El Amor De Dios En Una Época De Peste: 4 Respuestas

Posted on

ESJ-2020 0316-001

El Amor De Dios En Una Época De Peste: 4 Respuestas

Por Clint Archer

El miedo a COVID-19 que se apodera del globo terráqueo ahora mismo se está extendiendo más rápido que el propio Coronavirus.

Algunos (con razón) sienten que gran parte de la publicidad es inducida por los medios interesados… nada se vuelve viral como la historia de un virus. Otros son (con la misma razón) inflexibles en cuanto a que cuanto más hagamos en las primeras etapas de cualquier condición exponencialmente infecciosa, mayor será la eficacia para frenar su propagación.

Parte de la angustia está alimentada por lo desconocido. Recuerdo cuando la gente pensaba que el VIH podía ser contraído al sentarse en el asiento del inodoro. Pero creo que todos estamos de acuerdo en que hasta que no se sepa más, debemos pecar de más precavidos, no menos. Imagine cuántas personas más habrían contraído la enfermedad de las vacas locas si los gobiernos no tomaran precauciones para reducir temporalmente las exportaciones de carne de vacuno del Reino Unido.

Aquí hay cuatro respuestas simples que los cristianos deben considerar en una época de miedo a la enfermedad…

1. Tomar precauciones razonables sin desequilibrarse.

Esto es bastante subjetivo. Lo que a una persona le parece razonable puede parecerle a los demás desquiciado. ¿Guantes protectores o traje de protección contra materiales peligrosos? Depende de usted.

Acordemos lo que sabemos con certeza: hay muchas enfermedades contagiosas en el mundo de hoy que pueden ser mortales. Algunas son más infecciones que otras y algunas tienen tasas de mortalidad más altas que otras. Deberíamos tomar siempre precauciones sanitarias básicas, por ejemplo, lavarnos las manos, cubrirnos la boca al toser o estornudar, y quedarnos en casa mientras podamos ser contagiosos. Siempre que se viaja se deben tomar refuerzos inmunológicos, gel antibacteriano, levantar los asientos del inodoro con el pie, etc. Este es un conocimiento básico de las misiones a corto plazo.

2. Obedece al gobierno a menos que te digan que peques.

Cuando una enfermedad recibe la atención del gobierno lo suficiente como para generar una advertencia pública, es probablemente porque los expertos han aconsejado a nuestros líderes. Debemos prestar atención a las instrucciones siempre que sea posible como una forma de honrar a los líderes que Dios ha puesto sobre nosotros (Rom 13:1-5 ).

¿Y si nos piden que no nos reunamos públicamente para el culto? Mi opinión es que si simplemente “recomiendan”, depende de usted y de los líderes de su iglesia hacer un llamado basado en lo que está sucediendo en su ciudad. Sin embargo, si el gobierno prohíbe las reuniones públicas por una temporada para proteger a sus ciudadanos (incluyendo a los cristianos), entonces debemos someternos a eso, y encontrar otras maneras de arreglarnos temporalmente.

La orden de reunirse se encuentra en Hebreos 10:24-25 , y contiene una importante advertencia… “Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.”

No asistir a la iglesia no es pecado, si no es tu costumbre. Es mi costumbre asistir cada vez que las puertas están abiertas, domingo por la mañana, por la tarde, miércoles, y el estudio bíblico. Pero si estoy enfermo, me quedo en casa. Y eso no es pecado. Ahora, si puedo ir a la iglesia y no lo hago, como es el hábito de algunos… eso es pecaminoso, y revela una falta de comprensión sobre la naturaleza esencial de la reunión de adoración corporativa en la vida de un cristiano.

Muchas iglesias tienen capacidades de transmisión en vivo o de video. Esto no es ideal para un período largo, o como un sustituto continuo de la reunión “como algunos tienen por costumbre“. Pero un sustituto temporal en un momento de enfermedad no es una violación del mandato bíblico de “no dejar de reunirse como es el hábito de algunos” porque todos estamos de acuerdo en que Pablo no está diciendo que usted (o su bebe mocoso) debe ir a la iglesia cuando es contagioso.

Sé que esto plantea algunas preguntas hipotéticas, como, “¿Qué pasa si la ‘temporada’ resulta durar varios meses?”

Cubramos eso en una entrada del blog dentro de varios meses. Deberíamos lidiar con lo que Dios trae a nuestro camino cada día a medida que viene (Mateo 6:34 ). Él promete darnos gracia cuando la necesitemos, y promete que no permitirá que seamos probados más allá de lo que podamos soportar, sino que siempre proporciona un escape (1 Cor 10:13 ). No nos preocupemos por un escenario para el cual aún no hemos recibido la gracia o la vía de escape.

3. Ama a tu prójimo como a ti mismo cuando tosas, estornudes o viajes.

El tipo que estaba a mi lado en un vuelo recientemente usaba guantes de goma y una máscara y desinfectaba nuestro reposabrazos compartido a intervalos regulares. Normalmente, pensaría en él como un fóbico a los gérmenes, pero estaba un poco agradecido de que se eliminara a sí mismo de la ecuación de riesgo.

El Libro del Levítico deja claro que si un israelita tenía síntomas de una enfermedad que podía contagiar a otros, tenía que amar a su prójimo poniéndose en cuarentena. El mismo principio se aplicaría hoy en día: si amas a tu prójimo, y posiblemente tienes una enfermedad que podría dañarlo, y puedes quedarte en casa y no ir a la iglesia… entonces quédate en casa.

4. Descansa en la bondad y soberanía de Dios sobre la enfermedad, como hizo David.

En 1 Crónicas 21, después de que David comisionara pecaminosamente un censo, Dios le dice al profeta Gad que le diera a David una opción de castigo. Las opciones son tres años de hambruna, tres meses de sus enemigos levantándose violentamente contra él, o tres días de enfermedad en Israel. Esta plaga se describe como “…tres días de la espada del Señor, esto es, la pestilencia en la tierra y el ángel del Señor haciendo estragos por todo el territorio de Israel.” (1 Cron 21:12 ).

David elige esta opción. Y aquí está su razón…

Vs 13  “Respondió David a Gad: Estoy muy angustiado. Te ruego que me dejes caer en manos del Señor, porque muy grandes son sus misericordias; pero no caiga yo en manos de hombres.”

David reconoció que una enfermedad que asolaba su nación (70.000 muertos) se limitaría a tres días y estaba constantemente bajo el control directo de Dios, y David confió en el carácter de Dios para hacer justicia mientras era misericordioso y bueno.

Sólo para ser claros: NO estoy diciendo que debamos ver el Coronavirus como un juicio a Dios por los pecados de nuestros líderes. Estoy diciendo que, si la peste en Israel estaba bajo el control de Dios en los días de David, entonces sabemos que el Coronavirus, el Ébola, el H1N1, el SARS, las vacas locas, la malaria, el cáncer y cualquier otra enfermedad temida todavía está bajo el control del poder de Dios hoy en día. Y los efectos de las pandemias están gobernados por el permiso soberano de Dios y sujetos a su carácter de bondad y misericordia y amor por nosotros.

¿Aplicación? Reconozcamos que estamos en manos del Señor, no de las fuerzas de la naturaleza o los caprichos del hombre. Y oremos, como lo hizo David, para que Dios sea misericordioso con nosotros en este tiempo de peste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s