Misteriosamente Tres – La Triunidad de Dios

Posted on

ESJ-blog 20210102_03

Misteriosamente Tres – La Triunidad de Dios

POR STEVEN J. LAWSON

Nada ampliará tanto el intelecto y magnificará el alma entera de un hombre como una devota, seria y continua investigación de todo el tema de la Trinidad. —C.H. SPURGEON

En nuestro estudio de Dios, debemos comenzar con el aspecto más difícil de entender de su ser divino. La doctrina de la Trinidad es la verdad más estresante cuando se trata de entender quién es Dios. Es la verdad de que hay un solo Dios que existe en tres personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada una de las tres personas de la Divinidad es Dios – el Padre, el Hijo y el Espíritu son cada uno completamente Dios. Cada una de estas tres personas divinas es igual y coeterna con las otras personas de la Trinidad. Como un solo Dios, las tres personas comparten exactamente la misma naturaleza divina.

Dios es infinito en Su ser, y supera con creces lo que nuestras mentes restringidas pueden comprender. La triunidad de Dios es un tema tan profundo que es un desafío para envolver nuestras mentes finitas a su alrededor. Aunque es una verdad que está mucho más allá de nuestra limitada capacidad humana para comprenderla, es necesario creer para tener una comprensión correcta de quién es Dios. Además, es una verdad que es necesario afirmar para sostener virtualmente todas las demás doctrinas cristianas.

Concedido, la palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia. Pero esta verdad fundamental se enseña inequívocamente en las páginas de la Escritura. Trinidad viene de la palabra latina trinitas, que significa "trinidad", refiriéndose a la triunidad de Dios. Se requiere un estudio cuidadoso de las Escrituras para comprender las partes básicas de esta doctrina central sobre Dios. Negar la Trinidad es negar la deidad de Jesucristo. Por consiguiente, negar Su deidad es negar la suficiencia de Su muerte expiatoria para salvar a los pecadores. Esta enseñanza es la verdad fundamental del evangelio. La negación de la Trinidad le quita al evangelio entero su poder salvador. La verdad de Su triunidad es así de importante.

Debido a la dificultad de entender cómo puede haber un Dios en tres personas, algunas personas rechazan esta verdad. Pero es irracional creer sólo lo que podemos entender completamente. Si ese es el requisito para creer una verdad en la Biblia, rechazaremos virtualmente todas las doctrinas principales que enseña. Por ejemplo, ¿quién puede entender realmente cómo Jesucristo es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre? La respuesta es que ninguno de nosotros. Sin embargo, rechazar esta verdad es rechazar el evangelio mismo. Jesús debe ser verdaderamente Dios y verdaderamente hombre para poder morir una muerte sustitutiva en la cruz y quitar los pecados de su pueblo. ¿O quién de nosotros puede comprender cómo la Biblia es inspirada por Dios, pero también escrita por autores humanos? Si es la Palabra de Dios, entonces ¿cómo es que cada escritor bíblico utiliza su propia personalidad y vocabulario?

La respuesta es que ninguno de nosotros puede aprehender completamente estas profundas pero fundamentales verdades. Estas doctrinas deben ser recibidas por la fe en el Dios que las ha revelado. Con todo lo dicho, ¿podemos comprender plenamente que un Dios existe en tres personas? No podemos entender verdaderamente todo lo que significa la Trinidad, pero debemos creerlo por fe. Para entender mejor la triunidad de Dios, las siguientes verdades básicas son esenciales.

DIOS ES UNO

La enseñanza más fundamental de la Escritura es esta verdad fundamental, que sólo hay un Dios. El primer versículo de la Biblia declara esto: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra" (Gen. 1:1). Este único Dios habló para todo existiera de la nada.

Moisés registra en el gran Shema: “Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.” (Deut. 6:4). Esta simple declaración de fe declara fuertemente una visión monoteísta de Dios. El verdadero Dios es el único Dios revelado en la Biblia. No es el llamado dios de ninguna otra religión. Moisés también afirma, “A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él.” (Deut. 4:35). Moisés refuerza esta verdad: “Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro” (Dt. 4:39). Nada podría ser más claro que este pronunciamiento de que el Dios de la Biblia es el único y verdadero Dios.

Dios mismo anuncia posteriormente a través de su profeta Moisés, “Vean ahora que Yo, Yo soy el Señor, Y fuera de Mí no hay dios. Yo hago morir y hago vivir. Yo hiero y Yo sano, Y no hay quien pueda librar de Mi mano” (Deut. 32:39). Esta declaración divina registrada por Moisés afirma la existencia singular del único Dios verdadero revelado en las Escrituras. Aparte de Él, no hay otro dios.

Cuando el antiguo Israel se enfrentó a su adoración de falsas deidades, Dios declara: “Antes de Mí no fue formado otro dios, Ni después de Mí lo habrá” (Isaías 43:10). No puede haber error en que Dios afirma ser el único Dios. Una vez más, Dios exclama enfáticamente: “Y fuera de Mí no hay Dios” (Isaías 44:6). Dios afirma categóricamente que sólo Él es Dios. Él refuerza esto de nuevo, “Yo soy el Señor, y no hay ningún otro; Fuera de Mí no hay Dios….No hay ninguno fuera de Mí. Yo soy el Señor, y no hay otro.” (Isaías 45:5-6). Cualquier otro dios es un falso impostor, una falsa deidad conjurada por las mentes oscuras de los hombres caídos.

Jesús cita al Shema cuando se le pregunta sobre el principal mandamiento: “«Escucha, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es” (Marcos 12:29). Esto reafirma decididamente lo que fue enseñado anteriormente por los profetas. El apóstol Pablo está de acuerdo: “para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien proceden todas las cosas y nosotros somos para Él” (1 Cor. 8:6). Más tarde, Pablo añade, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1 Tim. 2:5). Santiago afirma: “Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19). Hasta el mismo infierno sabe esta verdad. En cualquier estudio de las Escrituras, no puede haber error en que sólo hay un Dios.

DIOS ES TRES

Al mismo tiempo, este Dios único existe en tres personas en la Trinidad. Como se ha dicho antes, la Biblia enseña que el Padre es Dios. Las Escrituras también afirman que el Hijo es Dios, y establecen que el Espíritu Santo es Dios. Las tres personas son verdaderamente Dios, tanto Dios como los otros dos miembros de la Divinidad. Son tres personas divinas que son iguales y coetáneas. Las tres personas de la Trinidad pueden distinguirse de las otras en términos de sus propiedades personales, pero no en términos de ser o sustancia (las propiedades personales se refieren a las relaciones de origen conocidas como opera ad intra ).

Sus propiedades personales significan que el Padre no es engendrado, el Hijo es engendrado por el Padre, y el Espíritu procede del Padre y del Hijo. Las antiguas herejías confundieron esta verdad y perduran hasta hoy. Sin embargo, la Biblia enseña que el Padre es distinto del Hijo y del Espíritu. El Hijo no es el Padre ni el Espíritu. El Espíritu no es el Padre o el Hijo. Cada persona de la Trinidad es Su propia persona en la única divinidad.

Varios pasajes de las Escrituras hacen referencia a cada persona de la Divinidad como distinta, sin embargo, son un solo Dios. En la Gran Comisión, Jesús encarga a sus discípulos: "Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo" (Mateo 28:19). Aquí, Jesús ordena a sus seguidores que se conviertan y los bauticen en el nombre de las tres personas de la Trinidad. La palabra "y" distingue a cada persona divina de la otra. No son una persona, sino tres personas distintas. De la misma manera, Jesús no usó el verbo plural "son", sino que usó el singular "es". Tampoco dijo "nombres" en plural, sino dijo "nombre" en singular: un Dios, un nombre.

Otros textos importantes distinguen a las tres personas de la Divinidad, como en el bautismo de Jesucristo (Mateo 3:13-17). Cuando Dios Hijo bajó al agua, Dios Padre habló desde el cielo y Dios Espíritu descendió sobre él. Esta triple distinción también se encuentra en la bendición final de la segunda epístola de Pablo a los Corintios. El apóstol concluye esta carta diciendo: "La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo estén con todos vosotros" (2 Cor. 13:14). Aquí, las tres personas de la Divinidad son claramente distintas. De nuevo, la palabra "y" -no "o"- distingue a las tres personas divinas (cf. Ap. 1:4-5).

La Biblia concluye con esta distinción entre las tres diferentes personas de la Trinidad: "Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono, y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra" (Ap. 1:4-5). Juan no habría puesto el Espíritu entre el Padre y el Hijo si no lo hubiera considerado divino.

GOD ES ETERNO

Este Dios único, que existe como tres personas, también es eterno. Él es sin principio, eternamente el mismo en su ser divino. El universo no es eterno. Tampoco ninguna persona es eterna. Todo lo creado tiene un punto de inicio, pero Dios no. Dios es increado y por lo tanto eterno. Además, cada miembro de la Trinidad es eterno, sin principio. Las tres personas en la Divinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo – son increados. Queremos establecer la eternidad de cada una de las personas divinas.

Para empezar, Dios Padre es eterno. Moisés escribe: “Señor, tú has sido un refugio para nosotros de generación en generación. Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios.” (Sal. 90:1-2). El salmista ensalza a Dios: “Desde la antigüedad está establecido tu trono; tú eres desde la eternidad.” (Sal. 93:2). Es decir, Dios -refiriéndose a Dios Padre- ha gobernado perpetuamente el mundo desde toda la eternidad pasada. No hubo ningún comienzo en la administración de su reinado. El profeta Isaías dijo que Dios es "el que vive para siempre, cuyo nombre es Santo" (Isa. 57:15). El profeta Habacuc pregunta: “¿No eres tú desde la eternidad, oh Señor, Dios mío, Santo mío?” (Hab. 1:12). Esta pregunta retórica es, en realidad, una afirmación, afirmando que Dios es “desde la eternidad.”

El Nuevo Testamento confirma esta verdad. El apóstol Pablo escribe: “Por tanto, al Rey eterno, inmortal, invisible, único Dios, a Él sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (1 Tim. 1:17). Aquí, Dios Padre es descrito como "eterno", el que ha existido desde la eternidad pasada. Además, Dios Padre es el que "es y que era y que ha de venir" (Apocalipsis 1:4; cf. 1:8). Es decir, Dios el Padre, que es, es Dios el Padre, que fue, desde la eternidad pasada. Dicho de una manera ligeramente diferente, Dios está siendo alabado en la actualidad como Aquel "que era y que es y que ha de venir" (Ap. 4:8). Dios Padre es Dios desde la eternidad pasada, a través del tiempo, y en la eternidad futura.

De la misma manera, la Biblia afirma que Dios el Hijo es eterno sin principio. El profeta Isaías predijo la llegada del Mesías: “Porque un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre sus hombros; y se llamará su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” (Isaías 9:6). Este niño que nacerá es el "Padre Eterno", es decir, Aquel que cuida eternamente de su pueblo como un padre. El profeta Miqueas predijo: “Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel. Y sus orígenes son desde tiempos antiguos, desde los días de la eternidad” (Miq. 5:2). Esta profecía predijo que el Mesías venidero saldría de la eternidad para entrar en el tiempo en Belén.

El Nuevo Testamento enseña la preexistencia eterna de Jesucristo. Juan registra, "En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios" (Juan 1:1). Jesús es el Verbo, que existió "en el principio" (Gen. 1:1). Cuando los cielos y la tierra fueron traídos a la existencia, Jesús, el Creador no creado, ya existía. A lo largo de la eternidad pasada, Jesús estaba "con Dios" (en griego pros ton theon ). Es decir, estaba cara a cara con el Padre en la más estrecha comunión personal. En su oración Sumo-sacerdotal, Jesús oró: “Y ahora, glorifícame tú, Padre, junto a ti, con la gloria que tenía contigo antes que el mundo existiera” (Juan 17:5). Con esta petición, Jesús reconoce que estaba con el Padre antes de la creación del mundo.

El Espíritu Santo es también el Dios eterno, sin principio. Al ser increado, el Espíritu estaba presente en el momento de la creación. En el segundo versículo de la Biblia, Moisés registra, “Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas.” (Gen. 1:2). Esto testifica claramente la preexistencia del Espíritu antes de la fundación del mundo. El autor de Hebreos escribe: “¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, purificará vuestra conciencia de obras muertas para servir al Dios vivo?” (Hebreos 9:14). Aquí, el Espíritu Santo se describe como “eterno,” señalando Su existencia en la eternidad pasada.

DIOS ES ETERNO

Este Dios eterno también es eterno, lo que significa que posee la inmortalidad, la vida que es interminable. Abraham llamó a Dios "el Dios eterno" (Gen. 21:33). La palabra traducida "eterno" (hebreo olam ) significa "larga duración, para siempre, eternamente". Por lo tanto, Dios es incapaz de morir o perecer. Nunca conocerá la muerte o llegará a su fin. Moisés celebró esta verdad cuando cantó, "El Señor reinará por siempre y para siempre" (Ex. 15:18). Esto enseña claramente la existencia perpetua de Dios. Después de que Dios declarara que su nombre es "YO SOY EL QUE SOY" (Ex. 3:14), exclamó, "Este es mi nombre para siempre" (Ex. 3:15). Además, Dios dice: “Como que vivo yo para siempre” (Deut. 32:40).

Afirmando esta verdad, Isaías también lo llama "el Dios eterno" (Isaías 40:28). Él nunca dejará de existir. David declara: “El Señor es Rey eternamente y para siempre” (Sal. 10:16). No habrá fin a su existencia y a su reinado. Una vez más, David sostiene, “como Rey se sienta el SEÑOR para siempre” (Sal. 29:10). Moisés escribe, "Desde la eternidad hasta la eternidad, tú eres Dios" (Sal. 90:2). En otras palabras, Dios no sólo no tiene principio, sino que tampoco tiene fin. Jeremías anunció: “Pero el Señor es el Dios verdadero; Él es el Dios vivo y el Rey eterno” (Jer. 10:10). No habrá fin a su reinado como Rey sobre todo.

El Nuevo Testamento también establece que Dios es eterno. Pablo afirma que “el único que tiene inmortalidad …A Él sea la honra y el dominio eterno. Amén.” (1 Tim. 6:16). "Inmortalidad" (griego athanasia ) significa "eterno". Dios nunca morirá, nunca llegará a su fin. Nunca dejará de serlo. Él posee el dominio que es "eterno" (Griego aiōnios ), o "lo que no tiene fin". Jesucristo también es eterno. El salmista escribe, "Tus años no tendrán fin" (Salmo 102:27). Nuevamente, el autor de Hebreos sostiene, "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Hebreos 13:8). Como ya se ha citado, Juan registra que Dios “y tus años no tendrán fin” (Ap. 1:4, 8; 4:8). Él es verdaderamente inmortal ya que da vida eterna a Su pueblo para siempre.

GOD ES EXCLUSIVO

Este Dios eterno es el único Dios. A su lado, no hay otro dios. El primer mandamiento dice: “No tendrás otros dioses delante de mí.” (Ex. 20:3). Cualquier otro llamado dios es simplemente el resultado de los vanos pensamientos de las mentes oscuras. Cualquier otra deidad no tiene ninguna base en la realidad. Dios es tan directo sobre esto que cuando Moisés reeditó los Diez Mandamientos, Dios dice de nuevo, “No tendrás otros dioses delante de mí” (Deut. 5:7). Dios es enfático en que sólo Él es exclusivamente Dios. El Señor dice: “Yo soy el Señor, y no hay ningún otro; ..fuera de mí no hay Dios. no hay ninguno fuera de mí. Yo soy el Señor, y no hay otro” (Isa. 45:5–6). Dios pronuncia su propia existencia solitaria como Dios con negación negativa y afirmación positiva. De nuevo, Dios mismo afirma con fuerza, "Yo soy el SEÑOR, y no hay nadie más" (v. 18). Además, anuncia: “¿No soy yo, el Señor? No hay más Dios que yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí… porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.” (vv. 21-22). Una vez más, Dios reafirma esta misma verdad: "Yo soy Dios, y no hay otro" (Isaías 46:9). Dios no permitirá que haya ninguna otra deidad en las mentes humanas excepto Él. Él insiste en que sólo Él es Dios. Pablo reafirma esto cuando escribe: “sabemos que un ídolo no es nada en el mundo, y que no hay sino un solo Dios.” (1 Cor. 8:4). El apóstol se refiere a estos ídolos despectivamente como "los llamados dioses" (v. 5). Esta referencia sarcástica se burla de estos dioses como inexistentes y sin base en la realidad. El Dios exclusivo exige ser adorado como el único Dios.

GOD ES INCOMPARABLE

Este Dios trino, que existe eternamente en tres personas, no puede compararse con ningún dios fabricado por el hombre. No hay ninguno con el que se le pueda comparar. Cuando Moisés se presentó ante el faraón, dijo: “no hay nadie como el Señor nuestro Dios.” (Ex. 8:10). Ante las innumerables falsas deidades de Egipto, Dios mismo dijo: “no hay otro como yo en toda la tierra.” (Ex. 9:14). El verdadero Dios es completamente único, más allá de cualquier comparación. Después de que Dios partiera el Mar Rojo, Moisés dirigió la celebración del Dios que los liberó: “¿Quién como tú entre los dioses, oh Señor? ¿Quién como tú, majestuoso en santidad, temible en las alabanzas, haciendo maravillas?” (Ex. 15:11). La única respuesta a estas preguntas retóricas es, sin duda, que no hay nadie como Dios.

Como Moisés suplicó a Dios en la oración, razona: “¿qué dios hay en los cielos o en la tierra que pueda hacer obras y hechos tan poderosos como los tuyos?” (Deut. 3:24). Una vez más, la respuesta anticipada es negativa. No hay ninguna deidad concebida y creada por el hombre que se compare con el único Dios verdadero. En el sermón de despedida de Moisés, declara a la nueva generación que está preparada y lista para entrar en la tierra prometida: “Nadie hay como el Dios de Jesurún, que cabalga los cielos para venir en tu ayuda, y las nubes, en su majestad.” (Deut. 33:26). El énfasis está fuertemente puesto en la unicidad de Dios. No hay absolutamente nadie con quien compararlo.

En la oración de acción de gracias de Hannah, afirma: “No hay santo como el Señor;…ni hay roca como nuestro Dios.” (1 Sam. 2:2). No hay nadie con quien se pueda comparar a Dios. David reconoce esta misma verdad: “Oh Señor Dios, por eso tú eres grande; pues no hay nadie como tú, ni hay Dios fuera de ti” (2 Sam. 7:22; cf. 1 Cron. 17:20). Ninguna deidad, ningún ser angélico o ninguna persona puede compararse con la inigualable grandeza de Dios. David nuevamente ofrece alabanzas a Dios: “No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor.” (Sal. 86:8). La grandeza de las obras poderosas de Dios lo distingue como incomparable con cualquier persona o cosa.

A través del profeta Isaías, Dios anuncia: "Yo soy Dios, y no hay nadie como yo" (Isaías 46:9). Con esta afirmación, Dios declara que Él es incomparable e inimitable, superando con creces cualquier comparación con otros falsos dioses que se forman en las mentes depravadas de los hombres espiritualmente muertos. Jeremías pronuncia: “No hay nadie como tú, oh Señor; grande eres tú, y grande es tu nombre en poderío.. . . Porque entre todos los sabios de las naciones, y en todos sus reinos, no hay nadie como tú.” (Jer. 10:6-7). No hay nadie, ni siquiera entre los hombres más sabios de la tierra, con quien se pueda comparar a Dios. Dios no tiene parangón ni igual, el único Dios verdadero.

NUESTRA EXCLUSIVA LEALTAD

Este Dios indiviso exige nuestra lealtad exclusiva a Él. Sólo Él es Dios, y sólo Él debe ser nuestra única confianza. Dios y sólo Dios debe ser nuestra esperanza en esta vida y en la venidera. Sólo Él es digno de nuestro supremo afecto y de nuestra más fuerte lealtad. Como el salmista Asaf pronuncia: “¿A quién tengo yo en los cielos, sino a ti? Y fuera de ti, nada deseo en la tierra.” (Salmo 73:25). Dios debe ser nuestra única roca y refugio.

La devoción exclusiva es lo que Dios requiere de nosotros. Jesús dijo: “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). Servir a Dios a través de su Hijo, Jesucristo, es siempre una propuesta de todo o nada. Nunca podemos limitarnos a hacer un compromiso con Él. Él exige categóricamente nuestra fidelidad exclusiva. Debemos rechazar a todos los otros dioses y darle nuestra devoción incondicional. Sólo Dios es Dios, y sólo debe ser nuestro Dios.

Podemos decir con el apóstol Pablo, “pero una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta para obtener el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Fil. 3:13-14). Que esta sea nuestra única meta: la búsqueda de conocer a este Dios trino a través de Jesucristo. Que todo lo demás sea secundario, que Él sea el principal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s