Shepherd’s Conference 2020 – General Session 8: Paul Washer

Posted on

ESJ-2020 0305-008

Shepherd’s Conference 2020 – General Session 8: Paul Washer

Tema: Claridad en las misiones

Pasaje: Mateo 28:16-18

Resumen del mensaje

:Durante las últimas décadas, hemos creído en la mentira de que hay algún tipo de conocimiento misterioso que hay que saber para hacer el trabajo misionero. ¿Cómo se planta una iglesia en el campo misionero? De la misma manera en que se planta una iglesia en este país: se hace el trabajo de un evangelista, se bautiza y luego se entrena. Y luego algunos de esos hombres que entrenas irán más allá de los muros de tu iglesia para plantar otra iglesia bíblica en otro lugar. Este es el trabajo de las misiones. Si los misioneros sólo obedecieran esto, transformaría las misiones en todo el mundo.

Estoy cansado de la creencia de que existe este conocimiento esotérico que los misioneros deben tener. Es este llamado “conocimiento” que ha traído la ruina a la Gran Comisión. ¿Cómo le predicas a alguien del otro lado del mundo? Simplemente se le predica el evangelio como a un hombre. Eso es todo. Basta de metodologías.

La Gran Comisión es simplemente predicar el evangelio. Es simple, no es fácil. Es imposible. Pero es la Gran Comisión. Y aún así nuestra iglesia sigue produciendo estrategia misionera tras estrategia misionera, y son simplemente excusas para no predicar el evangelio. Los misioneros no son caballos de carrera, son aradores. Los misioneros son sembradores y cosechadores. Su trabajo es fiel y pasa desapercibido.

Nunca ha habido un gran hombre de Dios excepto nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Sólo hay hombres débiles y despreciables de un Dios poderoso. Dios encuentra algún tipo de deleite en elegir al enano de la camada y hacer a ese hombre fuerte.

Cada tribu y gigante que no podemos superar está ahí para mostrarnos nuestra debilidad, para vaciarnos de nuestra sabiduría, para vaciarnos de cualquier don que suponemos que tenemos, y para hacernos confiar en Jesucristo. Tu problema no es que seas demasiado débil hermano, es que no te das cuenta de lo débil que eres. Y serás aplastado hasta que lo sepas, para que puedas aferrarte al Señor.

No podemos hacer nada en nosotros mismos sin Cristo, pero podemos hacer todo dentro de la providencia de Jesucristo nuestro Señor. No importa lo que hagamos como predicadores o misioneros, sólo hay un héroe en esta historia: Jesucristo. Cualquier palabra sensata que se diga es el resultado de Su vida y sabiduría fluyendo a través de nosotros. En la debilidad, nos hacemos poderosos. Él no es sólo todo lo que necesitamos, es lo único que tenemos. Si no piensas así, acabo de identificar el problema con tu ministerio. No puedes hacer nada sin Cristo. Y sin embargo, con Él, podemos hacer cualquier cosa dentro de Su providencia. No hay nada ordenado que no podamos cumplir, ninguna tarea dada que no pueda ser llevada a cabo en su poder y sabiduría.

No dejarás esta batalla sin cicatrices, pero prevalecerás por el que se sienta en el trono. La iglesia prevalecerá; el Señor se encargará de ello. Si todos los ejércitos que han sido de hombres y demonios se amontonan en una fuerza poderosa contra mi Señor y vienen contra su trono, sería como un mosquito diminuto golpeando su cabeza contra un mundo de granito. Y esto es lo que hace fuerte al débil: el conocimiento de Dios. Su necesidad no es lo que se vende en el mercado evangélico; su necesidad es el conocimiento de Dios.

Hermano, algún día tendrás que dar cuenta de tu vida. ¿Cómo puede un hombre tener paz sabiendo que un día estará ante Dios, con sus obras probadas como el fuego? Un día todos veremos arder las palabras y las obras. ¿Cómo podemos tener confianza en ese día?

¿Cómo puedes saber cómo pastorear? ¿Cómo puedes saber cómo dirigir el culto o aconsejar o hacer misiones u organizar una iglesia? La única manera de saberlo es a través de lo que está escrito.

Estas deberían ser nuestras dos oraciones: Señor, abre nuestros ojos a lo que dice este texto; y Señor, aumenta mi temor de ti.

Las misiones son simplemente la iglesia extendiéndose en la gran comisión. El problema con las misiones es que no sabemos cómo comportarnos en la iglesia. La iglesia es la casa de Dios. La iglesia de Cristo, a la manera de Cristo. Somos meros mayordomos, nada menos que un mayordomo del Dios más sublime, y nada más. Y como administrador, no es su prerrogativa inventar o diseñar.

Imagina que un gran rey va a hacer un largo viaje, y te llama como un mayordomo para cuidar de su novia, a quien ama más que a su reino. Te da una lista, un decreto real, de lo que debes hacer con su novia. Esto es lo que debes hacer, y nada más. Y el rey te mira con fuego en sus ojos, porque esta es su novia. Este rey siempre se ha deleitado con su novia; es una novia sencilla y encantadora. Sin adornos. Sólo un simple vestido que el rey compró para ella. A medida que avanza en el viaje, se queda más tiempo del esperado. La gente eventualmente pierde interés en el rey, porque ya no están interesados en su novia. Ella es simple, anticuada. Decides cambiarle el vestido, pintarle la cara, darle un nuevo estilo al cabello, y hacerla marchar ante un grupo de hombres carnales para atraer a los hombres hacia el rey. Imagina cómo se sentirá el rey cuando regrese para ver lo que le has hecho a su novia.

Esto es lo que los misioneros están haciendo con la iglesia. Están cambiando la apariencia de la simple y hermosa novia de Cristo para atraer a los hombres carnales de vuelta al Padre.

Debes mirar a la novia de Cristo y darte cuenta de que estas personas le pertenecen. Pastor, no añada nada a la Palabra de Dios. Cuide a la novia de Cristo con un corazón tembloroso. Y si la cuida bien, no espere nada especial como recompensa; sólo ha hecho lo que se esperaba de usted.

Para salir en su autoridad, debes salir bajo su autoridad. Y sólo hay un libro, y es la Palabra de Dios. Oh pastor, cuando todos los demás salen, ¿puedes quedarte en tu estudio y estar a solas con Dios? ¿Puede quedarte con Dios? No necesitamos más estrategias, necesitamos iglesias bíblicas en América con no sólo predicación expositiva, sino con hombres vivos expositivos que no sólo prediquen este libro, sino que conformen sus ministerios, vidas e iglesias a este libro.

Hombres, tenemos que ir, y tenemos que discipular, y tenemos que morir. William Carey le dijo a un grupo de hombres, yo bajaré a la mina, ustedes sosténganse de la soga. De cualquier manera habrá cicatrices en sus manos. Usen sus cicatrices, hombres. Todavía hay casi 3 billones de personas que no han escuchado el evangelio. Debemos preocuparnos más. Debemos ir hermanos, pero debemos ir bíblicamente. El pragmatismo es sólo la mano de obra del liberalismo. El pragmatismo es dudar de Dios y de su palabra. Las misiones no son primordialmente el trabajo de la iglesia local; es exclusivamente el trabajo de la iglesia local. Necesitamos iglesias locales. A lo largo del libro de los Hechos, vemos a los apóstoles entregando la antorcha de las misiones a los ancianos de las iglesias. Los ancianos deben dar sus vidas para levantar a los jóvenes, y no deben entregarlas a nadie. Cuando esos jóvenes están calificados como ancianos, o se quedan en esa iglesia y sirven, o salen, ya sea a través de la ciudad o alrededor del mundo.

Pero recuerda esto: La unidad no se basa en una misión común. Las misiones nunca pueden ser el factor unificador entre los creyentes. La verdad bien definida debe ser el factor unificador. La única manera de ser parte de la familia de Dios es abrazar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Debemos predicar el evangelio, no un evangelio. El Dios que predico es el mismo, y el evangelio que necesitan es el mismo, sin importar el país. La nuestra no es una religión mística, sino sobrenatural. Predicamos a los muertos, y no hay ninguna palanca que podamos usar para sacar a los muertos de sus tumbas. Pero si predicamos el evangelio, Dios sacará a los muertos de las tumbas y los inundará de luz. Predica este evangelio a los hombres, sin importar el país.

Sólo mira en la historia de la iglesia. ¿Quién ha sacudido el globo? Los predicadores. Y la mayoría de ellos murieron predicando. Hombres, atacan al mundo con la proclamación de la palabra de Dios. Usted dice, ¡pero yo soy el enano de la camada! Bien, Dios hará algo contigo. Aférrate a la palabra de Dios. ¿No tienes sabiduría? Bien, sólo habla la palabra de Dios. ¿No tienes fuerza? Pide constantemente al Espíritu que te ayude a caminar en santidad y a predicar con claridad. Hombres, levántense. Nunca apartéis los ojos del rebaño de Dios. Y luego guiad vuestro rebaño a las misiones. Contentaos con la sonrisa de Dios. Le buscáis a él y a su mirada aprobadora.

Un comentario sobre “Shepherd’s Conference 2020 – General Session 8: Paul Washer

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    10 marzo 2020 en 9:47 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s