¿El Siglo Presente, El Milenio o El Estado Eterno? Los Profetas Menores – 3ª. Parte

Posted on

ESJ-2020 0602-002

¿El Siglo Presente, El Milenio o El Estado Eterno? Los Profetas Menores – 3ª. Parte

Por Matthew Ervin

SOFONÍAS

Sofonías 3:9-20 es un notable resumen del Milenio, con un enfoque en las bendiciones tanto para los judíos como para los gentiles. Versículos 9-10:

“En ese tiempo daré a los pueblos labios puros, para que todos ellos invoquen el nombre del Señor, para que le sirvan de común acuerdo. Desde más allá de los ríos de Etiopía mis adoradores, mis dispersos, traerán mi ofrenda.”

La representación de las naciones unificándose en su adoración al Señor y las peregrinaciones que se hacen para traerle ofrendas,[1] coincide con varias otras narraciones milenarias (por ejemplo, Salmo 72:10). El relato tiene lugar después de que el SEÑOR derrame su indignación sobre los reinos de la tierra (Sof. 3:8), un juicio futuro. El Mesías habrá regresado, gobernando como Rey de Israel en medio de ella (v. 15). En ese momento, Jesús tratará con los opresores de Israel (v. 19), un grupo que no estará presente en el Estado Eterno.

ZACARIAS

Después de Isaías, Zacarías escribió más sobre la venida del Mesías que cualquier otro profeta. Muchas de estas profecías fueron sobre la Segunda Venida y el Milenio. Zacarías 8:22-23:

Y vendrán muchos pueblos y naciones poderosas a buscar al Señor de los ejércitos en Jerusalén y a implorar el favor del Señor». Así dice el Señor de los ejércitos: «En aquellos días diez hombres de todas las lenguas de las naciones asirán el vestido de un judío, diciendo: “Iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros”»

Jesús debe regresar antes de que todo tipo de grupos de personas y ciudadanos de naciones poderosas puedan viajar a Jerusalén para buscar su favor. En el Estado Eterno, todos estarán con Dios y no necesitarán la ayuda de otros para encontrarlo. Además, el deseo de seguir a un judío en su camino para ver al Mesías es indicativo del Milenio, cuando Israel se ponga por encima de las naciones que no conocen al Señor.

Zacarías 14:8-9:

En aquel día sucederá que brotarán aguas vivas de Jerusalén, una mitad hacia el mar oriental y la otra mitad hacia el mar occidental, será lo mismo en verano que en invierno. Y el Señor será rey sobre toda la tierra; aquel día el Señor será uno, y uno su nombre..

Aquí hay un pasaje complementario que proporciona detalles adicionales sobre el movimiento del río que fluirá desde el Templo Milenario (cf. Ez. 47:1-12). El agua fluirá ese día, refiriéndose a la Segunda Venida del Mesías unos pocos versículos antes (Zacarías 14:4). También en el día de su regreso, Jesús será el rey de toda la tierra, reinando como un monarca singular. El mundo que será gobernado es el actual al que Él regresa, no el nuevo del Estado Eterno (Apocalipsis 21:1).

Zacarías 14:16-19:

Y sucederá que todo sobreviviente de todas las naciones que fueron contra Jerusalén subirán de año en año para adorar al Rey, Señor de los ejércitos, y para celebrar la fiesta de los Tabernáculos. Y sucederá que los de las familias de la tierra que no suban a Jerusalén para adorar al Rey, Señor de los ejércitos, no recibirán lluvia sobre ellos. Y si la familia de Egipto no sube ni viene, entonces sobre ellos no habrá lluvia; será la plaga con la cual el Señor herirá a las naciones que no suban a celebrar la fiesta de los Tabernáculos. Este será el castigo de Egipto y el castigo de todas las naciones que no suban a celebrar la fiesta de los Tabernáculos.       

De nuevo, esto es parte de una narración que tiene lugar después de la Segunda Venida (Zacarías 14:4). Los pueblos de la tierra tendrán que viajar a Jerusalén para adorar al Rey Mesías y observar la Fiesta de los Tabernáculos. Si no lo hacen, serán castigados por la retención de la lluvia en sus tierras. En la época actual, Dios envía la lluvia tanto a los justos como a los injustos (cf. Mateo 5:45). En el Estado Eterno, no se necesitarán amenazas para convencer a la gente de que venga a adorar a Dios, ¡porque todos lo harán con gozo (Apocalipsis 21:3)!

MALAQUIAS

Malaquías 3:2-4:

¿Pero quién podrá soportar el día de su venida? ¿Y quién podrá mantenerse en pie cuando Él aparezca? Porque Él es como fuego de fundidor y como jabón de lavanderos. Y Él se sentará como fundidor y purificador de plata, y purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como a oro y como a plata, y serán los que presenten ofrendas en justicia al Señor. Entonces será grata al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño y como en los años pasados..

Es la Segunda Venida la que garantiza la representación de Jesús como un fuego purificador y la pregunta retórica, ¿Y quién podrá mantenerse en pie? El pasaje se ajusta a los muchos otros que hablan de los sacrificios ofrecidos en el Templo Milenario (ej. Is. 56:6-8; Jer. 33:14-18; Ez. 43:18-27; Zac. 14:20-21). No hay muerte en el Estado Eterno (Apocalipsis 21:4), incluyendo los animales.

[1] Las ofrendas son el propio pueblo judío, escoltado por los gentiles a la Tierra Prometida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s