El Siglo Presente y el Siglo Venidero

Posted on

ESJ-2020 0513-001

El Siglo Presente y el Siglo Venidero

Por Thomas Ice

UNA FRASE BÍBLICA IMPORTANTE EN LA PROFECÍA BÍBLICA es “el siglo venidero.” La comprensión de un término relacionado, “el siglo presente,” también es necesaria para interpretar correctamente la profecía bíblica. “el silgo presente” se refiere a la actual era de la iglesia que comenzó hace casi 2000 años el día de Pentecostés cuando se fundó la iglesia. Terminará con el arrebatamiento de la iglesia. “el siglo venidero” es una referencia al reino milenario que comenzará con la segunda venida de Cristo y continuará durante 1000 años (Apocalipsis 20:3).

EL MALENTENDIDO

Muchos amilenaristas, posmilenaristas y preteristas creen que “el siglo venidero” se refiere a la era actual en la que vivimos. Algunos dicen que esto comenzó con la primera venida de Cristo, mientras que otros dicen que comenzó con el supuesto regreso de Cristo en el año 70 d.C. Gary DeMar (pp. 69-70) dice,

El “fin del siglo” se refiere al fin del sistema de redención del Antiguo Pacto con sus sacrificios y rituales concomitantes… El “fin del siglo” se refiere a la terminación del derecho exclusivo de los judíos a las promesas del pacto y a la inclusión de los gentiles en las bendiciones del pacto y los privilegios del evangelio y el reino (Mateo 21:41,43; 22:10). “El fin del siglo” es una frase del pacto. Con el templo destruido, no habría manera ni necesidad de llevar a cabo las rigurosas exigencias del sistema de sacrificios, un sistema que estaba predestinado a morir con la encarnación, muerte, resurrección, ascensión y entronización de Jesús.

Los preteristas tienden a creer que la frase “siglo actual” o “este siglo” se refiere al período de aproximadamente 40 años entre el ministerio terrenal de Cristo y la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. Por lo tanto, como DeMar indicó, eso significa que después del año 70 d.C. estamos en lo que la Biblia se refiere como “el siglo venidero”. Los preteristas completos (aquellos que no creen en una segunda venida futura) creen que la referencia de Jesús a “este siglo” se aplica a la era mosaica en la que vivía, y el “siglo venidero” es la era cristiana. Por lo tanto, ellos ven a la iglesia como si ya viviera en el “siglo venidero.

LAS PERSPECTIVAS

Perspectiva Judía De La Profecía Bíblica

La perspectiva judía de la profecía bíblica dividió la historia en dos épocas. La primera era “este siglo presente”, la era en la que Israel esperaba la llegada del Mesías. La segunda era “el siglo venidero”, la era en la que Dios cumpliría todas sus promesas y pactos, e Israel entraría en sus bendiciones prometidas como resultado de la venida del Mesías. “El siglo presente” terminaría con la aparición del Mesías, y “el siglo venidero” comenzaría con su llegada. “El siglo presente”, entonces, terminaría en el juicio, y “el siglo venidero” sería precedido por esta devastación.

Los discípulos cuestionaron a Jesús en el Monte de los Olivos (Mateo 24:3), vinculando sus palabras de juicio sobre la destrucción del Templo con la invasión de Jerusalén que Zacarías predijo. Los discípulos creían que esto precedería al advenimiento del Mesías.

En Zacarías 14:4 el profeta describe el advenimiento del Mesías para instituir su reino de la siguiente manera:

Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente; y el monte de los Olivos se partirá por en medio, hacia el oriente y hacia el occidente, haciendo un valle muy grande; y la mitad del monte se apartará hacia el norte, y la otra mitad hacia el sur.

Esta venida iba a ser precedida por una invasión y captura de Jerusalén (Zacarías 12:1-3; 14:1-3). Sin embargo, el Mesías vendría del Monte de los Olivos para liberar a Jerusalén (Zacarías 14:4-5) e introducir la gloria del reino (Zacarías 14:14-15). Es entonces cuando el “siglo venidero” llegaría.

La Perspectiva de Cristo de la Profecía Bíblica

Jesús usa el mismo vocabulario de la misma manera cuando dice en Mateo 12:32, “El que hable contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero el que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado ni en este siglo ni en el venidero”. Cristo distingue claramente entre la época actual y la venidera. Meyer (vol. 1, p. 342) dice, “Esta edad, es el período anterior a la venida del Mesías… como Jesús lo entendió: el tiempo antes de la segunda venida.” Dice que “el siglo venidero” es “el período que sucede después a la venida del Mesías… como Jesús lo entendió: el tiempo que sigue a la segunda venida“. Jesús dice en Mateo 13:49, “Así será al final del siglo; saldrán los ángeles y sacarán a los malos de entre los justos,” mientras continúa hablando dentro del marco judío contemporáneo.

Los discípulos concluyeron que el juicio que Cristo había predicho era el que terminaría con esta era actual. Después de este juicio, el Mesías vendría a introducir la era que vendría. Así, en Mateo 24:3 hicieron las preguntas que precipitaron el Discurso del Olivar: “Dinos, ¿cuándo sucederán estas cosas, y cuál será la señal de tu venida, y del fin del siglo?” Más tarde, después de su resurrección y antes de su ascensión, Jesús dio a sus discípulos la Gran Comisión y dijo en Mateo 28:20, “He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”, continuando hablando en el marco de “este siglo” y “el siglo venidero”.

La Perspectiva de los Apóstoles de la Profecía Bíblica

El apóstol Pablo usa el mismo lenguaje cuando dice en Efesios 1:21 que a los creyentes del Nuevo Testamento se les ha dado una posición en Cristo “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero.” Pablo nos dice en Gálatas 1:4 que Cristo “el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo malo, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre.” Pablo también dice a los cristianos que la gracia de Dios nos instruye a “enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:12).

Pablo continúa usando las frases “este siglo” y “el siglo venidero” en la forma en que Cristo las usó. A pesar de que Jesús había venido, Pablo todavía ve la actual era de la iglesia como el tiempo que conduce a la venida del Mesías. Por lo tanto, todavía estamos en “el siglo presente.” Esto significa que el “siglo venidero” aún no ha llegado y llegará en la segunda venida, una época que todavía es en nuestros días un evento futuro.

Incluso después de un período de 40 días de instrucción por Cristo a los discípulos “de las cosas concernientes al reino de Dios”, le preguntan a Jesús en Hechos 1:6, “Señor, ¿restauras el reino a Israel en este momento?” Jesús no reprendió o corrigió la naturaleza de su pregunta como ilegítima. En su lugar dijo: “Y Él les dijo: No os corresponde a vosotros saber los tiempos ni las épocas que el Padre ha fijado con su propia autoridad.” Esto implica claramente que habrá un reino futuro, como pensaban… pero aún no. “El reino” es una referencia al siglo venidero. Nuestro Señor les dijo a sus discípulos que fueran a predicar el evangelio por todo el mundo.

En Hechos 3, Pedro predica el evangelio a Israel y dice que sus hermanos judíos y sus gobernantes “actuaron en ignorancia” cuando exigieron que Jesús fuera crucificado. Luego dice:

18 Pero Dios ha cumplido así lo que anunció de antemano por boca de todos los profetas: que su Cristo debería padecer. 19 Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, 20 y Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, 21 a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos. (Hechos 3:18-21).

En una línea similar, vemos en Hechos 15:13-17 que Santiago dice al Concilio de Jerusalén:

13 Cuando terminaron de hablar, Jacobo respondió, diciendo: Escuchadme, hermanos. 14 Simón ha relatado cómo Dios al principio tuvo a bien tomar de entre los gentiles un pueblo para su nombre. 15 Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, tal como está escrito: 16 Después de esto volveré, y reedificaré el tabernáculo de David que ha caído. Y reedificaré sus ruinas, y lo levantaré de nuevo, 17 para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los gentiles que son llamados por mi nombre..’”

Jacobo no creía que “el siglo venidero” o el reino había llegado, o no habría hecho la declaración anterior. Es evidente que los escritores del Nuevo Testamento de las epístolas siguen utilizando la frase “este siglo” para referirse al tiempo antes de la llegada del Mesías, que en ese momento traerá consigo el reino, que también es todavía futuro en nuestros días.

LAS IMPLICACIONES

Los escritores de las epístolas del Nuevo Testamento presentan el siglo presente de la iglesia y la Tribulación como los últimos períodos de la historia antes de la segunda venida de Cristo y “el siglo venidero”. Tres pasajes del Nuevo Testamento (Romanos 16:25-27; Efesios 3:1-13; Colosenses 2:4-3:3) enseñan que la era de la iglesia es un misterio temporal en el plan general de Dios. Por lo tanto, la era de la iglesia es una continuación del “siglo presente” de los tiempos de Cristo. Otras revelaciones del Nuevo Testamento acerca de la era de la iglesia enseñan que cuando ésta termina con el rapto y la tribulación, “el siglo venidero” seguirá inmediatamente a la del reino del Mesías.

La urgencia impregna toda la era de la iglesia en la que vivimos ahora. Por ejemplo, Pablo, hablando de toda la era de la iglesia, la llama “la presente aflicción” (1 Corintios 7:26). Debido a que Cristo podría regresar en cualquier momento en el rapto, los creyentes de la era de la iglesia deben estar siempre listos y esperando su regreso. Observe en la siguiente lista de pasajes del Nuevo Testamento que enseñan esta doctrina: 1 Corintios 1:7; 16:22; Filipenses 3:20; 4:5; 1 Tesalonicenses 1:10; Tito 2:13; Hebreos 9:28; Santiago 5:7-9; 1 Pedro 1:13; Judas 21; Apocalipsis 3:11; 22:7,12,17,20.

Los preteristas ven el fin del siglo ocurriendo en el año 70 d.C., mientras que otros creen que fue inaugurado durante el ministerio de Cristo en su primera venida. Como las epístolas del Nuevo Testamento fueron escritas para instruir a los creyentes en cómo vivir hasta que este presente siglo malvado llegue a su fin, se deduce para los preteristas que toda la doctrina e instrucción se aplica sólo al período de 40 años que terminó en el 70 d.C. Lógicamente, es inconsistente para ellos aplicar la enseñanza e instrucción de las epístolas a sus vidas porque creen que están viviendo en “el siglo venidero”. Esto se aplica también a los que creen que “el siglo venidero” comenzó con la primera venida de Cristo. Esto explica por qué algunos preteristas creen que están en los nuevos cielos y la nueva tierra. Pero no estamos viviendo en el estado eterno; todavía estamos esperando el regreso en cualquier momento de nuestro Señor Jesucristo en el “fin del mundo”.

—THOMAS ICE

BIBLIOGRAFIA

DeMar, Gary. Last Days Madness. Powder Springs, GA: American Vision, 1999.

Guthrie, Donald. New Testament Theology. Downers Grove, IL: InterVarsity Press,1981.

Meyer, H.A.W. “The Gospel of Matthew,” 2 vols. In Critical and Exegetical Commentary on the New Testament. Edinburgh: T. & T. Clark, 1878.

Pentecost, J. Dwight. Thy Kingdom Come. Wheaton, IL: Victor Books, 1990.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s