Pentecostés

Posted on

ESJ-blog 20210312_02

Pentecostés

POR W.H. MARTY Y THOMAS ICE

Pentecostés es el nombre griego de la Fiesta de las Semanas del Antiguo Testamento (Éxodo 34:22; Números 28:26; Deuteronomio 16:10). En Éxodo 23:16 se denomina Fiesta de la Cosecha. Según Levítico 23:15-16, en el séptimo sábado (siete semanas o 49 días) después de la Pascua, los hijos de Israel debían celebrar la cosecha trayendo ofrendas voluntarias al Señor. En el Nuevo Testamento esta celebración se llamaba Pentecostés, que en griego significa “quincuagésimo,” porque esta celebración tenía lugar el día después del séptimo sábado, o el quincuagésimo día después de la Pascua.

Historia Temprana

Durante la Fiesta de las Semanas, la ofrenda principal era de grano nuevo y consistía en “dos panes para ofrenda mecida, hechos de dos décimas de un efa [aproximadamente una fanega]; serán de flor de harina, amasados con levadura, como primeros frutos al Señor” (Levítico 23:17). La levadura procedía del pan de la cosecha de cebada anterior. Como el pan contenía levadura, no se colocaba en el altar, sino que era comido por los sacerdotes. La segunda ofrenda era un holocausto de siete corderos machos, un novillo y dos carneros (Levítico 23:18). Con el holocausto se traía una ofrenda de grano y una libación (Levítico 23:18). El pueblo también traía un macho cabrío como ofrenda por el pecado y dos corderos como ofrenda de paz (Levítico 23:19). Porciones del cordero y de la ofrenda de grano se agitaban ante el Señor y luego eran comidas por el sacerdote oficiante (Levítico 23:20). La fiesta era una ocasión sagrada; no se debía hacer ningún trabajo en el día de la celebración (Levítico 23:21).

Pentecostés y La Entrega de la Ley

Después de que los romanos destruyeran el Templo en el año 70 d.C., ya no era posible llevar sacrificios al Templo, y el propósito de la Fiesta de las Semanas cambió. Debido a la estrecha relación de la Pascua y la Fiesta de los Tabernáculos con el período durante el cual los israelitas estaban en el desierto, los rabinos conectaron la Fiesta de las Semanas con la entrega de la ley en el Monte Sinaí. Éxodo 19:1 dice que los hijos de Israel llegaron al Monte Sinaí en el tercer mes, el mismo mes en que se celebra Pentecostés (véase 2 Crónicas 15:10). Debido a las referencias a Pentecostés en el Libro de los Jubileos (6:17-21) y quizás en los Rollos del Mar Muerto, Dunn concluye que la tradición es precristiana. Dice: "Pero, ¿había sido también Pentecostés específicamente la fiesta que celebraba la entrega de la ley en el Sinaí? La respuesta es probablemente que sí… la entrega de la ley en el Sinaí fue el más importante de los pactos. Y la costumbre de leer Éxodo 19 en la fiesta de Pentecostés probablemente ya estaba establecida en el siglo anterior a Cristo" (Dunn, p. 784). Esta es también la opinión de Witherington, que dice que es posible, pero no seguro, que asociar la fiesta de las semanas con la entrega de la ley sea una tradición anterior. Cita un pasaje de Filón, que escribió antes que Lucas, en el que se describe un fenómeno que ocurrió en la entrega de la ley y que era algo similar a las "lenguas de fuego" que se manifestaron en Pentecostés (Witherington, p. 131).

No se sabe si la transformación de la fiesta se produjo antes o después del primer siglo. En cualquier caso, en una fecha temprana Pentecostés pasó de ser una celebración de las primicias de la cosecha a una conmemoración de la entrega de la ley. Jacobs (p. 1320) afirma que esta notable transformación en "el aniversario de la entrega de la Torá" se basó en la lectura de Éxodo 19:1: “Al tercer mes de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, ese mismo día, llegaron al desierto de Sinaí.” Así, además de la lectura habitual del libro de Rut para celebrar la cosecha, se leían determinadas porciones de la Torá (el Pentateuco) para honrar la ley de Moisés.

Referencias del Nuevo Testamento

En Hechos 2:1, Lucas afirma que Jesús cumplió su promesa de enviar el Espíritu Santo el día de Pentecostés (Hechos 1:8; véase también Juan 14:16-17; 15:26-27; 16:7,13). El relato de Lucas sobre los acontecimientos del Día de Pentecostés hace hincapié en el don del Espíritu, acompañado de la señal visible y audible de hablar en lenguas (idiomas extranjeros), la capacitación para la proclamación del evangelio y el nacimiento de la iglesia. La venida del Espíritu sobre el pequeño pero fiel grupo de seguidores de Jesús es el comienzo real de la iglesia, evidente porque Lucas subraya que los 3000 que respondieron al mensaje de Pedro y se sometieron al bautismo fueron "añadidos" a la iglesia..

En su segundo viaje misionero, Pablo pasó por alto Éfeso "para no tener que pasar tiempo en Asia, pues se apresuraba a estar en Jerusalén, si era posible, el día de Pentecostés" (Hechos 20:16). Al parecer, Pablo tenía la intención de participar en Pentecostés (la Fiesta de las Semanas) con otros creyentes judíos. No hay pruebas de que la iglesia del primer siglo celebrara Pentecostés, aunque hay otras dos referencias a Pentecostés en el Nuevo Testamento.

En 1 Corintios 16:8 Pablo informó a los corintios de que pensaba "permanecer en Éfeso hasta Pentecostés". Al igual que en Hechos 20:16, es evidente que, aunque era creyente, Pablo seguía siendo fiel a su herencia judía en prácticas no relacionadas con la salvación.

Pentecostés y la Iglesia

La Iglesia posterior celebraba Pentecostés el quincuagésimo día después de la Pascua. Ya que la Pascua siempre ocurría en domingo, Pentecostés también era siempre en domingo. Durante el período entre Pascua y Pentecostés, las oraciones se hacían de pie en lugar de arrodilladas, y los catecúmenos (personas que recibían instrucción en el cristianismo) eran bautizados, pero los cristianos no ayunaban porque Pentecostés era una ocasión de gozo. Como la ascensión había ocurrido poco antes de Pentecostés, mucha gente pensaba que Cristo volvería cerca del momento de Pentecostés. Más tarde, Pentecostés se observó como una conmemoración del don del Espíritu Santo (Lohse, p. 827). La iglesia católica romana y las iglesias que siguen un calendario litúrgico celebran Pentecostés durante dos días.

Importancia Teológica

Algunos estudiosos han observado paralelismos entre la recepción del Espíritu por parte de Jesús en su bautismo y el don del Espíritu a los seguidores de Jesús en Pentecostés (Lincoln, p. 903; Longenecker, p. 269). El Espíritu descendió sobre Jesús mientras oraba y fue acompañado por fenómenos visibles y audibles. Los discípulos estaban reunidos en una habitación, probablemente orando (véase Hechos 1:14) cuando recibieron el Espíritu, y hubo algo así como el sonido de un viento fuerte y la visión de lenguas de fuego (Hechos 2:2-3). Jesús recibió poder para el ministerio con la venida del Espíritu (Lucas 3:22; véase también Hechos 10:38), y los discípulos de Jesús recibieron poder para un testimonio universal cuando recibieron el Espíritu (Hechos 1:8).

Longenecker cree que el don del Espíritu en el día de Pentecostés no sólo es paralelo a la experiencia del bautismo de Jesús, sino que también demuestra tanto la continuidad como el contraste con la ley. Dice: "La venida del Espíritu está en continuidad con los propósitos de Dios al dar la ley y… la venida del Espíritu señala la diferencia esencial entre la fe judía y el compromiso con Jesús, ya que mientras la primera está centrada en la Torá y dirigida por la Torá, la segunda está centrada en Cristo y dirigida por el Espíritu, todo lo cual suena muy a Pablo" (p. 269). Aunque es cierto que la vida y la misión de la iglesia estaban centradas en Cristo y dirigidas por el Espíritu, es poco probable que la intención de Lucas fuera contrastar el don del Espíritu con la entrega de la ley. Fue Pablo, y no Lucas, quien elaboró las diferencias entre la ley y la gracia. Lohse tiene razón cuando concluye que "no hay pruebas de que esta equiparación se haga en el NT; la idea de que el Pentecostés cristiano es una fiesta de la nueva revelación de Dios no tiene ningún fundamento" (p. 826).

Casi todo el mundo está de acuerdo en que la Iglesia nació el día de Pentecostés. Como cumpleaños de la iglesia, Pentecostés marca el final de la dispensación de la ley y el comienzo de la dispensación de la gracia (la era de la iglesia). Los 3000 que creyeron y se bautizaron se añadieron a los primeros discípulos de Jesús (Hechos 2:41). Como comunidad nueva y llena del Espíritu, la iglesia recibió poder para la proclamación universal del evangelio, un mensaje de gracia y una forma totalmente nueva de acercarse a Dios. En lugar de la ley, la gente podía ahora acercarse a Dios mediante la fe en el Cristo crucificado, resucitado y ascendido. La era de la iglesia, que comenzó en Pentecostés, continuará hasta que Cristo regrese por los suyos.

En su polémica contra la herejía colosiana, Pablo exhorta a los colosenses a no dejarse intimidar por quienes intentan imponer a los creyentes restricciones dietéticas o la observancia de las fiestas judías. Dice que éstos son "una mera sombra de lo que ha de venir; pero la sustancia pertenece a Cristo" (Colosenses 2:16-17). Pablo utiliza la misma palabra griega para "fiesta" que la Septuaginta utiliza para "convocatoria" en Levítico 23:1-4. Aunque Pablo no identifica una fiesta en particular, algunos creen que su declaración justifica la interpretación tipológica de las fiestas judías. La Fiesta de las Semanas o de Pentecostés, con el ritual de los dos panes para una ofrenda mecida, se considera típica de la unión de judíos y gentiles en un solo cuerpo (Efesios 2:14-16). Dado que los panes están hechos con levadura, el tipo se ajusta al antitipo precisamente porque judíos y gentiles están contaminados por el pecado. Según Levítico 23:19, la ofrenda por el pecado hace que los panes sean aceptables, al igual que la muerte de Cristo hace la expiación tanto de los judíos como de los gentiles (Moorehead, p. 221).

Relación con Joel 2

Cuando Pedro citó Joel 2:28-32 el día de Pentecostés, ¿estaba diciendo que la profecía de Joel se cumplió ese día? No. Por el contrario, concluimos que estas citas de Hechos 2 no pretendían comunicar un cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento en ese momento. Más bien, el pasaje habla de un tiempo todavía futuro.

En el curso de los sorprendentes acontecimientos que se produjeron, se pidió a los apóstoles que dieran cuenta de lo que estaba ocurriendo. La pregunta de los burladores fue si los discípulos estaban “están llenos de mosto” (Hechos 2:13). Pedro respondió a esta pregunta declarando que "estos no están borrachos como vosotros suponéis, … sino que esto es lo que fue dicho por medio del profeta Joel” (Hechos 2:15-16). ¿Qué describe Joel en Joel 2:28-32? Describe la actividad del Espíritu de Dios en los acontecimientos que rodean la futura segunda venida de Cristo. Así, el punto de Pedro es el de la similitud entre lo que el Espíritu Santo hará en el futuro con la nación de Israel y lo que estaba haciendo hace casi 2000 años. Esto no se cumple en ningún momento. La actividad del Espíritu en Joel no puede separarse de los eventos que ocurrirán durante la Tribulación; por lo tanto, no pudo haberse cumplido en Hechos 2 a menos que la Tribulación hubiera tenido lugar en ese momento, lo cual no ocurrió. Como se señala en el versículo 16, la única declaración de Pedro ("esto es lo que") es un lenguaje de comparación, no de cumplimiento.

No se Cumple en Hechos 2

Varias observaciones confirman que los acontecimientos descritos en Joel 2:28-32, aunque mencionados por Pedro en Hechos 2, no se cumplieron en la fundación de la iglesia. En primer lugar, al comparar los textos de Joel y de Hechos, se observa inmediatamente que Joel comienza diciendo: “Y sucederá que después de esto,” (Joel 2:28). Israel experimentará las bendiciones espirituales señaladas en 2:28-29 después de experimentar las bendiciones materiales descritas en 2:21-27. Por otra parte, Pedro comienza con estas palabras: “Y sucederá en los Últimos días…” (Hechos 2:17). El contexto del pasaje de Joel es el de la Tribulación, lo que explica que Pedro lo llame “los últimos días.” La frase “los últimos días” es siempre una descripción en el Antiguo Testamento para acontecimientos que tienen lugar durante la Tribulación o en conjunción con la segunda venida (véase Deuteronomio 4:30; 31:29; Isaías 2:2; Jeremías 23:20; 30:24; 48:47; Ezequiel 38:16; Daniel 2:28; 10:14; Miqueas 4:1). Ambos pasajes relacionan los siguientes acontecimientos con los últimos días.

En segundo lugar, Pedro no utilizó una fórmula introductoria normal para decir que el pasaje de Joel se había cumplido cuando él habló. La "fórmula" normal para citar el cumplimiento en el Nuevo Testamento de una profecía del Antiguo Testamento está ejemplificada en Mateo 2:15, que dice: "…para que se cumpliera lo dicho por el Señor por medio del profeta, que dijo: ‘De Egipto llamé a mi Hijo’". Sabemos que la salida de Egipto de Jesús y su familia cumplió una predicción del Antiguo Testamento porque el texto dice que fue un cumplimiento. No hay tal lenguaje en Hechos 2:16. Pedro no dijo en realidad que ninguna de las profecías de Joel se cumpliera en el día de Pentecostés.

En tercer lugar, la frase introductoria que Pedro utilizó es "esto es lo que". Esta es la única vez en todo el Nuevo Testamento que se utiliza para introducir una cita del Antiguo Testamento por un autor del Nuevo Testamento. ¿Por qué Pedro, bajo la inspiración del Espíritu Santo, dijo "esto es lo que"? Pedro usa "esto es lo que" porque está haciendo una aplicación de similitud entre la obra del Espíritu de Dios en el futuro -como se señala en Joel- y lo que el Espíritu Santo estaba haciendo al dar a luz a la iglesia. Está respondiendo a la afirmación del versículo 13 de que estos hombres estaban borrachos. Podemos parafrasear la respuesta de Pedro de esta manera: "No, lo que están viendo hoy no es causado por el vino dulce; en cambio, es producido por el Espíritu Santo, así como vemos a Joel describiendo eventos que también serán producto del Espíritu Santo". Arnold Fruchtenbaum lo explica así:

Sin embargo, hay un punto de similitud: un derramamiento del Espíritu Santo que resulta en una manifestación inusual. Hechos 2 no cambia ni reinterpreta a Joel 2 ni niega que Joel 2 tendrá un cumplimiento literal cuando el Espíritu Santo sea derramado sobre toda la nación de Israel. Simplemente lo aplica a un evento del Nuevo Testamento por un punto de similitud. En Joel el Espíritu es derramado resultando en la manifestación inusual de sueños y visiones proféticas; en Hechos el Espíritu es derramado resultando en la manifestación inusual de hablar en lenguas (p. 7).

En cuarto lugar, nada de lo que Joel profetizó tuvo lugar realmente en Hechos 2. Es evidente que no hubo "prodigios en el cielo, ni señales en la tierra, sangre, fuego y vapor de humo" (2:19) en el momento del sermón de Pedro. Tampoco el sol se convirtió en tinieblas ni la luna en sangre (2:20) mientras Pedro hablaba. De hecho, "lo único que ocurrió en Hechos 2 (las lenguas) ni siquiera es mencionado por Joel" (Fruchtenbaum, p. 5). Robert Thomas dice: "Los fenómenos del Día de Pentecostés no fueron en ningún sentido un cumplimiento de la profecía de Joel, una profecía que pertenecía al pueblo de Israel, no a la iglesia…. Es engañoso llamarlos en cualquier sentido un cumplimiento de Joel" (Thomas, p. 263).

El Cumplimiento Sigue Siendo El Futuro

El hecho de que los acontecimientos que Pedro cita de Joel 2 no se cumplieran el día de Pentecostés en Hechos 2 tiene grandes implicaciones para la profecía bíblica. Significa que los eventos de Joel 2 se cumplirán en conjunto con la Tribulación y la segunda venida, como lo señaló el propio Cristo en Mateo 24:29. También significa que no se puede argumentar legítimamente que el reino de Dios llegó en Hechos 2, ya sea espiritual o físicamente. El reino prometido no es la iglesia.

—W.H. MARTY AND THOMAS ICE

BIBLIOGRAFIA

Dunn, J.D. “Pentecost.” In The New International Dictionary of New Testament Theology. Ed. Colin Brown. Grand Rapids: Zondervan, 1976.

Feinberg, Charles L. “Pentecost.” En Zondervan Pictorial Encyclopedia of the Bible. Ed. Merrill C. Tenney. Grand Rapids: Zondervan, 1975.

Fruchtenbaum, Arnold G. “Rabbinic Quotations of the Old Testament and How It Relates to Joel 2 and Acts 2.” Documento presentado en el Pre-Trib Study Group, Dallas, TX: Dec. 2002.

Jacobs, Louis. “SHAVUOT.” En Encyclopaedia Judaica. Ed. Geoffrey Wiyoder. Jerusalem: Keter Publishing House, 1971.

Lincoln, A.T. “Pentecost.” En Dictionary of the Later New Testament and Its Developments. Eds. Ralph P. Martin and Peter H. Davids. Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1997.

Lohse, E. “Pentekoste [Pentecost].” In Theological Dictionary of the New Testament (abreviado). Eds. Gerhard Kittel, Gerhard Friedrich, y Geoffrey W. Bromiley. Grand Rapids: Eerdmans Publishing Company, 1985.

Longenecker, Richard N. “The Acts of the Apostles.” In Expositor’s Bible Commentary . Ed. Frank E. Gaebelein. Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Moorehead, W.G. The Tabernacle: The Priesthood, Sacrifices, and Feasts of Ancient Israel . Grand Rapids: Kregel, 1957.

Thomas, Robert. Evangelical Hermeneutics: The New Versus the Old . Grand Rapids: Kregel, 2002.

Witherington III, Ben. The Acts of the Apostles: A Socio-Rhetorical Commentary. Grand Rapids: Eerdmans Publishing Company, 1998.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s