5 Pensamientos Sobre la Cuarentena

Posted on

ESJ-2020 0326-001

5 Pensamientos Sobre la Cuarentena

Por Paul Tripp

Como la mayoría de ustedes, estoy encerrado en mi casa, sin salir, y distanciándome de todos excepto de mi esposa. Es particularmente crucial para mí observar estrictas órdenes de aislamiento porque caigo en la categoría de alto riesgo.

Ya no soy un hombre joven, pero lo más importante es que vivo con un sistema inmunológico comprometido. Después de mi daño renal y las seis cirugías que siguieron, he tenido que aceptar que nunca seré una persona completamente sana por el resto de mi vida.

Mientras pensaba y oraba por el coronavirus que se ha extendido por todo el mundo, me acuerdo de cómo esta pandemia nos predica el evangelio.

1 Esta pandemia se enfrenta a la ilusión de la independencia y autosuficiencia humanas.

Nos gusta pensar, como seres humanos, que somos tan avanzados y capaces. Pero mire a su alrededor – todo lo que se necesita es un solo virus para apagar el mundo entero. Dejen que esta vez les recuerde que fueron creados para ser dependientes del Creador.

El desarrollo de la madurez espiritual es un paso de la independencia a una mayor dependencia de Dios. Exponer nuestra ilusión de autosuficiencia es algo doloroso, pero bueno.

2 Esta pandemia hace que el poder soberano de Dios y su asombrosa gracia brillen aún más. En momentos en los que nuestra impotencia está en plena exhibición, ¿no es asombroso que Dios permanezca en cuidadoso control de su mundo? No está confundido ni sorprendido por nada de esto.

Está bien que no seamos capaces de reconciliar lo que está pasando. Pero hay Uno que no tiene miedo en este momento. No siempre sabremos por qué hace lo que hace, pero sabemos quién es, y sabemos lo que ha prometido a sus hijos.

3 Esta pandemia nos recuerda que hay una pandemia mayor, más oscura y más peligrosa: el pecado.

No todos darán positivo en el test del coronavirus, pero todos han sido infectados por el pecado, desde el nacimiento. “He aquí que en maldad he sido engendrado, y en pecado me concibió mi madre”. (Salmo 51:5, ESV)

El pecado es eternamente más destructivo que el coronavirus, pero hay una cura conocida. Dios miró a su mundo con una misericordia y un amor impresionantes y decidió que no nos dejaría perecer por esta enfermedad (Juan 3:16).

4 Esta pandemia nos recuerda que nada en toda la creación puede separarnos de Dios y de su amor ilimitado (Romanos 8:31-39).

El domingo, Luella y yo tuvimos que ir a la iglesia desde nuestra pequeña sala de televisión. Fue muy triste. No podíamos saludar a nuestros hermanos y hermanas, abrazarlos afectuosamente, escuchar su voz en el canto y recordarnos mutuamente la gracia del evangelio. Todos sentimos el efecto del distanciamiento social.

Pero sepan esto: Tu mejor amigo, tu más profundo amante, y tu más dulce compañero no conoce la distancia entre él y tú. Él se acerca especialmente a los solitarios y a los que tienen el corazón roto en momentos como éste.

5 Esta pandemia nos hace añorar nuestro destino final.

La promesa final del evangelio es esta: Habrá un día en que tales cosas terminarán para siempre, y estaremos en un lugar donde no habrá más enfermedad ni sufrimiento (Apocalipsis 21:4).

La esperanza en el cielo no es un débil y soñador deseo, para aquellos que están abrazando alguna ilusión religiosa. La esperanza en la promesa de Dios es una expectativa confiada en un resultado garantizado. El paraíso está llegando; es tuyo por gracia.

Es difícil de imaginar ahora mismo, pero habrá un momento en el que miraremos atrás como un breve momento de problemas. Lo haremos en un mundo perfecto, con cuerpos perfectos, con corazones perfectos y en perfecta relación con Dios. Todo será como se supone que debe ser, y viviremos en paz y justicia por siempre y para siempre.

Este momento de miedo nos recuerda las verdades más preciosas del evangelio. En lugar de centrarnos en los “qué pasaría si” y en la negatividad y el miedo, ¿qué tal si meditamos en esas verdades hoy?

Manténgase a salvo, reclínese, recuerde a Jesús y las glorias de su evangelio de gracia.

Un comentario sobre “5 Pensamientos Sobre la Cuarentena

    Orlando Barrios escribió:
    26 marzo 2020 en 8:44 am

    Que bendición de mensaje, mil gracias mi amado pastor.
    Quisiera que todos los días me enviara estudios profundos de la gracia salvadora de mi señor Jesucristo.
    Soy Orlando Barrios de Colombia 🇨🇴.
    Celular WhatsApp 3287933867.
    Que El Eterno Dios padre le continúe bendiciendo en todo. Bendiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s