Sacrificios En Armonía

Posted on

ESJ-blog 20210102_04

Sacrificios En Armonía

POR MATTHEW BRYCE ERVIN

MUCHOS CRÍTICOS DE LA interpretación literal, gramatical e histórica de la profecía intentan desacreditar la hermenéutica afirmando que creer en futuros sacrificios de animales resulta en herejía y/o contradicción. Que quede claro: nunca es una herejía aferrarse a la intención del autor o tomar la palabra de Dios con seriedad. En todo caso, es muy frecuente que el dudar de la palabra de Dios lleve a herejías. La supuesta contradicción es con Hebreos 10:1-18 (entre otros versículos relevantes), que enseña que el único sacrificio de Jesucristo es suficiente para cubrir todos los pecados. En verdad, es imposible que la sangre de los toros y los machos cabríos quite el pecado (Hebreos 10:11). Reconciliar los futuros sacrificios de animales con la expiación traída por Cristo es sólo un problema a primera vista o a nivel superficial. Los sacrificios realizados en el templo milenario están en plena armonía con el de Jesús. Sus realidades simultáneas no desacreditan de ninguna manera la interpretación literal de las Escrituras, incluyendo la profecía. Para algunos, esta armonía no es inmediatamente evidente. Cierta explicación es útil, y al mismo tiempo instructiva sobre la adoración milenaria.

LA NATURALEZA DE LOS SACRIFICIOS

Lo que hay que reconocer inmediatamente es que el sacrificio de animales nunca proporcionó la propiciación que resultó en vida eterna. Alva McClain explicó, a la objeción de que una renovación de los sacrificios de animales ‘expiatorios’ es impensable y negaría la completa eficacia de la muerte expiatoria de nuestro Señor, la respuesta es muy simple: ningún sacrificio de animales en la Biblia ha tenido nunca ninguna eficacia expiatoria. [42] La sangre de los animales simplemente tenía, y tendrá, un propósito diferente. Hay un universo de diferencia, tanto en sustancia como en poder, entre la sangre del Mesías y la sangre de los animales de sacrificio. Esto ciertamente no cambiará en el milenio. Incluso con esto en mente, una comprensión de la materia basada en Hebreos 10 por sí sola podría llevar a la conclusión de que no habría necesidad de ningún sacrificio de animales en el futuro. Sin embargo, para entender un asunto completamente debemos mirar a todas las Escrituras que tienen que decir al respecto. Ezequiel es tan parte de la palabra de Dios como lo es Hebreos. Los escritos del profeta son inspirados y no pueden ser leídos como algo más que lo que claramente dicen a menos que haya un claro y definido mandato interno para hacerlo.

Ezequiel 43:18-27 habla directamente de la naturaleza de los sacrificios que ocurrirán. El pasaje comienza con Dios diciéndole al profeta que el día que se construya el altar se harán ofrendas quemadas, además de rociarle sangre (v. 18). La sangre de un toro joven debe ser puesta en los cuernos del altar, en sus esquinas y en el borde alrededor de él (vv.19-20). Colocar la sangre en el altar de esta manera es para expiarlo (v. 20 ). La expiación aquí podría significar que el altar se ha salvado y tiene vida eterna, o podría significar que el SEÑOR puede aceptarlo. Debido a que el altar es un objeto inanimado, este tipo de expiación obviamente indica la última opción. Los diversos usos de la expiación no hablan de lo que Jesús provee a los que creen en él. Y lo mismo ocurre con el uso que hace Ezequiel de la expiación en su narración sobre los sacrificios en el templo.

Cualquier lectura normal del Antiguo Testamento da a entender que la sangre de los sacrificios de animales sólo proporcionaba una forma escasa y limitada de expiación cuando se comparaba con la sangre del Mesías. Sobre esta forma inferior de expiación, Lewis Sperry Chafer advirtió que no debía ser investida con ideas del Nuevo Testamento, que contemplaran una obra terminada o completada. [43] Como tal, no es ciertamente una contradicción decir que la expiación se producirá por la sangre de los animales durante el Milenio. Si así fuera, entonces se deduce que todos los sacrificios de animales en el Antiguo Testamento contradicen la muerte expiatoria de Jesús. Porque su único sacrificio fue para siempre (Heb 10:12,14), fluyendo no sólo hacia el futuro, sino también hacia el pasado.

Ezequiel discutió además el sacrificio de una cabra y cómo el mismo uso de su sangre se pretende que sigue el patrón del toro para limpiar el altar (v. 22 ). Todavía hay más animales que deben someterse a actos rituales, incluyendo la quema y el salarlo (vv. 21, 23 -25 ). Después de siete días de sacrificios de animales, el altar es finalmente consagrado (v. 26 ). Después, los sacerdotes deben ofrecer quemados y ofrendas de paz todos los días. Mientras se mantengan los sacrificios, el Señor Dios aceptará al pueblo (v. 27 ). Esto es útil para entender los sacrificios milenarios, porque es claro que resultan en que el SEÑOR simplemente acepte a ciertas personas de una manera limitada y por un tiempo limitado. No enseña de ninguna manera que ahora hayan obtenido el mismo tipo de propiciación que uno obtendría a través de la sangre del Mesías.

CONSISTENCIA DE LOS RELATOS

Los sacrificios descritos en Ezequiel son una parte integral de la narrativa. Si no se toman al pie de la letra, muchos de los capítulos finales del libro deben ser entendidos alegóricamente o como vagamente simbólicos. Ezequiel se convertiría entonces en un libro muy inusual, ya que es dudoso que los sacrificios de animales discutidos en relación con los templos anteriores o el Tabernáculo sean tomados como alegoría por cualquier erudito de la Biblia. Además, la descripción de Ezequiel de los sacrificios se corresponde bastante bien con otros relatos proféticos sobre el tema. Al menos otros cuatro profetas se refieren a estos sacrificios hasta cierto punto. Los siguientes ejemplos cimentan el hecho de que los sacrificios milenarios son una enseñanza uniforme. Descartar todas sus palabras como si significaran algo distinto de lo que dicen claramente resultaría en que varias franjas detalladas de la Escritura se descuidaran o se abusara de ellas.

Conformidad con Isaías

En Isaías 56:6-8, el profeta escribió que los gentiles participantes de las bendiciones del Reino Milenario:

“Y a los extranjeros que se alleguen al Señor para servirle, y para amar el nombre del Señor, para ser sus siervos, a todos los que guardan el día de reposo sin profanarlo, y se mantienen firmes en mi pacto, yo los traeré a mi santo monte, y los alegraré en mi casa de oración. Sus holocaustos y sus sacrificios serán aceptos sobre mi altar; porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos. Declara el Señor Dios] que reúne a los dispersos de Israel: Todavía les juntaré otros a los ya reunidos.”

Algunos gentiles trabajarán junto al pueblo judío en el servicio y el amor al nombre del Señor (v. 6). Este es exactamente el tipo de igualdad que esperaríamos entre los del Nuevo Pacto. Sin embargo, habría sido una asociación impensable en los días de Isaías. Los gentiles serán llevados al monte de Jerusalén, siendo alegres en el templo mientras ofrecen sacrificios. Estas ofrendas se dice que son aceptables en el altar del Señor. En ese día, el templo será conocido como una casa de oración para cada nación (v. 7). Este nivel de participación en las ordenanzas del templo es bastante sorprendente. No hay otro momento en la historia en el que los gentiles puedan hacer sacrificios legítimos en el templo. Anteriormente los sacrificios ni siquiera eran aceptables para un israelita que no fuera también un levita (cf. Dt. 33:10 ). Recordemos que cuando Saúl intentó un sacrificio, Dios le quitó su trono (1 Sam 13:9 -14 ). El rey Uzías fue golpeado por la lepra porque ofreció incienso al Señor (2 Cr 26:18 -21 ). Debido a que los sacrificios gentiles aún no han sido aceptados, sólo puede ser que lo sean en el futuro. Anteriormente, o bien nacías como un levita o no. Durante el milenio, Dios hará nuevos sacerdotes y levitas (Isaías 66:21). No sólo reunirá a los dispersos de Israel sino que añadirá a los gentiles reunidos (v. 8 ). Ezequiel colocó esta reunión final de los judíos y su inclusión en el Nuevo Pacto poco antes de que cubriera los futuros sacrificios (Ezequiel 36:24-27). La narración de Isaías sobre los sacrificios del templo complementa notablemente bien la de Ezequiel, asegurándonos que los profetas están de acuerdo.

Un relato peculiar que habla de los sacrificios milenarios que ocurren en otros lugares se encuentra en Isaías 19:18 -21:

18 Aquel día cinco ciudades en la tierra de Egipto hablarán la lengua de Canaán y jurarán lealtad al Señor de los ejércitos; una de ellas será llamada Ciudad de Destrucción. 19 Aquel día habrá un altar al Señor en medio de la tierra de Egipto, y un pilar al Señor cerca de su frontera. 20 Y será por señal y por testimonio al Señor de los ejércitos en la tierra de Egipto; porque clamarán al Señor a causa de sus opresores, y Él les enviará un salvador y un poderoso, el cual los librará. 21 Y el Señor se dará a conocer en Egipto, y los egipcios conocerán al Señor en aquel día. Adorarán con sacrificios y ofrendas, harán voto al Señor y lo cumplirán.

Las cinco ciudades representan a todo Egipto en el día milenario del Señor. Todos los habitantes hablarán hebreo, el idioma de la Tierra Prometida (v. 18). La Ciudad de Destrucción, probablemente llamada así por la sangre previamente derramada allí, es conocida como la Ciudad del Sol en los Rollos del Mar Muerto, los Targumim, y algunos otros manuscritos. Esta es Heliópolis, una ciudad donde se hacían sacrificios al dios sol Ra. En el milenio se erigirá un altar, no para Ra, sino para el dios sol (v. 19). El altar servirá como tributo y memorial al SEÑOR, en agradecimiento por haber enviado a Egipto un salvador, el Mesías Jesús (v. 20 ). Esto sigue el modelo de Abraham y Josué construyendo altares al SEÑOR por aprecio y compromiso hacia él (Gen 12:8; Josué 24:26-27), y el de Jacob levantando un pilar de piedra en honor a su pacto con Dios (Gen 28:18 -22 ). El SEÑOR se revelará a los egipcios y ellos llegarán a conocerlo personalmente. Adorarán a su Creador con sacrificios y ofrendas (v.21). Una ciudad que una vez se dedicó a ofrecer sacrificios a un dios falso será reutilizada para ofrecer sacrificios al único Dios verdadero. Los egipcios no harán estas ofrendas para señalar lo que el Salvador hará, sino como recuerdo de lo que ha hecho.

Conformidad con Jeremías

Un pasaje clave sobre los sacrificios relacionados con el Mesías que reina desde el trono de David se encuentra en Jeremías 33:14-18:

“14 «He aquí, vienen días» —declara el Señor— «en que cumpliré la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá. 15 En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar de David un Renuevo justo, y Él hará juicio y justicia en la tierra. 16 En aquellos días estará a salvo Judá, y Jerusalén morará segura, y este es el nombre con el cual será llamada: el Señor, justicia nuestra». 17 Porque así dice el Señor: «Nunca le faltará a David quien se siente sobre el trono de la casa de Israel; 18 y a los sacerdotes levitas nunca les faltará quien en presencia mía ofrezca holocausto, queme ofrendas de cereal y prepare sacrificios todos los días».”

Se acerca un tiempo prometido de bendición futura, en el que el Rey Mesías, descendiente de David, gobernará en justicia y rectitud sobre la tierra (vv. 14 -15 ; cf. Jer 23 :5 ). Israel podrá finalmente vivir en seguridad en virtud del justo Mesías que gobierna en Jerusalén (v. 16; cf. Jer 23:6 ). Jesús cumplirá el pacto Davídico al sentarse en el trono de la casa de Israel (v. 17; cf. 2 Sam 7:13 ). Esto hace que los sacerdotes tengan siempre un hombre para presentar los holocaustos y las ofrendas de grano y los sacrificios antes (v. 18 ). Es evidente que el Mesías no tratará estos sacrificios como algo que contradice lo que ha hecho en la cruz. El versículo 17 se cree ampliamente que confirma el Pacto Davídico basado en lo que dice claramente. El resto de la declaración en el versículo 18 debe ser creído basado en lo que claramente dice. El texto continúa con el SEÑOR diciéndole a Jeremías que si podía interrumpir los ciclos del día y la noche, entonces el Pacto Davídico también podría romperse (Jer 33:19 -21 ). La idea de que el pacto se rompa se presenta como un absurdo. Y los sacrificios son un resultado directo del cumplimiento del Pacto Davídico.

Conformidad con Zacarías

El libro de Zacarías examina varias facetas de la escatología, incluyendo los sacrificios milenarios. Zacarías 14:20-21:

20 En aquel día estará grabado en los cascabeles de los caballos: Santidad al Señor. Y serán las ollas en la casa del Señor como los tazones delante del altar. 21 Y toda olla en Jerusalén y en Judá será consagrada al Señor de los ejércitos; todos los que ofrezcan sacrificios vendrán y tomarán de ellas y en ellas cocerán; y no habrá más mercader en la casa del Señor de los ejércitos en aquel día.

Todo será tan sagrado en la milenaria Jerusalén que incluso las ollas comunes serán tan sagradas como los cuencos usados para rociar la sangre en el altar (v. 20 ). Cualquiera que ofrezca sacrificios podrá usar cualquier olla para hervirlos (v. 21 ). Zacarías 14 profetiza la Segunda Venida (v. 4 ), y la inauguración del Mesías como Rey de toda la tierra (v. 9 ). Durante su reinado, los representantes de las naciones deben viajar a la ciudad anualmente para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos. Aquellas naciones que ignoren este mandato de adorar al Rey durante este período dejarán de recibir lluvias en su tierra (vv. 16 -17 ). Será una maldición para ellos como lo fueron las plagas en Egipto (vv. 18 -19 ). Esto ilustra que los incrédulos que viven en el milenio pueden mantener a raya la ira de Dios a través de la obediencia. Venir a adorar al Mesías es una forma de evitar que Dios los castigue. Aplicando esta misma línea de razonamiento a los versículos que siguen, es razonable concluir que los sacrificios milenarios también pueden mantener alejada la ira de Dios durante un corto período .

Conformidad con Malaquías

Finalmente, Malaquías también menciona lo que sólo pueden ser sacrificios milenarios en 3:1 -4 :

“1 He aquí, yo envío a mi mensajero, y él preparará el camino delante de mí. Y vendrá de repente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis; y el mensajero del pacto en quien vosotros os complacéis, he aquí, viene —dice el Señor de los ejércitos. 2 ¿Pero quién podrá soportar el día de su venida? ¿Y quién podrá mantenerse en pie cuando Él aparezca? Porque Él es como fuego de fundidor y como jabón de lavanderos. 3 Y Él se sentará como fundidor y purificador de plata, y purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como a oro y como a plata, y serán los que presenten ofrendas en justicia al Señor. 4 Entonces será grata al Señor la ofrenda de Judá y de Jerusalén, como en los días de antaño y como en los años pasados.

Como tantos otros profetas, Malaquías habló de la Primera y Segunda Venida en la misma narración. El mensajero que preparó el camino ante el Señor fue Juan el Bautista (Mateo 11:7 -10; cf. Isaías 40:3; Juan 1:23). La repentina venida del Mesías a su templo describe un evento futuro (v. 1; cf. Ezek 43:1 -5; Zech 8:3 ). Después de que el Mesías regrese, será un purificador de los hijos de Leví (vv. 2 -3 ). Quemará las impurezas del sacerdocio y las lavará. Esto les dará la justicia que se requiere para presentar los sacrificios ante el SEÑOR (v.3 ). [44] Los sacrificios complacerán al SEÑOR como lo hacían antes de que el sacerdocio se convirtiera en la clase corrupta que Malaquías conocía (v. 4 ). El profeta esperaba un tiempo en el que los sacrificios se reinstituirían en un estado de pureza, teniendo lugar después de la venida del Señor Jesús y bajo sus auspicios.

¿UN REGRESO AL PACTO DEL MOSAICO?

Al responder más que satisfactoriamente a esta pregunta, Thomas Ice explicó:

No creemos que la reinstauración de los sacrificios en una futura dispensación sea un retorno al sistema mosaico del Antiguo Pacto. La Ley de Moisés se ha cumplido para siempre y se ha interrumpido por medio de Cristo (Rom. 6: 14-15; 7: 1-6; 1 Cor. 9: 20-21; 2 Cor. 3: 7-11; Gál. 4): 1 – 7 ; 5 : 18 ; Ef. 2 – 3 ; Heb. 7 : 12 ; 8 : 6 – 7 , 13 ; 10 : 1 – 14 ). El milenio será un tiempo en el que el Nuevo Pacto de Israel se convertirá en la jurisdicción gobernante (Deut. 29 : 4 ; 30 : 6 ; Isa. 59 : 20 – 21 ; 61 : 8 – 9 ; Jer. 31 : 31 – 40 ; 32 : 37 – 40 ; 50 : 4 – 5 ; Ezeq. 11 : 19 – 20 ; 16 : 60 – 63 ; 34 : 25 – 26 ; 36 : 24 – 32 ; 37 : 21 – 2 8 ; Zac. 9: 11 ; 12 : 10 – 14 ). Por lo tanto, no será un tiempo de volver a lo viejo, sino de avanzar hacia lo nuevo. "Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley." (Heb.7:12 ). [45]

Ice identificó una falacia de composición evidente: sólo porque los sacrificios se reinstituyan no significa que la totalidad del Pacto de Mosaico también lo sea. El Nuevo Pacto hizo al Pacto de Moisés obsoleto (Heb 8:13). Los versículos proporcionados por Ice dejan claro que el Nuevo Pacto es el acuerdo que rige sobre la ley y la práctica en el Reino Milenario. De hecho, los sacrificios que se hacen bajo el Nuevo Pacto revelan su distinción y propósitos únicos en una época radicalmente diferente. Y lo que se hace bajo el Nuevo Pacto no puede ser entendido correctamente como un regreso al Mosaico, ya que ambos son incompatibles.

Los sacrificios descritos en Ezequiel son muy diferentes a los administrados bajo el Pacto de Mosaico. Muchas de estas diferencias se hacen evidentes al yuxtaponer la consagración del altar en Éxodo 29 contra la consagración del altar en Ezequiel 43:18 -27. Por ejemplo, en el sistema mosaico, no se ofrecían cabras, mientras que en el sistema de Ezequiel se ofrece una cabra en cada uno de los siete días (Ezeq 43:25 ). Otro ejemplo es que en el mosaico se pedía aplicar sangre en los cuernos del altar (Éxodo 29:12 ), mientras que la instrucción de Ezequiel va más allá, ya que la sangre también se aplica en las esquinas y en el borde que lo rodea (Ezequiel 43:20 ).

Otras diferencias entre los dos sistemas de sacrificio se encuentran a lo largo de las Escrituras. La más notable es que en el Sistema Mosaico El Arca Del Pacto jugó un papel crítico, mientras que no será extrañada o incluso recordada en el Milenio (Jer 3:16 ). El Arca sólo fue siempre un marcador de posición para el Mesías. En el mosaico, sólo el sumo sacerdote podía entrar en el Lugar Santísimo (por ejemplo, Heb 9:7). En el sistema de Ezequiel, todos los sacerdotes pueden entrar (Ezek 44:15-16). En el mosaico, sólo un levita podía ser sacerdote, mientras que Isaías profetiza un tiempo en el que los gentiles ocuparán el cargo (Isa 66:18-21). En el mosaico, las ordenanzas de la Pascua eran llevadas a cabo por el varón jefe de la casa (Éxodo 12:3 ), mientras que Ezequiel ordena que el príncipe supervise la fiesta para la nación en su conjunto (Ezequiel 45:21 -24 ). Todavía hay muchas más diferencias que se observan en Ezequiel. [46] Fueron estas mismas diferencias las que impidieron a los rabinos aceptar a Ezequiel en el Canon Hebreo durante algún tiempo. [47] Estas diferencias resaltan el hecho de que el profeta previó un nuevo sistema y no un regreso al antiguo.

DOS PROPOSITOS

Como un Memorial

El primero de los dos propósitos probables de los sacrificios en el Milenio es que se realizan como un memorial de la muerte de Jesús en la cruz. John Whitcomb explicó:

Incluso en la era de la gracia, Dios considera necesario que los cristianos recuerden el terrible precio que Jesús pagó, a través del simbolismo del pan y la copa. Beber esta "copa de bendición" (1 Cor. 10 : 16 ) no implica una reoferta de la sangre de Cristo en contradicción con el Libro de los Hebreos, sino que sirve como un poderoso "recuerdo" de Cristo y una poderosa proclamación de "la muerte del Señor hasta que él venga" ( 1 Cor. 11 : 25 – 26 ). Asimismo, en el contexto del culto distintivo de los israelitas, las cinco diferentes ofrendas, cuatro de ellas con derramamiento de sangre, servirán como un recordatorio constante a los judíos milenarios (que aún no serán glorificados) del terrible y completo sacrificio que su Mesías, ahora presente en medio de ellos, había sufrido siglos atrás para hacer posible su salvación. En vista de que no puede haber otro derramamiento de sangre en el mundo entero, debido al retorno de las condiciones semi edénicas (cf. Isaías 11:6-9 ), tales sacrificios sobre el altar del Templo serían doblemente impresionantes. [48]

En la observancia de la Cena del Señor demostramos la muerte de Jesús como una forma de recordarnos lo que ha hecho. Del mismo modo, los sacrificios milenarios mirarán hacia atrás a la muerte del Mesías, al igual que los sacrificios mosaicos miraron hacia adelante. Después de la fe, mucho de lo que Dios quiere de nosotros es simplemente recordarlo a él y a sus actos. Las futuras ofrendas del templo tomarán el principio de la observación de la comunión y lo pondrán en plena exhibición ante el mundo. Nadie podrá ignorar el derramamiento regular de sangre en un mundo que de otra manera estaría libre de tal violencia.

La evidencia bíblica de las sombras que esperaban que las obras del Mesías se convirtieran más tarde en reflejos que las miran hacia atrás no se limita a la observancia de la comunión. La Pascua era una imagen de la sangre de Jesús convirtiéndose en un asiento de misericordia para aquellos que lo recibían por fe (por ejemplo, Rom 3:23-25 ). La Pascua será observada en el Milenio y requerirá sacrificios (Ezek 45 :21 -24 ). La Pascua que señala la sangre derramada del Mesías no cambiará y la sangre animal jugará un papel en ese recuerdo. Esto indica que los sacrificios de animales en general son para el mismo propósito general. Pablo enseñó que tanto las fiestas como los sábados son sombras de las cosas venideras; su sustancia pertenece a Cristo (Col 2:16-17 ). El apóstol también escribió que todavía era aceptable observarlos (Rom 14:5). Algunas fiestas y sábados no eran inútiles simplemente porque Jesús había cumplido lo que esperaban. Las fiestas y los sábados se observarán en el Milenio (por ejemplo, Ezequiel 44:24; Zacarías 14:16 ), sirviendo como reflejo de las grandes obras del Mesías. Es muy razonable concluir que los sacrificios del milenio también continuarán apuntando al Mesías.

Horacio Bonar, el ministro escocés del siglo 19 y escritor de himnos, terminó su tratamiento de este tema con el siguiente poderoso resumen:

El templo, la adoración, los ritos, los sacrificios, tienen todo su centro en el Cordero que fue sacrificado. A Él señalan, y a Él le hablan. ¿Por qué no se les permite hacerlo en la era milenaria, si tal es el propósito del Padre? Son conmemorativos, no típicos. Son retrospectivas entonces, no prospectivas, como en la antigüedad. ¿Y cuán necesaria será la retrospección entonces, especialmente para Israel? Cuán necesario es que, al habitar en la llama de la gloria de un Mesías triunfante, tengan siempre ante ellos algún memorial de la cruz, algún registro palpable del humilde Jesús, alguna exposición visible de su obra portadora de pecado, en virtud de la cual han sido perdonados, salvados y amados, a la que deben toda su bendición y honor, y por medio de la cual Dios les enseña la manera en que las riquezas extraordinarias de su gracia pueden fluir hacia ellos en justicia. Y si Dios tiene un círculo de verdad más amplio por abrirse a nosotros a partir de su palabra sobre su Hijo, ¿por qué no construir un nuevo aparato para ilustrar esa verdad? [49]

Como Una Cobertura Contra La Profanación

El segundo propósito probable de los sacrificios en el milenio es que apacigüen la ira de Dios por un tiempo y mantengan puro su hogar en medio de un mundo aún pecaminoso. El pasaje más operativo sobre este tema es Ezequiel 45:18 -20 :

18 »Así dice el Señor Dios: “En el mes primero, el primer día del mes, tomarás de la vacada un novillo sin defecto y purificarás el santuario. 19 Y el sacerdote tomará de la sangre de la ofrenda por el pecado y la pondrá sobre los postes de la puerta del templo, en los cuatro ángulos del zócalo del altar y sobre los postes de la puerta del atrio interior. 20 Y así harás el día séptimo del mes para todo aquel que se desvíe o que sea ingenuo. Así haréis expiación por el templo.

El primer día del año, la sangre de un toro perfecto debe ser usada para limpiar el templo (vv. 18 -19 ). Esto sugiere que durante el año anterior, el pecado del exterior comenzará a ensuciar el templo. El mismo ritual se repite seis días después para expiar los pecados cometidos por ignorancia o por accidente (v. 20 ). Esto no sólo nos recuerda que el Mesías debe mantener su casa separada, sino también que la realización anual de expiaciones o limpiezas de la casa sólo son efectivas temporalmente.

Cuando el Mesías regrese lo hará como el León (Ap 5:5 ), gobernando con una vara de hierro (por ejemplo, Ap 19:15 ). No permitirá que el pecado quede sin control en el mismo reino donde residirá su santidad. En pocas palabras, el Rey no tolerará el pecado en el reino. Y aún así, habrá pecadores viviendo a lo largo del milenio. Esto incluye a los niños nacidos de padres que no tienen cuerpos glorificados (Isaías 65:20; Ezequiel 47:22 ), conservando así su naturaleza pecaminosa (cf. Rom 5:12 ). Al explicar cómo la sangre del Mesías purifica la conciencia de las obras muertas, se decía que los sacrificios de animales purificaban ritualmente la carne (Hebreos 9:9-10, 13-14). Así como las ofrendas de animales continuarán apuntando al Mesías, también continuarán proporcionando expiación en forma de limpieza ritual. Los sacrificios en este sentido son esencialmente un cerco contra la profanación que permite a la gente pecadora vivir en el mundo del Mesías hasta que comience el Estado Eterno libre de pecado.

DIOS HA HABLADO

Los expertos en templos mesiánicos John Schmitt y Carl Laney escribieron, el mismo Ezequiel creía que era una realidad y el futuro hogar del Mesías. Entonces, no se convierte en una herejía creer que un Templo y los sacrificios existirán; más bien, es casi una herejía no creer esto, especialmente porque es una parte de la infalible palabra de Dios. La carga sobre nosotros es determinar cómo encaja, no su realidad. [50] La razón profundamente simple para aceptar que habrá sacrificios en el templo milenario es porque Dios dijo que los habría. Es una colosal súplica especial descartar todos los relatos del templo y de los sacrificios como alegorías generales o vagas enseñanzas "espirituales", de las cuales cualquier detalle es de poco o ningún interés. Esto no le da a la Escritura el respeto que merece. No es el papel del estudiante de la Escritura averiguar por qué lo que Dios dijo no es realmente lo que dijo (cf. Gen 3:1 ). En su lugar, el estudiante debe tratar de entender cómo lo que Dios dice encaja. Sólo entonces, llegará a apreciar la palabra de Dios en su totalidad.


42 . McClain, Greatness of the Kingdom , 250 .

43 . Chafer, Systematic Theology Volume 7 , 25 .

44 . Los hijos de Leví que desciendan a través de Sadoc presentarán los sacrificios (Ezeq 45 : 15 ) mientras que el resto de los levitas servirán como cuidadores del templo (Ezeq 44 : 11 , 14 ).

45 . Ice, “Why Sacrifices in the Millennium,” lines 17 – 25 .

46 . Arnold Fruchtenbaum enumera algunos de estos ejemplos y más en The Footsteps of the Messiah , 456 – 457 .

47 . Fruchtenbaum, Footsteps of the Messiah , 456 .

48 . Whitcomb, “The Millennial Temple of Ezekiel 40 – 48 ,” 21 .

49 . Bonar, Coming and Kingdom , 222 – 223 .

50 . Schmitt and Laney , Messiah’s Coming Temple , 181 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s