El Reino En El Tiempo De Moisés

Posted on

ESJ-BLOG20200927_04

El Reino En El Tiempo De Moisés

POR MICHAEL J. VLACH

El Génesis termina con condiciones favorables para el multiplicado pueblo hebreo en Egipto. Pero el Éxodo se abre con un nuevo líder de Egipto que se siente amenazado por ellos. El Faraón esclavizó a los hebreos y trajo grandes dificultades al pueblo de Dios. Esto no fue una sorpresa. Anteriormente Dios le dijo a Abraham que sus descendientes serían esclavizados y oprimidos en una tierra [Egipto] que no era suya durante cuatrocientos años (Gn 15:13), pero que entonces Dios juzgaría a su enemigo y traería la liberación junto con muchas posesiones (Gn 15:14). El Éxodo continúa con los hebreos siendo esclavos en Egipto y detalla el castigo de Dios a Egipto y la liberación del pueblo de Israel en desarrollo.

Los libros de Moisés (Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio) continúan la historia. El plan del reino de Dios implica el establecimiento de una “nación” que sería el medio a través del cual se producirían las bendiciones universales. Pero esta nación necesitaba ser apartada para el servicio de Dios. Debe ser diferente de las otras naciones. Israel necesitaba adorar a Dios y vivir con justicia para que otras naciones fueran atraídas a Dios. Antes de que todo esto pudiera suceder, necesitaban ser liberados. El papel de Israel en el Pacto Abrahámico nunca podría suceder si el pueblo sigue siendo esclavo en Egipto. La nación debe ser libre para ir en pos de su destino.

Rechazando las advertencias de Moisés, el faraón no dejaría ir al pueblo de Dios. Así que Dios ejecutó sus juicios contra los dioses de Egipto a través de las diez plagas y al hacerlo estableció su superioridad sobre los dioses de Egipto. Estas demostraciones eran señales del poder del reino por parte del Dios soberano.

Moisés guió al pueblo de Israel desde la esclavitud en Egipto hasta el Monte Sinaí donde recibieron su pacto de Dios. Moisés no es llamado “rey” pero funciona de muchas maneras como uno. Como aquel a quien Dios le habló y le dio su ley en nombre del pueblo de Israel, Moisés funcionó como un líder mediador.

Israel será un Reino de Sacerdotes (Éxodo 19:5-6)

El encuentro de Dios con Moisés y el pueblo hebreo en el Monte Sinaí fue un momento estratégico en el programa del reino. Aquí Dios da el Pacto de Moisés, que contenía leyes detalladas para gobernar la relación de Dios con su pueblo. Este pacto no era un medio de salvación. Era un pacto de gracia dado a una nación redimida en este momento. [149] Anteriormente Dios le dijo a Moisés “cuando hayas sacado al pueblo de Egipto adoraréis a Dios en este monte.” (Éxodo 3:12b). El hecho de que fueran a adorar a Dios indica que el pueblo ya estaba en relación con Dios. Habían obedecido a Dios aplicando correctamente el sacrificio de la Pascua a sus puertas, demostrando que habían confiado en Dios y creían en su provisión para la liberación, y por medio de la fe cruzaron el Mar Rojo para escapar de los egipcios que se acercaban. Antes de que se diera el primer mandamiento, Dios dice: “Yo soy el Señor tu Dios” (Éxodo 20:2), mostrando una relación entre Dios y el pueblo. El cumplimiento de la ley debía ser un acto de adoración genuina, un medio necesario de santificación. Como explica Schreiner: “Tal obediencia no es legalista, sino que representa una respuesta agradecida al amor y la gracia de Yahvé.” [151]

En el Sinaí, Israel se convirtió en una nación y un reino. Israel recibió su constitución nacional (el Pacto de Moisés) y estaba en camino de poseer una tierra. Libre de la tiranía de Egipto, Israel iba a ser el ámbito sobre el que funcionaría el reino de Dios y la base desde la que se expandirían los propósitos del reino de Dios. Pasarían varios siglos hasta que Israel tuviera oficialmente un “rey” como el resto de las naciones, pero Israel funcionaría ahora como un reino. Moisés sería su líder. El concepto de reino se menciona explícitamente en Éxodo 19:5-6 donde Dios dice:

“‘Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto, seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; y vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa». Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.”

El propósito de este pacto de gracia era que Israel pudiera ser la “especial tesoro” de Dios, y cumplir un papel importante para “todos los pueblos.” Israel debería ser “un reino de sacerdotes” y “una nación santa.” Esta es la primera vez que el término “reino” se utiliza explícitamente en relación con el gobierno de Dios y muestra que lo que Dios está haciendo con Israel es parte de su programa de reino mediador en la tierra.

Un “sacerdote” representa a los demás ante Dios. Israel debía llevar un papel sacerdotal a otras naciones. Como J. Dwight Pentecost observó, Israel iba a ser un reino de sacerdotes “que mediaba la verdad de Dios a las otras naciones de la tierra.” [152] En referencia a Éxodo 19:6 McClain señala: “no sólo es que Dios reinará sobre una nación… sino que a través de la nación así gobernada se mediarán las bendiciones de Dios a todas las demás naciones.” [153] Una vez más, Israel no es un reino simplemente por su propio bien. Israel tiene un lugar de privilegio, pero este privilegio debía resultar en la bendición del mundo (ver Rom 11:15). Deuteronomio 4:6-8 afirma esta verdad:

Así que guardadlos y ponedlos por obra, porque esta será vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos que al escuchar todos estos estatutos, dirán: «Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente». Porque, ¿qué nación grande hay que tenga un dios tan cerca de ella como está el Señor nuestro Dios siempre que le invocamos? ¿O qué nación grande hay que tenga estatutos y decretos tan justos como toda esta ley que hoy pongo delante de vosotros? [154]

Mientras las naciones miraban a Israel, debían ser atraídas hacia el Dios de Israel. Esto puso una gran responsabilidad sobre Israel. En resumen, Éxodo 19:5-6 demuestra que los mandamientos de Dios a través del Pacto de Moisés no sólo eran para el bien de Israel sino también para otros. El no obedecer los mandamientos de Dios tendría un impacto más allá de Israel. Si Israel no obedece a Dios no sólo se dañará a sí mismo, sino que extinguirá el testimonio de Dios entre las naciones. El pueblo acepta este llamado de buena gana. De acuerdo con Éxodo 19:8 el pueblo respondió en conjunto: “Haremos todo lo que el Señor ha dicho.”

La Ley Mosaica y el Reino

Entonces, ¿cómo se relaciona el Pacto de Mosaico con el programa del reino? El programa del reino de Dios incluye otros pactos como el Pacto de Noé, el Pacto Abrahámico, el Pacto Davídico y el Nuevo Pacto. Estos pactos eternos e incondicionales son los medios a través de los cuales se manifiesta el programa del reino de Dios. Son los medios o vehículos a través de los cuales se cumple el programa del reino.

El Pacto Mosaico no es un pacto eterno e incondicional, pero está conectado con el Pacto Abrahámico que lo precedió. La obediencia al Pacto Mosaico fue el medio a través del cual el pueblo de Israel pudo permanecer conectado a las bendiciones del Pacto Abrahámico. Si Israel quería experimentar las bendiciones del Pacto Abrahámico, el pueblo necesitaba prestar atención a los mandamientos del Pacto Mosaico. Si no, serían juzgados y apartados de sus bendiciones. Así que el Pacto Mosaico fue la oportunidad para que Israel mostrara obediencia y justicia. A diferencia del Pacto Abrahámico, el Pacto Mosaico era un pacto condicional. Es por eso que, el Pacto Mosaico tiene declaraciones de “si… entonces” dentro de él. “Si” Israel obedece “entonces” se producirán bendiciones. Pero “si” el pueblo no obedece, “entonces” se producirán maldiciones e incluso la dispersión a las naciones gentiles hostiles. Esto se explica en Deuteronomio 28-29.

Pero Israel no guardó el Pacto Mosaico. Así que Israel experimentó maldiciones y dispersión. La Ley de Moisés era santa y buena y reveladora del pecado, pero no permitía a nadie cumplir sus órdenes. Por lo tanto, existe la necesidad de otro pacto que permita al pueblo obedecer a Dios. Aquí es donde entra el Nuevo Pacto. Según Jeremías 31:31-34 Dios hará un Nuevo Pacto con Israel. Es distinto del Pacto Mosaico – “no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos —declara el Señor” (Jeremías 31:32). A diferencia del Pacto Mosaico, el Nuevo Pacto permitirá a Israel obedecer a Dios. Les permitirá porque Dios les concede un nuevo corazón y la morada de Su Espíritu Santo.

​Existe otra razón para el Pacto Mosaico. Además de ser un revelador del pecado y el medio temporal por el cual Israel podía permanecer relacionado con el Pacto Abrahámico, funcionó como un guardián temporal para Israel hasta la llegada de Jesús (ver Gálatas 3:23-25). El período del Pacto Mosaico se representa como una época de infancia, mientras que la época de Jesús y el Nuevo Pacto se considera como la época de la madurez.

La Contingencia Y El Reino (Levítico 26)

Levítico 26 discute la relación de los pactos Abrahámico y Mosaico y predice las consecuencias para Israel tanto para la obediencia como para la desobediencia. Este capítulo también revela cómo Israel puede volver a experimentar las bendiciones del Pacto Abrahámico después del juicio y la dispersión.

Los versículos 1-13 establecen la promesa de bendiciones por la obediencia. Si Israel camina en los estatutos de Dios y obedece sus mandamientos, el pueblo será bendecido en todos los sentidos. Experimentarán la prosperidad nacional, incluyendo abundantes lluvias y cosechas. El pueblo no temerá a los animales salvajes o a grupos de personas hostiles. También disfrutarán de la presencia especial de Dios: “Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo” (26:12). En resumen, la obediencia a la Ley Mosaica llevará a permanecer en las promesas del Pacto Abrahámico.

Sin embargo, Levítico 26 también establece maldiciones devastadoras por desobediencia (26:14-39). Estas incluyen una reversión de todas las bendiciones descritas en Levítico 26:1-13. Esto también implica la eliminación de la tierra de la promesa y la dispersión a las naciones:

“Y pereceréis entre las naciones y os devorará la tierra de vuestros enemigos. Así que los que sobrevivan de vosotros se pudrirán a causa de su iniquidad en la tierra de vuestros enemigos,…” (Lev 26:38–39).

En resumen, la desobediencia a la ley significa la eliminación de las bendiciones del Pacto Abrahámico. Habrá remoción de la tierra y cautiverio a otras naciones. Quedar sin tierra fue una promesa impactante. Después de todo, el pueblo fue dramáticamente rescatado del cautiverio en Egipto. ¿Realmente se repetiría el cautiverio? Sí. Israel no estaría exento de castigo por desobediencia. Podrían encontrarse en una posición similar con la necesidad de otra llamada de atención. Como señala Barrick con razón: “La apatía de la nación hacia Yahvé y sus pactos tendría como resultado que Dios los dejara sin tierra otra vez. Para curar su amnesia selectiva, Yahvé los devolvería a la esclavitud de la que los había liberado.” [156]

​Pero la cita de Israel con el cautiverio no será permanente. La retribución divina tiene como objetivo el arrepentimiento. Los versículos 40-45 discuten un elemento condicional que, cuando se satisface, lleva a una reversión del destierro de Israel a las naciones. Esta sección asume una próxima dispersión de Israel a las naciones. Pero Dios declara que “si” el pueblo se arrepiente y viene a Él con fe, entonces Él restaurará a Israel y lo pondrá de nuevo en las bendiciones del Pacto Abrahámico:

“»Si confiesan su iniquidad y la iniquidad de sus antepasados, por las infidelidades que cometieron contra mí, y también porque procedieron con hostilidad contra mí (yo también procedía[c] con hostilidad contra ellos para llevarlos a la tierra de sus enemigos), o si su corazón incircunciso se humilla, y reconocen sus iniquidades, entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, me acordaré también de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham, y me acordaré de la tierra.” (Lev 26:40–42).

El regreso a la bendición no ocurre automáticamente. Israel debe entrar en razón con un corazón humilde y contrito. Debe haber un arrepentimiento nacional y reconocimiento de que no sólo la generación actual ha pecado, sino también las anteriores. Si Israel hace esto, Dios recordará su pacto con Abraham. Este retorno a las bendiciones del Pacto Abrahámico incluye “la tierra” que Dios recuerda dar a Israel (v. 43). Así como las consecuencias de la desobediencia de Israel implican la dispersión a otras tierras, el arrepentimiento llevará a la restauración en la tierra de la promesa. Para comparar (→ = “resultada en”):

La desobediencia de Israel → Israel siendo llevado cautivo en la tierra de sus enemigos

Seguido de:

Arrepentimiento de Israel → Israel regresando a la tierra de la promesa

La razón por la que debe haber una restauración de Israel a la Tierra Prometida es porque Dios es fiel a sus promesas:

Sin embargo, a pesar de esto, cuando estén en la tierra de sus enemigos no los desecharé ni los aborreceré tanto como para destruirlos, quebrantando mi pacto con ellos, porque yo soy el Señor su Dios, sino que por ellos me acordaré del pacto con sus antepasados, que yo saqué de la tierra de Egipto a la vista de las naciones, para ser su Dios. Yo soy el Señor». (Lev 26:44–45).

Si Dios dejara a Israel en permanente dispersión, rompería su pacto incondicional con Abraham. Pero eso no puede suceder. En su lugar, Dios “recordará” Su pacto con los antepasados de Israel y traerá a Israel de vuelta a su Tierra Prometida. Que Dios conecte esta promesa con lo que hizo por Israel también es importante. Como señala Barrick: “El Dador de la Tierra y el Causador del Éxodo siempre será leal a Sus pactos y a Su pueblo del pacto.” [157]

Pablo reafirmará la fidelidad del pacto de Dios con Israel en Romanos 11. Después de declarar que se acerca el día en que “todo Israel será salvo” (Romanos 11:26), él vincula esto con la fidelidad de Dios: “pero en cuanto a la elección de Dios, son [Israel] amados por causa de los padres; porque los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables” (11:28b-29).

Esto nos lleva a una pregunta importante. ¿Es el arrepentimiento de Israel una condición previa para el establecimiento del Reino Mesiánico? La respuesta es: Sí. “La restauración de Israel de la dispersión mundial dependerá del arrepentimiento (cf. Jer 3:11-18; Os 5:13-6:3; Zac 12:1-10).” [158] Arnold Fruchtenbaum señala que “la confesión del pecado nacional de Israel” es “una importante condición previa que debe cumplirse antes de que Cristo regrese para establecer el Reino Mesiánico.” [159] Esta verdad se relacionará con la declaración de Jesús, “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17). Jesús llamará al arrepentimiento nacional, que es necesario para la llegada del reino.

Un Rey Que Viene De Israel (Números 24:3-9, 17-19)

Números 24 predice un reino venidero que involucra a Israel. El mensaje viene de un profeta gentil, Balaam, reclutado por Balak, rey de Moab, para maldecir a los israelitas que se mueven por su tierra. Con respecto a Israel, Balaam declaró: “más grande que Agag será su rey, y su reino será exaltado” (24:7). Balaam predice un “rey” y un “reino” para Israel. Predice el dominio de este rey de Israel: “Devorará a las naciones que son sus adversarios, y desmenuzará sus huesos, y los traspasará con sus saetas” (24:8). Balaam utiliza entonces el lenguaje del “león” para Israel: “Se agazapa, se echa como león, o como leona ¿quién se atreverá a despertarlo?” (24:9). La conexión con la declaración de Jacob en Génesis 49:9 es evidente:

Cachorro de león es Judá;
de la presa, hijo mío, has subido.
Se agazapa, se echa como león,
o como leona, ¿quién lo despertará?
(Gen 49:9).

Como Balaam prevé el poder del reino de Israel, le dice a Balak lo que esto significa para su pueblo “en los días venideros” (24:14):

Lo veo, pero no ahora;
lo contemplo, pero no cerca;
una estrella saldrá de Jacob,
y un cetro se levantará de Israel
que aplastará la frente de Moab
y derrumbará a todos los hijos de Set
(Num. 24:17).

Balaam profetizó de un futuro rey de Israel. Con la perspicacia de Dios Balaam podía “verlo” y “contemplarlo” aunque su manifestación es “pero no ahora” o “pero no cerca.” Este rey venidero se describe en términos reales: una “estrella” y un “cetro.” Números 24:19 también dice, “De Jacob saldrá el que tendrá dominio.”

Dios usó a este profeta pagano para reafirmar una verdad anterior de Génesis 49:10: un rey se levantará de Israel que tendrá la victoria y el dominio sobre los enemigos de Israel. Estas predicciones del reino de Israel con respecto a los moabitas, edomitas y cananeos estarían relacionadas con los primeros reyes israelitas, en particular con David, que guiaría a Israel en la victoria. Pero, aunque Israel experimentaría la victoria a veces sobre estos grupos y otros enemigos gentiles, la victoria completa no se cumplió, insinuando que el cumplimiento completo todavía estaba pendiente. El cumplimiento completo de las 24 profecías de Números apunta hacia el Hijo de David definitivo, el escatológico Mesías-Jesús. Él es el “León” (Apocalipsis 5:5) y la “Estrella” (Apocalipsis 22:16) que lleva estas profecías a su cumplimiento final.

Instrucciones Para Cuando Israel Tenga Un Rey (Deuteronomio 17:14-20)

Dios le dio a Israel instrucciones para el tiempo venidero cuando un monarca gobernaría en Israel (ver Deut 17:14-20). Había un día venidero cuando Israel “entrará en la tierra” y vivirá en ella (17, 14). Dios planeó que Israel tuviera un rey. Pero había criterios para este rey:

· Debe ser elegido por el Señor (15).

· Debe ser un israelita y no un extranjero (15).

· No debía multiplicar los caballos para evitar confiar en el poderío militar y no en el Señor (16).

· No debía multiplicar las esposas para que no le apartaran el corazón del Señor (17).

· No debía multiplicar la plata y el oro. Debía obedecer diligentemente las palabras de la ley (18-19).

· Hacer estas cosas significaba la longevidad para él y sus hijos (20).

Estos mandamientos serían relevantes en Samuel-Reyes cuando la monarquía en Israel fue inaugurada. El reinado de Salomón mostraría por qué era importante que estos mandamientos fueran obedecidos. Salomón violaría estas regulaciones y sembraría las semillas para el declive del reino de Israel

Notas al Pie

a. Deut 17:1 Abrev. cosas malignas

b. Deut 17:2 Abrev. puertas

c. Deut 17:5 Abrev. muerte con piedras

d. Deut 17:6 Abrev. la boca

e. Deut 17:6 Abrev. la boca

f. Deut 17:8 Abrev. la sangre en la sangre

g. Deut 17:8 Abrev. juicio al juicio

h. Deut 17:8 Abrev. golpe a golpe

i. Deut 17:8 Abrev. puertas

j. Deut 17:10 Abrev. la boca

k. Deut 17:11 Abrev. la boca

l. Deut 17:15 Abrev. hermano(s)

m. Deut 17:15 Abrev. hermanos.

n. Deut 17:17 Abrev. tampoco

o. Deut 17:18 Abrev. sucederá

p. Deut 17:19 Abrev. continuar haciendo

q. Deut 17:20 Abrev. hermanos

Referencias Cruzadas

A. Deut 17:1 / Deut 15:21

B. Deut 17:2 / Deut 13:6–1

C. Deut 17:3 / Ex 22:20

D. Deut 17:3 / Job 31:26–28

E. Deut 17:3 / Jer 7:22

F. Deut 17:5 / Lev 24:14; Jos 7:25

G. Deut 17:6 / Num 35:30; Deut 19:15; Mat 18:16; Juan 8:17; 2 Cor 13:1; 1 Tim 5:19; Heb 10:28

H. Deut 17:7 / Lev 24:14; Deut 13:9

I. Deut 17:7 / 1 Cor 5:13

J. Deut 17:8 / 2 Cron 19:10; Hag 2:11

K. Deut 17:8 / Deut 12:5; Ps 122:5

L. Deut 17:9 / Deut 19:17

M. Deut 17:11 / Deut 25:1

N. Deut 17:12 / Num 15:30; Deut 1:43; 17:13; 18:20; Os 4:4

O. Deut 17:13 / Deut 17:12

P. Deut 17:14 / Deut 11:31; Josh 21:43

Q. Deut 17:14 / 1 Sam 8:5, 19, 20; 10:19

R. Deut 17:15 / Jer 30:21

S. Deut 17:16 / 1 Rey 4:26; 10:26–29; Sal 20:7

T. Deut 17:16 / Is 31:1; Ezeq 17:15

U. Deut 17:16 / Ex 13:17, 18; Os 11:5

V. Deut 17:17 / 2 Sam 5:13; 12:11; 1 Rey 11:3, 4

W. Deut 17:18 / Deut 31: 24–26

X. Deut 17:19 / Deut 4:9, 10; Jos 1:8

Y. Deut 17:20 / Deut 5:32; 1 Rey 15:5

La Dispersión Y La Restauración De Israel

Israel iba a ser un medio de bendición para las naciones, y el Pacto Mosaico era el medio a través del cual Israel podía permanecer vinculado a las bendiciones del Pacto Abrahámico. Sin embargo, Deuteronomio contiene secciones proféticas que predicen el fracaso de Israel. Esto incluye la expulsión de Israel de su tierra por desobediencia al pacto. ¿Pero qué significa esto para el programa del reino? ¿Significa el fracaso de Israel y su expulsión de la tierra que el programa del reino fracasará? No, en absoluto. Dos secciones en Deuteronomio ofrecen un amplio panorama de lo que le sucederá a Israel. Esto incluye la dispersión a las naciones seguida de la restauración.

Deuteronomio 4:25–31

Con Deuteronomio 4:25-31 Dios predijo el futuro lejano de Israel. Después de varias generaciones y después de que Israel “permaneciera mucho tiempo en la tierra,” Dios dijo que Israel “actuaría de manera corrupta” y “haría lo malo ante los ojos del Señor” (4:25). Esto llevaría a Dios a dispersar al pueblo entre las naciones (4:27). Desde allí Israel serviría a los dioses de las naciones (4:28). Pero este no es el final para Israel. Dios afirma que en “los últimos días,” mientras Israel está en apuros, el pueblo “volverá al Señor tu Dios” (4:30). Entonces Dios, con compasión, recordará el “pacto” que hizo con los “padres” de Israel (4:31).

Esto muestra que el lugar de Israel en los planes de Dios no se anula con la desobediencia. Aunque Israel se dispersará a las naciones y adorará a otros dioses, en “los últimos días” (4:30) regresará al Señor y Dios honrará el Pacto Abrahámico. Esta es una predicción específica que debe cumplirse con la nación Israel. Dios nunca rechazará permanentemente a Israel aunque pueda castigar al pueblo por un tiempo. El pueblo al que se le promete el reino caerá en tiempos difíciles a causa de la maldad, pero la fidelidad de Dios llevará a la restauración.

Deuteronomio 30:1–10

Deuteronomio 30:1-10 contiene una profecía de “panorama completo” sobre los planes futuros de Dios para Israel y refleja las verdades proféticas de Deuteronomio 4:25-31, pero con más detalles. Sus temas de dispersión, reunión y restauración también se enfatizan en la revelación posterior (ver Ezequiel 36). Como tal, es una de las secciones proféticas más importantes de las Escrituras.

En Deuteronomio 30 se describe lo que le sucederá a Israel después de que Israel haya sido bendecido y luego se haya dispersado a las naciones debido a la desobediencia. Esto es sorprendente ya que en el momento de esta revelación los israelitas ni siquiera habían comenzado la conquista de la Tierra Prometida. Ni siquiera estaban en la tierra todavía y Dios les dice lo que sucederá en un futuro lejano después de que sean dispersados de su tierra.

Deuteronomio 28 y 29 hablan de las bendiciones y maldiciones que le esperan a Israel tanto por la obediencia al pacto como por la desobediencia. Luego con Deuteronomio 30:1 Dios predice que Israel será “desterrado” “en todas las naciones.” Esto predice no sólo el destierro a una nación, sino una dispersión generalizada. Ciertamente, esto ocurrió colectivamente con los cautiverios asirios y babilónicos junto con las dispersiones que ocurrieron en los años 70 y 135 d.C.

El versículo 2 dice que el pueblo de Israel “volverá” al Señor “y le obedecerá con todo su corazón y alma.” El mismo Israel que será dispersado evidenciará un arrepentimiento de corazón y volverá a Dios. Esto lleva a la restauración: “entonces el Señor tu Dios te restaurará del cautiverio” (30:3). El concepto de “restauración” se refiere a una reversión de fortuna. La trágica condición del destierro dará paso a la restauración. Esta restauración de Israel es un tema importante de los profetas posteriores:

Jer 16:15 : sino: «Vive el Señor, que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra del norte y de todos los países adonde los había desterrado». Porque los haré volver a su tierra, la cual di a sus padres.”

Jer 30:3 : “Porque, he aquí, vienen días», —declara el Señor— «cuando restauraré el bienestar de mi pueblo, Israel y Judá». El Señor dice: «También los haré volver a la tierra que di a sus padres, y la poseerán».”

Ezeq 38:8 : Al cabo de muchos días recibirás órdenes; al fin de los años vendrás a la tierra recuperada de la espada.

Amos 9:14 : “Restauraré el bienestar de mi pueblo Israel, y ellos reedificarán las ciudades asoladas y habitarán en ellas.”

Hechos 3:21 : “a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos.”

Deuteronomio 30:3b también afirma que Dios “te recogerá de nuevo de entre todos los pueblos adonde el Señor tu Dios te haya dispersado.” Esto se explica más en el v. 4 ya que Dios dice que “reunirá” a su pueblo desde “los confines de la tierra.” El concepto de la reunión de Israel de la nación es un tema importante entretejido en el resto de las Escrituras:

Isa 11:12 : Alzará un estandarte ante las naciones, reunirá a los desterrados de Israel, y juntará a los dispersos de Judá de los cuatro confines de la tierra.

Jer 29:14 : “Me dejaré hallar de vosotros» —declara el Señor— «y restauraré vuestro bienestar y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os expulsé» —declara el Señor— «y os traeré de nuevo al lugar de donde os envié al destierro».”

Jer 31:10 : Oíd, naciones, la palabra del Señor, anunciad en las costas lejanas, y decid: El que dispersó a Israel lo reunirá, y lo guardará como un pastor a su rebaño.”

Ezeq 11:17 : Por tanto di: «Así dice el Señor Dios: “Yo os recogeré de entre los pueblos y os reuniré de las tierras entre las cuales habéis sido dispersados, y os daré la tierra de Israel»”’

Ezeq 20:34 : “Y os sacaré de entre los pueblos y os reuniré de las tierras donde estáis dispersos con mano fuerte, con brazo extendido y con furor derramado.”

Ezeq 36:24 : “Porque os tomaré de las naciones, os recogeré de todas las tierras y os llevaré a vuestra propia tierra.”

Mat 24:31 : “Y Él enviará a sus ángeles con una gran trompeta y reunirán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro.”

Deuteronomio 30:5 luego discute la restauración física de Israel de vuelta a su tierra con prosperidad física:

“Y el Señor tu Dios te llevará a la tierra que tus padres poseyeron, y tú la poseerás; y Él te prosperará y te multiplicará más que a tus padres.”

Israel y su tierra son inseparables. Una dispersión de la tierra debe ser revertida por una restauración de la tierra. Si una ocurre, también debe ocurrir lo mismo con la otra. Dios vincula el regreso de Israel a la tierra con la tierra de los “padres.” Los “padres” son los patriarcas de Israel. Por lo tanto, la promesa de la tierra del Pacto de Abraham debe cumplirse. Pero la reunión y la restauración de Israel a la tierra prometida sólo puede ocurrir con la salvación espiritual y un nuevo corazón:

​“Además, el Señor tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas. (Deut 30:6).

Deuteronomio 30:6 es la primera referencia a la Nuevo Pacto en la Biblia, aunque no se nombra como tal aquí (ver Jer 31:31-34). El problema de Israel siempre ha sido un asunto de corazón. Israel no obedeció el Pacto Mosaico porque los corazones eran pecaminosos. Sin embargo, se acerca el día en que Dios remediará el problema del corazón circuncidando los corazones. [160] Cuando Él haga esto, la gente lo amará de verdad con sus corazones y lo obedecerá voluntariamente.

En resumen, Deuteronomio 30 muestra dos verdades principales. Primero, la desobediencia y la dispersión de Israel a las naciones no significa el fin de la importancia de la nación. Esto refuta la idea de que Dios rechazará permanentemente a Israel por su desobediencia. La nación que fue juzgada es la misma nación que será reunida de la dispersión y restaurada.

Segundo, tanto las bendiciones físicas como la salvación espiritual están prometidas a Israel. Israel volverá a poseer la tierra prometida y prosperará allí. Israel también experimentará la circuncisión del corazón que implica la regeneración y la salvación. Esta circuncisión del corazón anticipa la promesa de Jeremías 31:31-34 y la bendición del Nuevo Pacto de un nuevo corazón. Israel será salvado espiritualmente y restaurado a su tierra con bendiciones físicas. Esta es una situación de ambas cosas. En el versículo 9 Dios promete bendecir la obra de sus manos, la descendencia de sus cuerpos, la descendencia de su ganado y el producto de la tierra. La salvación espiritual está en la raíz de estas bendiciones físicas, pero estas bendiciones físicas son reales y no hay razón para negar su cumplimiento literal.

Resumen Del Programa Del Reino En La Era De Moisés

La era de Moisés trata sobre el éxodo de Egipto y el establecimiento de Israel como un reino de sacerdotes. Israel también recibió el Pacto Mosiaco. Se dieron importantes profecías sobre la futura desobediencia y dispersión de Israel. La reunión y la restauración de Israel seguirán a éstas. Cuando Moisés abandone la escena, la antorcha del liderazgo pasará a Josué, quien guiará al pueblo a la Tierra Prometida. El programa del reino en la era de Moisés puede resumirse como sigue:

1. El plan de Dios para desarrollar una gran nación se produce cuando el pueblo hebreo crece en número.

2. Dios libera a su pueblo de Egipto para que pueda ser una nación y un reino ante Él, no sólo para su beneficio sino también para las naciones.

3. Dios llama a Israel a ser un reino de sacerdotes para representar a Dios ante las naciones.

4. Dios da a Israel el Pacto Mosaico para que el pueblo pueda expresar su devoción a Dios y ser distinto y separado de las otras naciones.

5. A Israel se le prometen bendiciones por la obediencia y maldiciones por la desobediencia al Pacto de Moisés.

6. Dios promete a Israel que después de ser dispersada a las naciones por desobediencia será salvada y restaurada en los últimos tiempos; la dispersión es seguida por la restauración.

7. Dios da instrucciones para cuando Israel tenga un rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s