Justicia Social Y Marxismo Para La Gente Común

Posted on

ESJ-blog 20210109_01

Justicia Social Y Marxismo Para La Gente Común

Por Anthony Wood

Si ha interactuado con los medios sociales durante el año pasado, es más que probable que haya visto los debates de ida y vuelta sobre la justicia social. En medio de los manifiestos de Twitter y las guerras de teclados, se lanzan términos como "Marxismo", "Socialismo" y "Despertar"[Woke], y los hilos se llenan con palabras de 10 dólares que muy pocas personas entienden realmente. Muchos se ven obligados a elegir un bando o a huir del campo de batalla, mientras que otros dicen que esto es sólo otro debate de los medios sociales sobre lo no esencial.

No dejes que los términos complicados y los debates acalorados te intimiden. No se equivoquen, este es un tema del evangelio.

Tu libertad para compartir a Cristo pende de un hilo.

Imagine hacer una prueba: Se te dan cinco construcciones sociales y se te pide que identifiques qué grupo de personas representan en la historia del mundo. Las cinco construcciones son:

  • Las reuniones religiosas se cierran.
  • A las pandillas de jóvenes se les permite desafiar a la autoridad.
  • Las escuelas reescriben su currículo de estudios sociales e historia.
  • La libertad de expresión es eliminada como una amenaza a la seguridad nacional o a la salud.
  • La ciencia y la información del Estado se convierten en la herramienta para los edictos.

¿Cómo responderías? ¿A quién se refiere la prueba?

La mayoría responde, "¡América, 2020!" o "¡América, 2021!" Sin embargo, técnicamente, estarían equivocados. Estas fueron construcciones desarrolladas en el Manifiesto Comunista de Karl Marx, implementadas en la revolución bolchevique bajo Lenin en 1917, en la Alemania Nazi en 1934, y nuevamente durante la Revolución Cultural de Mao en 1949 en China.

Los puntos de vista teológicos y filosóficos de Karl Marx se conducen como un tren de carga a través de nuestro gobierno, los medios de comunicación y las escuelas. La mayor parte de la justicia social, la sensibilidad de los buscadores, el liberalismo, la teoría crítica de la raza, la agenda gay, la corrección política, y el exceso de gobierno fluyen de esta visión del mundo marxista. La batalla por tu libertad no es sólo política sino también espiritual.

Odiando el Evangelio

En la escuela nos enseñaron que el marxismo-socialismo es un sistema económico opuesto al capitalismo. A simple vista, esto es cierto. Pero, hay mucho más acechando bajo las aguas ideológicas. El marxismo-socialismo no es meramente anti-capitalista sino también agresivamente anticristiano.[1]

El marxismo-socialismo es una cosmovisión que odia el cristianismo. En su Manifiesto Comunista, Marx escribe, “El comunismo suprime las verdades eternas, suprime toda religión y toda moralidad.” Marx obtuvo estas ideas de Charles Darwin y Ludwig Feuerbach, quienes negaron lo sobrenatural y enseñaron que sólo lo que se ve existe realmente. Un poema que Marx escribió cuando era adolescente lo dice todo:

El cielo que he perdido, lo conozco muy bien. Mi alma, que una vez fue fiel a Dios, ahora es elegida para el infierno.

Marx odiaba tanto la religión que la llamó una droga para las masas, una forma de mantener a la gente tranquila mientras lidiaban con las realidades violentas de la existencia humana. Posteriormente, enseñó que lo único que podía llenar el "vacío" en el corazón de alguien era el dinero.[2] El marxismo es el enemigo del Evangelio.

Oponiéndose al Evangelio

Marx enseñó que el universo funciona a través del "materialismo dialéctico" (destino). Todo en la naturaleza está controlado por la acción molecular. Para el marxista-socialista, todo se basa en este giro del destino; algunos nacen con mejores moléculas, otros con moléculas más débiles, y eventualmente, estas ondas de la naturaleza resultan en una utopía global de la clase trabajadora.

Con una fascinante (¡incluso diabólica!) ironía, Marx explicó que el camino hacia su utopía incluía el fin de las reuniones religiosas, la reescritura de la historia, el lavado de cerebro de los "desinformados" y el cierre de la libertad de expresión. Una vez lo llamó "el derrocamiento forzoso de las condiciones sociales…" ¿Te suena familiar?[3]

Esto explica por qué los marxistas-socialistas desprecian el cristianismo.

El cristianismo enseña que nuestra esperanza no está en la Tierra sino en el Cielo. Por lo tanto, Marx sabía que los cristianos no se tragarían esquemas de poder mundano.[4] El cristianismo se oponía a su utopía basada en el destino. Marx quería que el hombre se definiera a su imagen y semejanza. El cristianismo declaró que el hombre estaba hecho a imagen de Dios. Marx enseñó que el proletariado trabajador neutralizaría los males. El cristianismo prometió que Cristo volvería a juzgar todos los males. Por lo tanto, Dios era (¡es!) la piedra de tropiezo de la agenda marxista.[5]

Persiguiendo el Evangelio

Los seguidores de la filosofía marxista mataron a más de 100 millones de personas en el siglo XX.[6] Nikolai Bujarin, el editor fundador del periódico comunista ruso, escribió: "Debemos asumir la religión con la punta de la bayoneta". El famoso Archipiélago Gulag dijo, "Dentro del sistema filosófico de Marx y Lenin… el odio a Dios es la principal fuerza impulsora." Bajo el "Plan Quinquenal" de Stalin (1929-1953), Rusia fue completamente limpiada de iglesias cristianas.

Un ejemplo desgarrador es el de Richard Wurmbrand, que estuvo preso en Rumania durante 14 años. En 1967 testificó ante el Congreso de los Estados Unidos de haber sido tallado con un cuchillo en una docena de partes diferentes de su cuerpo y de tener 18 agujeros quemados en su cuerpo. También fue atado a una cruz puesta en el suelo, y durante cuatro días y noches, sus perseguidores se aliviaron sobre su cuerpo. Se burlaron, "¡Mira a tu Cristo! ¡Qué hermoso es! ¡Qué fragancia trae del cielo!"[7]

Bajo el régimen de Mao en la China comunista, se produjeron 5 mil millones de insignias de aluminio de Mao para que cada ciudadano pudiera mostrar su lealtad. Se usó tanto aluminio en las insignias que los militares tuvieron que dejar de fabricar aviones. El lema de liderazgo de Mao fue, "Mantener a la gente estúpida" cuando lanzó la Campaña de Educación Socialista de 1966 exigiendo a cada ciudadano que cantara su canción de "lealtad":

Padre es querido,

Mamá es muy querida,

Pero no tan querido,

Como el Presidente Mao.

Para 1967 Mao había iniciado la nueva "religión" para todos los chinos. Cualquiera que no adorara a Mao era considerado un "contrarrevolucionario activo". Mao exigía una adoración diaria a sí mismo, a sus enseñanzas y al partido revolucionario. Al levantarse por la mañana, cada hombre o mujer china tenía que mirar hacia su santuario de Mao y "pedir instrucciones". Mao fue retratado como el dios del sol, y más de 60 millones de "contrarrevolucionarios" fueron asesinados bajo su reinado de terror.

Manipulación del Evangelio

Antonio Gramsci, líder del Partido Comunista en Italia, no se anduvo con rodeos cuando declaró al socialismo enemigo de los cristianos. Gramsci escribió, "El socialismo es la religión que abrumará al cristianismo… En el nuevo orden, el socialismo triunfará, capturando la cultura a través de las escuelas, colegios, luego las iglesias, luego los medios de comunicación, transformando la conciencia de nuestra sociedad."

Tristemente, América ha sucumbido al plan de Gramsci.

A principios del siglo XX, el marxismo invadió América. En los años 30, los profesores marxistas ocupaban puestos notables en las universidades más prestigiosas de América. Profesores liberales de la Escuela Alemana de Frankfurt, conocida por sus teorías críticas de "filosofía idealista" basadas en ideologías freudianas, marxistas y hegelianas pronto gobernaron los círculos de élite de la academia.[8]

Casi de inmediato, estas instituciones fundadas en la doctrina judeocristiana comenzaron a desvanecerse de sus raíces bíblicas. En la década de 1940, el modernismo liberal se extendió por toda la nación. Las escuelas e iglesias que una vez enseñaron una visión elevada de Dios y las Escrituras comenzaron a enseñar que la Biblia contiene errores, que Jesús no es Dios encarnado, que lo sobrenatural no existe, y que la evolución darwiniana explica el origen del hombre[9].

Hoy, vemos la culminación de esta apostasía mientras América cosecha las consecuencias de su pecado. Trágicamente, miles de pastores están infectados por las amarras marxistas, ignorando las Escrituras, pedaleando suavemente el Evangelio, marchando en desfiles de BLM, fingiendo sobre la homosexualidad, ignorando el aborto, y no tomando ninguna postura sobre el matrimonio, el divorcio, el género y la justicia social. La idea de derecha e izquierda, conservadora y liberal, incluso de derecha e izquierda ha desaparecido… América es una maraña de político-correcto-pluralista-relativismo.

No debemos ser tan ingenuos como para pensar que lo que le pasó a la iglesia en Rusia, Alemania, Italia o China no puede pasar aquí. América no es más que una idea, La Constitución – un papel de pergamino, una filosofía que puede ser cambiada por un capricho si no se enseña la verdad y se silencia a los cristianos. El marxismo y el cristianismo no se mezclan. Son cosmovisiones opuestas.

Conclusión

Nuestra revolución cultural en curso no ha llegado al punto de ebullición de la Rusia de Stalin o la China de Mao, pero nuestra "Wokeness" tiene el agua retumbando. No se sorprendan cuando se quemen más iglesias, se profanen estatuas o se cambie el nombre de la escuela.

A las turbas marxistas se les permite violar, amotinarse, saquear y destruir. Pronto, si no te unes a ellos, estarás en contra de ellos. Sin ley y orden, ellos gobernarán las calles.

Si la historia es un predictor, los pastores desaparecerán primero, y se irán tranquilamente a los "centros de reeducación". Luego, se les pedirá que se unan a una iglesia o escuela autorizada por el estado. Los videos cristianos y los libros clásicos serán prohibidos, especialmente aquellos escritos por escritores "descolonizados", "fanáticos" y "binarios". Finalmente, si se niegan, perderán todo. Perderá su carrera por la elección de la iglesia, su trabajo por un puesto en los medios sociales, o incluso sus hijos por sugerir una protesta pacífica como el American Way. En algún momento, será amenazado o encarcelado por resistirse – o no alabar apropiadamente – al siguiente grito de guerra de BLM.

La historia lo prueba una y otra vez. Nuestra revolución marxista-socialista está comenzando, como las demás. Es de arriba hacia abajo: aristócratas sobre el hombre común. Los "elitistas" seculares se agitan en un alboroto contra las clases bajas "no despiertas" que se aferran a su fe medieval no evolutiva y al Evangelio antiguo. Luego viene la persecución.


[1] Para aclarar cómo se fusionan el marxismo y el socialismo, véase Paul Kengor, The Devil, and Karl Marx: Communism’s Long March of Death, Deception, and Infiltration (Gastonia: TAN Press, 2020)

[2]  La analogía del "Agujero en el corazón" de Agustín es la que mejor ilustra la batalla entre el comunismo y el cristianismo. Marx sostenía que el dinero llena el vacío, mientras que los cristianos saben que sólo Dios puede llenar el vacío.

[3] Leemos de movimientos humanísticos similares a lo largo de la historia Cf. Génesis 11

[4] Aunque no es cristiano, Jordan Peterson (U of T) tiene razón cuando sugiere que el punto central de venta del socialismo para los de 20 a 40 años es la promesa de una visión utópica sin distinción de clases.

[5] Sigue siendo gracioso cómo la gente supuestamente "atea" teme a un "Dios" que dicen no existir. Cf. Rom. 1:20-22

[6] Véase WSJ https://www.wsj.com/articles/100-years-of-communismand-100-million-dead

[7] Véase Richard Wurmbrand, Tortured for Christ (East Sussex: David C. Cook, 2017)

[8] James Gordon Finlayson, Habermas a Very Short Introduction. Oxford Univ. Press, 2016.

[9] Incluyendo ilustres escuelas de la Ivy League como Yale y Harvard

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s