El Valiente Ejemplo De John MacArthur

Posted on

ESJ-2020 0814-003

El Valiente Ejemplo De John MacArthur

Por Jon Benzinger

Me ha sido imposible perderme la controversia que se está gestando en el sur de California entre el gobernador Gavin Newsome y la Iglesia de la Comunidad de la Gracia de Sun Valley, dirigida por su pastor-maestro, John MacArthur.

Como antiguo miembro de Grace, y graduado del Master’s Seminary, ha sido interesante para mí considerar su reciente negativa a cumplir con la orden inconstitucional (y por lo tanto, ilegal) del gobernador contra las reuniones en lugares de culto. Su audacia y valor contrastan con la multitud de líderes evangélicos que hicieron una genuflexión a los pies de la muchedumbre de la justicia social hace unos meses y le critican por adoptar una postura sobre el señorío de Jesús sobre el gobierno humano.

Toda esta situación me tiene curiosamente reflexionando: ¿Qué es lo que hace a un “John MacArthur”? Lo ames o lo odies, estés de acuerdo o no, su valor es ejemplar y admirable. ¿ ¿Qué lo mantiene alejado de la loca carrera por encontrar un término medio en cada tema? ¿Qué le ha llevado a tomar una postura tras otra en los últimos cincuenta años y aún así permanecer impasible porque “la Biblia lo dice”? Recuerdo que una vez dijo que nunca le importó lo que la gente pensara de él, ¿cómo es posible?

Ejemplos En El Pasado

Mientras considero estas preguntas, recuerdo la clase de historia de la iglesia y el Concilio Internacional de Inerrancia Bíblica (1978). Un querido profesor universitario mío nos hizo memorizar párrafos de esa declaración. Después de su muerte en 2002, su esposa me dio sus cintas de audio de ese concilio. Los nombres en esas cintas son un “quién es quién” de los días de gloria del evangelismo del siglo XX, hombres como J.I. Packer, Norman Geisler, Gleason Archer, Edwin Yamauchi, John Gerstner, R.C. Sproul, James Montgomery Boice, Francis Shaeffer, y casi 300 más. Muchos de los firmantes eran gigantes en la iglesia de su época.

Como uno de los que lo firmaron, John MacArthur (en ese momento, un pastor de 39 años) estaba en su aire ligero. Es uno de los últimos hombres de una generación que se desvanece y que conocía la verdad, la amaba, la defendía y tampoco tenía miedo de luchar por ella.

Su vida me ha hecho preguntarme: ¿Quién está vivo hoy que ocupará su lugar en el evangelismo? Con más de 80 años, ¿quién llenará el vacío de liderazgo cuando sea llevado al cielo? ¿Dónde están los líderes que están listos y gozosos para enfrentar a la multitud de los medios sociales, tanto dentro como fuera de la iglesia, y se niegan a retroceder? No existen, hasta donde yo sé. Es el último de una especie en extinción, estoy seguro que muchos están felices de ver que se va, pero yo estoy aterrorizado de perder. Demasiados de nuestros líderes evangélicos del siglo XXI son mejores como políticos o motivadores que como guerreros, y esto es en un momento cultural en el que tenemos una necesidad desesperada de guerreros.

Esto, de nuevo, me hace preguntar, ¿por qué? Creo que es porque esos hombres crecieron en una era antes de que el relativismo tuviera el dominio cultural que tiene ahora. Vivían en un mundo donde el bien era el bien, el mal era el mal, la verdad era la verdad, las mentiras eran mentiras, y el pecado era pecado. Estos hombres fieles lo vieron en el horizonte y advirtieron a los cristianos de su potencial para socavar todo lo que los evangélicos creen.

El Vacío En El Presente

Ese no es nuestro mundo en absoluto. El mal es bueno; el bien es malo (Isaías 5:20). Nada está bien o mal excepto lo que nuestros maestros políticamente correctos nos dicen que es. La intención de un autor es imposible de determinar. El poder es opresivo. Los sentimientos determinan nuestras decisiones. La verdad no es objetiva; es simplemente una construcción personal o social. La mentira y la hipocresía son herramientas útiles que ayudan a avanzar en la agenda de uno. El fin justifica los medios. En la iglesia, bautizamos el miedo al hombre (también conocido como co-dependencia o presión de grupo) y lo convertimos en una filosofía de ministerio, asumiendo que, “Si le agradamos al mundo no-cristiano -pensando que somos útiles, geniales y relevantes- a ellos también les agradará Jesús”.

Todo lo que sobra se considera “área gris”, como si las doctrinas no esenciales para la salvación significaran “sin importancia” para la fidelidad y el valor de un líder de la iglesia. Donde antes se encontraba la convicción, ahora encontramos desviaciones o sentimientos de hombre de paja como:

  • “Hay gente buena en todos los lados.”
  • “Puede que se equivoquen, pero son personas muy agradables”.
  • “Quiero que se me conozca por lo que estoy a favor, no en contra.”
  • “Debe ser bueno tener todas las respuestas.”
  • “Mi verdad es mi verdad. Tu verdad es tu verdad”.
  • “Los fariseos también eran buenos señalando las cosas.”

Este es el aire cultural que he respirado desde que nací. La mayoría de los adultos de mi edad (43) y más jóvenes consideran el relativismo “tal como es”. Como dijo Allan Bloom una vez, negarlo es como tratar de convencer a la gente de que 2 + 2 no es 4 (lo cual se intentó vergonzosamente hace poco).

Emasculación En El Futuro

En una cultura donde reina el relativismo, una cultura sin realidad, sin verdad, sin respuestas correctas e incorrectas, los pastores tendrán dificultades para ir más allá de, “Bueno, hay 4 puntos de vista sobre eso”. Sin hacer el duro trabajo de determinar qué puntos de vista coinciden mejor con la Biblia a través de la exégesis y la argumentación lógica, los pastores simplemente no tienen las herramientas para hacer lo que MacArthur está haciendo ahora. En cambio, se han convencido de que la única postura que deben tomar es no tomar una posición (a menos que sea una posición que hayan recibido la aprobación de la cultura) y ponerse en contra de cualquiera que lo haga. Por lo tanto, predigo que veremos más y más líderes cristianos ceder ante la cultura, llamarlo heroico, obtener la afirmación de su sección de animadores por ser relevantes o astutos o amorosos o razonables, todo mientras aseguran a sus conciencias muertas que tomarán una posición cuando “realmente importa”.

No, no lo harán. Esto es una ilusión en el mejor de los casos y un autoengaño en el peor por una razón abrumadora: John MacArthur puede hacer lo que hace porque tiene convicciones, pero el relativismo hace que las convicciones sean imposibles. En un mundo en el que no hay verdad, no hay nada que se pueda defender. La gente tendrá convicciones, no me malinterpreten, pero en lugar de provenir de la verdad (Juan 17:17), provendrán sin crítica de su educación, de una jerarquía en la que confían, de héroes que admiran, o de los señores de la cultura que están demasiado dispuestos a elegir sus convicciones por ellos.

Sin convicciones bien pensadas y profundamente arraigadas en los cimientos de las Escrituras, los pastores no pueden tener valor. Nunca tendremos la valentía que vemos en John MacArthur. La verdad lleva a las convicciones y las convicciones producen valor. Sin convicciones, la iglesia seguirá siendo dirigida por “hombres sin pecho” (C.S. Lewis) que hacen una genuflexión ante la muchedumbre, que no tendrán la fortaleza necesaria para permanecer en estos días oscuros, pero que fingirán tener valor criticando a los que lo tienen. Débiles y vacilantes, muchos tratarán de aislarse para no ser nunca blanco del odio del mundo, algo que Jesús dijo a sus seguidores que esperaran y abrazaran (Juan 15:18-20). En la mente de Cristo, parece que tenemos que tomar una decisión: podemos ser fieles o populares. Todos nosotros, tarde o temprano, nos veremos obligados a elegir y sólo podemos elegir uno.

Al final, puede que no estés de acuerdo con John MacArthur, pero a él no le importa y a ti tampoco debería importarte. Lo que deberías preguntarte sobre John MacArthur no es: “¿Estoy de acuerdo con lo que hace?” En vez de eso, pregunta: “¿Tendré su valor cuando sea mi turno de estar de pie?” El valor es la lección que los jóvenes pastores (y una tonelada de los más viejos) deberían aprender de John MacArthur en este momento. Gracias a Dios por él.

________________________________

Jon Benzinger es el pastor principal de la Iglesia Bíblica del Redentor en Gilbert, Arizona. Tiene una pasión por enseñar la palabra de Dios y lo ha hecho tanto en la iglesia local como en la academia durante casi veinte años. Está a punto de terminar su doctorado en el ministerio de la predicación expositiva del Master’s Seminary. Vive con su esposa y tres hijos en Queen Creek, Arizona.

2 comentarios sobre “El Valiente Ejemplo De John MacArthur

    pedro7idiart escribió:
    14 agosto 2020 en 6:56 pm

    Reblogueó esto en La buhardilla de Pedro.

    Santiago Calvache escribió:
    26 agosto 2020 en 11:30 am

    Amen, querido hermano…… A men.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s