COVID-19: ¿Viviendo Por Las Probabilidades O La Providencia?

Posted on

ESJ-2020 0330-001

COVID-19: ¿Viviendo Por Las Probabilidades O La Providencia?

· Por Mike Emlet

La pandemia de COVID-19 nos está convirtiendo a todos en estadísticos. Tal vez usted, como yo, ha investigado dónde cae en las tablas de mortalidad por edad. (Si no lo has hecho, no lo hagas.) Tengo 58 años y, al menos en los gráficos presentados la semana pasada, si contraigo el virus mi probabilidad de muerte es de alrededor del 1,3% (probablemente más alta ya que el grupo de edad de 60-69 años se sitúa en el 4,6%). Desafortunadamente, ese número aumenta aún más debido a una condición de salud subyacente que tengo y que está asociada con un peor pronóstico. Aún así, a mi madre de 86 años le va mucho peor en los gráficos. ¿Y a usted?

¿Estás tentado, si eres joven y sano, a dar un suspiro de alivio? ¿Pensar, con un sentido de optimismo, “Incluso si tengo el virus, estaré bien”? Tal vez usted encuentra las actuales políticas de distanciamiento social un tanto draconianas y sólo están deseando que la vida vuelva a la normalidad.

¿Está tentado, si es mayor y menos sano, a vivir cada día con temor, preguntándose qué objeto o persona puede traer la enfermedad a su puerta? ¿Estás resignado a la creencia de que “si me contagio con el virus, no sobreviviré”? Tal vez encuentre las políticas de distanciamiento social tranquilizadoras, pero insuficientes, y esté intentando la auto-cuarentena, preguntándose todavía si será suficiente.

Permítanme decir, queridos hermanos y hermanas, que no deberíamos encontrar ni nuestra seguridad ni nuestra perdición en números, estadísticas y perfiles de riesgo. Las Escrituras dirigen nuestra mirada a otra parte:

  • El Señor es mi pastor; nada me faltará. (Sal 23:1)
  • Nuestro socorro está en el nombre del Señor, que hizo los cielos y la tierra.. (Sal 124:8)
  • Tus ojos vieron mi embrión, y en tu libro se escribieron todos los días que me fueron dados, cuando no existía ni uno solo de ellos. (Sal 139:16)
  • La suerte se echa en el regazo, mas del Señor viene toda decisión. (Prov 16:33)
  • ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? Y sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirlo vuestro Padre. (Mateo 10:29)
  • Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. (Rom 8:28)
  • Y Él [Cristo] es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas permanecen. (Col 1:17)
  • Él [Jesús el Hijo] es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas (Heb 1:3)

Siéntese con estas gloriosas realidades por un minuto. Léelas despacio. Deje que se empapen en su alma. No vivimos por probabilidades y casualidades. Vivimos bajo el amoroso, sabio y soberano gobierno de nuestro Dios Creador y Redentor. El resultado de eso es la verdadera esperanza, que se aleja tanto del optimismo ingenuo como del pesimismo resignado.

Hace muchos años, a uno de mis profesores de seminario le diagnosticaron cáncer. Se le citó una tasa de supervivencia del 85% a cinco años con el tratamiento, que emprendió. Recuerdo que él comentó: “Bueno, no sé sobre esos números. Diría que mis probabilidades son del 100% o 0%. Si el Señor quiere, estaré aquí en cinco años. Si no, estaré con él en cinco años”. En lugar de poner su esperanza en un 85% relativamente alentador, o de centrarse en ese riesgo aún sustancial del 15%, se confió a Aquel que lo mantendría a salvo, en cuerpo y alma, sin importar lo que vendría.

Terminaré con el Catecismo de Heidelberg, Pregunta y Respuesta #27, que siempre he encontrado tranquilizadora y reorientadora. Más aún ahora:

P. ¿Qué entiende usted por la providencia de Dios?

R. Es el poder de Dios omnipotente y presente en todo lugar , por el cual sustenta y gobierna el cielo, la tierra y todas las criaturas de tal manera , que todo lo que la tierra produce, la lluvia y la sequía , la fertilidad y la estirilidad, la comida y la bebida, la salud y la enfermedad , riquezas y pobrezas, y finalmente todas las cosas no acontecen sin razón alguna como por azar, sino por su consejo y voluntad paternal.

Nada es casualidad. Todo nos llega por la mano amorosa y sabia de nuestro Padre. No vivas en estos tiempos difíciles excesivamente enfocado en probabilidades impersonales, estadísticas y evaluaciones de riesgo. Demostrarán ser una base inestable para la verdadera esperanza y tranquilidad. Por supuesto, sigan la guía de sus autoridades sanitarias locales, pero antes que nada, miren a su fiel y amoroso Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, que los tiene en la palma de su mano.

Un comentario sobre “COVID-19: ¿Viviendo Por Las Probabilidades O La Providencia?

    gregoriopena escribió:
    31 marzo 2020 en 2:06 pm

    Hace 12 años mis pulmones colapsaron y dejaron de funcionar, al hacerme una biopsia morí literalmente sé paró mi corazón el cirujano me reavivó con electro Choc y me mandó a casa a morir desahuciado conectado a un tanque de oxígeno. Aún estoy viviendo conectado al oxígeno las 24/7 y todo por la gracia de Dios.
    NO tengan miedo no estamos solos
    Pero por favor quédense en casa y lavense las manos. Dios les bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s