sino que son corregidos a través de la renovación de su mente, santidad y verdad (Ef 4:20-24).

Finalmente, Pablo recuerda a Timoteo que la Escritura es útil para “entrenar en justicia”. La Escritura no sólo es capaz de enseñarle la doctrina correcta y la vida santa, sino que también demuestra cómo poner en práctica su enseñanza diariamente. Pablo escribió a la iglesia en Éfeso en Efesios 4:25-32:

25 Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis oportunidad al diablo. 28 El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. 29 No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. 32 Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.

La Escritura no envuelve en misterio la manera en que los creyentes deben amarse, vivir y conducirse a sí mismos. Por el contrario, la Escritura es provechosa para el “entrenamiento en justicia” en la medida en que, aparte del poder residente del Espíritu Santo y de las Escrituras, no se requiere ninguna revelación adicional para que un creyente sepa cómo vivir la vida cristiana.

Las Escrituras atestiguan su propia suficiencia en proveer todo lo que es provechoso y esencial para que todos los creyentes vivan vidas fieles, santas y justas para la gloria de Dios.

No necesitamos más palabras inspiradas e inerrantes. El aliento de Dios es suficiente para que todos los creyentes de todas las épocas lo glorifiquen por toda la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s