Compasión Divina Por Las Personas Que Sufren

Posted on

ESJ-blog 20210401_02

Compasión Divina Por Las Personas Que Sufren

POR JOHN F. MACARTHUR

2 Samuel 9:1–13

"Las bondades del Señor no cesan nunca, pues sus compasiones no se agotan. Son nuevas cada mañana" (Lamentaciones 3:22-23). La Escritura utiliza a menudo expresiones elevadas de la gran compasión de Dios. Pero, ¿qué aspecto tiene esa compasión en términos humanos tangibles? Y ¿es el pueblo de Dios capaz de reproducir su compasión?

El Antiguo Testamento ofrece una maravillosa y práctica ilustración de la vida real de la compasión de Dios en el relato de David y Mefiboset. Mefiboset, un nieto de Saúl, estaba permanentemente discapacitado. Desde el punto de vista humano, parecía la persona menos indicada en la tierra para que David se hiciera amigo y mostrara bondad.

Era el único heredero varón que sobrevivía de Saúl, la única persona que quedaba en la tierra que podría haber intentado reclamar que el trono le pertenecía por derecho de nacimiento. Vivía en el exilio cuando David lo encontró: olvidado, temeroso y esencialmente un marginado. No buscaba el favor de David, ni David tenía ninguna obligación legal con él. Sin embargo, David le mostró una bondad extrema, de una manera que personifica la compasión piadosa, y refleja perfectamente cómo debe ser el ministerio cristiano con las personas que sufren.

David y Saúl no podían ser más diferentes. Saúl -alto, majestuoso, físicamente robusto- había sido el elegido por el pueblo para ser el rey de Israel, pero había fracasado estrepitosamente y había pecado atrozmente, por lo que Dios lo rechazó. El elegido por Dios para ser su sucesor (y para establecer el linaje real que acabaría produciendo el Mesías de Israel) fue David, pequeño de estatura, todavía joven, pastoreando los rebaños de su padre cuando Samuel lo ungió como rey. Por supuesto, Saúl sabía muy bien que Dios lo había rechazado y había bendecido a David. El desprecio asesino de Saúl por David era bien conocido, y su rabia y paranoia acabaron por volverlo loco.

Persiguió implacablemente a David con el objetivo de matarlo. Saúl dilapidó así su poder y su autoridad real, oponiéndose a Dios. Esto continuó durante años, hasta que los ejércitos de Saúl fueron derrotados por los filisteos. El propio Saúl fue herido de muerte durante esa batalla, y finalmente cayó sobre su propia espada. "Así murió Saúl con sus tres hijos, y todos los de su casa murieron juntos" (1 Crónicas 10:6).

Uno de los hijos de Saúl que murió ese día fue Jonatán. Aunque Saúl se había convertido en enemigo acérrimo de David, Jonatán se había convertido en el amigo terrenal más cercano de David. Tras la desastrosa batalla con los filisteos, David lloró mucho no sólo por Jonatán sino también por Saúl (2 Samuel 1:17).

Que David tuviera algún tipo de compasión hacia Saúl o su familia era extraordinario. Saúl hizo la vida de David enormemente difícil durante años, obligándole a un exilio nómada, haciendo que David viviera en cuevas y huyendo.

Además, era habitual que los reyes de Oriente Medio, en circunstancias como las de David, mataran a todos los miembros supervivientes de la familia de la dinastía anterior para prevenir cualquier amenaza de insurrección y eliminar a los posibles pretendientes al trono. Es significativo que el comportamiento de David hacia la casa de Saúl fuera exactamente el contrario. Había hecho un pacto con Jonatán años antes, prometiendo que extendería su bondad a la descendencia de Jonatán y la preservaría como Jonatán había hecho con David (1 Samuel 20:15-17).

Por eso, en 2 Samuel 9, leemos un extenso relato de la bondad de David con el único descendiente de Jonatán que quedaba, un hijo discapacitado llamado Mefiboset. Esa parte de la historia comienza cuando David, consciente del pacto que había hecho con su amigo, preguntó: “¿Ha quedado alguno de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia por amor de Jonatán?”". (2 Samuel 9:1).

Uno de los antiguos esclavos de Saúl, llamado Siba, identificó a Mefiboset, diciendo: “Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies” (2 Samuel 9:3). Tras la muerte de Saúl y Jonatán, la nodriza de Mefiboset trató de ponerlo a salvo. En su apuro, el niño se cayó, o se dejó caer -la Escritura no especifica la naturaleza de su lesión (2 Samuel 4:4). En cualquier caso, la caída provocó una discapacidad permanente en Mefiboset, que durante el resto de su vida no podría caminar normalmente ni ganarse la vida.

No fue hasta que David derrotó finalmente a los filisteos y ascendió al trono sin rivales que preguntó por la descendencia de Saúl. Para entonces, evidentemente, habían transcurrido algunos años, y Mefiboset vivía "en casa de Maquir, hijo de Amiel, en Lo-debar" (2 Samuel 9:4). Había pasado suficiente tiempo para que Mefiboset fuera lo suficientemente mayor como para tener su propio hijo (2 Samuel 9:12). Lo-debar estaba al este del Jordán, y es muy probable que Mefiboset se hubiera escondido allí precisamente porque temía que David fuera a por él.

En cambio, David pidió que le trajeran a Mefiboset. " Y vino Mefi-boset, hijo de Jonatán hijo de Saúl, a David, y se postró sobre su rostro e hizo reverencia. Y dijo David: Mefi-boset. Y él respondió: He aquí tu siervo" (2 Samuel 9:6).

David inmediatamente dejó claro a Mefiboset que sus intenciones eran totalmente misericordiosas, nacidas de su amor por el padre del joven. “No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre, y te devolveré todas las tierras de Saúl tu padre; y tú comerás siempre a mi mesa.” (2 Samuel 9:7). Esto fue asombrosamente generoso. David no sólo hizo provisión para las necesidades físicas y materiales de Mefiboset (2 Samuel 9:9-11), sino que de hecho lo adoptó: "Mefi-boset, dijo el rey, comerá a mi mesa, como uno de los hijos del rey." (2 Samuel 9:11).

La respuesta de Mefiboset refleja la vergüenza que soportaba y la inusual humildad que suele caracterizar a las personas que han vivido como parias sociales durante muchos años: “¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?” (2 Samuel 9:8). "Perro muerto" era, por supuesto, un término de extremo desprecio. Llamar a alguien "perro" en esa cultura ya era bastante malo. Llamar a alguien "perro muerto" implicaba una doble impureza. Este era el peor término de burla imaginable, y Mefiboset se lo aplicó a sí mismo. No tenía ningún sentido de la importancia, probablemente a causa de su lesión y porque había sido un marginado, aislado durante años. No estaba acostumbrado a recibir un trato favorable de nadie, y mucho menos del poderoso y popular rey al que el propio abuelo de Mefiboset había perseguido implacablemente.

Por derecho, David podría haber tomado todo lo que pertenecía a Saúl. Era el nuevo rey. En lugar de ello, devolvió las posesiones de Saúl a Mefiboset y puso al antiguo siervo de Saúl, Siba, sus hijos y sus siervos al servicio de Mefiboset: " tú con tus hijos y tus siervos, y almacenarás los frutos, para que el hijo de tu señor tenga pan para comer." (2 Samuel 9:10). Ese versículo también registra que Siba tenía quince hijos y veinte sirvientes, ¡así que treinta y cinco hombres se pusieron a trabajar inmediatamente para cultivar la tierra de Saúl! Esto estableció un negocio lucrativo para Mefiboset.

Tenemos una sorprendente posdata al final del capítulo, que reitera lo que el versículo tres ya nos había dicho: "Ahora estaba cojo de ambos pies" (2 Samuel 9:13). La reiteración de ese hecho transmite un tono de asombro. De hecho, desde una perspectiva humana, es sorprendente que el nieto del enemigo de David, que ya vivía la vida de un fugitivo y un marginado, totalmente carente de cualquier forma de autoestima -alguien que no tenía nada en absoluto que ofrecer a David en forma de servicio u honor- no sólo fuera aceptado por el propio rey, sino también elevado a una posición de máximo privilegio en la casa real, junto a los propios hijos de David.

La misericordia, el amor y la bondad de David hacia Mefiboset son ejemplares. Es un ejemplo que todos los cristianos deberíamos seguir en nuestro ministerio con los marginados de nuestra cultura, incluyendo a los discapacitados, los desfavorecidos y las personas sin poder que son nuestros vecinos.

Observe bien en que la misericordia de David hacia Mefiboset no fue una expresión simbólica. No se limitó a escribir una carta de aliento o a hacer una limosna única. Le dio su corazón a Mefiboset. Compartió el palacio con él; renunció a sus propios recursos por él; dio su vida por él. Lo introdujo en el palacio, lo instaló en los negocios y lo convirtió en uno de los suyos.

¿Por qué lo hizo? No fue sólo por su amor a Jonatán. El lenguaje del versículo tres es importante: "¿No hay nadie de la casa de Saúl a quien pueda mostrar la bondad de Dios?" Conscientemente quería ejemplificar la bondad de Dios.

Eso es precisamente lo que hizo. Las acciones de David son la imagen misma de la gracia de Dios hacia los pecadores. Al igual que David mostró su bondad con Mefiboset por causa de Jonatán, Dios es generoso con los creyentes por causa de Cristo. En otras palabras, toda la benevolencia y las tiernas misericordias que Dios nos otorga nos son dadas no porque merezcamos su favor. No lo merecemos. Pero debido a su amor y a que pertenecemos a Cristo por la fe, somos los receptores de las bendiciones divinas que le pertenecen por derecho. En eso consiste la gracia y, como veremos la próxima vez, es lo que se ejemplificó en última instancia en la vida de Cristo.


Disponible en línea: https://www.gty.org/library/blog/B160729

COPYRIGHT ©2021 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s