¿Dicen Realmente Las Escrituras Eso? Una Evaluación Crítica de “Gentle and Lowly”

Posted on

ESJ-blog 20210315_01

¿Dicen Realmente Las Escrituras Eso? Una Evaluación Crítica de “Gentle and Lowly”

Por Jeremiah Johnson

Mateo 11:29

¿Dónde buscas el consuelo y la seguridad duraderos?

Los últimos doce meses nos han recordado con crudeza que no hay ninguna en este mundo. Hemos visto de primera mano que nada puede garantizar nuestra estabilidad financiera o nuestra salud física. De hecho, las únicas constantes parecen ser el caos y la corrupción, mientras languidecemos bajo líderes que alternan entre la ineptitud y la maldad absoluta. Está claro que necesitamos una fuente de esperanza fuera de este mundo sin esperanza.

En ese mismo lapso de tiempo, un libro que supuestamente ofrece verdadero consuelo y seguridad ha arrasado en el mundo cristiano. Gentle and Lowly, de Dane Ortlund, ha gozado de una inmensa popularidad y de elogios casi universales. Fue nombrado libro de "Teología Popular" del año por The Gospel Coalition, libro de "Teología Accesible" del año por WORLD Magazine, y libro de Asesoramiento Bíblico del año por la ACBC. Fue la elección consensuada en la mayoría de las listas de fin de año. Este bestseller arrollador domina los grupos de estudio, los clubes de libros cristianos y los planes de lectura personal en toda la iglesia. Es posible -incluso probable- que usted haya recibido un ejemplar como regalo en las pasadas Navidades. Unas cuantas personas cuyas opiniones valoramos mucho (y con las que generalmente estamos de acuerdo) han recomendado encarecidamente el libro y le han dado críticas de cinco estrellas. Pero creemos que merece un examen más crítico.

El título y la tesis de Ortlund surgen de las palabras de Cristo en Mateo 11:29, "Porque soy manso y humilde de corazón". Esas palabras se convierten en la lente a través de la cual se invita al lector a examinar el carácter y la naturaleza del Salvador. Como dice Ortlund, "Si Jesús tuviera su propia página web, la línea más destacada del menú desplegable ‘Acerca de mí’ diría: MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN" (p. 21).

Para Ortlund, la palabra "corazón" en la invitación de Jesús demuestra definitivamente que Cristo estaba identificando la mansedumbre humilde como el atributo singularmente definitorio y la esencia misma de su carácter. Este es el único lugar en toda la Escritura, dice, "donde Jesús nos habla de su propio corazón" (p. 17). Ortlund repite su argumento central para enfatizarlo: Mateo 11:28-30 es "el único lugar de la Biblia en el que el Hijo de Dios descorre el velo y nos permite asomarnos al núcleo de lo que es" (p. 18). ¿Y qué encontramos allí? Según el autor, "la mansedumbre es lo que él es" (p. 21).

Pero, ¿realmente la tesis de Ortlund permite comprender con exactitud el carácter y la disposición de Cristo? ¿Son las palabras "manso y humilde" categóricamente más definitivas del carácter eterno de Cristo que su feroz desprecio por la hipocresía de los fariseos, o su amenaza de hacer la guerra a la iglesia de Pérgamo? ¿Son las palabras de Mateo 11:29 realmente más autoritativas e ilustrativas de la perspectiva divina sobre el pecado y los pecadores que, por ejemplo, las de Mateo 10:34 ("No he venido a traer paz, sino espada") o las de Lucas 12:49 (»He venido a traer fuego a la tierra, y ¡cómo quisiera que ya estuviera ardiendo”)?

Para ser justos, Ortlund comienza reconociendo que Jesús tenía efectivamente un "lado más duro" (p. 28). Es un hecho que sería difícil de negar o explicar, ya que el ministerio público de Jesús comenzó (Juan 2:13-17) y terminó (Mateo 21:12-13) con su derrocamiento de las mesas de los cambistas y la expulsión de los mercaderes de animales de los terrenos del Templo, en ambos casos mientras las multitudes de la Pascua estaban en su apogeo.

Además, los conflictos públicos de Jesús con los fariseos son un tema persistente en los cuatro evangelios. A pesar de todos los ejemplos que tenemos del tierno trato de Jesús con los necesitados, los enfermos y los penitentes, hay tantas palabras (posiblemente incluso más) en el Nuevo Testamento dedicadas a sus controversias públicas y diatribas airadas contra la hipocresía y las falsas enseñanzas de los líderes judíos. De hecho, todos los encuentros públicos que tuvo Jesús con los fariseos fueron antagónicos, y a menudo fue Jesús quien provocó la discusión a propósito.

Ortlund dedica algunas páginas a la justa indignación de Cristo, a mitad del libro. Analiza un famoso ensayo de B. B. Warfield, "Sobre la Vida Emocional de Nuestro Señor", en el que Warfield da una buena y útil visión sobre la necesaria conexión entre la compasión de Cristo y su ira (pp. 105-111). Vale la pena leer el ensayo completo de Warfield. Es un estudio cuidadoso pero compacto (y magistral) de cómo Dios encarnado manifestó toda la gama de emociones humanas en irreprochable santidad y perfecto equilibrio.

Pero Gentle and Lowly no es tan exhaustivo ni tan equilibrado como el ensayo de Warfield, especialmente en lo que se refiere a los aspectos no tan suaves del ministerio terrenal de Jesús. El ensayo de Warfield dedica una sección importante (más de 4.200 palabras) a la ira de Cristo. Todo el libro de Ortlund dedica la mitad de palabras al tema. Warfield tiene cuidado, por supuesto, de no leer rasgos de las emociones humanas de Cristo en su comprensión de los atributos eternos e inmutables de Dios. Ortlund parece no tener ningún reparo en hacerlo, incluso insinuando que Dios está acosado por conflictos internos o por la angustia divina. Ortlund tampoco parece esforzarse por alcanzar el equilibrio que defendía Warfield. De hecho, reconoce más o menos que el equilibrio no es su objetivo. Escribe: "Si parece haber algún sentido de desproporción en el retrato bíblico de Cristo, entonces seamos consecuentemente desproporcionados. Es mejor ser bíblico que artificialmente ‘equilibrado’" (p. 29).

Es justo. Sin embargo, como se ha señalado, Ortlund no reconoce el espacio que los evangelios dedican a las interminables batallas públicas de Jesús con los fariseos, sus ocasionales reprensiones severas a los discípulos y sus terribles advertencias proféticas, por no mencionar sus duras palabras a algunas de las iglesias en Apocalipsis 2-3. El Cristo de la vida real dista mucho de ser el retrato plácido y paternal que Ortlund quiere pintar. Pero, por alguna razón, Ortlund parece convencido de que la mayoría de los evangélicos de la generación actual tienen una percepción del carácter de Cristo que no es lo suficientemente suave, como si el exceso de miedo al Señor fuera lo que ha hecho que el evangelismo posmoderno sea tan disfuncional. Uno tiene la clara impresión de que Ortlund quiere domesticar al León de la tribu de Judá.

El hecho es que ni la ternura ni la severidad definen completamente el carácter de Cristo. La santidad es Su atributo más prominente y más completo como Dios encarnado. Es la suma de todas sus perfecciones, abarcando tanto su compasión por los pecadores como su feroz odio al pecado. Cuando contemplamos el carácter de Cristo, aunque es plena y verdaderamente humano, no podemos perder de vista su deidad. Después de todo, es plena y verdaderamente Dios, con todas las perfecciones del carácter divino. Y sí, es gloriosamente cierto que "Dios es amor" (1 Juan 4:8, 16) – "misericordioso y clemente, lento para la ir y abundante en misericordia y verdad" (Salmo 86:15). Pero también es una verdad cardinal, reiterada a menudo por precepto y ejemplo a lo largo de la Escritura, que "nuestro Dios es un fuego consumidor" (Hebreos 12:29; Números 11:1; Deuteronomio 4:24; Salmo 97:3).

El enfoque de Ortlund para entender el carácter de Cristo es como ver una pantalla IMAX a través de una lupa de joyero. Ciertamente, Dios nunca da ninguna indicación de que su pueblo deba poseer tal miopía doctrinal. Cuando Dios se encontró con Moisés en la zarza ardiente y le dijo su nombre, simplemente dijo: "Yo soy el que soy" (Éxodo 3:14). Cuando más tarde le dio a Moisés un resumen de sus atributos y características, acentuó tanto su tierna y compasiva disposición a perdonar como su inquebrantable compromiso con la justicia perfecta: " Entonces pasó el Señor por delante de él y proclamó: «El Señor, el Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, y que no tendrá por inocente al culpable; que castiga la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos hasta la tercera y cuarta generación» (Éxodo 34:6-7). La Palabra de Dios nos instruye para que le adoremos en la plenitud de sus atributos, no sólo a través del prisma de uno o dos favoritos.

Tratar los atributos de Dios como componentes discretos y rivales de un carácter complicado es contradecir la doctrina de la simplicidad divina. Dios es indivisible e irreductible. No está hecho de partes; no es el producto complejo de sus atributos (parte amor, parte paz, parte ira, etc.). Más bien, Dios es sus atributos, en toda su plenitud y en todo momento. Y los aspectos dispares de la santidad divina no están en desacuerdo entre sí.

Sin embargo, Ortlund parece oponer la compasión de Dios a su ira de una manera que implica un conflicto en la mente o la voluntad de Dios. Con respecto al juicio de Dios sobre Israel, escribe: "Algo retrocede en su interior al enviar esa aflicción. . . . Él está -si puedo decirlo así sin cuestionar sus perfecciones divinas- en conflicto dentro de sí mismo cuando envía aflicción a nuestras vidas. . . . Pero su corazón más profundo es su restauración misericordiosa" (p. 138).

Desgraciadamente, no hay manera de hacer justicia a la perfección de Dios si se imagina que está "en conflicto dentro de sí mismo". Tal visión de Dios es una clara negación de la doctrina clásica de la infranqueabilidad divina (más adelante se habla de ello). También contradice la declaración del apóstol en 2 Timoteo 2:13: "No puede negarse a sí mismo". ¿Conflicto En Sí Mismo? Con toda franqueza, eso suena a blasfemia. Sin duda, Ortlund tiene una visión de Dios más elevada que esa.

Resumiendo esta supuesta naturaleza conflictiva de Dios, Ortlund escribe: “La misericordia es natural para él. El castigo no es natural” (p. 140). Ortlund considera que la indulgencia pacífica de Dios es la que "brota de él de forma más natural" (p. 29), y este énfasis desigual suscita varias preguntas que el autor nunca intenta responder. Por ejemplo, cuando Jesús responde duramente a sus críticos en textos como Lucas 13:15 o Mateo 22:18; o cuando entrega una jeremía airada en Mateo 23, ¿qué debemos pensar? ¿Son esas confrontaciones de alguna manera antinaturales o poco cristianas?

Ortlund también hace demasiado uso del lenguaje antropomórfico. A propósito de un pasaje de Oseas, escribe: "Se nos da una rara visión del centro mismo de lo que es Dios, y vemos y sentimos la convulsión profundamente afectiva dentro del propio ser de Dios. Su corazón está inflamado de piedad y compasión por su pueblo" (p. 73). Es difícil creer que Ortlund quiera realmente lo que dice aquí. "Convulsionar", por definición, carece de autocontrol. Ciertamente, tales emociones incontroladas no son características del Dios inmutable de la Biblia, ni serían una fuente de consuelo y seguridad para su pueblo.

Como se ha señalado anteriormente, esta visión de Dios como un conflicto interno es una negación total de la doctrina de la impasibilidad divina. La Confesión de Fe de Westminster describe la naturaleza fundamental de Dios como "sin cuerpo, partes o pasiones". Él no puede ser afectado desde fuera de sí mismo; no puede ser influenciado o dolido por fuerzas externas. Los puritanos fueron justamente cuidadosos y precisos para no atribuir a la naturaleza divina cosas que sólo corresponden a la naturaleza humana. Aunque los hombres a menudo son gobernados por sus pasiones, Dios no lo es.

Merece la pena señalar que Ortlund cita con frecuencia a los puritanos y a otros amados teólogos, no sólo a Warfield, sino también a Jonathan Edwards, John Owen y Thomas Goodwin. Aunque su interés por estas voces de la historia de la Iglesia es encomiable, cita de forma selectiva y, por tanto, da una impresión sesgada de lo que creían estos autores. Goodwin, por ejemplo, fue delegado en la Asamblea de Westminster y ayudó a redactar la Confesión de Fe, que afirma inequívocamente la impasibilidad divina. Es difícil imaginar que Thomas Goodwin aprobara la imagen autoconflictiva del Todopoderoso que resulta de la tesis de Ortlund.

Ortlund tiene la costumbre de ir más allá de los límites de las Escrituras para ilustrar sus puntos, y esto le lleva a conformarse con varias metáforas débiles. Se apoya mucho en la jerga vacía y terapéutica que domina la cultura evangélica posmoderna. Afirma, por ejemplo, que “Dios nos está abriendo a una mayor profundidad de su corazón” (p. 150), como si Dios tuviera capas que hay que pelar. Seamos claros: no es así. Todo Dios es Dios, y nada en Él es "más profundo" o más fundamental que el resto de Él. Tal descuido desdibuja las líneas entre las naturalezas divina y humana de Cristo -líneas que las generaciones pasadas de la iglesia lucharon por proteger- y atribuye al Padre características que no son propiamente verdaderas de Él. Este tipo de imprecisión no es útil ni saludable.

En ninguna parte es más evidente el peligro de su imprecisión que en la discusión de Ortlund sobre el evangelio. Escribe: "Aquí está la promesa del evangelio y el mensaje de toda la Biblia: En Jesucristo se nos da un amigo que siempre disfrutará de nuestra presencia en lugar de rechazarla" (p. 115). En otro lugar argumenta: “Si las acciones de Jesús reflejan quién es él más profundamente, no podemos evitar la conclusión de que es la misma caída que vino a deshacer lo que le atrae más irresistiblemente” (p. 30). Has leído bien: Ortlund dice que tu pecado es lo que te hace más atractivo para tu santo Salvador. Dicho de otro modo, "no es nuestra belleza lo que gana su amor. Es nuestra falta de belleza" (p. 75).

El carácter centrado en el hombre del evangelio de Ortlund queda al descubierto desde el principio. "El listón mínimo para ser envuelto en el abrazo de Jesús es simplemente: abrirse a él. Es todo lo que necesita" (p. 20). Eso está muy lejos del llamado bíblico a arrepentirse y creer, y socava lamentablemente la verdadera majestuosidad de la obra de Dios en la salvación: que "Dios, rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en nuestras transgresiones, nos dio vida juntamente con Cristo" (Efesios 2:4-5). No hay ningún indicio de la provisión de gracia de Dios a través de la obra de la imputación, por la cual “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Corintios 5:21). De hecho, no se presta mucha atención a las implicaciones eternas de nuestra salvación; el enfoque de Ortlund es la compasión y el cuidado de Cristo por nosotros aquí y ahora.

No debería sorprendernos el desequilibrio. El evangelismo ha perdido todo el apetito por una visión bíblica completa de Dios. Durante al menos cien años, los evangélicos transigentes han estado atacando el teísmo clásico, mientras que simultáneamente intentan convertir en armas la terminología de la caridad, la mansedumbre y la humildad para intimidar y silenciar a cualquier compañero evangélico que hable con claridad y pasión sobre los peligros de los fariseos y los lobos. Sus antenas deberían levantarse cuando alguien sugiera que la firme oposición de Jesús contra los hipócritas y los falsos maestros no es realmente una expresión de su verdadero corazón como la gracia que extiende a los pecadores arrepentidos. Imagine lo sorprendidos y desprevenidos que estarán cuando finalmente aparezca con una espada en la boca para herir a las naciones.

Por eso es difícil creer la sugerencia de Ortlund de que la mayoría de la gente hoy en día tiene una visión de Cristo que da un peso desigual a la severidad de su odio al pecado. El estado de la iglesia sugiere justo lo contrario. Uno de los pecados más acuciantes tanto de la cultura secular como de la comunidad evangélica es la presunción de que Dios es básicamente un amigo invisible con superpoderes, que no es realmente un fuego consumidor después de todo, y que no es realmente algo tan temible caer en sus manos. En ese sentido, el libro de Ortlund corrige en exceso un defecto que simplemente no existe entre los evangélicos occidentales en ninguna medida significativa.

Entonces, ¿por qué es tan popular este libro? En primer lugar, el corazón humano casi siempre prefiere escuchar cosas bonitas y agradables, en lugar de ser desafiado con verdades duras. “Dígannos palabras agradables, Profeticen ilusiones.” (Isaías 30:10). Las personas satisfechas de sí mismas no pueden soportar las palabras sanas; insisten en que les hagan cosquillas en los oídos (2 Timoteo 4:3). Y varias generaciones de filosofía ministerial sensible al buscador han legitimado más o menos (e incluso canonizado) la noción entre los evangélicos de que la verdad debe ser siempre suave y benigna. Cualquier cosa que suene dura o exigente se supone que debe ser atenuada. A la gente le encanta que se refuerce esa opinión.

Además, los acontecimientos de los últimos meses han impulsado sin duda a muchos en la iglesia a buscar el tipo de consuelo que ofrece Suave y Humilde. No debería sorprendernos que la popularidad del libro se haya disparado en el mismo momento en que innumerables cristianos se han separado de sus iglesias, fuera de la enseñanza consistente de la Palabra de Dios y de su influencia aguda y discernidora. Las dificultades, las incertidumbres y los temores producidos por estos acontecimientos han multiplicado exponencialmente el número de personas asediadas que anhelan desesperadamente el descanso, que claman por que sus cargas sean aligeradas y que desean ser liberadas de sus yugos de esclavitud.

Y a pesar de las deficiencias y los peligros que hemos destacado, Gentle and Lowly tiene algunas observaciones perspicaces y palabras de ánimo provechosas para las almas cansadas y cargadas. El libro no carece en absoluto de pensamientos interesantes y edificantes. Hay incluso momentos de sublime perspicacia. Por ejemplo, el capítulo 16 es un estudio fascinante en el que Ortlund establece muchos paralelismos entre Moisés en el Sinaí y los acontecimientos que rodean la alimentación de los cinco mil por parte de Jesús. Hay una excelente discusión de los comentarios de Calvino sobre Isaías 55:8 que corrige un malentendido común de ese texto -y revela un aspecto de la teología de Calvino que demasiados calvinistas contemporáneos pasan por alto (pp. 158-159).

Aspectos genuinos como esos -así como las frecuentes citas de Ortlund de autores puritanos- explican sin duda por qué el libro ha recibido el respaldo de críticos generalmente confiables. Y si el uso que hace Ortlund de la literatura puritana despierta el apetito de sus lectores por profundizar en el modelo de exposición bíblica que nos legaron los reformadores ingleses, eso será sin duda algo positivo.

La verdad es que lo mejor que ofrece el libro proviene en gran medida de los otros autores que cita Ortlund. Sin duda, es un escritor atractivo, pero carece de la profundidad y la precisión de los hombres en cuyos hombros intenta situarse. (Para más información, recomendamos esta útil reseña de Jeremy Walker). Aquellos hombres piadosos escribieron en una época en la que el objetivo no era simplemente despejar el listón de la ortodoxia, sino elevar continuamente el discurso bíblico y la precisión doctrinal de la iglesia, especialmente en lo que respecta a la persona y la obra de Cristo. La iglesia actual necesita desesperadamente establecer prioridades similares. Nuestro consejo a los lectores que busquen un estudio sobre la tierna compasión de Cristo es que vayan directamente a El Corazón de Cristo, de Thomas Goodwin, o a La Caña Magullada, de Richard Sibbes.

¿Por qué publicamos una reseña mayoritariamente negativa de un libro popular que otros críticos exigentes han alabado, un libro que probablemente introduzca a nuevos lectores en los puritanos? Porque a fin de cuentas, los problemas del libro superan sus beneficios. La visión desequilibrada del carácter humano de Cristo sería un problema suficiente. Pero la visión de Ortlund sobre el carácter divino es la que rompe el acuerdo: Dios como un conflicto interno, movido por pasiones complejas. Una vez más, esta idea es una desviación peligrosa y significativa del teísmo clásico.

Es un buen recordatorio de que el pueblo de Dios siempre necesita ser bereano, evaluando cuidadosamente todo según el estándar de su Palabra. El verdadero discernimiento bíblico es escaso. Incluso aquellos que han sido bien entrenados ocasionalmente e inexplicablemente tiran del portero. Y en tiempos difíciles -quizás especialmente entonces- los creyentes necesitan guardar fielmente sus corazones y aferrarse a la verdad perdurable de la Palabra de Dios. No podemos conformarnos con menos.

Esto nos lleva a la otra razón de este post. Sencillamente, podemos simpatizar con el deseo de un poco de consuelo y aliento en estos días oscuros. Pero en lugar de buscar las sobras, queremos indicarle recursos bíblicos completos que profundizarán su conocimiento de la Palabra de Dios y fortalecerán su amor por Él. Queremos que conozcas la esperanza duradera, el ánimo y la seguridad que provienen del testimonio de Dios, sólo de las Escrituras.

Para ello, vamos a pasar las próximas semanas analizando la obra intercesora de Cristo en nuestro favor, la búsqueda de Dios de sus elegidos y la naturaleza de su amor salvador. Acompáñanos en el blog para esta inmersión profunda en la Compasión Divina.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B210315
COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Un comentario sobre “¿Dicen Realmente Las Escrituras Eso? Una Evaluación Crítica de “Gentle and Lowly”

    Monica Huito A. escribió:
    19 mayo 2021 en 12:56 pm

    Gracias… en medio de este tiempo de crisis las almas tienden a naufragar… y caen presas de discursos e ideas sólo porque suenan dulces a sus oídos: «porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fabulas.» 2Tim.4:3-4

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s