Advertencia y Cortejo

Posted on

ESJ-2020 0512-001

Advertencia y Cortejo

Por Clint Archer

La ignición del Gran Despertar comenzó en Enfield, Connecticut. Era el 8 de julio de 1741, cuando una congregación local de americanos adinerados fue a la iglesia a escuchar al orador invitado, Jonathan Edwards. Es conocido en los círculos evangélicos como el hombre que mejor articuló una teología del gozo. Fue Jonathan Edwards quien escribió “Afectos Religiosos” en el que insiste en que la verdadera religión es aquella que trae gozo y satisfacción sólo en Cristo, y que cada decisión se toma de acuerdo con el mayor deseo del hombre, y que la única manera de vivir una vida agradable a Dios es estar tan fascinado con la majestad y belleza de Dios, tan embelesado con su gracia y misericordia, que la vida de uno rebosa con la alegría de servirle sólo a él. El naciente “hedonismo cristiano” si usted quiere.

Pero no fue por esto que Edwards se hizo famoso. Es más conocido por haber predicado el sermón inglés más poderoso e influyente de la historia: “Pecadores En Las Manos De Un Dios Airado.” En este sermón pinta un cuadro del caldero de la ira de Dios y la vehemencia de su ira hacia los pecadores que es tan vívido que causó que la congregación llorara, gritara y algunos incluso se desmayaran. La gente se aferraba a los pilares de la iglesia, así que el lenguaje empleado fue muy gráfico. Estaban aterrorizados de que la tierra se abriera y se los tragara. Y esto del hombre cuyos principales esfuerzos en la vida serían declarar el amor, la misericordia y la gloria de Dios. ¿Cómo podía el ministerio de un hombre ser conocido por dos extremos tan opuestos? La respuesta se encuentra en el pasaje que estamos viendo hoy y del cual Edwards seleccionó su texto para ese célebre sermón: Deuteronomio 31-33.

La semana pasada vimos a Moisés llamando a Israel a elegir entre la vida y la muerte. Hoy veremos las últimas palabras de Moisés antes de su muerte, en los últimos capítulos del Deuteronomio: advertencia y cortejo.

2 ENFOQUES NECESARIOS QUE CARACTERIZAN UN MINISTERIO FIEL

1. LA ADVERTENCIA

Deuteronomio 31:19-22“19 Ahora pues, escribid este cántico para vosotros, y tú, enséñaselo a los hijos de Israel; ponlo en su boca, para que este cántico me sea por testigo contra los hijos de Israel. 20 Porque cuando yo los introduzca en la tierra que mana leche y miel, la cual juré a sus padres, y ellos coman y se sacien y prosperen, se volverán a otros dioses y los servirán, y me despreciarán y quebrantarán mi pacto. 21 Sucederá entonces que cuando muchos males y tribulaciones vengan sobre ellos, este cántico declarará contra ellos como testigo (pues no lo olvidarán los labios de sus descendientes); porque yo conozco el plan que ahora están urdiendo antes de que los traiga a la tierra que juré darles. 22 Y escribió Moisés este cántico aquel mismo día, y lo enseñó a los hijos de Israel.

En la canción que Moisés compuso está este verso que Jonathan Edwards presentó a los desprevenidos feligreses de Enfield.

Deuteronomio 32:35 Mía es la venganza y la retribución; a su tiempo el pie de ellos resbalará, porque el día de su calamidad está cerca, ya se apresura lo que les está preparado».’

Toda la canción era una fuerte sirena con luces de peligro parpadeantes del juicio que se avecina. ¿Por qué querría Moisés que esto fuera su legado? ¿Por qué querría que su canto del cisne fuera tan severo? Porque esta era la comisión de Dios para su predicador.

Esta es la comisión de Dios para usted como su portavoz en el lugar de trabajo, en el hogar, en el púlpito y en la sociedad: advertir a la gente de las consecuencias de su pecado.

¿Sabías que Jesús advirtió más sobre el Infierno que sobre el Cielo? Aquí hay una muestra…

Mateo 5:29 Y si tu ojo derecho te es ocasión de pecar, arráncalo y échalo de ti; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno.

Mateo 23:33 ¡Serpientes! ¡Camada de víboras! ¿Cómo escaparéis del juicio del infierno?

Pablo advirtió de la ira de Dios. Colosenses 3:5-6 Por tanto, considerad los miembros de vuestro cuerpo terrenal como muertos a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, que es idolatría. Pues la ira de Dios vendrá sobre los hijos de desobediencia por causa de estas cosas.

Cuando Juan escribió el Apocalipsis, no editó la palabra de Dios para adaptarla a una película PG-13. El último libro de la Biblia es básicamente un catálogo de todos los juicios que Dios hará llover sobre la tierra en los últimos días.

Este es el mensaje de Dios a su creación y si dejamos fuera este lado de nuestro mensaje, somos culpables de censurar a Dios.

¿Pero eso significa que todos tenemos que convertirnos en predicadores de fuego y azufre? ¿Justifica esto el enfoque sin reservas y poco amoroso de muchos que sólo pronuncian juicios?

2. EL CORTEJO

Después de que la canción fue escrita y enseñada a Israel llegó el momento de que Moisés muriera, pero tuvo una última oportunidad de dirigirse a su pueblo, y no fue escrita. Dios le permitió decir lo que estaba en su corazón. Moisés había sido fiel a las palabras de advertencia de Dios, pero también quería dejarlos con algo de ánimo. Una bendición de despedida para las 12 tribus a las que había servido durante los últimos 40 años.

Deuteronomio 33:1-3 1 Esta es la bendición con la que Moisés, hombre de Dios, bendijo a los hijos de Israel antes de morir. 2 Dijo: El Señor vino del Sinaí y les esclareció desde Seir; resplandeció desde el monte Parán, y vino de en medio de diez millares de santos; a su diestra había fulgor centellante para ellos. 3 En verdad, Él ama al pueblo; todos tus santos están en tu mano, y siguen en tus pasos; todos reciben de tus palabras.

Entonces Moisés menciona cada una de las 12 tribus por turno, y pronuncia su bendición sobre ellas, haciendo eco de las bendiciones que Jacob pronunció sobre sus 12 hijos que engendrarían estas tribus.

Este es el otro lado de cómo Dios hace que la gente obedezca, no con advertencias, sino con cortejos. Los corteja como un joven corteja a su futura esposa. Dios bendice, incluso a los incrédulos, para que vean su bondad y gracia y se vuelvan a él.

A veces los cristianos tratan pecaminosamente a los incrédulos con falta de respeto. Pero Jesús dijo…

Mateo 5:44-45 44 Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos..

Este es el latido del corazón de Dios. Él ama al mundo, al mundo entero. Quiere que toda la gente se salve.

¿Lo entiende? ¡Los perdidos son aquellos por los que Cristo murió! ¡Debe amarlos!

Jesús no vino a juzgar, sino a salvar, y lloró por los pecados de su pueblo. “¡Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus pollitos debajo de sus alas, y no quisiste!” (Lucas 13:34 )

Algunas de las advertencias más mordaces de juicio salieron de los labios de Jeremías, pero no hasta que se lamentó: Quién me diera que mi cabeza se hiciera agua, y mis ojos fuente de lágrimas, para que yo llorara día y noche por los muertos de la hija de mi pueblo. (Jeremías 9:1 )

Y Moisés lloró por su pueblo ante el Señor porque eran tercos y de dura cerviz.

CONCLUSION: Amigos, predicad todo el consejo de Dios, avisad del juicio que vendrá, y llorad en oración por los perdidos. Y amadlos. Adviertan y cortejen. Declaren la verdad, pero háganlo con amor, o no lo hagan en absoluto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s