Cómo Reconocer Y Rebatir A Un Falso Maestro (Tito 1:10-16)

Posted on

ESJ-BLOG20200928_01

Cómo Reconocer Y Rebatir A Un Falso Maestro (Tito 1:10-16)

POR DAVID HUFFSTUTLER

Una iglesia nombra pastores calificados porque, si no, los falsos maestros tomarán con gusto su lugar. Los pastores deben ser piadosos y tener el don de enseñar (Tito 1:6-9 ). Muchos hombres son lo contrario, y Tito 1:10-16 nos muestra cómo reconocerlos y reprenderlos.

Dese cuenta de que hay muchos falsos maestros (Tito 1:10 ).

“Porque hay muchos”, advirtió Pablo, y los caracterizó de tres maneras: (1) “rebeldes”, que se niegan a obedecer a Dios y su palabra; (2) “habladores vanos”, que dicen cosas que carecen de toda sustancia cristiana; y (3) “engañadores”, que dicen lo que no es verdad. Estas caracterizaciones son “especialmente” verdaderas “los de la circuncisión” (Tito 1:10 ), aquellos que requieren la adhesión a la Ley de Moisés para la salvación y la santificación (cf. Hechos 15:5 ).

Deben ser silenciados (Tito 1:11 ).

“Deben ser silenciados”, exigió Pablo. Literalmente, “silenciados” es “es preciso tapar la boca”.[1] La razón es clara: estos hombres estaban “trastornando familias enteras” con falsa doctrina, como Himeneo y Fileto que estaban “trastornando la fe de algunos” en relación con la resurrección (2 Timoteo 2:18 ). En la situación de Tito, ellos estaban “enseñando… cosas que no deben ” (Tito 1:11 ), “mitos judaicos y a mandamientos de hombres” (Tito 1:14 ). Estos “mitos” eran probablemente historias esotéricas sobre personas que se encuentran en las genealogías del Antiguo Testamento (cf. 1 Timoteo 1:4 ), y “los mandamientos de hombres” pueden haber sido negaciones de cosas buenas que Dios quería que la gente disfrutara (cf. Colosenses 2:16 , 21-22 ; 2 Timoteo 4:3-4 ). Estos falsos maestros fueron motivados por “ganancias deshonestas” (Tito 1:11 ), algo que los habría descalificado inmediatamente para convertirse en pastores (cf. 1 Timoteo 3:3; Tito 1:7; 1 Pedro 5:2 ).

Incluso su propia gente sabe lo malos que son (Tito 1:12-13a ).

“Uno de ello, su profeta ” (probablemente Epimenedes) dijo que sus compañeros “Los cretenses son siempre mentirosos, malas bestias, glotones ociosos” (Tito 1:12 ). Curiosamente, Creta no era conocida por las bestias salvajes, por lo que Pablo básicamente dijo que habían sido reemplazadas por los falsos maestros, hombres mentirosos y malvados que se entregaban a sus pasiones.[2]: “Este testimonio es verdadero” (Tito 1:13 ).

Por lo tanto, repréndelos severamente (Tito 1:13b-14 ).

Dada esta influencia negativa, Pablo ordenó, “Repréndelos severamente” (Tito 1:13 ). Los pastores debían reprender (cf. Tito 1:9 ), y reprender “severamente” significaba no escatimar nada al usar la Espada del Espíritu para desgarrar su carácter y herejía (cf. 2 Corintios 13:1-2 , 10 ). La esperanza era que estos hombres ya no se “apartaran de la verdad” sino que se hicieran “sanos en la fe” (Tito 1:13, 14; cf. 2 Timoteo 2:24-26).

Digan lo que digan, son malvados por dentro y por fuera (Tito 1:15-16 ).

Pablo dio una descripción más de los falsos maestros contrastándolos con los creyentes. Todas las cosas que hacen los creyentes son “puras” porque los creyentes son “puros” por dentro (Tito 1:15 ). Sin embargo, para aquellos que por dentro “están contaminados e incrédulos”, “nada” que hagan “es puro” porque “sus mentes y sus conciencias están corrompidas” (Tito 1:15 ). Así que, aunque estos falsos maestros afirman “conocer a Dios”, demuestran lo contrario “por sus obras” (Tito 1:16; cf. 2 Timoteo 3:5 ). Al final del día, son “abominables” en su carácter, “desobedientes” a Dios, y por lo tanto “inútiles para cualquier buena obra” (Tito 1:16 ).

Ninguna iglesia verdadera quiere que un falso maestro se cuele en los hogares de la gente y los lleve por el mal camino, tomando su dinero en el proceso. Si alguna vez detectamos a alguien así en nuestras iglesias, que lo reprendamos severamente, y que Dios le conceda fe y sabiduría a cualquiera que esté bajo su influencia. Y que Dios nos ayude a nombrar pastores según Tito 1:6-9 para que nuestras iglesias no sean engañadas por los hombres descritos en Tito 1:10-16.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s