El Controvertido Pan De Vida

Posted on

ESJ-2020 0328-003

El Controvertido Pan De Vida

Por Mike Gendron

“Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.” ¿Estas palabras de Jesús de Juan 6:53 deben ser tomadas literalmente o en sentido figurado? La Iglesia Católica Romana enseña que el contexto del capítulo 6 de Juan y el anterior versículo 53 son literales. Así que Jesús está dando requisitos absolutos e incondicionales para la vida eterna. De hecho, esta interpretación literal forma la base de la doctrina de Roma de la transubstanciación – el cambio milagroso del pan y el vino en el Cristo vivo, Su cuerpo y sangre, alma y divinidad. Se dice que cada sacerdote católico tiene el poder de llamar a Jesús a bajar de la diestra del Padre cuando eleva la oblea y susurra las palabras “Hoc corpus meus est”. Los católicos creen que al consumir la oblea sin vida están comiendo y bebiendo el cuerpo y la sangre de Jesucristo. Este es un paso vital e importante en su salvación y una doctrina que deben creer y aceptar para convertirse en católicos.

Si los sacerdotes tienen el poder exclusivo de cambiar el pan y el vino finitos en el cuerpo y la sangre del Cristo infinito, y si consumir su cuerpo y su sangre es necesario para la salvación, entonces el mundo entero debe convertirse en católico para escapar de la ira de Dios. Por otro lado, si Jesús hablaba en lenguaje figurado, entonces esta enseñanza se convierte en el engaño más blasfemo y engañoso que cualquier religión pueda imponer a su pueblo. No hay término medio. Por lo tanto, la pregunta de mayor importancia es… ¿El mensaje que Jesús transmitió a la multitud judía debía ser entendido como literal o figurativo? Roma nunca ha presentado un buen argumento para defender su interpretación literal. Sin embargo, hay al menos siete razones convincentes por las que este pasaje debe ser tomado en forma figurativa.

Milagro Falsificado

No existe un precedente bíblico en el que algo sobrenatural ocurriera donde la evidencia exterior indicara que no se había producido ningún milagro. (La oblea y el vino se ven, saben y sienten igual antes y después del supuesto milagro de la transubstanciación). Cuando Jesús cambió el agua por el vino, todos los elementos del agua se convirtieron en los elementos reales del vino.

Beber Sangre Está Prohibido

La Ley de Moisés prohibía estrictamente a los judíos beber sangre (Levítico 17:10-14) Una interpretación literal haría que Jesús enseñara a los judíos a desobedecer la Ley de Moisés. Esto habría sido causa suficiente para perseguir a Jesús. (Ver Juan 5:16)

Falta de Armonía Bíblica

Cuando Juan 6:53 es interpretado literalmente está en desarmonía con el resto de la Biblia. “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros,” no da esperanza de vida eterna a ningún cristiano que no haya consumido el cuerpo y la sangre literales de Cristo. Se opone a cientos de textos bíblicos que declaran que la justificación y la salvación son sólo por la fe en Cristo.

Produce un Dilema

Parece que el “comer y beber” del versículo 6:54 y el “creer” del versículo 6:40 producen el mismo resultado: la vida eterna. Si ambos son literales tenemos un dilema. ¿Qué pasa si una persona “cree” pero no “come o bebe”? ¿O qué pasa si una persona “come y bebe” pero no “cree”? Esto podría suceder en cualquier momento en que un no creyente entrara en una Iglesia Católica y recibiera la Eucaristía. ¿Tiene esta persona vida eterna porque cumplió con uno de los requisitos pero no con el otro? La única forma posible de armonizar estos dos versículos es aceptar un versículo como figurativo y otro como literal.

Figurativo en el Antiguo Testamento

Los judíos estaban familiarizados con el “comer y beber” que se utiliza en sentido figurado en el Antiguo Testamento para describir la apropiación de las bendiciones divinas a lo más profundo de uno. Era la forma en que Dios proveía alimento espiritual para el alma. (Ver Jeremías 15:16; Isaías 55:1-3; y Ezequiel 2:8,3:1)

Jesús confirmó

Jesús informó a sus discípulos que había momentos en los que hablaba en sentido figurado (Juan 16:25) y a menudo usaba ese tipo de lenguaje para describirse a sí mismo. El Evangelio de Juan registra siete declaraciones figurativas que Jesús hizo de sí mismo: “el pan de vida” (6:48), “la luz del mundo” (8:12), “la puerta” (10:9), “el buen pastor” (10:11), “la resurrección y la vida” (11:25), “el camino, la verdad y la vida” (14:6), y “la vid verdadera” (15:1). También se refirió a su cuerpo como el templo (2:19).

Las Palabras Eran Espirituales

Jesús terminó esta enseñanza revelando que “las palabras que os he hablado son espíritu” (6:63). Como con cada uno de los siete milagros del Evangelio de Juan, Jesús usa el milagro para transmitir una verdad espiritual. Aquí Jesús acaba de multiplicar los panes y los peces y utiliza una analogía humana para enseñar la necesidad del alimento espiritual. Esto es consistente con su enseñanza sobre cómo debemos adorar a Dios. “Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.” (Juan 4:24). Al adorar a Cristo, Él está presente espiritualmente, no físicamente. De hecho, Jesús sólo puede estar presente físicamente en un lugar a la vez. Su omnipresencia se refiere sólo a Su espíritu. Es imposible que Cristo esté presente físicamente en miles de Iglesias Católicas alrededor del mundo.

Cuando Jesús es recibido espiritualmente, una vez en el corazón, no hay necesidad de recibirlo físicamente, una y otra vez en el estómago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s