Respondiendo A Los Sueños Proféticos

Posted on

ESJ-blog 20201002_01

 

Respondiendo A Los Sueños Proféticos

POR JESSE JOHNSON

¿Cómo debes responder cuando un amigo te envía un video de YouTube de un pastor explicando un sueño profético que ha tenido recientemente? ¿Qué tal si alguien se acerca a ti en la iglesia y quiere contarte una profecía que ha escuchado recientemente, y quiere tu opinión al respecto? ¿Qué le dirías?

Esto me ha sucedido varias veces en los últimos años, pero parece que estos llamados "sueños y visiones" van y vienen en ciclos, y quizás debido a COVID o a las próximas elecciones, tengo la impresión de que van en aumento.

Normalmente la persona que me pide consejo no es la persona que tuvo el "sueño", sino más bien alguien que realmente no sabe qué pensar al respecto. Tal vez un amigo o un miembro de la familia lo crea, o tal vez sólo están tratando de averiguar cuál es el punto de vista cristiano sobre este tipo de cosas.

Esta puede ser una pregunta difícil de navegar, porque en última instancia quiero argumentar que Dios no revela el futuro a la gente a través de los sueños, y es una persona muy inmadura que se ve arrastrada por todo ese mundo. Lo esencial de mi consejo en esto es decirle a la persona "corre lejos de eso, y corre rápido". Pero este tipo de respuesta invariablemente termina conmigo argumentando en contra de la experiencia de otra persona, y ese es un argumento muy difícil de ganar mientras se está ganando.

Es útil recordar que el problema de los autoproclamados profetas que afirman que sus sueños les dan conocimiento del futuro no es nuevo. Jeremías se encontró con estas personas en Jerusalén, antes del cautiverio (¡un cautiverio que estos "profetas" increíblemente no vieron venir!). Estos profetas desfilaron por Jerusalén. Nunca les faltaba una audiencia con el rey, y sus mensajes apuntaban a la paz.

Imagine cómo se debió sentir Jeremías a su alrededor. Su mensaje era positivo, el suyo negativo. Estaban ansiosos por proclamar sus buenas nuevas, mientras que Jeremías se mostraba reacio. Ellos fueron honrados, él fue maldecido. Sin embargo, fue Jeremías quien escuchó la voz de Yahvé, no ellos.

La respuesta de Jeremías a estos profetas es muy perspicaz hoy en día. Él les dijo esencialmente, "hey, la gente tiene sueños, pero no es así como Yahweh revela su voluntad". Esto es lo que Yahweh dijo a través de Jeremías:

“He oído lo que dicen los profetas que profetizan mentira en mi nombre, diciendo: «¡He tenido un sueño, he tenido un sueño!».¿Hasta cuándo? ¿Qué hay en los corazones de los profetas que profetizan la mentira, de los profetas que proclaman el engaño de su corazón, que tratan de que mi pueblo se olvide de mi nombre con los sueños que se cuentan unos a otros, tal como sus padres olvidaron mi nombre a causa de Baal? El profeta que tenga un sueño, que cuente su sueño, pero el que tenga mi palabra, que hable mi palabra con fidelidad. ¿Qué tiene que ver la paja con el grano? —declara el Señor.” (Jeremías 23:25-28 ). 

Yahvé continuó destacando la conexión entre la verdadera profecía y la palabra escrita de Dios. Están tan estrechamente entrelazadas que son inextricables. Yahweh declaró:

“¿No es mi palabra como fuego —declara el Señor— y como martillo que despedaza la roca? Por tanto, he aquí, estoy contra los profetas —declara el Señor— que se roban mis palabras el uno al otro. He aquí, estoy contra los profetas —declara el Señor— que usan sus lenguas y dicen: «El Señor declara». He aquí, estoy contra los que profetizan sueños falsos —declara el Señor— y los cuentan y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y sus presunciones, cuando yo no los envié ni les di órdenes, ni son de provecho alguno para este pueblo —declara el Señor.” (Jeremías 23:29-32).

Cuando Yahvé reprendió a esos profetas, lo hizo de una manera que subrayó la realidad de que la palabra de Dios y los sueños de los profetas son rivales. La persona que confía en un sueño se desvía de la palabra de Dios. Realmente es tan simple como eso.

Lo mismo es cierto hoy en día. Si una persona cree en los sueños, visiones y profecías, entonces eso atrofiará su crecimiento cristiano. Serán “niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error” (Efesios 4:14 ).

Entonces, deja que el soñador sueñe. Pero para los creyentes, no queremos creer en sueños y en las llamadas profecías, sino que queremos estar “firmemente arraigados y edificados en Él y confirmados en vuestra fe, tal como fuisteis instruidos, rebosando de gratitud” (Colosenses 2:7 ).

Al rechazar el componente profético de los sueños modernos, no nos estamos defraudando a nosotros mismos. La palabra de Dios ha dado todas las cosas que necesitamos en relación con la vida y la piedad (2 Pedro 1:3 ), por lo que no necesitamos buscar dirección espiritual fuera de su Palabra. Hacerlo nos pone en un campo de medias verdades, profecías falibles y sueños. Este es el tipo de cosas que 3 Timoteo llama "drama para tu mamá" (Ok, yo inventé ese versículo, pero ¿qué pasa si digo que lo soñé?).

Los que creen en la suficiencia de la Palabra de Dios no deben perseguir sueños, o ser influenciados por los que lo hacen. Más bien debemos ser estables en nuestra fe, "estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros," (1 Pedro 3:15 )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s