Una Decisión de Vida y Muerte

Posted on

ESJ-2020 0504-001

Una Decisión de Vida y Muerte

Por Clint Archer

Todos hemos tenido que tomar decisiones difíciles en nuestras vidas. Ya sea ser propietario o alquilar una casa, si usar una herencia para invertir o ver el mundo, si tener más hijos o cerrar la tienda. Pero por muy difíciles que se sientan esas decisiones en ese momento, estoy seguro de que no muchos de nosotros hemos tenido que tomar la decisión que Aron Ralstron, de 28 años, tomó en 2005. Aron tuvo que elegir entre vivir o morir.

Todo comenzó cuando rompió la regla cardinal del alpinismo: siempre lleva a un amigo, o al menos dile a alguien a dónde vas. Se fue a escalar por su cuenta y después de bajar por una estrecha ranura en el Cañón Bluejohn, Utah, una roca se desplazó y aplastó su brazo izquierdo, sujetándolo a la pared del cañón.

Intentó desesperadamente mover la roca pero no se movió ni un centímetro. No se esperaba a Aron en el trabajo durante días, y cuando la gente decidiera venir a buscarlo, no tendrían ni idea de por dónde empezar. Sabía que iba a morir. Talló su nombre y “RIP” en la roca y usó su cámara para grabar mensajes para su familia. Después de 5 días estaba hambriento, deshidratado y muriendo. Fue entonces cuando tuvo que tomar una decisión: vivir o morir.

Eligió la vida, pero tuvo un precio.

Aron usó la hoja roma de 2 pulgadas en su navaja multi-herramienta y metódicamente cortó su propio brazo, a través de la piel, el músculo, los nervios, y finalmente el hueso, después de lo cual, todavía tenía que bajar una caída de 65 pies y caminar 7 millas antes de ser recogido.

Pero la decisión ya estaba tomada. Quería vivir y estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario.

En Deuteronomio 30 vemos a Israel, en las llanuras de Moab, preparado para entrar en la Tierra Prometida. Moisés les recuerda una vez más la bondad de Dios, sus responsabilidades con el pacto y las consecuencias de la desobediencia. El establece la elección…

Deuteronomio 30:15-20 15 Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la muerte y el mal; 16 pues te ordeno hoy amar al Señor tu Dios, andar en sus caminos y guardar sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y te multipliques, a fin de que el Señor tu Dios te bendiga en la tierra que vas a entrar para poseerla. 17 Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, sino que te dejas arrastrar y te postras ante otros dioses y los sirves, 18 yo os declaro hoy que ciertamente pereceréis. No prolongaréis vuestros días en la tierra adonde tú vas, cruzando el Jordán para entrar en ella y poseerla. 19 Al cielo y a la tierra pongo hoy como testigos contra vosotros de que he puesto ante ti la vida y la muerte, la bendición y la maldición. Escoge, pues, la vida para que vivas, tú y tu descendencia, 20 amando al Señor tu Dios, escuchando su voz y allegándote a Él; porque eso es tu vida y la largura de tus días, para que habites en la tierra que el Señor juró dar a tus padres Abraham, Isaac y Jacob..

3 AYUDAS PARA ENTENDER LA ELECCIÓN QUE TIENES

1. LA DECISION ES NEVITABLE

Como dijo una vez el sabio del béisbol Yogi Berra: “Cuando llegues a una bifurcación del camino, tómala”.

La bifurcación del camino que Moisés señaló a la nación de Israel es una decisión que cada persona debe tomar por sí misma. No sólo los presentes, no sólo los que están en el futuro de la nación de Israel, sino que en un sentido real cada persona que vive debe elegir entre la vida o la muerte. Todos deben elegir. No elegir, es hacer una elección.

Pero es la naturaleza del pecador posponer la decisión de seguir los caminos de Dios. Tendemos a tratar de mezclar los dos caminos. Somos obedientes cuando nos conviene, y cuando no, somos simplemente desobedientes.

Deje de estar con un pie en el mundo y otro en la iglesia. DejE de jugar con el camino de Dios y con Su pecado. Haga su elección.

2. LA DECISIONJ ES URGENTE

La elección es entre la vida y la muerte.

No es algo con lo que quiera jugar. Para Israel, elegir la vida significaba mantener el pacto. De este lado del telón del Nuevo Testamento sabemos que la decisión ahora es seguir a Cristo o no. Si rechazas a Jesús, estás eligiendo la muerte espiritual. Irás a la destrucción eterna en el infierno. Jesús dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” (Juan 14:6 )

Si rechazas la oferta gratuita de Jesús estás desechando la única vacuna que puede salvarte de la plaga mortal del pecado.

Pero si eliges a Jesús, estás eligiendo la vida eterna.

En su evangelismo debe incluir una nota de urgencia. No se trata de elegir entre dos formas igualmente válidas. Sólo hay un camino y debes elegirlo. Tu trabajo es decirle eso a la gente.

3. LA DECISION ES IMPOSIBLE

La decisión es fácil de tomar, ¿verdad? Elija la vida.

Pero sabemos por el registro de la Biblia de su historia que Israel continuamente escogió ídolos en lugar de Dios. Eligieron la muerte en lugar de la vida, una y otra vez.

Es lo mismo con los pecadores que necesitan dejar al duro capataz de su propio pecado y elegir el yugo fácil de Cristo. Es la decisión más fácil del mundo, pero no pueden hacer esa ruptura. Tienen el Síndrome de Estocolmo espiritual, un apego voluntario a su captor.

¿Por qué? ¿Por qué es tan difícil elegir a Cristo? Porque, aunque la salvación es absolutamente gratis, te costará todo.

Necesita decirle esto a la gente en su evangelismo: Dios está enojado contigo, y tú estás en camino al infierno. Pero si te sometes a Jesús y le pides que te salve, serás salvado, y tendrás que renunciar a todo tu pecado, y Jesús cambiará tus deseos y perderás todo tu estilo de vida actual, posiblemente tu familia y amigos y tu carrera.

Pero así es como Jesús predicó el evangelio: Él encontraba lo más valioso para la gente y les decía que eligieran entre él y ese tesoro.

Mat. 19:21-22 Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. 22 Pero al oír el joven estas palabras[a], se fue triste, porque era dueño de muchos bienes..

Lucas 14:25-26 25 Grandes multitudes le acompañaban; y Él, volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer e hijos, a sus hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser mi discípulo.

Si evangelizas así, podrías ahuyentar a la gente. Pero no puedes convencer a alguien para que se comprometa de esta manera. Tienen que decidir por sí mismos y luego vivir esa decisión, con la ayuda del Espíritu Santo, por el resto de sus vidas.

CONCLUSION: Si no cree en Jesucristo, le imploro que elija la vida. Sí, puede que le cueste familia y amigos y un trabajo y una vida como la conoces, pero valdrá la pena, lo prometo.

Jesús murió para que usted pueda ser salvado de su pecado y la culpa y la condenación en el infierno. No hay ninguna oferta como esta en el Universo. Pero debes venir en sus términos. Cuando llegas al final de ti mismo, miras hacia arriba y te encuentras al pie de la cruz.

El sacrificio de Aron Ralstron fue serio, pero fue necesario para salvar su vida.

El sacrificio de Cristo fue inconmensurable, pero fue necesario para salvar su vida… para siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s